EL IN­TE­GRAL, UN TA­LLER DON­DE TO­DO ES PO­SI­BLE

EN LA HA­BA­NA, LA CA­PI­TAL DE CU­BA, EXISTE UN TA­LLER CU­YA FÓR­MU­LA ES IDEAL: CA­LI­DAD Y CAN­TI­DAD EN SUS SER­VI­CIOS, CON­VIR­TIÉN­DO­SE ASÍ EN EL SI­TIO PER­FEC­TO PA­RA RE­PA­RAR LOS MÁS VA­RIA­DOS MO­DE­LOS DE AU­TO­MÓ­VI­LES.

Excelencias del Motor - - Para Soñar / Daydreaming -

Pe­dro Fer­nán­dez y su hi­jo Ram­sés son fuer­za de tra­ba­jo más que su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar el buen ser­vi­cio en El In­te­gral, un ta­ller de me­cá­ni­ca por cuen­ta pro­pia (pri­va­do) don­de cual­quier arre­glo es po­si­ble. «Sin em­bar­go –acla­ra Pe­dro– na­da se­ría po­si­ble sin el apo­yo y ayu­da de la fa­mi­lia, es­pe­cial­men­te de mi es­po­sa Yohan­ka».

«Si nos com­pro­me­te­mos, el clien­te se lle­va­rá su au­to com­ple­ta­men­te re­pa­ra­do», ase­gu­ra Pe­dro, no sin an­tes pun­tua­li­zar que en­tre sus va­ria­das ofer­tas so­lo se ex­clu­yen la cha­pis­te­ría y el pin­ta­do del ca­rro.

El slo­gan que de­fi­ne al ta­ller no po­día ser más in­te­gral: «to­do ti­po de ser­vi­cios»; des­de re­vi­sión ge­ne­ral, scan­ner y man­te­ni­mien­to, has­ta sol­da­du­ras, elec­tri­ci­dad, elec­tró­ni­ca «y más…» Tam­po­co dis­cri­mi­nan por mar­cas, o si el au­to es an­ti­guo o mo­derno. «Lo úni­co que no acep­ta­mos son los ca­rros que ha­yan su­fri­do de­ma­sia­das trans­for­ma­cio­nes, co­mo al­gu­nos de los lla­ma­dos al­men­dro­nes, por­que no sa­be­mos qué le han pues­to den­tro».

Al ini­cio, El In­te­gral so­lo era un te­rreno yer­mo ubi­ca­do en Va­lle 214, en­tre Ma­zón y Ba­sa­rra­te, en el mu­ni­ci­pio Pla­za de la Re­vo­lu­ción, y la idea de un pa­dre que desea­ba ver có­mo su hi­jo se rea­li­za­ba en el ofi­cio que es­co­gió.

Pe­dro ha­bía de­ci­di­do abrir el lo­cal pa­ra que Ram­sés tu­vie­ra don­de tra­ba­jar, lue­go de ha­ber­se gra­dua­do de me­cá­ni­co y de ha­ber pa­sa­do por va­rios ta­lle­res. «Tu­vi­mos que lim­piar, com­prar he­rra­mien­tas y le­ga­li­zar­lo to­do, po­ner to­do en or­den», ex­pli­ca.

Sie­te años des­pués, el re­ga­lo ha fruc­ti­fi­ca­do y jun­tos lo han con­ver­ti­do en un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra los cho­fe­res, no so­lo de la ca­pi­tal sino de to­do el país; y la plu­ra­li­dad se ex­tien­de tam­bién a sus clien­tes, en­tre los que fi­gu­ran unas 30 em­pre­sas es­ta­ta­les e in­clu­so ins­ti­tu­cio­nes, ubi­cán­do­se en­tre sus clien­tes im­por­tan­tes el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas y Pre­cios, así co­mo Cu­ba­na­cán.

Pe­dro agra­de­ce de ma­ne­ra es­pe­cial a la em­pre­sa Tec­nim­port, y sus di­rec­ti­vos por ha­ber con­fia­do en él pa­ra el uso del lo­cal. Sin su ayu­da, «no hu­bié­ra­mos lo­gra­do el ob­je­ti­vo y el pres­ti­gio que hoy día he­mos lo­gra­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.