San­to Do­min­go

Ate­nas del Nue­vo Mun­do

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Dominicana) - - Contenido - PE­DRO HEN­RÍ­QUEZ URE­ÑA

SAN­TO DO­MIN­GO, «cu­na de Amé­ri­ca», úni­co país del Nue­vo Mun­do ha­bi­ta­do por es­pa­ño­les du­ran­te los quin­ce años in­me­dia­tos al Des­cu­bri­mien­to, es el pri­me­ro en la im­plan­ta­ción de la cul­tu­ra eu­ro­pea. Fue el pri­me­ro que tu­vo con­ven­tos y es­cue­las (¿1502?); el pri­me­ro que tu­vo se­des epis­co­pa­les (1503); el pri­me­ro que tu­vo Real Au­dien­cia (1511); el pri­me­ro a que se con­ce­dió de­re­cho a eri­gir uni­ver­si­da­des (1538 y 1540). Y hu­bo de ser San­to Do­min­go el pri­mer país de Amé­ri­ca que pro­du­je­ra hom­bres de le­tras, si bien los que co­no­ce­mos no son an­te­rio­res a los que pro­du­jo Mé­ji­co. Pe­ro Es­pa­ña no tra­jo só­lo cul­tu­ra de le­tras y de li­bros: tra­jo tam­bién te­so­ros de poe­sía po­pu­lar en ro­man­ces y can­cio­nes, bai­les y jue­gos, te­so­ros de sa­bi­du­ría po­pu­lar, en el co­pio­so re­fra­ne­ro. La is­la co­no­ció días de es­plen­dor vi­tal du­ran­te los cin­cuen­ta pri­me­ros años del do­mi­nio es­pa­ñol: cuan­do allí se pen­sa­ban pro­yec­tos y se or­ga­ni­za­ban em­pre­sas pa­ra ex­plo­rar y con­quis­tar, pa­ra po­blar y evan­ge­li­zar. Mien­tras du­ró aquel es­plen­dor, se cons­tru­ye­ron ciu­da­des, se crea­ron ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno y de cul­tu­ra. Ellas so­bre­vi­vie­ron a la des­po­bla­ción que so­bre­vino pa­ra las An­ti­llas cuan­do las tie­rras con­ti­nen­ta­les atra­je­ron la co­rrien­te hu­ma­na que an­tes se de­te­nía en aque­llas is­las: San­to Do­min­go con­ser­vó tra­di­cio­nes de pri­ma­cía y de se­ño­río que se man­tu­vie­ron lar­go tiem­po en la igle­sia, en la ad­mi­nis­tra­ción po­lí­ti­ca y en la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria. De es­tas tra­di­cio­nes, fue la cul­tu­ra la que du­ró has­ta el si­glo XIX. La ciu­dad de San­to Do­min­go del Puer­to, fun­da­da en 1496, se que­dó siem­pre pe­que­ña, aun pa­ra los tiem­pos; in­fe­rior a Mé­ji­co y a Li­ma; pe­ro en el Mar Ca­ri­be fue du­ran­te dos si­glos la úni­ca con es­ti­lo de ca­pi­tal. Era, la ciu­dad, de no­ble ar­qui­tec­tu­ra, de ca­lles bien tra­za­das. Tu­vo co­na­tos de cor­te ba­jo el go­bierno de Diego Co­lón, el vi­rrey al­mi­ran­te. Allí se ave­cin­da­ron re­pre­sen­tan­tes de po­de­ro­sas fa­mi­lias cas­te­lla­nas, con «bla­so­nes de Men­do­zas, Man­ri­ques y Guz­ma­nes». En 1520, Ales­san­dro Ge­ral­di­ni, el obis­po hu­ma­nis­ta, se asom­bra del lu­jo y la cul­tu­ra en la po­bla­ción es­ca­sa. Con el tiem­po, to­do se re­du­jo, to­do se em­po­bre­ció; has­ta las ins­ti­tu­cio­nes de cul­tu­ra pa­de­cie­ron; pe­ro la tra­di­ción per­sis­tió. Frag­men­to to­ma­do de «La cul­tu­ra y las le­tras co­lo­nia­les en San­to Do­min­go», Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.