DES­TINO / DES­TI­NA­TION

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Centroamerica) - - Sumario - Por: Mai­té Ro­drí­guez Fo­tos: TETEOLIVELLA.COM, Al­fre­do Mai­quez, Cor­te­sía IPAT

Par­que Na­cio­nal de Sarigua. Una acam­pa­da di­fe­ren­te A Dif­fe­rent Cam­pout at the Sarigua Na­tio­nal Park

Par­que Na­cio­nal de Sarigua es sin du­das un lu­gar di­fe­ren­te en la ver­de y ri­ca geo­gra­fía de Pa­na­má. A so­lo 45 Kms de Chi­tré, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de He­rre­ras, en la pe­nín­su­la de Azue­ro, el via­je­ro en­cuen­tra hoy una re­gión cos­te­ra ári­da de­bi­do a las con­ti­nuas inun­da­cio­nes de agua sa­la­da que han ocu­rri­do en el Ist­mo de Pa­na­má.

Sue­los se­cos, agrie­ta­dos, y una ve­ge­ta­ción muy ba­ja, de­ter­mi­nan la fi­so­no­mía de las 8 000 hec­tá­reas del Par­que Na­cio­nal de Sarigua, don­de se lo­ca­li­zan los res­tos de un im­por­tan­te asen­ta­mien­to pre­co­lom­bino y una an­ti­gua al­dea agrí­co­la, de 11 000 y 5 000 años de an­ti­güe­dad, res­pec­ti­va­men­te.

En aquel re­mo­to pa­sa­do, Sarigua ofre­cía las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra aco­ger la vi­da: exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción, zo­nas de pas­to­reo y abun­dan­te ca­za de aves de di­fe­ren­tes es­pe­cies, ade­más de ar­ma­di­llos, ñe­ques, ma­pa­ches, saí­nos y el ve­na­do co­la blan­ca.

El Sarigua de los tiem­pos ac­tua­les ofre­ce una ima­gen ra­di­cal­men­te opues­ta: to­do ha­ce creer al vi­si­tan­te que es­tá en el de­sier­to. Pe­ro, aún cuan­do en la zo­na no ha­ya una so­la go­ta de agua, es­te Par­que Na­cio­nal no es en ver­dad una zo­na de­sér­ti­ca. El fuer­te pro­ce­so de sa­li­ni­za­ción (sal en la tie­rra) que ha ex­pe­ri­men­ta­do la re­gión ha da­do lu­gar a la for­ma­ción de la al­bi­na (zo­na de tie­rra afec­ta­da por el mar), que cu­bre el 80 % de es­te te­rri­to­rio y es

A so­lo a 239 km. de la Ciu­dad de Pa­na­má, en la zo­na cos­te­ra del Gol­fo de Pa­ri­ta, un pai­sa­je ári­do e in­hós­pi­to ha­ce creer al via­je­ro que ha lle­ga­do al me­dio del de­sier­to. Así es­con­de el Par­que Na­cio­nal de Sarigua su ver­da­de­ra con­di­ción de re­gión den­sa­men­te sa­li­ni­za­da. Un lu­gar tan de­sola­do que no pa­re­ce per­te­ne­cer al húmedo te­rri­to­rio pa­na­me­ño

in­fluen­cia­da por las ma­reas quie­nes man­tie­nen la sal en la tie­rra.

La con­for­ma­ción de es­te pai­sa­je de «de­sier­to» es con­se­cuen­cia de la de­vas­ta­ción pau­la­ti­na que ha su­fri­do el área des­de ha­ce 2 500 años por la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción de los se­res hu­ma­nos.

A mi­tad del si­glo XX lle­ga­ron los co­lo­ni­za­do­res y de­vas­ta­ron la zo­na, tam­bién afec­ta­da des­pués por los tra­ba­jos de una em­pre­sa ca­ma­ro­ne­ra ins­ta­la­da en Sarigua. Bos­ques cos­te­ros que an­ti­gua­men­te lle­ga­ban has­ta los man­gla­res fue­ron des­trui­dos. Hoy en día se han des­en­ca­de­na­do im­por­tan­tes fe­nó­me­nos de ero­sión por la es­co­rren­tía de aguas que se vier­ten en los ríos Pa­ri­ta y Vi­lla.

Las au­to­ri­da­des pa­na­me­ñas rea­li­zan es­tu­dios en­ca­mi­na­dos a neu­tra­li­zar los cua­tro fac­to­res que pro­pi­cian el cre­ci­mien­to de la sa­li­ni­za­ción en es­ta zo­na: de­te­ner los efec­tos ne­ga­ti­vos y na­tu­ra­les que cau­san el vien­to, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, la sal y la ero­sión.

En 1979, la zo­na fue de­cla­ra­da co­mo «área de pro­tec­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les», ac­ción que de­vino en la crea­ción de es­te Par­que Na­cio­nal que al­can­za hoy re­co­no­ci­mien­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal por sus va­lo­res his­tó­ri­cos, an­tro­po­ló­gi­cos, eco­ló­gi­cos y eco­nó­mi­cos.

En es­ta re­gión, al igual que en el res­to del país, hay dos es­ta­cio­nes; una se­ca y otra llu­vio­sa. La es­ta­ción se­ca se ex­tien­de de di­ciem­bre a abril y la llu­vio­sa de ma­yo a no­viem­bre con una pre­ci­pi­ta­ción anual de 967.53 mm.

Du­ran­te la tem­po­ra­da se­ca, en Sarigua se le­van­tan gran­des tor­men­tas de are­na y se pue­den di­vi­sar tam­bién al­gu­nos es­pe­jis­mos en el área de las al­bi­nas (frá­gil eco­sis­te­ma). En es­pe­cial en el ve­rano, una gran ex­ten­sión del par­que se vuel­ve co­mo un de­sier­to de pol­vo sua­ve en el que la ve­ge­ta­ción exis­ten­te es­tá in­te­gra­da bá­si­ca­men­te por cac­tus, man­gle y al­ga­rro­bi­llo, en­tre otras es­pe­cies.

El Par­que Na­cio­nal Sarigua casi no pre­sen­ta fau­na de­bi­do a su am­bien­te de­sér­ti­co, aun­que se pue­den ob­ser­var di­ver­sas aves ma­ri­nas y de­bi­do a las con­di­cio­nes am­bien­ta­les del par­que, en el ha­bi­tan pe­que­ños ma­mí­fe­ros, rep­ti­les y an­fi­bios, ade­más de las 162 es­pe­cies de aves mi­gra­to­rias que se han re­gis­tra­do en la re­gión.

La tem­pe­ra­tu­ra fluc­túa en­tre los 41º C en el día, y los 19 º C en la no­che, lo cual la apro­xi­ma al cli­ma del de­sier­to y con­vier­te a Sarigua en el úni­co lu­gar de Pa­na­má don­de se da un cam­bio tan brus­co de tem­pe­ra­tu­ra que pro­vo­ca la rá­pi­da frac­tu­ra­ción y pul­ve­ri­za­ción de las ro­cas.

Por sus va­lo­res sin­gu­la­res es­ta área ha atraí­do la aten­ción de cien­tí­fi­cos y es­tu­dian­tes, ade­más del fo­men­to de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en­tre las que se des­ta­can la agro­pe­cua­ria, la in­dus­tria li­co­re­ra y la al­fa­re­ra.

En el Par­que Na­cio­nal de Sarigua las tra­di­cio­nes fol­cló­ri­cas tam­bién tie­nen su es­pa­cio con la rea­li­za­ción de even­tos co­mo los Car­na­va­les de la Be­rra­que­ra y el fa­mo­so fes­ti­val del Manito en Ocú.

Re­sal­tan en­tre los de­más pun­tos, el si­tio Ar­queo­ló­gi­co Ca­ri­ta Pin­ta­da, el Mu­seo de la Na­cio­na­li­dad en Ocú y el pro­yec­to de la Igua­na Ver­de don­de el vi­si­tan­te pue­de ob­ser­var la re­pro­duc­ción de es­ta es­pe­cie en cau­ti­ve­rio; la es­ta­ción Eco­ló­gi­ca Hum­bolt si­tio de alla­na­mien­to de aves mi­gra­to­rias en Pa­na­má, el Ce­re­gón de Man­gle co­lo­nia de Gar­zas reales y úni­co lu­gar de ni­di­fi­ca­ción de es­tas aves en el país.

Pa­ra acam­par en Par­que Na­cio­nal de Sarigua hay que lle­var to­da el agua que se va a ne­ce­si­tar, la cual pa­ra más de­ta­lles pue­de po­ner­se muy ca­lien­te al me­dio­día. Co­mo no hay don­de ba­ñar­se, el plan ideal es lle­gar en la tar­de cuan­do el sol ya no es­tá muy al­to en el cie­lo y ha­cer cam­pa­men­to en el me­dio de es­te «de­sier­to». A la ma­ña­na si­guien­te, cuan­do ya el día se es­té po­nien­do cá­li­do es bue­na ho­ra pa­ra em­pa­car y mu­dar­se a una pla­ya o un río, de las tan­tas que que­dan cer­ca.

Sarigua es el úni­co lu­gar de Pa­na­má don­de se da un cam­bio tan brus­co de tem­pe­ra­tu­ra que pro­vo­ca la rá­pi­da frac­tu­ra­ción y pul­ve­ri­za­ción de las ro­cas El fuer­te pro­ce­so de sa­li­ni­za­ción ex­pe­ri­men­ta­do en la re­gión ha da­do lu­gar a la for­ma­ción de la al­bi­na (zo­na de tie­rra afec­ta­da por el mar), que cu­bre el 80 % de es­te te­rri­to­rio y es in­fluen­cia­da por las ma­reas quie­nes man­tie­nen la sal en la tie­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.