LU­GAR CON EN­CAN­TO / CHARMING PLA­CES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Centroamerica) - - Sumario - Por: Ana Gar­cía Fo­tos: TETEOLIVELLA.COM

El Va­lle de An­tón. La in­dia dor­mi­da The An­ton Va­lley: The Slee­ping In­dian Wo­man

La na­tu­ra­le­za tie­ne her­mo­sos ca­pri­chos que han ins­pi­ra­do be­llas le­yen­das. Mu­chos ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos re­cuer­dan por su for­ma la fi­gu­ra de per­so­nas o ani­ma­les . Cier­to o no, lo que se cuen­ta de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, esas his­to­rias le dan a los lu­ga­res un ha­lo mís­ti­co. Es­te es el ca­so de la In­dia Dor­mi­da…

En el Va­lle del An­tón ha­bi­ta una le­yen­da. Se cuen­ta que en es­tos pa­ra­jes vi­vió Flor del Ai­re, la her­mo­sa don­ce­lla hi­ja del ca­ci­que Urra­cá. Di­cen tam­bién que en la épo­ca en que lle­ga­ron los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les al Ist­mo, la pre­cio­sa Flor del Ai­re se enamo­ró de uno de los ca­ba­lle­ros his­pa­nos. Pe­ro Ya­ra­ví, el más fuer­te y agre­si­vo gue­rre­ro de la tri­bu, es­ta­ba enamo­ra­do de la hi­ja de Urra­cá. Al en­te­rar­se que la don­ce­lla le ha­bía en­tre­ga­do su co­ra­zón a uno de los con­quis­ta­do­res, él de­ci­dió qui­tar­se la vi­da y se lan­zó al va­cío des­de una mon­ta­ña, fren­te a la mi­ra­da ató­ni­ta de Flor del Ai­re.

La prin­ce­sa, acon­go­ja­da por la muer­te de Ya­ra­ví, de­ci­dió ol­vi­dar­se de su ama­do es­pa­ñol y em­pe­zó a va­gar por las mon­ta­ñas llo­ran­do su des­ven­tu­ra, has­ta que la muer­te la sor­pren­dió re­cos­ta­da en lo al­to y mi­ran­do ha­cia el cie­lo.

Se di­ce que la na­tu­ra­le­za, de­ci­dió per­pe­tuar la si­lue­ta de la prin­ce­sa en el Va­lle del An­tón, don­de una her­mo­sa mon­ta­ña que so­bre­sa­le en la cor­di­lle­ra ase­me­ja a una in­dia dor­mi­da.

El Va­lle del An­tón, ubi­ca­do en la pro­vin­cia cen­tral de Co­clé, a só­lo dos ho­ras, 120 km de la Ciu­dad de Pa­na­má por la ca­rre­te­ra Pa­na­me­ri­ca­na, ocu­pa 30 kms de her­mo­sos te­rre­nos en­tre lla­nos y ele­va­cio­nes.

El va­lle es tam­bién co­no­ci­do co­mo el lu­gar de la eter­na pri­ma­ve­ra en Pa­na­má y por sus en­can­tos y am­bien­te bu­có­li­co al­gu­nos es­cri­to­res lo han con­si­de­ra­do co­mo un san­tua­rio pa­ra la me­di­ta­ción. So­la­men­te los fi­nes de se­ma­na, la cal­ma ha­bi­tual del si­tio se ve un tan­to al­te­ra­da con la vi­si­ta de lo­ca­les y ex­tran­je­ros que bus­can en es­te lu­gar de la geo­gra­fía pa­na­me­ña un po­co de es­par­ci­mien­to.

Es­te pa­ra­di­sía­co lu­gar se ele­va a 600 me­tros so­bre el ni­vel del mar, con un cli­ma fres­co y agra­da­ble. Se­gún los geó­lo­gos, el va­lle es el crá­ter o cal­de­ra de un ex­tin­to vol­cán que exis­tió du­ran­te la prehis­to­ria, ra­zón por la cual en sus al­re­de­do­res hay una gran can­ti­dad de co­li­nas y ro­cas vol­cá­ni­cas.

Quie­nes vi­si­tan el Va­lle de An­tón tie­nen la opor­tu­ni­dad de re­vi­vir la le­yen­da, si de­ci­den es­ca­lar has­ta la ci­ma de la mon­ta­ña en un re­co­rri­do que du­ra ho­ra y me­dia apro­xi­ma­da­men­te. Al ini­cio del ca­mino es­tá la tam­bién fa­mo­sa «Pie­dra Pin­ta­da» que los ex­per­tos ca­li­fi­can co­mo un ma­pa del te­rri­to­rio va­lle­ro, don­de se re­co­ge, en pe­tro­gli­fos he­chos por los an­te­pa­sa­dos in­dí­ge­nas, gran par­te de la his­to­ria del lu­gar.

En otro pun­to del re­co­rri­do ha­cia las al­tu­ras se lo­ca­li­zan tres cho­rros: el de Los Es­con­di­dos, el de Los Enamo­ra­dos y el Sal­to del Sa­po, jus­to en es­te úl­ti­mo se en­cuen­tran tam­bién pe­tro­gli­fos se­me­jan­tes a los de la re­fe­ri­da «Pie­dra Pin­ta­da».

Pa­ra lle­gar a la ci­ma de la mon­ta­ña el via­je­ro pue­de ha­cer el re­co­rri­do a pie, si­guien­do el ca­mino fren­te a la Pie­dra o su­bir en un ca­rro ti­po 4 x 4, to­man­do el Ca­mino de la Cruz.

Una vez se con­quis­ta la ci­ma de la In­dia Dor­mi­da, el tu­ris­ta dis­fru­ta del cli­ma fres­co, de la na­tu­ra­le­za sil­ves­tre y de una vis­ta es­pec­ta­cu­lar a más de 700 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

El re­co­rri­do ha­cia la ci­ma del Va­lle de An­tón pue­de ha­cer­se a pie o en un to­do­te­rreno 4 x 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.