EMI­LIO VAR­GAS, EL CI­RU­JANO DE TO­YO­TA EN CU­BA

A SUS 33 AÑOS, EN SHORT Y PULÓVER, MON­TA­DO EN UNA MO­TO Y DÁN­DO­LE ASIS­TEN­CIA A LOS CI­CLIS­TAS DU­RAN­TE LA SE­GUN­DA CLÁ­SI­CA DE LOS 200 km EXCELENCIAS DEL MO­TOR, NA­DIE –SAL­VO QUIE­NES LO CO­NOZ­CAN– IMA­GI­NA QUE ES­TE MU­CHA­CHO ES UNO DE LOS ME­JO­RES ME­CÁ­NI­COS DE AU­TO

Excelencias del Motor - - Sumario/Contents - POR/BY: NORLAND ROSENDO

EMI­LIO VAR­GAS: THE TO­YO­TA SURGEON IN CU­BA

Por las ma­nos de Emi­lio Var­gas Ro­drí­guez y sus dos es­cu­de­ros (Luis Manuel e Ig­na­cio, «el Na­cho») han pa­sa­do au­tos ex­clu­si­vos, con la tec­no­lo­gía más mo­der­na que se ha­ya vis­to en nues­tro país. Y los due­ños, cons­cien­tes de que en el ta­ller EMICHOR (ubi­ca­do en ca­lle 182 # 1303, en­tre 13 y 15, re­par­to Si­bo­ney, Pla­ya) tra­ba­jan ex­per­tos ci­ru­ja­nos de la me­cá­ni­ca, han sa­li­do sa­tis­fe­chos con los ser­vi­cios re­ci­bi­dos. A Emi­lio, es­te ofi­cio le vino por ADN; su abue­lo, su pa­dre y su her­mano tam­bién se de­di­ca­ron al gi­ro. Y él, así co­mo co­mien­zan los gran­des, des­de aba­jo, hi­zo sus pri­me­ros arre­glos de vehícu­los en el con­tén de la ace­ra, cuan­do no te­nía lo­cal pro­pio y que­ría de­mos­trar que tam­bién po­día ser un gran me­cá­ni­co, por sí mis­mo, no por el ape­lli­do.

Ha­bía es­tu­dia­do me­cá­ni­ca au­to­mo­triz en Ciu­dad Li­ber­tad con re­sul­ta­dos so­bre­sa­lien­tes. Pe­ro la me­jor es­cue­la fue al la­do de la fa­mi­lia. Ob­ser­van­do y «me­ca­nean­do».

Así, ha­ce 14 em­pe­zó a dar­le vi­da a su sue­ño. Pri­me­ro fue­ron al­men­dro­nes, la­das, mosk­vich; des­pués, au­tos de ge­ne­ra­cio­nes más ac­tua­les, has­ta que, po­co a po­co, «con cons­tan­cia, se­rie­dad y de­di­ca­ción, he­mos te­ni­do clien­tes de lu­jo», cuen­ta es­te jo­ven, quien dis­fru­ta el ci­clis­mo, pe­ro no lo prac­ti­ca.

En­tre los au­tos de al­ta tec­no­lo­gía que han ape­la­do a los ser­vi­cios del ta­ller Emichor, re­me­mo­ra el Land Ro­ver de la em­ba­ja­da de An­go­la en La Ha­ba­na y el úni­co Ma­se­ra­ti que ha ro­da­do en Cu­ba; so­bre es­te úl­ti­mo co­men­tó que el due­ño de­po­si­tó to­da su con­fian­za en ellos y lo aten­die­ron du­ran­te los seis me­ses que es­tu­vo aquí.

«Ade­más tra­ba­ja­mos un Le­xus, de edi­ción li­mi­ta­da, y un jeep, li­mi­ted tam­bién, que te­nía una ave­ría bas­tan­te com­ple­ja y le di­mos so­lu­ción», con­fie­sa.

Tal es la ex­ce­len­cia de los ser­vi­cios ofre­ci­dos en el ta­ller Emichor, que ya lo­gra­ron ser con­tra­ta­dos pa­ra dar la ga­ran­tía de To­yo­ta en Cu­ba. Eso de­fi­ne por sí so­lo el ni­vel en que se en­cuen­tra es­te pro­yec­to ges­tio­na­do ba­jo la mo­da­li­dad de cuen­ta­pro­pis­mo.

Pe­ro Emi­lio no se con­for­ma con eso. Co­mo buen em­pren­de­dor as­pi­ra a más. «Es­ta es una ca­rre­ra lar­ga y exi­gen­te», ex­pli­ca. «Ya es­toy con To­yo­ta, aho­ra quie­ro con­se­guir la cer­ti­fi­ca­ción ofi­cial de la mar­ca. Eso im­pli­ca, en­tre otras co­sas, em­plear la tec­no­lo­gía de ellos. Con­fío en que lo lo­gra­re­mos, des­pués, va­mos a man­te­ner esa con­di­ción».

«Yo siem­pre le di­go a mis com­pa­ñe­ros que la me­cá­ni­ca hay que amar­la, sen­tir­la, dis­fru­tar­la; si te de­di­cas a ella so­lo pa­ra ga­nar di­ne­ro o co­mo un tra­ba­jo más, no vas a lle­gar muy le­jos. Se­rás uno más en­tre tan­tos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.