UNI­VER­SO SO­NO­RO

PO­COS IMA­GI­NAN QUE ES­TA MÚ­SI­CA, EX­PRE­SIÓN MU­SI­CAL DE NOS­TAL­GIAS, MELANCOLÍAS, AMO­RES Y DESAMO­RES, SU­FRIÓ GRAN­DES DESA­CIER­TOS AN­TES DE LLE­GAR A CON­VER­TIR­SE EN LA MÚ­SI­CA DEL CO­RA­ZÓN DEL PUE­BLO DO­MI­NI­CANO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Dominicana) - - Contenido - POR_ JO­SÉ MATEO FOTOS_MIGUEL ÁN­GEL PAN­TA­LEÓN Y AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

La Ba­cha­ta: un rit­mo he­cho pue­blo.

MU­CHO AN­TES DE GE­NE­RAR­SE su sig­ni­fi­ca­do ac­tual, la Ba­cha­ta cons­ti­tuía una for­ma de re­crea­ción po­pu­lar, en fies­tas de pa­tio o de es­qui­na en las que pre­do­mi­na­ba el jue­go, el bai­le, la co­mi­da… Pron­to na­ce­ría una mú­si­ca que re­cu­rri­ría en sus te­mas a los des­pe­chos amo­ro­sos, las pe­nas del co­ra­zón y los do­lo­res aje­nos; y que años más tar­de se­ría iden­ti­fi­ca­da con ese gé­ne­ro que co­no­ce­mos hoy. Sin em­bar­go, la Ba­cha­ta es con­se­cuen­cia de la fu­sión de bo­le­ros rít­mi­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos de los años 50, el co­rri­do me­ji­cano, el hu­pan­go, el son cu­bano y el vals, en­tre otros, en un cóc­tel ex­qui­si­to que da­ría co­mo re­sul­ta­do una ex­pre­sión mu­si­cal au­tóc­to­na de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha­cia los años 60. Con can­cio­nes de in­men­so sen­ti­men­ta­lis­mo, el gé­ne­ro na­cien­te fue iden­ti­fi­ca­do co­mo una mú­si­ca mar­gi­nal por pro­ve­nir de la ca­pa más hu­mil­de de la is­la. Era una mú­si­ca de a pie, que se te­mía es­cu­char en otras es­fe­ras de la so­cie­dad por los ta­búes que se ge­ne­ra­ron en­torno a ella, aun­que siem­pre hu­bo quien la oye­ra ocul­ta en el in­te­rior de su ca­sa. Se­gún el se­ñor Luis Se­gu­ra, con­si­de­ra­do uno de los pa­dres de la ba­cha­ta do­mi­ni­ca­na, «es­te gé­ne­ro fue muy dis­cri­mi­na­do. Era tal el des­pre­cio, que si al­gún ve­cino oía ba­cha­ta, a mu­chos le da­ba ver­güen­za ha­cer­le la vi­si­ta». Pe­ro el país en­te­ro pron­to ha­bría de co­no­cer­la. En 1964 una ra­dio de al­can­ce na­cio­nal «La gua­ra­chi­ta», se en­car­gó de di­fun­dir el gé­ne­ro. Así sur­gie­ron co­mo do­ña Me­li­da Ro­drí­guez «La su­fri­da», Edi­lio Pa­re­des, Ra­món Cor­de­ro, Cu­co Va­loy y Luis Se­gu­ra, quie­nes ele­va­ron el gé­ne­ro has­ta lo más selecto de los rit­mos do­mi­ni­ca­nos. Los años 80 abri­rían una nue­va pá­gi­na en la his­to­ria del com­pás. «Pe­na por ti», de Luis Se­gu­ra, se con­vir­tió en un éxi­to y au­men­tó la po­pu­la­ri­dad de es­ta mú­si­ca ga­nan­do ca­da vez más ba­cha­te­ros. Las le­tras co­bra­ron ver­sos poé­ti­ca­men­te más ela­bo­ra­dos, con imá­ge­nes más re­fi­na­das, sin de­jar de po­seer esos ai­res de nos­tal­gia y desamor. La ba­cha­ta se in­ter­na­cio­na­li­zó, co­bró au­ge, y los can­tau­to­res se con­vir­tie­ron en ído­los de mul­ti­tu­des: Teo­do­ro Re­yes, Joe Ve­ras, Luis Var­gas, Víc­tor Víc­tor, Juan Luis Gue­rra. Hoy una nue­va ge­ne­ra­ción de ba­cha­te­ros se im­po­ne. Pe­ro pa­ra co­ro­nar­se co­mo un buen ba­cha­te­ro, di­ce Se­gu­ra, hay que «an­te to­do can­tar con el al­ma y el co­ra­zón. Quien no lo sien­ta así, ja­más triun­fa­rá».

La Ba­cha­ta es con­se­cuen­cia de la fu­sión de bo­le­ros de los años 50, el co­rri­do me­ji­cano, el hu­pan­go, el son cu­bano y el vals, en­tre otros rit­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.