TRA­DI­CIO­NES

DE COM­POR­TA­MIEN­TO PA­CÍ­FI­CO, ES­TOS IN­DÍ­GE­NAS FUE­RON EL GRU­PO MÁS NU­ME­RO­SO DE LOS QUE HA­BI­TÓ LA AN­TI­GUA IS­LA DE QUIS­QUE­YA, Y EL QUE MA­YOR IN­FLUEN­CIA HA DE­JA­DO EN EL PUE­BLO DO­MI­NI­CANO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Dominicana) - - Contenido - POR_JOSÉ MATEO FOTOS_MIGUEL ÁN­GEL PAN­TA­LEÓN Y AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Taí­nos, los pri­me­ros pa­dres.

QUIEN RE­CO­RRA hoy las pa­ra­di­sía­cas pla­yas de Do­mi­ni­ca­na, o asis­ta al es­pec­tácu­lo in­men­so de lu­ga­res co­mo la Cue­va de las Ma­ra­vi­llas, qui­zás no le cues­te tra­ba­jo ima­gi­nar aquel día de 1492, cuan­do los in­men­sos bar­cos al man­do del Al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón se acer­ca­ron al co­ra­zón del Ca­ri­be, La Quis­que­ya, co­mo la nom­bra­ban sus ha­bi­tan­tes. La is­la, que ori­gi­nal­men­te se lla­ma­ra Ba­be­que, Quis­que­ya e in­clu­so Hai­tí, es­tu­vo ha­bi­ta­da en sus ini­cios por gru­pos in­dí­ge­nas pri­mi­ti­vos ve­ni­dos del Ori­no­co, cos­ta de Ve­ne­zue­la, en pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes. Es­tos tres gru­pos, que se di­fun­die­ron por to­do el Ca­ri­be, eran los ara­waks, los ca­ri­be y los taí­nos, es­tos úl­ti­mos el más nu­me­ro­so, que ha­bi­ta­ba el cen­tro de la is­la, y el que más hue­lla de­jó en la cul­tu­ra ac­tual de los do­mi­ni­ca­nos. Al ser des­cu­bier­ta por Co­lón, es­te re­bau­ti­zó la is­la co­mo «La Es­pa­ño­la», y sus abo­rí­ge­nes, que por la creen­cia de ha­ber lle­ga­do al nue­vo mun­do los lla­mó in­dios, fue­ron es­cla­vi­za­dos pa­ra tra­ba­jar en la bús­que­da del pre­cia­do oro. Así fue co­mo se pro­du­jo la ca­si to­tal ex­tin­ción de los pri­me­ros po­bla­do­res de es­ta is­la ma­ra­vi­llo­sa, que al lle­gar los con­quis­ta­do­res es­ta­ba ha­bi­ta­da ma­yor­men­te por los taí­nos, per­te­ne­cien­tes al gru­po in­dí­ge­na de los arahua­cos. De com­por­ta­mien­to pa­cí­fi­co, es­te pue­blo se de­di­có a la agri­cul­tu­ra, la ca­za, la pes­ca, y a cul­ti­vos co­mo la yu­ca, maíz, ba­ta­ta…, que jun­to a la re­co­lec­ción de fru­tos sil­ves­tres for­ma­ban su die­ta bá­si­ca, que ha de­ja­do al­gu­nos

Al lle­gar los con­quis­ta­do­res Do­mi­ni­ca­na es­ta­ba ha­bi­ta­da ma­yor­men­te por los taí­nos, per­te­ne­cien­tes al gru­po in­dí­ge­na de los arahua­cos

ves­ti­gios cu­li­na­rios, co­mo el fa­mo­so ca­sa­be, es­pe­cie de tor­ta se­me­jan­te al pan, que se ha­ce con ha­ri­na de yu­ca. Los taí­nos tam­bién usa­ban pen­dien­tes col­gan­tes en la na­riz, en las ore­jas, lu­cían bra­za­le­tes y to­bi­lle­ras, pelo cor­to so­bre la fren­te, tren­zas col­gan­tes y piel acei­tu­na­da, ele­men­tos in­dí­ge­nas que se con­ser­van hoy en los ras­gos iden­ti­ta­rios del pue­blo do­mi­ni­cano y su cul­tu­ra. La exis­ten­cia pa­cí­fi­ca de los taí­nos ter­mi­nó con Fray Ni­co­lás de Ovan­do, pri­mer go­ber­na­dor de la is­la, quien reali­zó en el ca­ci­caz­go del Ja­ra­gua, del ca­ci­que Cao­na­bo y la rei­na Ana­cao­na, la más bru­tal e in­hu­ma­na ma­sa­cre rea­li­za­da en la his­to­ria, co­no­ci­da co­mo la Gran Ma­tan­za del Ja­ra­gua. Des­pués de la ex­tin­ción de los po­bla­do­res del lu­gar, Ovan­do man­dó a cons­truir en es­te te­rreno la que se­ría la pri­me­ra ciu­dad co­lo­nial. Ya pa­ra el año de 1509, cuan­do la co­lo­ni­za­ción de Pon­ce de León em­pe­zó, mu­chas atro­ci­da­des de los es­pa­ño­les, en­fer­me­da­des y sui­ci­dios ma­ta­ron a los taí­nos que que­da­ban. En 1516 eran tan po­cos, que el pa­dre Bar­to­lo­mé de las Ca­sas ob­tu­vo una Or­den Real pa­ra li­be­rar a los que que­da­ban, y so­lo así pu­die­ron sal­var­se al­gu­nos des­cen­dien­tes que con­ti­nua­ron la ra­za. Mu­cho de su le­ga­do, a pe­sar de la cruel ex­tin­ción a que fue­ron so­me­ti­dos, to­da­vía es­tá pre­sen­te en el idio­ma, en la agri­cul­tu­ra, la co­ci­na tra­di­cio­nal, co­no­ci­mien­tos en el área de la me­di­ci­na, la ar­te­sa­nía, la ar­qui­tec­tu­ra, creen­cias es­pi­ri­tua­les, vi­da fa­mi­liar, fies­tas, cul­tu­ra po­pu­lar, nom­bres, fra­ses, pue­blos, ríos… que que­da­ron gra­ba­dos pa­ra siem­pre en la Quies­que­ya ac­tual. De he­cho, se­gún un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de ADN de Puer­to Ri­co, los do­mi­ni­ca­nos y las do­mi­ni­ca­nas, tan­to en la re­gión es­te co­mo en la re­gión sur, po­seen de un 40% a un 60% de san­gre taí­na y de un 40% a un 80% en cuan­to a ras­gos cul­tu­ra­les, mú­si­ca, es­pi­ri­tua­li­dad y cos­tum­bres cu­li­na­rias. Hoy día la cul­tu­ra do­mi­ni­ca­na lle­va in­trín­se­cas esas tra­di­cio­nes que aque­llos hom­bres, sin sa­ber­lo, le­ga­ron a la pos­te­ri­dad, y que el do­mi­ni­cano en­tre­ga más de cin­co si­glos des­pués, con­ver­ti­da en uno de los ele­men­tos que más atrae al vi­si­tan­te que lle­ga a es­ta por­ción de la is­la, y que­da en­can­ta­do por la lu­ju­ria de sus pai­sa­jes y la ca­li­dez de su gen­te.

30

«En­cuen­tro de cul­tu­ras», pin­tu­ra en óleo cartón com­pri­mi­do, de Don Manuel To­ri­bio, 1991.

Re­pre­sen­ta­ción de ce­re­mo­nia taí­na en el Mu­seo del Hom­bre Do­mi­ni­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.