La mar­ca de Os­car Nie­me­yer

SÃO PAU­LO, LA CIU­DAD MÁS GRAN­DE DE SU­DA­MÉ­RI­CA, CON­VO­CA NO SO­LO POR SU SÓ­LI­DA ECONOMÍA, LO CUAL LA TOR­NA MUY ATRAC­TI­VA PA­RA LOS NE­GO­CIOS, SINO QUE ADE­MÁS SU ENOR­ME FUER­ZA CUL­TU­RAL Y SUS ÍCO­NOS TU­RÍS­TI­COS LA REAFIRMAN CO­MO UN DES­TINO DE VIA­JE OBLI­GA­TO­RIO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / JO­SÉ LUIS ES­TRA­DA BETANCOURT FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

«E sta es la ar­qui­tec­tu­ra que ha­go, bus­can­do nue­vas for­mas, di­fe­ren­tes. La sor­pre­sa es cla­ve en to­do ar­te… La ca­pa­ci­dad ar­tís­ti­ca del hor­mi­gón ar­ma­do es tan fan­tás­ti­ca… es el ca­mino a se­guir… Las cur­vas son la esen­cia de mi tra­ba­jo, ya que son la esen­cia de Bra­sil, pu­ro y sim­ple. Soy bra­si­le­ño an­tes que ar­qui­tec­to. No pue­do se­pa­rar am­bos as­pec­tos». Las pa­la­bras del gran Os­car Nie­me­yer (1907-2012) no so­lo de­fi­nen el es­ti­lo que ri­gió una obra que lo con­vir­tió en un ar­tis­ta de ta­lla uni­ver­sal, en un genio, sino que tam­bién po­nen de ma­ni­fies­to el enor­me or­gu­llo que sen­tía por su tie­rra quien se ha­lla­ba en­tre los crea­do­res más em­ble­má­ti­cos del si­glo XX.

Sir­ven pa­ra ejem­pli­fi­car su pa­pel co­mo pio­ne­ro de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ni­te­rói con su cú­pu­la de 50 m de diá­me­tro y tres pi­sos, que rea­li­za­ra a los cien años de edad; la Ca­te­dral de Brasilia, esa asom­bro­sa es­truc­tu­ra hi­per­bo­loi­de de sec­cio­nes asi­mé­tri­cas que co­men­za­ra a des­per­tar ad­mi­ra­ción des­de 1970; el Con­gre­so Na­cio­nal bra­si­le­ño, que una dé­ca­da an­tes se es­ta­ble­ció co­mo se­de del po­der le­gis­la­ti­vo fe­de­ral en Bra­sil, o el edi­fi­cio que aco­ge las Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York (1952), un pro­yec­to en el cual par­ti­ci­pó acom­pa­ña­do por co­le­gas de pri­me­rí­si­mo ni­vel co­mo el re­nom­bra­do Le Cor­bu­sier.

Sin em­bar­go, y a pe­sar de que la hue­lla de Nie­me­yer se pue­de re­co­no­cer en me­dio mun­do, exis­te una ur­be den­tro del gi­gan­te del sur que lo vio na­cer, la cual vi­ve or­gu­llo­sa por dar­le ca­bi­da a obras mo­nu­men­ta­les que cons­ti­tu­yen una mar­ca de su in­ge­nio: São Pau­lo, due­ña de si­tios que hay que vi­si­tar obli­ga­to­ria­men­te si se quie­re pre­su­mir de ha­ber vi­si­ta­do la ciu­dad más gran­de de Su­da­mé­ri­ca y una de las más be­llas y sor­pren­den­tes del pla­ne­ta, en bue­na me­di­da por la enor­me fuer­za de su es­plén­di­da cultura.

Por to­do lo an­te­rior, São Pau­lo ade­más de ser res­pon­sa­ble de más de 10 % del PBI de Bra­sil, lo cual la tor­na en un te­rri­to­rio ideal pa­ra los ne­go­cios, se trans­for­ma en un des­tino de via­je que eli­gen aque­llos ca­pa­ces de apre­ciar ver­da­de­ros ico­nos de ese ar­te (y tam­bién téc­ni­ca) de di­se­ñar, pro­yec­tar, cons­truir y mo­di­fi­car edi­fi­cios y es­pa­cios pú­bli­cos.

LA SOR­PRE­SA CO­MO CLA­VE

Va­rias son las edi­fi­ca­cio­nes con­ce­bi­das por Nie­me­yer que se­ño­rean en São Pau­lo y cu­yo dis­fru­te nos con­du­cen a re­co­rrer la iden­ti­dad, la na­tu­ra­le­za más ín­ti­ma, de un país fa­bu­lo­so. El Au­di­to­rio Ibi­ra­pue­ra cons­ti­tu­ye una de ellas.

Si­tua­do muy pró­xi­mo al cen­tro de la ciu­dad, el Au­di­to­rio Ibi­ra­pue­ra es­tá en­cla­va­do en el par­que que le da nom­bre, el cual re­sul­ta un con­jun­to que el ar­qui­tec­to em­pe­zó a pro­yec­tar a prin­ci­pios de la dé­ca­da del 50. Se tra­ta de un com­ple­jo que en la ac­tua­li­dad abre de jue­ves a do­min­go, y cuen­ta con una sa­la de con­cier­tos de 800 asien­tos. Sin em­bar­go, es­te in­mue­ble eje­cu­ta­do en hor­mi­gón, es ca­paz de am­pliar su ca­pa­ci­dad has­ta pa­ra 15 000 per­so­nas cuan­do un por­tón tra­se­ro de 20 m de an­cho se abre y de­ja el es­ce­na­rio al des­cu­bier­to pa­ra la rea­li­za­ción de even­tos al ai­re li­bre.

Di­se­ña­do co­mo un tra­pe­zoi­de blan­co in­men­so, con su en­tra­da de te­cho ro­jo (mar­que­si­na me­tá­li­ca con apa­rien­cia de len­gua o lla­ma­ra­da), vino a ter­mi­nar­se coin­ci­dien­do con el cuar­to cen­te­na­rio de la fun­da­ción de São Pau­lo, cuan­do el au­tor an­da­ba cer­cano al si­glo de exis­ten­cia, des­pués de que en­tre 1951 y 2002 idea­ra do­ce ver­sio­nes dis­tin­tas. Un bar, ofi­ci­nas, ca­me­ri­nos, una es­cue­la de mú­si­ca y la se­de del Ins­ti­tu­to Mú­si­ca pa­ra To­dos, ubi­ca­dos en la plan­ta ba­ja, com­ple­tan al Au­di­to­rio de blan­co im­pe­ca­ble.

Pe­ro no es ese el úni­co re­ga­lo pa­ra los sen­ti­dos que en­tre­gó el ar­qui­tec­to ca­rio­ca en el te­rreno del par­que ur­bano que se ex­tien­de por más de 1 500 km2, por­que en ese ver­de, que pa­re­ce que nun­ca ter­mi­na, tam­bién des­ta­ca el fa­mo­so Ci­ci­llo Ma­ta­raz­zo, que an­tes fue­ra Pa­la­cio de la In­dus­tria y des­de ha­ce tiem­po se pre­sen­ta co­mo el Pa­be­llón Bie­nal, por ce­le­brar­se en él la acre­di­ta­da Bie­nal de Ar­tes y Ar­qui­tec­tu­ra.

Le­van­ta­do en­tre 1951 y 1954, en lo for­mal re­sal­ta por las cur­vas y si­nuo­si­da­des que no de­jan in­di­fe­ren­tes en el in­te­rior de un edi­fi­cio que con­tras­ta por su so­brie­dad y di­se­ño rec­tan­gu­lar, por la ri­gi­dez de su es­truc­tu­ra. Y es ese se­llo que dis­tin­gue su queha­cer, el que se iden­ti­fi­ca en el Mu­seo Afro-Bra­sil y en el Pa­be­llón Lucas Nogueira Gar­cez, lla­ma­do po­pu­lar­men­te co­mo OCA.

En­tre pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, grabados, fo­to­gra­fías, do­cu­men­tos y pie­zas et­no­ló­gi­cas, más de 6 000 pie­zas reúne el mu­seo (en­tre ellas del ar­tis­ta de la plás­ti­ca Ema­noel Araú­jo), em­pe­ña­do en con­tar la his­to­ria y el pa-

La hue­lla de Nie­me­yer se pue­de re­co­no­cer en me­dio mun­do, es­pe­cial­men­te en São Pau­lo, la cual vi­ve or­gu­llo­sa por dar­le ca­bi­da a obras mo­nu­men­ta­les que cons­ti­tu­yen una mar­ca de su in­ge­nio

pel que ju­ga­ron los afro­des­cen­dien­tes en la for­ma­ción de la iden­ti­dad bra­si­le­ña. Una gi­gan­tes­ca es­fe­ra blan­ca que nos ha­ce pen­sar que na­ce del mis­mo sue­lo, nos per­mi­te iden­ti­fi­car al OCA, tam­bién des­ti­na­do a mos­trar al­gu­nas de las ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les más im­por­tan­tes que tran­si­tan por la ciu­dad.

EL AR­TE DEL HOR­MI­GÓN AR­MA­DO

Se di­ce que si hay que se­ña­lar un hi­to en São Pau­lo en­tre las en­tre­gas de Os­car Nie­me­yer, ese es el Co­pan: la ma­yor es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do de Bra­sil y el ma­yor edi­fi­cio re­si­den­cial de Amé­ri­ca La­ti­na. Tal vez por esa razón se dé el lu­jo de te­ner has­ta un có­di­go pos­tal pro­pio, el 01066-900, que res­pon­de al nú­me­ro 200 de la Ave­ni­da Ipi­ran­ga.

Se­me­jan­te a la til­de que se uti­li­za so­bre la le­tra «a» de São Pau­lo, es­ta edi­fi­ca­ción al­can­za los 140 m de al­tu­ra, su­fi­cien­tes pa­ra que se dis­tri­bu­yan 37 plan­tas. En re­su­men, son seis blo­ques en los cua­les es­tán di­vi­di­dos los 1 160 apar­ta­men­tos que dan co­bi­ja a cer­ca de 5 000 in­qui­li­nos, un per­fec­to re­fle­jo de la so­cie­dad bra­si­le­ña. Por eso se le co­no­ce co­mo la ciu­dad ver­ti­cal de Nie­me­yer a ese sím­bo­lo de la mo­der­ni­dad pau­lis­ta­na.

No muy le­jos del lu­gar don­de se ha­lla es­ta ma­jes­tuo­sa y mo­der­nis­ta for­ma, se lo­ca­li­za el Edi­fi­cio Montreal, en la es­qui­na de la Ave­ni­da Ipi­ran­ga y Cás­per Li­be­ro, barrio de la Luz. A es­te in­mue­ble re­si­den­cial le co­rres­pon­de el pri­vi­le­gio de ha­ber si­do el pri­mer en­car­go del ar­qui­tec­to en la ur­be en 1950, aun­que su aper­tu­ra tu­vo lu­gar cua­tro años más tar­de. Fue en la fa­cha­da del Edi­fi­cio Montreal, en cu­yo hall se apre­cian tres gran­des pa­ne­les con mo­sai­cos del ar­tis­ta mo­der­nis­ta Di Ca­val­can­ti, don­de Nie­me­yer se apro­ve­chó del mis­mo con­cre­to pa­ra ela­bo­rar los pa­ra­so­les, una idea que lue­go pon­dría nue­va­men­te en prác­ti­ca en Co­pan.

Igual­men­te en el cen­tro, en el nú­me­ro 24 de la ca­lle Jo­sé Bo­ni­fa­cio, en­con­tra­mos el Edi­fi­cio Trián­gu­lo, una cons­truc­ción re­ves­ti­da de vi­drio, cu­ya for­ma geo­mé­tri­ca nos con­du­ce de in­me­dia­to a su de­no­mi­na­ción. Inau­gu­ra­do en 1955, resguarda con ce­lo otra de las crea­cio­nes de Di Ca­val­can­ti.

El Me­mo­rial de Amé­ri­ca La­ti­na, por su par­te, sur­gió a fi­na­les en la dé­ca­da de los 80. Se tra­ta de un cen­tro cul­tu­ral que ate­so­ra par­te im­por­tan­te del ar­te po­pu­lar la­ti­noa­me­ri­cano (en sus sa­las se ex­po­nen al­re­de­dor de 4 000 pie­zas), así co­mo más de 30 000 li­bros. Es­te com­ple­jo re­sal­ta por la va­ria­da y am­plia pro­gra­ma­ción que ofre­ce al pú­bli­co: ex­po­si­cio­nes, es­pec­tácu­los, char­las, ex­hi­bi­ción de pe­lí­cu­las, de­ba­tes... Tam­bién por lu­cir la enor­me es­cul­tu­ra de Nie­me­yer ti­tu­la­da A Gran­de Mao.

Asi­mis­mo en São Pau­lo no se pue­de pa­sar por al­to el Sam­bó­dro­mo, qui­zá la obra más con­cu­rri­da de to­das, de­bi­do a que es si­tio de obli­ga­da pre­sen­cia en tiem­pos de car­na­val. La po­pu­lar pa­sa­re­la con gra­das en for­ma de ar­co a su al­re­de­dor, don­de ade­más de los des­fi­les de las es­cue­las de Sam­ba, se ce­le­bran los del Día de la In­de­pen­den­cia, el 7 de sep­tiem­bre; cuen­ta ade­más con un pi­so de con­cre­to es­truc­tu­ral que im­pi­de inun­da­cio­nes y po­see ca­pa­ci­dad pa­ra cer­ca de 30 000 per­so­nas.

Así, se­guir en São Pau­lo las hue­llas del inol­vi­da­ble Nie­me­yer se con­vier­te en una ma­ra­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad pa­ra, a tra­vés de un pa­seo sig­na­do por la be­lle­za, des­cu­brir de una ma­ne­ra di­fe­ren­te al prin­ci­pal des­tino tu­rís­ti­co de Bra­sil, con sus más de 13 mi­llo­nes de via­je­ros anua­les.

Sur­gi­do a fi­na­les en la dé­ca­da de los 80, el Me­mo­rial de Amé­ri­ca La­ti­na lu­ce la enor­me es­cul­tu­ra de Nie­me­yer ti­tu­la­da A Gran­de Mao

El Edi­fi­cio Montreal se ubi­ca en la es­qui­na de la Ave­ni­da Ipi­ran­ga y Cas­per Li­be­ro.

En la ca­lle Jo­sé Bo­ni­fa­cio se ha­lla el Edi­fi­cio Trián­gu­lo, una cons­truc­ción re­ves­ti­da de vi­drio.

El Co­pan re­cuer­da la til­de que se uti­li­za so­bre la le­tra «a» de Sao Pau­lo.

Las cur­vas son la esen­cia de mi tra­ba­jo, ya que son la esen­cia de Bra­sil, afir­mó el ar­qui­tec­to.

Pa­ra ce­le­brar el cuar­to cen­te­na­rio de la fun­da­ción de Sao Pau­lo se ter­mi­nó el Au­di­to­rio Ibi­ra­pue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.