El sue­ño de dos es­pa­ño­les de vo­lar a Cu­ba

LA DÉ­CA­DA DEL 20 DEL PA­SA­DO SI­GLO SE CA­RAC­TE­RI­ZÓ POR LA REA­LI­ZA­CIÓN DE LOS VUE­LOS TRAS­ATLÁN­TI­COS, SIN DU­DAS UNA ME­TA DE LOS AVIADORES DE LA ÉPO­CA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / JORGE OSMANI MO­RENO PÉ­REZ, MIEM­BRO DEL CLUB DE AVIA­CIÓN DE CU­BA FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Des­de 1925, Ig­na­cio Ji­mé­nez ha­bía es­ta­ble­ci­do ré­cords na­cio­na­les con la uti­li­za­ción de un avión Bre­guet XIX, fa­bri­ca­do en Fran­cia y pos­te­rior­men­te en Es­pa­ña por C.A.S.A., Cons­truc­cio­nes Ae­ro­náu­ti­cas S.A. En es­te nue­vo pro­yec­to, Ji­mé­nez y Fran­cis­co Igle­sias Bra­ge te­nían pues­ta su mi­ra­da en Cu­ba, don­de tan­tos es­pa­ño­les vi­vían en un am­bien­te de fuer­tes tra­di­cio­nes his­pa­nas. La ru­ta a se­guir se efec­tua­ría, en su ma­yor tiem­po, so­bre el océano con el con­sa­bi­do ries­go que con­lle­va vo­lar so­bre es­ta gran ma­sa de agua. Por tal mo­ti­vo, las au­to­ri­da­des ae­ro­náu­ti­cas no la apro­ba­ron.

La al­ter­na­ti­va del man­do fue rea­li­zar el vue­lo en di­rec­ción Es­te, por lo que se les in­di­có tra­ba­jar en ese sen­ti­do. Ji­mé­nez e Igle­sias acep­ta­ron de bo­ca la pro­pues­ta pe­ro, en se­cre­to, los pre­pa­ra­ti­vos fue­ron pen­sa­dos pa­ra ma­te­ria­li­zar su sue­ño de lle­gar has­ta la Is­la. Tam­bién, en se­cre­to, con­tac­ta­ron con au­to­ri­da­des cu­ba­nas, las cua­les les ofre­cie­ron de­ta­lles de las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas más fre­cuen­tes en el Ca­ri­be y en la Ma­yor de las An­ti­llas.

Lue­go de ar­duas dis­po­si­cio­nes lle­gó el día del vue­lo, el 9 de ma­yo de 1928. Des­pe­ga­rían, pon­drían rum­bo Es­te y lue­go gi­ra­rían y se lan­za­rían ha­cia Cu­ba. Un per­can­ce en el ins­tan­te de la sa­li­da mo­ti­vó que el man­do es­pa­ñol des­cu­brie­ra su es­tra­ta­ge­ma, por lo que am­bos fue­ron amo­nes­ta­dos.

El 24 de mar­zo de 1929 se fi­jó la fe­cha pa­ra el vue­lo pro­yec­ta­do. Es­ta vez se­ría ha­cia Su­da­mé­ri­ca, des­de Ta­bla­da has­ta Bra­sil, lo cual les per­mi­tía re­co­rrer la dis­tan­cia ne­ce­sa­ria pa­ra rom­per el ré­cord. En es­ta oca­sión, tam­bién se im­po­nía el cru­ce del Atlán­ti­co.

El avión Bre­guet XIX Jesús del Gran Po­der es­ta­ba de­co­ra­do con es­tam­pas an­da­lu­zas. Y aun­que el vue­lo fue un éxi­to no lo­gra­ron rom­per el ré­cord y de­ci­die­ron con­ti­nuar el pe­ri­plo a lo largo de Su­da­mé­ri­ca y fi­jar el des­tino fi­nal en La Ha­ba­na. No fal­ta­ron en la tra­ve­sía mo­men­tos ten­sos, así co­mo en­tu­sias­tas bien­ve­ni­das en los paí­ses que vi­si­ta­ron. Fi­nal­men­te, el 10 de ma­yo par­tie­ron de Ma­na­gua, Ni­ca­ra­gua, ha­cia La Ha­ba­na, con una pe­que­ña es­ca­la en Gua­te­ma­la.

En la ca­pi­tal de Cu­ba fue­ron re­ci­bi­dos con jú­bi­lo en el ae­ro­puer­to mi­li­tar de Co­lum­bia lue­go de so­bre­vo­lar el Ca­pi­to­lio. Un to­tal de 22 000 km re­co­rri­dos y 121 ho­ras de tra­ve­sía re­sul­tó el ba­lan­ce fi­nal. Du­ran­te su es­tan­cia en La Ha­ba­na, fue­ron ho­me­na­jea­dos por va­rias ins­ti­tu­cio­nes y el pue­blo. El 7 de ju­nio, con el Jesús del Gran Po­der des­ar­ma­do, Ji­mé­nez e Igle­sias abor­da­ron el bu­que Al­mi­ran­te Cervera que los lle­vó de vuel­ta a Cá­diz.

El tra­yec­to fi­nal de Cá­diz a Ma­drid, vía Se­vi­lla, fue en­ga­la­na­do por una gran de­mos­tra­ción de jú­bi­lo. Unos 125 avio­nes lo acom­pa­ña­ron has­ta el ae­ro­puer­to de Ge­ta­fe en Ma­drid y fue­ron ovacionados por un nu­me­ro­so pue­blo, los Re­yes de Es­pa­ña y al­tos man­dos del Ejér­ci­to del Ai­re.

FRAN­CIS­CO IGLE­SIAS BRA­GE IG­NA­CIO JI­MÉ­NEZ C.A.S.A.- BRE­GUET XIX JESÚS DEL GRAN PO­DER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.