Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ins­pi­ra­da na­tu­ra­le­za

EN 1978 PUN­TA CA­NA ABRIÓ SUS PUER­TAS AL TU­RIS­MO. EN LO ADE­LAN­TE LAS VA­CA­CIO­NES AD­QUI­RIE­RON ALLÍ UN MATIZ DI­FE­REN­TE, POR­QUE NO SE TRA­TA SO­LA­MEN­TE DE 50 KM DE PLA­YAS DE ARE­NAS BLAN­CAS Y AGUAS CRIS­TA­LI­NAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / MARIANELA MAR­TÍN FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Pa­ra con­ven­cer­se de que no es un sue­ño, que tan­ta ma­ra­vi­lla na­tu­ral pue­de ser real, hay que pe­lliz­car­se, in­tro­du­cir las ma­nos pa­ra la­var­se la ca­ra con aque­llas aguas tras­lú­ci­das que a lo le­jos se pin­tan de un azul que no se ve en otra par­te del mun­do, y abrir los ojos de par en par. Y lue­go allí, en la pro­vin­cia de La Al­ta­gra­cia, al es­te de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, cuan­do la vis­ta se pier­da en­tre in­nu­me­ra­bles pal­mas de pe­cu­lia­res y gran­des ho­jas en for­ma de aba­ni­co que so­lo se pue­den ha­llar en esa tie­rra –o en Hai­tí y Cu­ba– en­ton­ces com­pren­der por qué de­ci­die­ron nom­brar Pun­ta Ca­na a ese edén don­de la ge­ne­ro­sa na­tu­ra­le­za si­tuó unas pla­yas úni­cas, na­ci­das del abra­zo del Mar Ca­ri­be con el Océano Atlán­ti­co.

No po­dían ha­ber ha­lla­do de­no­mi­na­ción más jus­ta pa­ra es­te her­mo­so ca­bo que aco­ge a es­tas ver­dí­si­mas plan­tas ar­bó­reas, co­no­ci­das cien­tí­fi­ca­men­te co­mo Sa­bal

do­min­guen­sis, ca­pa­ces de so­por­tar el sa­li­tre, los vien­tos hu­ra­ca­na­dos y la se­quía, y que por los si­glos de los si­glos han ser­vi­do pa­ra cu­brir los te­chos de tí­pi­cos bohíos y ran­chos, así co­mo pa­ra rea­li­zar pin­to­res­cos ma­cu­tos, ca­nas­tas y esos ne­ce­sa­rios so­bre­ros, idea­les pa­ra pro­te­ger­se del sol ra­dian­te que «pi­den» es­tas pla­yas.

Es exac­ta­men­te esa com­bi­na­ción per­fec­ta de aguas tem­pla­das por los in­ten­sos ra­yos del as­tro rey que tam­bién sa­ben bron­cear, lo que bus­can los mi­les y mi­les de tu­ris­tas que quie­ren im­pre­sio­nar a sus co­te­rrá­neos con su look ca­ri­be­ño y que por ello des­em­bar­can por el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Pun­ta Ca­na, lo­ca­li­za­do en la ca­rre­te­ra que une a Hi­guey con La Ro­ma­na, el cual su­pera en can­ti­dad de vue­los re­ci­bi­dos in­clu­so al de Las Amé­ri­cas, la ter­mi­nal de San­to Do­min­go.

Y es que no hay quien se pue­da re­sis­tir a ese con­jun­to que con­for­man las pla­yas de Are­na Gor­da, Bá­va­ro, Ube­ro Al­to, Ma­cao, El Cor­te­ci­to, Ca­be­za de To­ro, Ca­bo En­ga­ño, Pun­ta Ca­na y Jua­ni­llo. Son más de 50 km pro­te­gi­dos por fi­ní­si­mas are­nas tan blan­cas co­mo la cal, don­de re­sal­tan las pal­me­ras y que se ha­llan muy pró­xi­mas a una in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra cu­ya ex­ce­len­cia ha he­cho de es­ta zo­na el des­tino tu­rís­ti­co más vi­si­ta­do del Ca­ri­be.

Fue en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, pe­ro so­bre to­do en Pun­ta Ca­na, don­de se di­ce que se rein­ven­ta­ron las va­ca­cio­nes en re­sort To­do In­clui­do. Por tal razón lo más co­mún del mun­do es que los tu­ris­tas en­cuen­tren en abun­dan­cia ho­te­les mag­ní­fi­ca­men­te di­se­ña­dos, que con­vi­ven en ar­mo­nía con el me­dioam­bien­te y po­seen ca­te­go­ría de re­sort de lu­jo.

Pun­ta Ca­na cla­si­fi­ca en­tre las me­jo­res 10 pla­yas del pla­ne­ta. De he­cho, aquí se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de cer­ti­fi­ca­dos Ban­de­ra Azul de la re­gión

Y aun­que bien va­le la pe­na via­jar has­ta la is­la-na­ción so­lo pa­ra ale­jar­se del bu­lli­cio y el es­trés, to­mar un buen ba­ño de playa y sol, y des­can­sar a pier­nas suel­tas, lo cier­to es que se­ría un sa­cri­le­gio per­ma­ne­cer úni­ca­men­te en Pun­ta Ca­na pa­ra dis­fru­tar del ser­vi­cio de pri­me­ra y la paz que brin­dan sus fa­bu­lo­sas ins­ta­la­cio­nes, y per­der­se la opor­tu­ni­dad de com­par­tir con los lu­ga­re­ños, lo que sig­ni­fi­ca en­trar en con­tac­to di­rec­to con su cultura, cos­tum­bres y fol­clor ge­nui­nos, y de pa­so que­dar des­lum­bra­dos con su gra­cia y hos­pi­ta­li­dad.

Por­que no ten­drá mu­cho sen­ti­do ele­gir a Do­mi­ni­ca­na y no in­ten­tar, al me­nos, aprender a bai­lar me­ren­gue, ba­cha­ta o sal­sa (hay dis­co­te­cas per­fec­tas pa­ra ello), o de­gus­tar esos pla­tos crio­llos que lo­gra­ron que en su mo­men­to es­ta na­ción fue­ra de­no­mi­na­da Ca­pi­tal Gas­tro­nó­mi­ca del Ca­ri­be: ese gui­so ex­qui­si­to que lle­va car­ne de va­ca, yu­ca, plá­tano y ci­lan­tro lla­ma­do san­co­cho; las ha­bi­chue­las con dul­ce, o es­tas con arroz y car­ne al es­ti­lo La Ban­de­ra; los tos­to­nes, los bo­lli­tos de yu­ca re­lle­nas con que­so ched­dar o con can­gre­jo, el man­gú, el lo­crio...

Con tem­pe­ra­tu­ras pro­me­dio de 26˚C (des­cien­de a 20˚C en in­vierno y sube a 32˚C de má­xi­ma en­tre abril y no­viem­bre), se­ría un des­per­di­cio man­te­ner­se en es­te te­rri­to­rio y no ex­plo­tar la cer­ca­nía a otros si­tios a los que se pue­de lle­gar rea­li­zan­do las más di­ver­sas ex­cur­sio­nes, ya sea has­ta San­to Do­min­go, la pri­me­ra ciu­dad fun­da­da en Amé­ri­ca; Is­la Sao­na, in­te­gra­da al Par­que Na­cio­nal del Es­te; o has­ta la Is­la Catalina, in­su­pe­ra­ble cuan­do se tra­ta de bu­cear y ha­cer snor­kel.

Se­gu­ra­men­te tam­po­co el tu­ris­ta se per­do­na­ría no en­con­trar­se con Al­tos de Cha­vón, ur­be de es­ti­lo me­di­te­rrá­neo an­ti­guo edi­fi­ca­da en una al­tu­ra so­bre el río ho­mó­ni­mo, don­de ra­di­can la co­no­ci­da Es­cue­la de Di­se­ño sur­gi­da en 1983, la lla­ma­ti­va Igle­sia de San Es­ta­nis­lao, el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co na­cio­nal y el del Cho­co­la­te. Al­tos de Cha­vón fue tam­bién se­lec­cio­na­da por ce­le­bri­da­des de la mú­si­ca que ofre­cie­ron en su an­fi­tea­tro so­na­dos con­cier­tos: Frank Si­na­tra, Car­los San­ta­na, Du­ran Du­ran, Sting, Pla­ci­do Do­min­go, El­ton John...

Otra ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble es di­ri­gir­se has­ta la fá­bri­ca de ta­ba­cos La Ma­til­de, don­de que­da­rán fas­ci­na­dos con el ar­te de ha­cer ci­ga­rros (la más gran­de de su ti­po que exis­te en Amé­ri­ca La­ti­na) y con la his­to­ria del al­ta­men­te re­co­no­ci­do pu­ro do­mi­ni­cano: des­de la plan­ta­ción, pa­san­do por los pro­ce­sos y la téc­ni­ca de pro­duc­ción has­ta lle­gar al em­pa­que. Lo mis­mo su­ce­de con la no me­nos fa­mo­sa fá­bri­ca de Ron Bar­ce­ló, que abrió sus puer­tas en 1930 y lo­gró im­po­ner una mar­ca cu­yo pres­ti­gio se ha ele­va­do a es­ca­la uni­ver­sal.

No ten­drá mu­cho sen­ti­do

ele­gir a Do­mi­ni­ca­na y no in­ten­tar, al me­nos, aprender

a bai­lar me­ren­gue, ba­cha­ta o sal­sa. En Pun­ta Ca­na hay dis­co­te­cas per­fec­tas pa­ra

ello

Igual re­sul­ta­ría muy di­ver­ti­do prac­ti­car deportes si se ama el golf, apro­ve­chan­do que a lo largo de la fran­ja de Pun­ta Ca­na se han crea­do 11 cam­pos, di­se­ña­dos por ver­da­de­ras le­yen­das co­mo Nick Pri­ce (Pun­ta Blan­ca Golf Club, el pri­me­ro en el Ca­ri­be idea­do por el ju­ga­dor sud­afri­cano ga­na­dor del Abier­to Bri­tá­ni­co de 1994), Jack Nic­klaus (Pun­ta Es­pa­da Golf Club y Hard Rock Golf Club en Ca­na Bay), P.B. Dye (Ibe­ros­ta­te Ba­va­ro Golf Club y Ca­na Golf Club), Tom Fa­zio y Tom Mar­zolf (Co­ra­les Golf Club), Jo­sé «Pe­pe» Gan­ce­do (Co­co­tal Golf & Country Club)...

Tal vez se ha ex­ten­di­do a los cua­tro vien­tos que Pun­ta Ca­na (tam­bién Bá­va­ro) cla­si­fi­ca en­tre las me­jo­res 10 pla­yas del pla­ne­ta (de he­cho, aquí se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de cer­ti­fi­ca­dos Ban­de­ra Azul), lo cual cons­ti­tu­ye un mo­ti­vo más que su­fi­cien­te pa­ra que en­ca­be­ce la nó­mi­na de los des­ti­nos que ha­brá que vi­si­tar aun­que sea una vez en la vi­da. Sin em­bar­go, Excelencias les ase­gu­ra que es­ta tie­rra no es en lo ab­so­lu­to en­ca­si­lla­ble: Pun­ta Ca­na es un lu­gar que in­vi­ta a so­ñar des­pier­tos.

Siem­pre re­sul­ta una gran opor­tu­ni­dad de­gus­tar esos pla­tos crio­llos que lo­gra­ron que en su mo­men­to Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na fue­ra de­no­mi­na­da Ca­pi­tal Gas­tro­nó­mi­ca del Ca­ri­be

Pa­ra los aman­tes del golf exis­ten 11 cam­pos crea­dos a lo largo de la fran­ja cos­te­ra.

Con fre­cuen­cia Al­tos de Cha­vón ha si­do ele­gi­da por las ce­le­bri­da­des del mun­do ar­tís­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.