AU­TOS CLÁ­SI­COS: MER­CE­DES-BENZ 220 SE

CLAS­SIC CARS: MER­CE­DES-BENZ 220 SE

Excelencias del Motor - - Sumario ⁄ Contents - TEX­TO Y FOTOS POR/BY: JOR­GE ESTÉNGER WONG

on ca­da de­ta­lle en su lu­gar, un fun­cio­na­mien­to per­fec­to, es­te er­ce­des enz 220 E rue­da al ni­vel de cual­quier au­to de nues­tros días. ui­mos tes­ti­gos de ello. onoz­ca to­dos los de­ta­lles de nues­tras im­pre­sio­nes a bor­do del es­pec­ta­cu­lar co­che, una de las má­qui­nas más es­pec­ta­cu­la­res que ha­ya­mos te­ni­do la suer­te de re­se­ñar.

Pro­pie­dad de Lair Lei­te, un em­pre­sa­rio con más de vein­ti­cin­co años en Cu­ba, el hi­dal­go vehícu­lo se en­cuen­tra en es­ta­do de gra­cia, con un ni­vel de ori­gi­na­li­dad ex­tra­or­di­na­rio. Su pro­pie­ta­rio se afi­cio­nó en Cu­ba a los au­tos de épo­ca. Bus­có con pa­cien­cia uno de sus mo­de­los pre­fe­ri­dos. Así, en­con­tró un au­to ex­clu­si­vo y de­di­can­do tiem­po y re­cur­sos –por su­pues­to– lo ha con­ver­ti­do en una jo­ya.

A Lei­te nun­ca le atra­je­ron los «al­men­dro­nes» ame­ri­ca­nos, por sus for­mas tos­cas e in­tras­cen­den­tes. El re­to era po­seer un au­to más sin­gu­lar, pues en Cu­ba tam­bién exis­ten mag­ní­fi­cos ejem­pla­res de otras na­cio­na­li­da­des. Así, lo­gró en­con­trar es­te Mer­ce­des Benz, na­da me­nos que el an­ces­tro –en lí­nea di­rec­ta– de la mí­ti­ca Cla­se S.

Con tiem­po en­con­tró los agre­ga­dos que fue ne­ce­sa­rio rem­pla­zar. En­car­gó la re­pa­ra­ción cui­da­do­sa de ca­da de­ta­lle de la ca­rro­ce­ría, pa­ra lo­grar ab­so­lu­ta ori­gi­na­li­dad. No hay una mo­di­fi­ca­ción: es­tri­bos, guar­da­ba­rros, puer­tas, co­lum­nas, to­do se cui­dó pa­ra que co­rres­pon­die­ra con la ima­gen ori­gi­nal. Ca­da in­sig­nia y pla­ca es­tán en el lu­gar exac­to. Se re­pa­ró ca­da sis­te­ma, des­de fre­nos has­ta elec­tri­ci­dad, y se de­ja­ron per­fec­tos. El fun­cio­na­mien­to de es­ta má­qui­na es so­bre­co­ge­dor. Su con­duc­ción se dis­fru­ta de una for­ma to­tal, mien­tras se asi­mi­lan los de­ta­lles del in­te­rior, im­pe­ca­bles. No per­ci­bi­mos rui­dos ni vi­bra­cio­nes, el «seis» en lí­nea es una de las me­jo­res ma­qui­nas ja­más con­ce­bi­das y la ca­li­dad de su fun­cio­na­mien­to, ale­ma­na. Per­dón, qui­se de­cir per­fec­ta. Del res­to se en­car­ga la sus­pen­sión in­de­pen­dien­te y el ajus­te lo­gra­doen es­ta mag­ní­fi­ca res­tau­ra­ción. La úni­ca con­ce­sión es el equi­po de au­dio, de un plás­ti­co ne­gro que des­lu­ce en el ta­ble­ro in­ta­cha­ble del Mer­ce­des.

El Mer­ce­des Benz 220SE se pro­du­jo des­de ju­lio de 1958 has­ta no­viem­bre de 1960. Es el co­mien­zo de la ac­tual Cla­se S, tal cual la co­no­ce­mos. Fue­ron equi­pa­dos con un mo­tor seis ci­lin­dros en lí­nea, 2.2 L, una po­ten­cia de 84 CV y 157 Nm de par mo­tor. Te­nía ta­pa de alu­mi­nio, ár­bol de le­vas a la ca­be­za e in­yec­ción de com­bus­ti­ble, me­cá­ni­ca, de Bosch.

Su ca­rro­ce­ría era mo­no­cas­co y con­ta­ba con una sus­pen­sión to­tal­men­te in­de­pen­dien­te. Su trac­ción es tra­se­ra y cam­bio ma­nual de 4 ve­lo­ci­da­des, con em­bra­gue au­to­má­ti­co. Es­ta con­fi­gu­ra­ción le per­mi­tía al­can­zar 150 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma. Tu­vo ver­sio­nes se­dán, ca­brio­let y cou­pé. Se pro­du­je­ron un to­tal de 3 916 uni­da­des, de ellas 1 974 fue­ron se­dán, nues­tro pro­ta­go­nis­ta de hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.