Tren cru­ce­ro de Ecua­dor, Un pa­seo en­tre vol­ca­nes

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / AN­DREA NOVAL FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

El tren cruza

el bos­que nu­bla­do, re­co­rre

mer­ca­dos an­ces­tra­les, vi­si­ta ta­lle­res ar­te­sa­na­les y lo

lle­va a co­no­cer al úl­ti­mo hie­le­ro del Chim­bo­ra­zo

ATRA­VIE­SA LOS AN­DES DE ECUA­DOR RE­CO­RRIEN­DO LAS MÁS BE­LLAS TIE­RRAS AL­TAS, EL BOS­QUE NU­BO­SO, LOS PAI­SA­JES COS­TE­ROS Y LAS MON­TA­ÑAS. FUE RE­CO­NO­CI­DO CO­MO EL ME­JOR TREN DE LU­JO EN AMÉ­RI­CA DEL SUR EN 2014, 2015 Y 2016. Y POR SI FUE­RA PO­CO, TAM­BIÉN OS­TEN­TA EL PRE­MIO EXCELENCIAS

Via­ja a la Ave­ni­da de los Vol­ca­nes con más de 10 crá­te­res, en­tre ellos el ma­jes­tuo­so vol­cán Tun­gu­rahua con 5 023 m y aún ac­ti­vo. Es un re­co­rri­do de 450 km que as­cien­de a los 3 600 m y des­cien­de al ni­vel del mar du­ran­te la tra­ve­sía.

Mo­der­nas má­qui­nas elec­tro-die­sel y an­ti­guas lo­co­mo­to­ras a va­por be­lla­men­te res­tau­ra­das ador­nan y dan vi­da a un con­voy de dos co­ches de lu­jo. El pri­me­ro es co­lo­nial; el se­gun­do, de es­ti­lo re­pu­bli­cano, con ca­pa­ci­dad má­xi­ma pa­ra cin­cuen­ta pa­sa­je­ros, lo que ga­ran­ti­za un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do. Pe­ro los atrac­ti­vos son mu­chos: un co­che bar y tien­da de re­ga­los, dos có­mo­das sa­las pa­no­rá­mi­cas y una te­rra­za al ai­re li­bre son las be­lle­zas que ha­cen del Tren Cru­ce­ro de Ecua­dor una ma­ra­vi­lla de Amé­ri­ca.

Sus co­la­bo­ra­do­res son em­pre­sas de tu­ris­mo lo­cal con al­tos es­tán­da­res de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y am­bien­tal. El tren cruza el bos­que nu­bla­do, re­co­rre mer­ca­dos an­ces­tra­les, vi­si­ta ta­lle­res ar­te­sa­na­les y lo lle­va a co­no­cer al úl­ti­mo hie­le­ro del Chim­bo­ra­zo. Igual­men­te, con él des­cu­bren las be­lle­zas de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas e in­clu­so se pue­de aprender de la cos­mo­go­nía an­di­na y sus tra­di­cio­nes an­ces­tra­les.

Ca­da uno de los cua­tro va­go­nes cli­ma­ti­za­dos tie­ne un es­ti­lo ecua­to­riano dis­tin­to y pue­de al­ber­gar a 54 pa­sa­je­ros. Dos va­go­nes con si­llas y me­sas fun­cio­nan co­mo un va­gón res­tau­ran­te. Cuen­ta ade­más con otros atrac­ti­vos son un va­gón bar que ofre­ce ape­ri­ti­vos y be­bi­das y una tien­da de re­ga­los. Pe­ro al­go que le lla­ma­rá mu­chí­si­mo la aten­ción es el va­gón de ob­ser­va­ción con so­fás y una pla­ta­for­ma ex­te­rior.

La co­ci­na an­ces­tral es par­te in­te­gral de la fas­ci­nan­te ex­pe­rien­cia cul­tu­ral de es­te via­je. El tren cruza gran­des plan­ta­cio­nes de ca­ña de azú­car, plá­tano, pi­ña, arroz y to­do ti­po de fru­tas tro­pi­ca­les. Se­ría una pe­na de­jar de probar los ju­gos na­tu­ra­les re­cién he­chos a bor­do. Cul­ti­vos de qui­noa co­lo­rean un pai­sa­je sal­pi­ca­do por re­ba­ños de ove­jas, lla­mas y los to­nos bri­llan­tes de los pon­chos que usan los cam­pe­si­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.