San­to Do­min­go

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Dominicana) - - Historia -

Vi­vir en la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es com­par­tir una her­mo­sa ex­pe­rien­cia

ATRA­VÉS DE SU HIS­TO­RIA, la ca­pi­tal do­mi­ni­ca­na ha ex­pe­ri­men­ta­do los ava­ta­res cons­truc­ti­vos co­rres­pon­dien­tes a ca­da épo­ca de su co­ti­diano vi­vir. En 1502 el nue­vo Go­ber­na­dor de La Es­pa­ño­la, fray Ni­co­lás de Ovan­do, de­ci­de tras­la­dar -por ra­zo­nes tác­ti­cas de de­fen­sa mi­li­tar y eco­nó­mi­cas, ya que los ya­ci­mien­tos de oro se en­con­tra­ban en las aguas del río Ni­gua- la vi­lla de San­to Do­min­go ha­cia la par­te más oc­ci­den­tal del río Oza­ma, que­dan­do en­ton­ces en­cla­va­da en un cin­tu­rón de aguas: al es­te, el río Oza­ma, al nor­te el río Isa­be­la, al oes­te el río Hai­na y al sur el im­pe­tuo­so mar Ca­ri­be o de las An­ti­llas. Una vez mu­da­da la vi­lla en su to­ta­li­dad, Ovan­do di­se­ñó en cua­drí­cu­las la nue­va ciu­dad, con ca­lles rec­tas y an­chas, edi­fi­ca­cio­nes en pie­dra, la­dri­llos y ar­ga­ma­sa, con to­da la ma­jes­tuo­si­dad de una gran ur­be eu­ro­pea, pa­ra la que se­ría ca­pi­tal del nue­vo mun­do. La do­ta de un má­gi­co es­plen­dor, y por pri­me­ra vez se cons­tru­yen ca­sas de al­qui­ler, además de los más im­po­nen­tes edi­fi­cios y áreas pú­bli­cas, só­lo com­pa­ra­bles a las de gran­des me­tró­po­lis: palacios, pla­za de ar­mas, ca­bil­do, con­ven­tos, hos­pi­ta­les, cár­ce­les, for­ta­le­zas (San­ta Bár­ba­ra), mue­lles; y to­do le­van­ta­do en un ki­ló­me­tro cua­dra­do amu­ra­lla­do, con­vir­tién­do­se en mo­de­lo y ejem­plo pa­ra las edi­fi­ca­cio­nes de las nue­vas ur­bes de Tie­rra Fir­me. Más de qui­nien­tos años des­pués de su fun­da­ción, la reali­dad en el tiem­po de la ciu­dad de San­to Do­min­go es la de una me­tró­po­li mo­der­na, con una in­fluen­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca ac­tua­li­za­da y una ma­gia cul­tu­ral de la cual es muy di­fí­cil es­ca­par. Hoy exis­ten múl­ti­ples y di­ver­sos ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios, muy le­ja­nos a la épo­ca del pri­mer go­ber­na­dor, men­cio­na­da más arri­ba. Vi­vir en la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es más que re­si­dir pu­ra y sim­ple­men­te en una re­si­den­cia ad­qui­ri­da; es com­par­tir una her­mo­sa ex­pe­rien­cia con su cul­tu­ra, idiosincrasia, gas­tro­no­mía, ar­te, de­por­te, jun­to al pue­blo tra­ba­ja­dor de una na­ción en desa­rro­llo. A par­tir del pe­río­do co­lo­nial, y du­ran­te un buen tiem­po, la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na su­frió el es­tan­ca­mien­to de su pro­gre­so in­dus­trial e in­mo­bi­lia­rio, de­bi­do a las con­ti­nuas in­ter­ven­cio­nes y sa­queos de po­ten­cias ex­tran­je­ras con el úni­co in­te­rés de adue­ñar­se de la is­la y do­mi­nar­la; tal fue el ca­so de Fran­cia, Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos. Además por las gue­rras que se da­ban en el te­rri­to­rio do­mi­ni­cano, de in­su­rrec­cio­nes pro­ta­go­ni­za­das por mi­li­ta­res que se re­ve­la­ban al ne­gar­se a

Pla­zo­le­ta de los Cu­ras, en el cas­co an­ti­guo de San­to Do­min­go.

Mo­der­nos edi­fi­cios en la ca­pi­tal de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

La nue­va ciu­dad de San­to Do­min­go se cons­tru­yó fren­te al mar Ca­ri­be

acep­tar el or­den ins­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ci­do, otras por am­bi­cio­nes de po­der per­so­nal, crean­do go­bier­nos dic­ta­to­ria­les tran­si­to­rios en di­fe­ren­tes re­gio­nes del país, que ha­cían im­po­si­ble la go­ber­na­bi­li­dad y el or­den so­cial, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de la is­la, pues siem­pre eran de­rro­ca­dos por otros mi­li­ta­res. Tal es­ta­do de co­sas e in­cer­ti­dum­bre se man­te­nía cuan­do lle­ga al po­der en 1930, lue­go del de­rro­ca­mien­to del pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal Don Ho­ra­cio Vázquez, el Ge­ne­ral Ra­fael Leó­ni­das Trujillo y Mo­li­na, con ayu­da del go­bierno nor­te­ame­ri­cano. Coin­ci­dien­do con el as­cen­so al po­der del Ge­ne­ral Trujillo, la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na su­fre un acon­te­ci­mien­to at­mos­fé­ri­co –el fa­mo­so ci­clón de San Ze­nón- que des­tru­ye la an­ti­gua ciu­dad de San­to Do­min­go y gran par­te del país, que­dan­do la gran ma­yo­ría de los do­mi­ni­ca­nos sin ho­gar. La ca­pi­tal que­dó en rui­nas, y con el me­teo­ro apa­re­ció una pla­ga de hor­mi­gas ase­si­nas lla­ma­das «hor­mi­gas ca­ri­be o co­co­la». Fue en­ton­ces cuan­do Trujillo de­ci­dió cons­truir la nue­va ciu­dad de San­to Do­min­go, lla­mán­do­la Ciu­dad Nue­va o Ciu­dad Trujillo, fren­te al mar Ca­ri­be. A par­tir de es­te mo­men­to la in­dus­tria de la cons­truc­ción es pro­mo­vi­da por el go­bierno cen­tral, ges­tión que se man­tie­ne du­ran­te los su­ce­si­vos go­bier­nos; co­mo el del doc­tor Joa­quín Ba­la­guer, que crea pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios de vi­vien­das mul­ti­fa­mi­lia­res pa­ra ciu­da­da­nos de es­ca­sos re­cur­sos. Más tar­de, si­guien­do la ini­cia­ti­va gu­ber­na­men­tal, se in­cor­po­ra a es­ta ac­ti­vi­dad el sec­tor pri­va­do, que im­pul­sa el desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio con un nue­vo con­cep­to em­pre­sa­rial y de ne­go­cios, di­ri­gi­do además a la es­fe­ra de la in­ver­sión ex­tran­je­ra, in­cur­sio­na­do en los pla­nes tu­rís­ti­cos –de ca­sas, apar­ta­men­tos y villas- en los más im­por­tan­tes po­los tu­rís­ti­cos del país, que se con­vier­ten en pa­raí­sos inago­ta­bles de sol y pla­ya, ocio, y múl­ti­ples atrac­ti­vos, con el pro­ta­go­nis­mo de los do­mi­ni­ca­nos, gen­te sen­ci­lla y hos­pi­ta­la­ria. En la ac­tua­li­dad, los pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios en San­to Do­min­go, y en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en ge­ne­ral, se en­cuen­tran en pleno au­ge y ex­pan­sión, y cuen­tan con un am­bi­cio­so y pro­me­te­dor fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.