VIA­JE / TRA­VEL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Centroamerica) - - Sumario - Por: Mai­té Ro­drí­guez Fo­tos: TETEOLIVELLA.COM

Co­ra­zón de An­ti­gua Gua­te­ma­la The Heart of An­ti­gua Gua­te­ma­la

El es­plen­dor de su pa­sa­do co­lo­nial aso­ma en las fuen­tes, pla­zas y mo­nu­men­tos de es­ta añe­ja ciu­dad que duer­me des­de ha­ce si­glos a los pies del Vol­cán de Agua

De­san­dar An­ti­gua Gua­te­ma­la es via­jar al pa­sa­do. Los ai­res co­lo­nia­les de sus pri­me­ros días si­guen vi­vos en sus ca­lles em­pe­dra­das, sus pla­zas, con­ven­tos y edi­fi­cios. Pór­ti­cos be­lla­men­te la­bra­dos, her­mo­sas al­da­bas fun­di­das en bron­ce, vis­to­sas fuen­tes de pie­dra… to­do pa­re­ce suspendido en el tiem­po. Has­ta sus ha­bi­tan­tes, ata­via­dos con sus co­lo­ri­dos tra­jes ha­cen pen­sar al via­je­ro en aque­llos días de 1543, cuan­do la ciu­dad fue fun­da­da ba­jo el nom­bre de San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros.

An­ti­gua Gua­te­ma­la es­con­de tras su ai­re apa­ci­ble y tran­qui­lo, su con­di­ción de ciu­dad si­tua­da so­bre un cin­tu­rón de pla­cas tec­tó­ni­cas, cu­yos mo­vi­mien­tos han pro­vo­ca­do a lo lar­go del tiem­po va­rios sis­mos y erup­cio­nes vol­cá­ni­cas que obli­ga­ron a cam­biar el asen­ta­mien­to ori­gi­nal de la ciu­dad en tres oca­sio­nes du­ran­te la eta­pa de la co­lo­nia.

Des­de el Ce­rro de la Cruz, se di­vi­sa to­da la ciu­dad, en­cla­va­da so­bre el Va­lle de Pa­choy y cus­to­dia­da por tres vol­ca­nes: el Vol­cán de Agua, el Vol­cán Aca­te­nan­go y el Vol­cán de Fue­go.

An­ti­gua fue la pri­me­ra ciu­dad pla­ni­fi­ca­da del Nue­vo Mun­do, con un tra­za­do ur­ba­nís­ti­co bien cua­dri­cu­la­do, pro­yec­ta­do por el ar­qui­tec­to ita­liano Juan Bau­tis­ta An­to­ne­lli, que tu­vo co­mo pun­to de par­ti­da su Pla­za Ma­yor, a par­tir de la cual fue cre­cien­do la vi­lla.

Tan so­lo en edi­fi­ca­cio­nes de ca­rác­ter re­li­gio­so, An­ti­gua lle­gó a su­mar 38 tem­plos y con­ven­tos, 15 ora­to­rios y va­rias er­mi­tas, mu­chas de las cua­les son hoy lu­ga­res de pe­re­gri­na­ción co­mo el Tem­plo y el Con­ven­to de La Mer­ced, una de las edi­fi­ca­cio­nes más bo­ni­tas de An­ti­gua, cons­trui­do en 1546, con sus tres na­ves cu­bier­tas de cú­pu­las y en cu­yo in­te­rior se en­cuen­tra la fuen­te más gran­de de to­da la ciu­dad.

La ciu­dad tie­ne vis­tas clá­si­cas que la sin­gu­la­ri­zan co­mo el Ar­co de San­ta Ca­ta­li­na. Es­te em­ble­má­ti­co mo­nu­men­to en for­ma de ar­co so­bre­vo­lan­do la ca­lle, se reali­zó a fi­nes del si­glo XVII con el úni­co fin de per­mi­tir­les a las mon­jas de clau­su­ra el ac­ce­so en­tre las dos alas de su con­ven­to, evi­tán­do­les el tra­sie­go por la vía pú­bli­ca.

De es­te pa­sa­do his­pá­ni­co ha­blan tam­bién los tan­ques de agua o la­va­de­ros pú­bli­cos a la som­bra de por­to­nes y to­da­vía en uso por sus ac­tua­les ha­bi­tan­tes; los te­la­res de cin­tu­ra o pa­li­tos don­de las mu­je­res dan vi­da de for­ma ar­te­sa­nal a vis­to­sas te­las y a in­fi­ni­dad de pren­das; o su fa­mo­sa Ca­te­dral, re­cons­trui­da va­rias ve­ces des­de el si­glo XVI, pe­ro que aún mues­tra or­gu­llo­sa sus cin­co na­ves abo­ve­da­das y su ri­ca fa­cha­da, or­na­men­ta­da con sus be­llos ca­pi­te­les, cor­ni­sas y co­lum­nas.

Ca­lles em­pe­dra­das, pla­zas, con­ven­tos y edi­fi­cios be­lla­men­te la­bra­dos, ha­cen pen­sar en una ciu­dad de­te­ni­da en el tiem­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.