ARET­HA FRANK­LIN Y EL AUTOMÓVIL

ARET­HA FRANK­LIN AND THE AUTOMOBILE

Arte por Excelencias - - ESTADOS UNIDOS - WILLY HI­ER­RO ALLEN

La Rei­na del Soul, Aret­ha Frank­lin, na­ció en Memp­his, Ten­nes­see, Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro cre­ció y des­ar­ro­lló sus do­tes ar­tís­ti­cas co­mo can­tan­te en Mo­tor City, co­mo se le lla­mó a la ciu­dad de De­troit. Es por ello que su re­la­ci­ón con la cul­tu­ra del automóvil fue per­ma­nen­te, es­pe­ci­al­men­te con los Big Three (tres gran­des): Ge­ne­ral Mo­tors, Ford y Chrys­ler.

Su fa­mi­lia emi­gró del sur al nor­te en los años cu­a­ren­ta co­mo otras tan­tas fa­mi­li­as afro­a­me­ri­ca­nas en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des de em­pleo, en me­dio del bo­om in­dus­tri­al que se pro­du­jo en Es­ta­dos Uni­dos a cau­sa de la Se­gun­da Gu­er­ra Mun­di­al.

Ese bo­om in­dus­tri­al ca­ta­pul­tó el mundo del automóvil en la post­guer­ra, la épo­ca do­ra­da del au­to nor­te­a­me­ri­ca­no, la cu­al lle­ga un po­co más allá de los años se­sen­ta. No ol­vi­dar que Es­ta­dos Uni­dos fue el mayor pro­duc­tor de au­to­mó­vi­les del mundo. Así, en ese cin­tu­rón in­dus­tri­al, va flo­re­ci­en­do una pe­queña bur­gue­sía afro­a­me­ri­ca­na.

En aque­lla emi­gra­ci­ón los afro­a­me­ri­ca­nos lle­va­ron su cul­tu­ra, la que tu­vo su es­plen­dor en ciu­da­des del nor­te es­ta­dou­ni­den­se co­mo De­troit, la ca­te­dral del automóvil. Y Aret­ha Frank­lin es par­te de esa cul­tu­ra de rit­mos afro­a­me­ri­ca­nos que ani­ma­ron la pro­duc­ci­ón de ve­hí­cu­los de los años cin­cu­en­ta y se­sen­ta en Mo­tor City.

Cu­an­do la su­pre­ma­cía del automóvil nor­te­a­me­ri­ca­no gri­pó y fue su­pera­da por la pro­duc­ci­ón de otros pa­í­ses co­mo Ja­pón, Ale­ma­nia y fi­nal­men­te Chi­na, la Rei­na del Soul ya era fa­mo­sa. Sin em­bar­go, Aret­ha Frank­lin nun­ca de­jó de amar al automóvil nor­te­a­me­ri­ca­no y fue par­te in­cu­es­ti­o­na­ble de su cul­tu­ra, pu­es en ella ha­bía triun­fa­do.

So­lo hay que ver te­mas suyos co­mo Fre­eway of lo­ve (1985), en cuyo vi­deo clip apa­re­ce la fa­bri­ca­ci­ón de au­tos icó­ni­cos co­mo el Ford Mus­tang y el Ca­di­llac Ci­mar­rón. Es una oda al es­pí­ri­tu in­dus­tri­al de la épo­ca.

Aret­ha era hija del re­ve­ren­do C. L. Frank­lin, un pas­tor in­fluyen­te, ami­go de Mar­tin Lut­her King. En el co­ro de la igle­sia de su pa­dre, Aret­ha em­pe­zó a can­tar, y en su ca­sa cono­ció el mo­vi­mi­en­to por los de­rec­hos ci­vi­les de los afro­a­me­ri­ca­nos. Su au­to era un Ca­di­llac Pink (ro­sa­do). No vi­a­ja­ba en avi­ón, por­que le te­mía, de­bi­do a un ac­ci­den­te aé­reo.

Ga­nó di­e­ci­oc­ho pre­mi­os Grammy y ven­dió más de di­ez mi­llo­nes de dis­cos. Par­te de su in­flu­en­cia musical pu­e­de ver­se en las ac­tu­a­les can­tan­tes Ma­ri­ah Ca­rey y Beyon­cé. Los ar­tis­tas Paul Mc­cart­ney, El­ton John, Bar­bra Strei­sand y otros han ex­pre­sa­do pe­sar por su fa­lle­ci­mi­en­to.

El ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, gran ad­mi­ra­dor de la es­tre­lla, y su es­po­sa Mic­he­lle, es­cri­bi­e­ron: «En su voz, po­dí­a­mos sen­tir nu­es­tra his­to­ria, to­da ella, y en ca­da som­bra nu­es­tro po­der y nu­es­tro do­lor, nu­es­tra os­cu­ri­dad y nu­es­tra luz, nu­es­tra bús­que­da de la re­den­ci­ón y nu­es­tro res­pe­to, du­ra­men­te ga­na­do».

Des­can­sa en paz Aret­ha Frank­lin, de­fen­so­ra de los de­rec­hos ci­vi­les, aman­te de la mú­si­ca afro­a­me­ri­ca­na y de los au­to­mó­vi­les le­gen­da­ri­os.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.