ES­PE­CIAL / SPECIAL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Centroamerica) - - Sumario - Por: Ro­se­ma­rie Acos­ta Lu­go Fo­tos: TETEOLIVELLA.COM

Tea­tro Na­cio­nal: Jo­ya de Pa­na­má Na­tio­nal Thea­ter: A Pa­na­ma­nian Gem

Co­rría el año 1904 y la Nue­va Re­pú­bli­ca de Pa­na­má vi­vía mo­men­tos de gran es­plen­dor eco­nó­mi­co. Fue en­ton­ces que las au­to­ri­da­des co­mi­sio­na­ron a Ge­na­ro Rug­gie­re, ar­qui­tec­to ita­liano, pa­ra la cons­truc­ción del Tea­tro Na­cio­nal.

Ya des­de ma­yo de ese año, el pre­si­den­te Ma­nuel Ama­dor Gue­rre­ro, ha­bía ofi­cia­li­za­do la cons­truc­ción del Tea­tro Na­cio­nal y un Pa­la­cio de Go­bierno que da­ría un re­na­cer a la cul­tu­ra en los al­bo­res de la na­ción.

Pa­na­má era en­ton­ces es­ce­na­rio de even­tos tea­tra­les en la épo­ca del Ca­nal Fran­cés, per­mi­tien­do un au­ge eco­nó­mi­co, so­cial y cul­tu­ral. Di­ver­sas com­pa­ñías y ar­tis­tas ha­cían una es­ca­la tem­po­ral en la ciu­dad du­ran­te sus gi­ras, lo que fa­ci­li­ta­ba a los em­pre­sa­rios la con­tra­ta­ción de es­pec­tácu­los que por la so­la po­si­ción geo­grá­fi­ca del país te­nían ga­ran­ti­za­dos su rea­li­za­ción.

Pri­me­ra pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca

La inau­gu­ra­ción ar­tís­ti­ca del Tea­tro to­mó po­co tiem­po. Des­de el 4 de oc­tu­bre co­men­za­ron a apa­re­cer en los pe­rió­di­cos la no­ti­cia del arri­bo de la Com­pa­ñía de Ópe­ra Lom­bar­di, que por ges­tio­nes de Don Nar­ci­so Ga­ray, ve­nía con­tra­ta­da pa­ra una se­rie de pre­sen­ta­cio­nes en Pa­na­má.

Unas se­ma­nas des­pués, el puer­to de Colón da­ba la bien­ve­ni­da al va­por Pa­ris­mi­na en que via­ja­ba la com­pa­ñía, in­te­gra­da por 25 ar­tis­tas prin­ci­pa­les, 8 ac­to­res se­cun­da­rios, igual nú­me­ro de bai­la­ri­nes de ba­llet, un co­ro de 30 vo­ces y una or­ques­ta de 12 mú­si­cos; to­dos ba­jo la guía de Don Ma­rio Lom­bar­da.

El tras­la­do a la ca­pi­tal del vo­lu­mi­no­so equi­pa­je ne­ce­si­tó 20 va­go­nes de fe­rro­ca­rril y un gran es­fuer­zo en el tras­bor­do. Fi­nal­men­te to­do lle­gó en buen es­ta­do a la ciu­dad ca­pi­tal y se fi­jó la pri­me­ra fun­ción pa­ra el día 22, anun­cián­do­se con gran pro­fu­sión el es­treno de la ópe­ra Aída de Ver­di.

Co­mo si fue­ra po­co, la to­ma de go­bierno de Don Jo­sé Do­min­go de Obal­día coin­ci­dió con la inau­gu­ra­ción del Tea­tro Na­cio­nal, un pri­me­ro de oc­tu­bre de 1908. De mo­do que el nue­vo man­da­ta­rio, miem­bros de su ga­bi­ne­te e in­vi­ta­dos es­pe­cia­les ocu­pa­ron los pal­cos de ho­nor la no­che del es­treno.

La fun­ción se ini­ció exac­ta­men­te a las 8:40. El pro­fe­sor Nar­ci­so Ga­ray di­ri­gió la or­ques­ta que abrió con una mar­cha pa­trió­ti­ca de su ins­pi­ra­ción, es­pe­cial­men­te com­pues­ta pa­ra tan me­mo­ra­ble día.

Las cró­ni­cas y co­men­ta­rios pos­te­rio­res a la fe­cha del es­treno des­ta­ca­ban la sin­gu­lar maes­tría de los in­tér­pre­tes, so­bre to­do de la se­ño­ra de Be­ne­det­to quien cau­ti­vó a la con­cu­rren­cia con su be­lla voz y su ca­pa­ci­dad his­trió­ni­ca.

El gran lu­jo del ves­tua­rio y el ex­tra­or­di­na­rio apo­yo que le dio la or­ques­ta, fue­ron fac­to­res im­por­tan­tes de la exi­to­sa ve­la­da de ga­la. Se es­ti­ma que más de 1 000 per­so­nas ocu­pa­ron los pal­cos en sus dos ni­ve­les, la lu­ne­ta, los an­fi­tea­tros y su área pos­te­rior.

La be­lle­za de los de­co­ra­dos y to­das sus lu­ces re­ful­gen­tes, ser­vían de fon­do a las da­mas be­lla­men­te ata­via­das

Vis­to­sas lám­pa­ras , ar­te sim­bó­li­co del maes­tro Ro­ber­to Le­wis y y una fa­cha­da sin­gu­lar for­man par­te de la iden­ti­dad del Tea­tro Na­cio­nal de Pa­na­má

quie­nes lu­cie­ron pa­ra la oca­sión sus más lu­jo­sos tra­jes y cos­to­sí­si­mas jo­yas.

Así en­tra­ba en la his­to­ria es­te lu­gar; con el apo­yo a la cul­tu­ra en los pla­nes del Es­ta­do, co­lo­can­do a una jo­ven re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te en un lu­gar avan­za­do en Amé­ri­ca, con un tea­tro, digno de las me­jo­res ciu­da­des del mun­do.

Es­pa­cios de En­can­to

Cuan­do se en­tra al Tea­tro Na­cio­nal se res­pi­ra el ha­lo má­gi­co que en­vuel­ve el re­ci­bi­dor y la an­te­sa­la de los en­tre­ac­tos. Pe­ro son mu­chos los es­pa­cios que re­cla­man la aten­ción del es­pec­ta­dor. El Fo­yer, por ejem­plo, ubi­ca­do en el pri­mer pi­so con su útil fun­ción de área es­pa­cio­sa en­tre ac­to y ac­to; o la de­co­ra­ción ma­ti­za­da por el ar­te sim­bó­li­co de los maes­tros Ro­ber­to Le­wis y En­ri­co Co­rra­do.

Del pro­pio mu­ra­lis­ta Le­wis es el Pla­fón, obra de al­to va­lor ar­tís­ti­co, de­di­ca­da al na­ci­mien­to de la nue­va re­pú­bli­ca, en cu­yo di­se­ño se re­pre­sen­ta de ma­ne­ra ale­gó­ri­ca la ma­jes­tad de la pa­tria al la­do de Apo­lo, las mu­sas y otras fi­gu­ras clá­si­cas. Pie­zas que fue­ron pin­ta­das por su au­tor en­tre 1897 y 1908, cuan­do fun­gía co­mo Cón­sul de Pa­na­má en Fran­cia.

Co­no­ci­do co­mo el an­ti­guo Cuar­tel de las Mon­jas, el Tea­tro Na­cio­nal, cuen­ta con ca­pa­ci­dad pa­ra 853 per­so­nas, dis­tri­bui­das en an­fi­tea­tro, pla­tea, dos pi­sos de bal­co­nes y una ga­le­ría. Un es­pa­cio ar­tís­ti­co con una ar­qui­tec­tu­ra de tea­tro de ope­re­ta de cor­te ita­liano, ade­más de un am­plio ves­tí­bu­lo que con la calidez de los co­la­bo­ra­do­res del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cul­tu­ra re­ci­ben al vi­si­tan­te y fa­ci­li­tan el ac­ce­so a las di­fe­ren­tes áreas.

En la plan­ta ba­ja, el es­ce­na­rio brin­da una es­tu­dia­da pro­fun­di­dad pa­ra el des­pla­za­mien­to de las ac­ti­vi­da­des y el fon­do ha si­do me­jo­ra­do pa­ra ade­cuar­lo a las di­men­sio­nes de las or­ques­tas mo­der­nas. La pla­tea y las dos áreas de an­fi­tea­tro for­man una lu­na con una ex­ce­len­te dis­po­si­ción de có­mo­dos si­llo­nes y una in­me­jo­ra­ble vis­ta al es­ce­na­rio.

En sus 100 años de exis­ten­cia, las me­jo­res com­pa­ñías de Amé­ri­ca y Eu­ro­pa han des­fi­la­do por es­ta ins­ti­tu­ción y re­pre­sen­ta­do en sus ta­blas gran­des clá­si­cos co­mo Aída, Car­men, Lu­cia de Lam­me­mour, La Flau­ta Má­gi­ca, Tos­ca y Faus­to. Re­co­no­ci­das fi­gu­ras in­ter­na­cio­na­les co­mo Mar­got Fon­tai­ne, Ali­cia Alon­so, y mú­si­cos pa­na­me­ños co­mo los es­po­sos Nelly y Jai­me In­gram, Al­fre­do de Saint Ma­lo, Ro­que Cor­de­ro, Her­bert de Cas­tro, Eduar­do Char­pen­tier y Car­men Ce­de­ño han brin­da­do tam­bién su ar­te a es­ta ins­ti­tu­ción que es hoy glo­ria y or­gu­llo de to­dos los pa­na­me­ños y del ser hu­mano que ex­tra­po­la su pen­sa­mien­to ha­cia otras épo­cas.

Son mu­chos los de­ta­lles que dan vi­da al Tea­tro Na­cio­nal: el ar­te sim­bó­li­co de los maes­tros Ro­ber­to Le­wis y En­ri­co Con­ra­do y las co­lum­nas de al­to va­lor ar­tís­ti­co mar­can su per­so­na­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.