Las más co­nec­ta­das de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

LAS AMÉ­RI­CAS SE HAN PO­SI­CIO­NA­DO CO­MO UNA DE LAS RE­GIO­NES FA­VO­RI­TAS DE VI­SI­TAN­TES A NI­VEL PLA­NE­TA­RIO. UN RE­CO­RRI­DO POR AL­GU­NAS DE LAS MÁS GUSTADAS CIU­DA­DES, JUS­TO LAS MÁS VIN­CU­LA­DAS CON EL MUN­DO, PER­MI­TI­RÁ ASO­MAR­NOS A

LO MU­CHO Y BUENO QUE EL ÁREA TIE­NE PA­RA OFRE­CER

Pai­sa­jes in­me­jo­ra­bles, pla­yas pa­ra­di­sia­cas, cul­tu­ras ori­gi­na­rias, ar­qui­tec­tu­ra pa­tri­mo­nial, hos­pi­ta­li­dad, am­bien­tes ami­ga­bles, el en­cuen­tro cer­cano con par­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad… Si se tra­ta de vi­si­tar La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, la ta­rea de ele­gir un des­tino po­dría cul­mi­nar en un se­rio dolor de ca­be­za. Ya sea pa­ra va­ca­cio­nar, dis­fru­tar de un mo­men­to de paz o en­con­trar ries­go y aven­tu­ra, bien va­le la pe­na co­no­cer so­bre lo mu­cho y bueno que la re­gión tie­ne pa­ra ofre­cer.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que la in­dus­tria del tu­ris­mo es una fuen­te ge­ne­ra­do­ra de em­pleos y un im­pul­so vi­tal pa­ra las eco­no­mías, es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llas que apues­tan por el desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Se­gún los da­tos re­co­gi­dos en el Ín­di­ce Anual de Ciu­da­des Glo­ba­les de Des­tino (GDCI, por sus si­glas en in­glés), que rea­li­za­ra la fir­ma Mas­ter­card pa­ra cla­si­fi­car 132 ur­bes del mun­do en tér­mi­nos de nú­me­ro de vi­si­tan­tes, en­tre las ciu­da­des más fre­cuen­ta­das de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, es­tán Li­ma, Pe­rú; Ciu­dad de Mé­xi­co, Mé­xi­co; Pun­ta Ca­na, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na; San Jo­sé, Cos­ta Ri­ca; Río de Ja­nei­ro, Bra­sil y Bo­go­tá, Co­lom­bia. El in­for­me del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, en su Ín­di­ce de Com­pe­ti­ti­vi­dad de Viajes y Tu­ris­mo de 2017 re­fle­ja que ese cam­po re­pre­sen­ta uno de ca­da diez em­pleos a ni­vel glo­bal. So­bre­sa­le co­mo uno de los da­tos más in­tere­san­tes el in­cre­men­to en el nú­me­ro de arri­bos in­ter­na­cio­na­les, ci­fra que as­cen­dió en­tre 2013 y 2015, de 170 a 201 mi­llo­nes de per­so­nas. De ellos, 90 mi­llo­nes lle­ga­ron a Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Las pá­gi­nas del in­for­me dan a Mé­xi­co, Bra­sil, Pa­na­má, Cos­ta Ri­ca, Chi­le, Ar­gen­ti­na y Pe­rú co­mo las na­cio­nes más com­pe­ti­ti­vas, y a sus ca­pi­ta­les en­tre las más vi­si­ta­das.

CARTOGRAFÍA NE­CE­SA­RIA

Las ciu­da­des de Mé­xi­co y Li­ma lle­van al­gún tiem­po dis­pu­tán­do­se la ti­tu­la­ri­dad en cuan­to a can­ti­dad de per­so­nas in­tere­sa­das en co­no­cer sus be­lle­zas.

Mé­xi­co-Te­noch­titlán, fun­da­da en el año 1325, fue ca­pi­tal del im­pe­rio me­xi­cano has­ta 1521, cuan­do la ciu­dad fue to­ma­da por los es­pa­ño­les quie­nes la con­vir­tie­ron en 1535 en el Vi­rrei­na­to de la Nue­va Es­pa­ña. Con­si­de­ra­da una de las más po­bla­das, allí se en­cuen­tran cua­tro de los más de 30 si­tios Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad con los que cuen­ta el país: el Cen­tro His­tó­ri­co, Xo­chi­mil­co, el Cam­pus Cen­tral de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) y la Ca­sa-Es­tu­dio de Luis Ba­rra­gán. Es­te te­rri­to­rio ocu­pa uno de los pri­me­ros es­ca­ños a ni­vel mun­dial en cuan­to a la can­ti­dad de mu­seos y tea­tros.

Otras jo­yas de la ur­be az­te­ca, que se hun­de a un rit­mo alar­man­te, pues se eri­gió en el cen­tro del la­go de Tex­co­co so­bre una se­rie de is­las ar­ti­fi­cia­les, son el bos­que de Cha­pul­te­pec –de los más gran­des de La­ti­noa­mé­ri­ca y el quin­to en el mun­do, dos ve­ces ma­yor que el Cen­tral Park en Nue­va York– y el cas­ti­llo ho­mó­ni­mo, úni­co de la realeza en Amé­ri­ca, ho­gar de Ma­xi­mi­li­ano I de Mé­xi­co, se­gun­do em­pe­ra­dor del en­ton­ces Se­gun­do Im­pe­rio Me­xi­cano.

Quien arri­be a la ca­pi­tal po­drá, ade­más de ca­mi­nar por la ca­lle más an­ti­gua de Amé­ri­ca, cons­trui­da por uno de sus em­pe­ra­do­res en­tre los años 1377 y 1389 (ac­tual­men­te co­no­ci­da co­mo Ta­cu­ba, Ave­ni­da Hi­dal­go, Puen­te de Al­va­ra­do, Ri­be­ra de San Cosme y Cal­za­da Mé­xi­co-Ta­cu­ba) y en­trar al se­gun­do san­tua­rio ca­tó­li­co más vi­si­ta­do del pla­ne­ta, la Ba­sí­li­ca de Guadalupe –el pri­me­ro es la Ca­pi­lla Six­ti­na.

De gran in­te­rés pa­ra el tu­ris­mo son las tres zo­nas ar­queo­ló­gi­cas: el Tem­plo Ma­yor, Tla­te­lol­co y Cui­cuil­co, así co­mo la ca­lle Fer­nán­dez Leal, don­de tu­vie­ron sus do­mi­ci­lios Fri­da Kah­lo, Die­go Ri­ve­ra y León Trotsky.

Li­ma es tam­bién una de las ciu­da­des que ma­yor aglo­me­ra­ción ur­ba­na pre­sen­ta. Na­ci­da en 1535 co­mo Ciu­dad de los Re­yes, fue la ca­pi­tal del Vi­rrei­na­to del Pe­rú y la más gran­de e im­por­tan­te ur­be de Amé­ri­ca del Sur du­ran­te la Amé­ri­ca im­pe­rial es­pa­ño­la. A ni­vel in­ter­na­cio­nal, re­sul­ta la ter­ce­ra área me­tro­po­li­ta­na más po­bla­da de His­pa­noa­mé­ri­ca.

En la tam­bién lla­ma­da Ciu­dad Jar­dín se ha­llan el Par­que de la Re­ser­va, que apa­re­ce en el li­bro Gui­ness de los Ré­cords por su fas­ci­nan­te com­ple­jo de fuen­tes que no tie­ne com­pe­ten­cias en el mun­do. El cen­tro his­tó­ri­co, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO, cuen­ta con 600 mo­nu­men­tos e in­va­lua­bles te­so­ros pre­co­lom­bi­nos.

La ar­qui­tec­tu­ra mues­tra un es­plen­dor an­ces­tral con edi­fi­ca­cio­nes co­mo la Ba­sí­li­ca y Con­ven­to de San Fran­cis­co, la Pla­za Ma­yor, la Ca­te­dral de Li­ma, la Ba­sí­li­ca y con­ven­to de San­to Do­min­go, el Pa­la­cio de To­rre Ta­gle y el San­tua­rio y Mo­nas­te­rio de Las Na­za­re­nas. Y si de cu­rio­si­da­des va­mos a ha­blar, es im­pres­cin­di­ble alu­dir a la igle­sia más pe­que­ña del pla­ne­ta: Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio. Ubi­ca­da en el dis­tri­to del Rí­mac, las di­men­sio­nes de la ca­pi­lla son de 8 m de an­cho por 12 de pro­fun­di­dad.

RECORDISTAS UNI­VER­SA­LES

Río de Ja­nei­ro se im­po­ne cuan­do se men­cio­na el Pan de Azú­car, la es­ta­tua del Cris­to Re­den­tor (una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do mo­derno), las pla­yas de Co­pa­ca­ba­na e Ipa­ne­ma, el Es­ta­dio de Ma­ra­ca­ná, el Par­que Na­cio­nal de Ti­ju­ca (no exis­te otro bos­que ur­bano de esa mag­ni­tud), la Quin­ta da Boa Vis­ta, la is­la de Pa­que­tá y la ce­le­bra­ción del Car­na­val.

La Ciu­dad Ma­ra­vi­llo­sa po­see la úni­ca igle­sia ame­ri­ca­na don­de se ha co­ro­na­do a un rey (Juan de Bra­gan­za co­mo João VI) y se ha ca­sa­do un prín­ci­pe (el he­re­de­ro Pedro de Bra­gan­za), Nos­sa Sen­ho­ra do Carmo da An­ti­ga Sé.

El fút­bol apor­ta otro ré­cord, pues el Ma­ra­ca­ná fue el es­ce­na­rio don­de se reali­zó el par­ti­do con más es­pec­ta­do­res en la his­to­ria: 173 850 afi­cio­na­dos pre­sen­cia­ron la fi­nal de la Co­pa del Mun­do de 1950 con un re­sul­ta­do que la ma­yo­ría de los bra­si­le­ños qui­sie­ran ol­vi­dar.

Des­pués de La Paz y Qui­to, lo­ca­li­za­da a 2 625 m.s.n.m., San­ta Fe de Bo­go­tá, ca­pi­tal de Co­lom­bia y del de­par­ta­men­to de Cun­di­na­mar­ca, es la ter­ce­ra más al­ta de Su­da­mé­ri­ca. El Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal El Do­ra­do evi­den­cia el ma­yor vo­lu­men de car­ga trans­por­ta­da en Amé­ri­ca La­ti­na y es el se­gun­do en can­ti­dad de per­so­nas.

Bo­go­tá, re­co­no­ci­da co­mo la Ate­nas Sud­ame­ri­ca­na, lu­ce con or­gu­llo mu­chos de sus lu­ga­res tu­rís­ti­cos: el Jar­dín Bo­tá­ni­co Jo­sé Ce­les­tino Mu­tis, el Mu­seo del Oro, el Puen­te Jenny Gar­zón, la Quin­ta de Bo­lí­var, el Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal, el Pla­ne­ta­rio de Bo­go­tá y el Mo­nu­men­to de Ban­de­ras a Las Amé­ri­cas.

UNA MI­RA­DA HA­CIA EL CA­RI­BE

En el Ca­ri­be lle­ga­mos a tie­rras don­de rei­na el sol y el cli­ma cá­li­do im­pe­ra ca­si to­do el año. Des­de ha­ce más de dos dé­ca­das, Pun­ta Ca­na, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, se re­afir­ma co­mo ten­ta­dor des-

En­tre 2013 y 2015, el nú­me­ro de arri­bos in­ter­na­cio­na­les as­cen­dió de 170 a 201 mi­llo­nes de per­so­nas. De ellas, 90 mi­llo­nes lle­ga­ron a Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be La in­dus­tria del tu­ris­mo es una fuen­te ge­ne­ra­do­ra de em­pleos y un im­pul­so vi­tal pa­ra las eco­no­mías, es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llas que apues­tan por el desa­rro­llo sos­te­ni­ble

tino pa­ra va­ca­cio­nar. El lu­gar es un re­ga­lo pa­ra los sen­ti­dos, ya sea por el en­can­to de pai­sa­jes co­ro­na­dos por mo­go­tes, el olor em­bria­ga­dor de co­mi­das tí­pi­cas co­mo el san­co­cho o el azul de las pla­yas Are­na Gor­da, Bá­va­ro, Ca­be­za de To­ro o Ca­bo En­ga­ño.

Te­so­ros na­tu­ra­les hay mu­chos pa­ra ver: el Par­que Na­cio­nal de Los Hai­ti­ses, en la bahía de Sa­ma­ná, con sus den­sos man­gla­res y an­ti­guas cuevas ha­bi­ta­das por los in­dios taí­nos; o la Re­ser­va Eco­ló­gi­ca Ojos In­dí­ge­nas, un par­que na­tu­ral pro­te­gi­do for­ma­do por más de 600 ha de bos­ques tro­pi­ca­les y 12 la­gu­nas de agua dul­ce.

Pun­ta Ca­na es­tá inexo­ra­ble­men­te vin­cu­la­da con la his­to­ria des­de que el 5 de di­ciem­bre de 1492, Cris­tó­bal Co­lón des­em­bar­ca­ra en sus cos­tas. A po­cas ho­ras de allí, en San­to Do­min­go, hay si­tios de obli­ga­da vi­si­ta, co­mo la pri­me­ra ca­sa ame­ri­ca­na don­de vi­vió el al­mi­ran­te, la pri­me­ra ca­te­dral y el pri­mer hos­pi­tal cons­trui­do por los es­pa­ño­les.

Pe­ro no es so­lo Pun­ta Ca­na. En la pre­fe­ren­cia apa­re­cen otras lo­ca­li­da­des de in­te­rés: la ve­ne­zo­la­na Is­la Mar­ga­ri­ta; la Ciu­dad de Pa­na­má; La Ha­ba­na, Cu­ba; y San Juan, Puer­to Ri­co. Con la ri­que­za de sus cul­tu­ras, La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be aguar­dan. Tan di­fe­ren­tes y tan se­me­jan­tes. En ca­da país hay un des­tino pe­cu­liar. En ca­da ciu­dad, una sor­pre­sa por des­cu­brir. En ca­da ha­bi­tan­te, un po­si­ble nue­vo ami­go.

Mé­xi­co, Bra­sil,

Pa­na­má, Cos­ta Ri­ca, Chi­le, Ar­gen­ti­na y Pe­rú son las na­cio­nes más com­pe­ti­ti­vas, mien­tras sus ca­pi­ta­les se ubi­can en­tre las más vi­si­ta­das

TEX­TO / LOUR­DES M. BENÍTEZ CEREIJO FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

LOS HAI­TI­SES, RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA

SAN JO­SÉ, COS­TA RI­CA

SAN JUAN, PUER­TO RI­CO

IS­LA MAR­GA­RI­TA, VE­NE­ZUE­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.