TRA­DI­CIO­NES / TRADITIONS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Centroamerica) - - Sumario - Por: Ni­dia Blan­co Fo­tos: Cor­te­sía IPAT

Cor­pus Ch­ris­ti. En­tre lo re­li­gio­so y lo pa­gano Cor­pus Ch­ris­ti: Bet­ween the Re­li­gious and the Heat­hen

Las ce­le­bra­cio­nes se ini­cian con la mi­sa en el tem­plo co­lo­nial de Pa­ri­ta, se­gui­da de la pro­ce­sión del San­tí­si­mo y con­ti­núa con la pre­sen­ta­ción de di­fe­ren­tes dan­zas que le dan una gran vis­to­si­dad y co­lo­ri­do

Yal rit­mo de las cas­ta­ñue­las «el dia­bli­co» su­cio bai­ló y bai­ló, co­mo si no fue­ra a de­te­ner­se nun­ca. De­jó es­cu­char el so­ni­do in­con­fun­di­ble de sus cas­ta­ñue­las con el de un fuer­te za­pa­teo y gol­pes con la ve­ji­ga.

Así es la Fies­ta del Cor­pus Ch­ris­ti, en la ciu­dad he­rre­ra­na de Pa­ri­ta. La ce­le­bra­ción se lle­va a ca­bo 60 días des­pués del Do­min­go de Pas­cua y es una fies­ta des­ti­na­da a ce­le­brar la Eu­ca­ris­tía con la fi­na­li­dad de pro­cla­mar y au­men­tar la fe en Je­su­cris­to.

Los pa­ri­te­ños mez­clan la fies­ta re­li­gio­sa con la pa­ga­na. Las ce­le­bra­cio­nes se ini­cian con la mi­sa en el tem­plo co­lo­nial de Pa­ri­ta, se­gui­da de la pro­ce­sión del San­tí­si­mo y con­ti­núa con la pre­sen­ta­ción de di­fe­ren­tes dan­zas que le dan una gran vis­to­si­dad y co­lo­ri­do. Du­ran­te es­tos días se pre­sen­tan al pú­bli­co los gru­pos: La Mon­te­zu­ma Es­pa­ño­la Pa­ri­te­ña, los dia­bli­cos lim­pios, dia­bli­cos su­cios, la dan­za del Cum­bem­bé y la dan­za del To­ri­to Gua­po.

Es­ta tra­di­ción vie­ne des­de el si­glo XVI y en Pa­ri­tas se ha res­ca­ta­do tras­mi­tién­do­se de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Se di­ce que fue­ron los sa­cer­do­tes do­mi­ni­cos quie­nes tra­je­ron las ex­pre­sio­nes de Cor­pus Ch­ris­ti a Pa­ri­tas acom­pa­ña­dos con las dan­zas, y a pe­sar de que han pa­sa­do mu­chos años, no se ha per­di­do ni la mú­si­ca

que las acom­pa­ña, ni el co­lo­ri­do de los atuen­dos que se usan pa­ra bai­lar.

La dan­za de los dia­bli­cos sue­le aca­pa­rar la aten­ción de los que par­ti­ci­pan de las ac­ti­vi­da­des. Los hay su­cios y los hay lim­pios, los úl­ti­mos ex­pre­san el triun­fo del bien so­bre el mal. Sus per­so­na­jes prin­ci­pa­les son el án­gel y los diez dia­blos, que vis­ten pa­ñue­los de múl­ti­ples co­lo­res, con lo que co­bran vi­da los bai­les.

Los vi­si­tan­tes de otras re­gio­nes pue­den dis­fru­tar de las fies­tas con los lu­ga­re­ños, pues den­tro de las ac­ti­vi­da­des se pre­vé un des­fi­le pa­ra el tu­ris­mo.

Es­ta fe­cha, se ce­le­bra in­clu­so en paí­ses co­mo Aus­tria, par­tes de Ale­ma­nia y Sui­za, Bra­sil, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Croa­cia, Po­lo­nia, Tri­ni­dad y To­ba­go y Por­tu­gal. En Pa­na­má tam­bién se ce­le­bra en otras ciu­da­des co­mo en la Vi­lla de los San­tos, pe­ro al de­cir de al­gu­nos his­to­ria­do­res pa­na­me­ños Pa­ri­ta fue el pri­mer pue­blo en Pa­na­má don­de se ce­le­bró la fies­ta del Cor­pus Ch­ris­ti.

El pue­blo pa­ri­te­ño se nu­tre de un pa­sa­do cul­tu­ral ple­tó­ri­co de ri­que­zas ét­ni­cas y re­li­gio­sas, costumbres que le con­fie­ren per­so­na­li­dad pro­pia.

La po­bla­ción de Pa­ri­ta dis­fru­ta de la al­ga­ra­za de los dia­bli­cos en las fes­ti­vi­da­des

Hay dia­bli­cos su­cios y los hay lim­pios, los úl­ti­mos ex­pre­san el triun­fo del bien so­bre el mal. Sus per­so­na­jes prin­ci­pa­les son el án­gel y los diez dia­blos, que vis­ten pa­ñue­los de múl­ti­ples co­lo­res, con lo que co­bran vi­da los bai­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.