AU­TOS CLÁ­SI­COS: ISETTA, EL INUSUAL BMW

EL ISETTA FUE UN MI­CRO-AU­TO DESA­RRO­LLA­DO POR LA ITA­LIA­NA ISO RI­VOL­TA, YA DES­APA­RE­CI­DA. FUE SU PRI­MER AU­TO­MÓ­VIL Y LO BASARON EN SU EX­PE­RIEN­CIA AN­TE­RIOR CON LAS MO­TO­CI­CLE­TAS.

Excelencias del Motor - - Summario / Contents -

CLASSIC CARS: ISETTA: THE UNUSUAL BMW

ban­do­na­do ba­jo un ár­bol, en una fin­ca de adru­ga -unos cin­cuen­ta ki­ló­me­tros al sur de a aba­na- es­pe­ra­ba su res­ca­te es­te ra­ro co­che­ci­to, mi­tad ale­mán, mi­tad ita­liano: un MW set­ta, de 1955.

Jo­sé Mi­guel Pérez ni re­cuer­da qué lo hi­zo via­jar ese día has­ta allí, al­go que no es co­mún ha­cer des­de la ca­pi­tal. El BMW Isetta lle­va­ba lus­tros ti­ra­do y su pro­pie­ta­rio ni que­ría pen­sar en su re­pa­ra­ción, pues el ta­ma­ño, con­fi­gu­ra­ción y sin­gu­la­ri­dad de es­te au­to ha­cen muy com­ple­jo cual­quier tra­ba­jo.

Jun­to a su her­mano Ol­mig, co­men­zó a in­tere­sar­se en el ca­rri­to y tan­to les mo­ti­vó, que cam­bia­ron una mo­to –pro­pie­dad de am­bos- por el rui­no­so Isetta. En­se­gui­da se die­ron a res­tau­rar­lo, de­ján­do­lo li­te­ral­men­te «en los hue­sos» –co­mo se pue­de apre­ciar en las fotos- pa­ra re­mo­zar des­de el cha­sis tu­bu­lar, de­ján­do­lo im­pe­ca­ble.

Al con­tra­rio de otros ca­sos pu­bli­ca­dos aquí, Ol­mig y su her­mano su­frie­ron pa­ra en­con­trar las pie­zas, y los me­cá­ni­cos. Lue­go de años de con­tra­rie­da­des, tu­vie­ron que en­fras­car­se ellos en la aven­tu­ra. Así, adap­ta­ron un pis­tón de Sko­da Oc­ta­via de los cin­cuen­ta y mo­di­fi­ca­ron el aco­ple del di­na­mo-mo­tor a tra­vés de po­lea-co­rrea, que ori­gi­nal­men­te to­ma mo­vi­mien­to di­rec­to des­de el ci­güe­ñal. Aún su­fren bus­can­do un car­bu­ra­dor que lo­gre des­te­rrar el as­ma cró­ni­ca del mo­tor, por te­ner que em­plear uno de mo­to Ural, so­vié­ti­ca. Los fre­nos, pu­die­ron res­ta­ble­cer­se con los com­po­nen­tes ori­gi­na­les y la elec­tri­ci­dad se rehí­zo to­da nue­va.

Por suer­te, la ca­rro­ce­ría so­lo ne­ce­si­tó re­pa­rar el pi­so y, en el ex­te­rior, al­go de ma­si­lla y pin­tu­ra. Eso fa­ci­li­tó el tra­ba­jo y ayu­do a la eco­no­mía. Hoy el Bee­mer se ve ge­nial. El ca­rri­to es muy fun­cio­nal y su es­pec­ta­cu­lar ac­ce­so fron­tal lo ha­ce muy có­mo­do. Ol­mig y su her­mano lo uti­li­zan a dia­rio, a ra­zón de unos 50 km pro­me­dio, en­can­ta­dos de lo lla­ma­ti­vo que re­sul­ta. Cuen­tan di­ver­ti­dos co­mo, en una oca­sión, in­clu­so la po­li­cía que­dó tan asom­bra­da al ver­los sa­lir por el fren­te, que se ol­vi­dó de la in­frac­ción pa­ra co­no­cer de­ta­lles del Isetta. Otros, in­clu­so han creí­do que el ca­rri­to es, por com­ple­to, un en­tuer­to crio­llo.

Y es que el mi­núscu­lo Isetta lo­gra cual­quier co­sa, me­nos pa­sar inad­ver­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.