Li­ma y el tu­ris­ta de nue­vo ti­po

CIER­TOS VA­CA­CIO­NIS­TAS QUIE­REN PRE­SEN­CIAR LA REALI­DAD MÁS CRU­DA EN LA CA­PI­TAL DE PE­RÚ. POR TAL RAZÓN, SE UNEN AL SHANTY TOWN WAL­KING TOUR QUE LES PRE­SEN­TA UN PA­NO­RA­MA QUE NO LOS DE­JA IN­DI­FE­REN­TES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / ENRIQUE MI­LA­NÉS LEÓN FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Di­cen que el mar­tes 5 de fe­bre­ro de 1985, a la vis­ta de Vi­lla El Sal­va­dor, Juan Pa­blo II pre­gun­tó: «¿Có­mo ha­ce to­da es­ta gen­te pa­ra vi­vir?». Esa ma­ña­na, im­pre­sio­na­do an­te más de dos mi­llo­nes de pe­rua­nos, el Pa­pa guar­dó su dis­cur­so e im­pro­vi­só otras pa­la­bras mi­ran­do a los ojos de una mul­ti­tud que rom­pió en llanto al es­cu­char­le: «¡Ham­bre de Dios, sí; ham­bre de pan, no!».

Que el Pa­pa via­je­ro hi­cie­ra esa pre­gun­ta pre­ci­sa­men­te allí te­nía una ex­pli­ca­ción. El Sal­va­dor era y es el dis­tri­to más po­bre de Li­ma. Tal con­di­ción, que lo apar­ta de las tra­di­cio­na­les guías tu­rís­ti­cas, ha des­per­ta­do sin em­bar­go, el in­te­rés de via­je­ros que quie­ren co­no­cer el Pe­rú pro­fun­do.

Con el tiem­po, es­ta vi­lla de me­dio mi­llón de per­so­nas, puz­le ar­ma­do en los años 40 del si­glo pa­sa­do por mi­gra­cio­nes in­ter­nas, ha vis­to cre­cer el nú­me­ro de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros que apa­re­cen de re­pen­te en cual­quie­ra de sus de­sola­das ca­lles.

Fa­mi­lias po­bres han le­van­ta­do, al bor­de de los ce­rros, en­de­bles cha­bo­las, ba­jas ca­sas de la­dri­llo des­cu­bier­to o de plás­ti­co y car­tón, plan­chas me­tá­li­cas y ma­de­ras de ba­ja ca­li­dad. Y aun­que en las no­ches la co­rrien­te eléc­tri­ca ya no es una qui­me­ra y mo­der­nas antenas se le­van­tan en cla­ro anacro­nis­mo, la pre­ca­rie­dad de las le­tri­nas, las co­ci­nas con le­ña, la vio­len­cia re­pen­ti­na… com­po­nen el real es­lo­gan que el tu­ris­ta pue­de ha­llar en­tre lí­neas en Vi­lla El Sal­va­dor.

Los nom­bres de la prác­ti­ca son tan pe­cu­lia­res co­mo ella mis­ma: ex­pe­rien­cia an­tro­po­ló­gi­ca, tu­ris­mo vi­ven­cial o de po­bre­za, a me­nu­do apro­ve­cha­do por pe­rua­nos que, con una pre­pa­ra­ción cul­tu­ral su­pe­rior a la me­dia de los po­bla­do­res de es­ta vi­lla del sur de Li­ma, ex­plo­tan en el «guía a día» de lar­gas ca­mi­na­tas, un mo­des­to Po­to­sí que tien­de al al­za.

Hay quie­nes quie­ren pre­sen­ciar la reali­dad más cru­da. Con Ha­ku Tours, úni­ca agen­cia de Li­ma que ofre­ce vi­si­tar las zo­nas po­bres, pue­den ha­cer­lo: los guías a car­go del shanty town wal­king

tour, prin­ci­pal ofer­ta al res­pec­to, no pier­den oca­sión de con­du­cir­los por unos 40 o 50 dó­la­res a tra­vés de un pai­sa­je de bru­mas per­pe­tuas, ya sea por la nie­bla o por el pol­vo, en­tre an­gos­tas ca­lle­jue­las, abrup­tas es­ca­li­na­tas y pe­que­ños mer­ca­dos que, a la puer­ta mis­ma de las ca­sas, ven­den pla­tos con hier­bas y es­pe­cias, car­nes, fru­tas, ve­ge­ta­les, pes­ca­dos y ce­rea­les. La ini­cia­ti­va es­tá di­ri­gi­da a co­no­cer a las per­so­nas en un en­torno no edul­co­ra­do. Vi­lla El Sal­va­dor, que con­cen­tra un nú­me­ro im­por­tan­te del mi­llón 300 000 de po­bres li­me­ños, tie­ne mu­cho que mos­trar. Pro­fe­sio­na­les abier­tos a la asis­ten­cia so­cial son a me­nu­do los clien­tes de Ha­ku Tours, agen­cia que ha res­pal­da­do la cons­truc­ción de co­me­do­res so­cia­les y guar­de­rías infantiles.

Tal prác­ti­ca sin­gu­lar aun­que no es una ex­clu­si­vi­dad pe­rua­na, ad­quie­re ma­yor no­to­rie­dad por­que se con­tra­po­ne no so­lo a la pro­mo­ción tra­di­cio­nal de los ser­vi­cios de ocio, sino tam­bién a la mo­le de con­cre­to de 10 km –co­no­ci­da co­mo el mu­ro de la ver­güen­za– que en la mis­ma Li­ma se­pa­ra el mal­tra­ta­do asen­ta­mien­to de Vis­ta Her­mo­sa, en San Juan de Mi­ra­flo­res, del por­ten­to­so barrio Las Ca­sua­ri­nas.

No es que Pe­rú ha­ya cam­bia­do pa­ra los vi­si­tan­tes. Es que es­tos han ahon­da­do su mi­ra­da, que des­de ha­ce un tiem­po bus­ca más allá del cen­tro his­tó­ri­co Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la UNESCO, de la ciu­da­de­la in­ca de Ma­chu Pic­chu y del de­sér­ti­co enig­ma de Nas­ca, de las man­sio­nes y el ma­le­cón de Mi­ra­flo­res y del muy repu­tado res­tau­ran­te Cen­tral, un ha­bi­tual en­tre los me­jo­res de Amé­ri­ca La­ti­na.

Li­ma tie­ne otro pai­sa­je hu­mano que en­se­ñar más allá de la bohe­mia noc­tur­na de Ba­rran­co y su Puen­te de los sus­pi­ros, de los ve­tus­tos ár­bo­les de San Isidro, de las ha­cien­das vi­ti­vi­ní­co­las y los par­ques de San­tia­go Sur­co, y de la ma­jes­tuo­si­dad de la Pla­za de Ar­mas y la Ca­te­dral. Mu­cho más.

Los tu­ris­tas de es­te cru­ce­ro azul lla­ma­do Tie­rra quie­ren ver has­ta las lí­neas más del­ga­das en el ros­tro múl­ti­ple de los pue­blos que vi­si­tan. So­bre­pa­san­do los lí­mi­tes de la ciu­dad pro­mo­vi­da por los gran­des tu­ro­pe­ra­do­res, vi­si­tan­tes de to­dos los con­ti­nen­tes han da­do en Li­ma con gen­te hu­mil­de, ham­brien­ta de fe, que mien­tras les abren las puer­tas de sus cha­bo­las, in­ten­tan res­pon­der a San Juan Pa­blo II có­mo es que ha­cen pa­ra vi­vir.

Li­ma tie­ne otro pai­sa­je hu­mano que en­se­ñar más allá de la bohe­mia noc­tur­na de Ba­rran­co y su Puen­te de los sus­pi­ros, de los ve­tus­tos ár­bo­les de San Isidro, de las ha­cien­das vi­ti­vi­ní­co­las y los par­ques de San­tia­go Sur­co, y de la ma­jes­tuo­si­dad de la Pla­za de Ar­mas y la Ca­te­dral. Mu­cho más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.