Don­de el «lo­mo» de las An­ti­llas es más blan­co. La ru­ta B

CON­TI­NÚA LA AVEN­TU­RA A TRA­VÉS DEL LI­TO­RAL SEPTENTRIONAL DE CU­BA. UNOS 1 000 KM POR LAS COS­TAS DE LAS PRO­VIN­CIAS OC­CI­DEN­TA­LES EN SUS LÍ­MI­TES GEO­GRÁ­FI­COS CON EL GOL­FO DE MÉ­XI­CO Y EL OCÉANO ATLÁN­TI­CO, Y AL­GU­NAS PA­RA­DAS MÁS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

«El nor­te de la is­la de Cu­ba es la zo­na más «lu­mi­no­sa» del Ar­chi­pié­la­go», de­cía­mos en la edi­ción 154 de la re­vis­ta

Excelencias Tu­rís­ti­cas del Ca­ri­be y las Amé­ri­cas. Ex­cep­cio­nal pa­ra co­no­cer la geo­gra­fía, la economía y la cultura cu­ba­nas, pue­de des­an­dar­se por un úni­co ca­mino, aun­que con dis­tin­tos nom­bres, que per­mi­te ex­plo­rar­lo des­de su ex­tre­mo oc­ci­den­tal has­ta su fi­lo orien­tal, don­de en días cla­ros se de­li­nean en el ho­ri­zon­te al­gu­nas cos­tas de Hai­tí.

El Cir­cui­to Nor­te, co­mo he­mos de­ci­di­do nom­brar­la de for­ma ge­né­ri­ca, no siem­pre re­sul­ta una vía am­plia y ex­pe­di­ta ni en to­dos los tra­mos es­tá en las me­jo­res con­di­cio­nes téc­ni­cas, pe­ro –in­sis­ti­mos– me­re­ce la pe­na re­co­rrer­la. Eso sí, hay que pres­tar aten­ción a la ca­rre­te­ra y tran­si­tar mo­de­ra­da­men­te.

Así, nues­tra pu­bli­ca­ción de­ci­dió ini­ciar una su­ge­ren­te gi­ra por la Is­la que us­ted pue­de rea­li­zar por pro­pia cuen­ta si de­ci­de «va­gar» va­rios días por el país, sea en una o en va­rias tem­po­ra­das. Es­ta­mos vi­si­tan­do los fa­mo­sos po­los tu­rís­ti­cos, pe­ro tam­bién la Cu­ba pro­fun­da, esa que ilu­mi­na y de­fi­ne el pai­sa­je fí­si­co y hu­mano de la Ma­yor de las An­ti­llas.

La sa­ga –que a ve­ces se le con­ver­ti­rá en odi­sea– cons­ti­tu­ye un «tu­to­rial» mí­ni­mo pa­ra co­no­cer el país en sus gran­de­zas y en sus de­ta­lles. So­lo brin­da­mos es­bo­zos ge­ne­ra­les, lo par­ti­cu­lar se lo de­ja­mos a us­ted. Es­ta ha de ser su pro­pia aven­tu­ra.

La «pri­me­ra tem­po­ra­da» de la se­rie abar­ca las cin­co pro­vin­cias oc­ci­den­ta­les. Co­men­zó por el rum­bo La Ha­ba­na-Ar­te­mi­sa-Pi­nar del Río-Ar­te­mi­sa-La Ha­ba­na. La Ru­ta-A –así bau­ti­za­da– em­pe­zó en la au­to­pis­ta que lle­va de la ca­pi­tal a la prin­ci­pal ciu­dad de Vuel­ta­ba­jo, pa­ra de ahí ir al en­cuen­tro del Cir­cui­to Nor­te en su na­ci­mien­to de po­nien­te a le­van­te, Gua­naha­ca­bi­bes.

El de­rro­te­ro de hoy (la Ru­ta-B) sur­ca por La Ha­ba­na-Ma­ya­be­que-Ma­tan­zas-Ma­ya­be­que-La Ha­ba­na. Co­mo el iti­ne­ra­rio an­te­rior, du­ra tres días. La ex­pe­di­ción com­ple­ta por el oc­ci­den­te, in­clu­yen­do lle­ga­da e ida del país, le exi­ge en­ton­ces de al me­nos una se­ma­na, pe­ro si es­tá –co­mo de­ci­mos en Cu­ba– «un po­qui­to apre­ta­do de tiem­po», pue­de sal­tar­se al­gún si­tio. O ha­cer­lo por eta­pas, cuan­do re­gre­se de nue­vo a la Is­la.

PRE­LI­MI­NA­RES DE LA RU­TA-B

De la ca­pi­tal a Va­ra­de­ro el Cir­cui­to Nor­te in­clu­ye to­tal o par­cial­men­te tres ca­rre­te­ras en­tre­la­za­das, la Vía Mo­nu­men­tal, que na­ce en el la­do orien­tal del tú­nel de la Bahía de La Ha­ba­na, la Vía Blan­ca y la Au­to­pis­ta Sur, que con­flu­ye con la Vía Blan­ca en el tra­mo que va de la es­ta­ción de Pea­je de Va­ra­de­ro a Pun­ta de Hi­ca­cos, en la pe­nín­su­la ho­mó­ni­ma.

El co­rre­dor de unos 150 km po­see gran­des va­lo­res es­ce­no­grá­fi­cos por sus am­plios tra­mos de li­to­ral cos­te­ro, el en­torno de las pla­yas, el puen­te de Ba­cu­na­ya­gua, el Va­lle del Yu­mu­rí, la Bahía de Ma­tan­zas, la ciu­dad asen­ta­da en la mis­ma y, por su­pues­to, el bal­nea­rio de Va­ra­de­ro.

El pri­mer día de la ex­pe­di­ción tran­si­ta­re­mos de La Ha­ba­na has­ta la ciu­dad de Ma­tan­zas. La ma­yor par­te del via­je se­rá por la Vía Blan­ca; en el en­tron­que que ha­lla­re­mos des­pués de de­jar atrás el puen­te de Ba­cu­na­ya­gua do­bla­re­mos a la de­re­cha, pa­ra atra­ve­sar el Va­lle del Yu­mu­rí; y de allí aga­rra­re­mos por la ca­rre­te­ra de Co­rral Nue­vo has­ta la Ate­nas de Cu­ba.

El se­gun­do día nos di­ri­gi­re­mos de la Ciu­dad de los Puen­tes a Va­ra­de­ro, con es­ca­las en las cuevas de Be­lla­mar y el río Ca­ní­mar, en­tre otros ac­ci­den­tes na­tu­ra­les y pa­no­rá­mi­cas hu­ma­nas.

El ter­cer día, pa­ra evi­tar re­tor­nar a La Ha­ba­na por el mis­mo tra­yec­to, «ba­ja­re­mos» des­de la Playa Azul por pue­blos y asen­ta­mien­tos ru­ra­les has­ta lle­gar a la Cié­na­ga de Za­pa­ta; y de allí «su­bire­mos» pa­ra la ca­pi­tal por la Au­to­pis­ta Na­cio­nal, con es­ca­la en la ciu­da­de­la con­dal de San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio.

CO­MIEN­ZA LA AVEN­TU­RA

Si es­co­gió rea­li­zar en los días an­te­rio­res la Ru­ta-A de la ex­pe­di­ción, la que des­cri­bi­mos en el an­te­rior nú­me­ro de Excelencias, le su­ge­ri­mos dis­fru­tar la no­che ha­ba­ne­ra.

Si re­cién lle­gó de otro país pa­ra la Ru­ta-B, al arri­bar re­co­ja el au­to de ren­ta y di­rí­ja­se al hos­pe­da­je ya re­ser­va­do, pa­ra re­cu­pe­rar­se del via­je y ul­ti­mar de­ta­lles de la gi­ra. Tal vez pue­da, ade­más, dar un pa­seo por el Cen­tro His­tó­ri­co, y si to­da­vía so­bran ener­gías, pa­sar par­te de la no­che en al­gu­na dis­co­te­ca o cabaret. Va­le ca­mi­nar por el Ma­le­cón.

1ER. DÍA

DEL AMA­NE­CER A INI­CIO DE LA MA­ÑA­NA

Con las pri­me­ras lu­ces del día atra­ve­sa­re­mos el Tú­nel de la Bahía, don­de na­ce la Vía Mo­nu­men­tal, una de las me­jor pen­sa­das de la na­ción, por la ar­mo­nía que lo­gra en­tre lo fun­cio­nal y lo es­cé­ni­co. De tres ca­rri­les en am­bos sen­ti­dos, se­pa­ra­dor cen­tral con áreas ver­des e ilu­mi­na­ción vehi­cu­lar, con­du­ce a la Vía Blan­ca, una ca­rre­te­ra de dos sen­das en ca­da di­rec­ción y se­pa­ra­dor cen­tral de mu­re­te ba­jo o mar­ca en el pa­vi­men­to.

Del Tú­nel de la Bahía al Rin­cón de Gua­na­bo, en la fron­te­ra con la pro­vin­cia de Ma­ya­be­que, hay unos 31 km. An­tes de lle­gar allí su­bire­mos al Mi­ra­dor de Be­llo­mon­te. Has­ta fi­na­les de los años 80 del pa­sa­do si­glo, fue si­tio obli­ga­do pa­ra los enamo­ra­dos si que­rían «un ro­man­ce con to­das las de la ley».

Ya no tie­ne la mís­ti­ca de an­ta­ño. Aho­ra es un pa­ra­dor cual­quie­ra, pe­ro des­de esa al­tu­ra podemos ob­ser­var una de las imá­ge­nes más ca­rac­te­rís­ti­cas del nor­te cu­bano, las gran­des fran­jas de pla­yas cal­cá­reas, con sus fi­nas y blan­cas are­nas.

Des­de la desem­bo­ca­du­ra del río Ba­cu­ra­nao –a la sa­li­da del re­par­to Ala­mar– al Rin­cón de Gua­na­bo, va­rias son las pla­yas a las que acu­den na­cio­na­les y vi­si­tan­tes. Ba­cu­ra­nao, Ta­ra­rá, Mé­gano, San­ta Ma­ría del Mar, Bo­ca Cie­ga, Gua­na­bo, La Ve­ne­cia­na (con sus ca­na­les pa­ra ya­tes), Bri­sas del Mar. Be­llo­mon­te so­lo ofre­ce una vis­ta parcial de ellas, cons­ti­tu­ye, sin em­bar­go, una opor­tu­ni­dad

úni­ca: no es co­mún a lo largo del ar­chi­pié­la­go ob­te­ner una pers­pec­ti­va tan es­pe­cí­fi­ca de es­tos es­pa­cios.

Las pla­yas son el pri­mer «en­tre­te­ni­mien­to na­cio­nal», des­pués es­tá el béis­bol, y a con­ti­nua­ción las fra­ter­na­les dis­cu­sio­nes so­bre cual­quier te­ma, sin im­por­tar cuán ba­la­díes sean y don­de lo me­ri­to­rio es­tá en ha­blar (o gri­tar) más al­to que el res­to.

De la sa­li­da del Tú­nel de la Bahía al Rin­cón de Gua­na­bo, se­re­mos tes­ti­gos, ade­más, de par­te de lo me­jor y par­te de lo peor de las ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas cu­ba­nas de fi­na­les de la dé­ca­da de los años 50 del pa­sa­do si­glo has­ta hoy.

Hay ejem­plos de apro­pia­ción exi­to­sa de la co­rrien­te in­ter­na­cio­nal, co­mo el re­par­to Ca­mi­lo Cien­fue­gos –a la sa­li­da del via­duc­to sub­ma­rino–; o me­dio­cres, co­mo Ala­mar, «ciu­dad dor­mi­to­rio» que da co­bi­jo a más de cien mil per­so­nas y que la­men­ta­ble­men­te se ha re­pro­du­ci­do por el país a me­nor es­ca­la.

DE INI­CIO A ME­DIA MA­ÑA­NA

De­ja­do atrás Be­llo­mon­te (nom­bre que tam­bién ten­drá un com­ple­jo in­mo­bi­lia­rio chino-cu­bano con cam­po de golf que co­men­za­rá a cons­truir­se por allí pron­to), el pró­xi­mo tra­mo se ex­tien­de por 27 km, del Rin­cón de Gua­na­bo has­ta el puen­te de Ji­ba­coa, con des­tino in­ter­me­dio en San­ta Cruz del Nor­te.

La tra­yec­to­ria, co­mo ha si­do des­de el ini­cio, es­tá ca­rac­te­ri­za­da por la sua­ve to­po­gra­fía y una es­ce­no­gra­fía ma­yor­men­te re­la­jan­te, que «deses­tre­sa», pe­ro aho­ra, ade­más de las ex­ce­len­tes vis­tas ha­cia el mar, po­see com­po­nen­tes in­dus­tria­les, co­mo cam­pos de pe­tró­leo y plan­tas ge­ne­ra­do­ras de elec­tri­ci­dad.

En el iti­ne­ra­rio hay dos asen­ta­mien­tos re­le­van­tes, los pue­blos de pes­ca­do­res de Bo­ca de Ja­ru­co y San­ta Cruz del Nor­te,

Ma­tan­zas tam­bién es co­no­ci­da co­mo la Ciu­dad de los Puen­tes. Es­tá atra­ve­sa­da, ade­más de por el Yu­mu­rí, por el río San Juan, lo que ha con­fi­gu­ra­do una tra­ma de pa­sos ele­va­dos de los más di­ver­sos es­ti­los

aun­que es­te úl­ti­mo, fun­da­do en 1714, ha dis­pues­to his­tó­ri­ca­men­te de un po­ten­te desa­rro­llo, co­mo la fá­bri­ca de Ron Ha­va­na Club y el ex­tin­to in­ge­nio azu­ca­re­ro Ca­mi­lo Cien­fue­gos, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo el Cen­tral de Hers­hey.

Fa­mo­sas hoy mun­dial­men­te por la ca­li­dad de sus be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas, las na­ves de la Ro­ne­ra fue­ron cé­le­bres en los años 30 de la pa­sa­da cen­tu­ria, cuan­do em­bar­ca­cio­nes en­via­das por la ma­fia es­ta­dou­ni­den­se ca­re­na­ban en las cer­ca­nías del alam­bi­que pa­ra car­gar to­ne­les que irían a sa­ciar la «sed» de los pa­rro­quia­nos nor­te­ños dis­pues­tos a bur­lar la Ley Se­ca.

El cen­tral azu­ca­re­ro de Hers­hey, ce­rra­do y des­mon­ta­do a ini­cios de es­te si­glo, es fun­da­men­tal en la his­to­ria y la cultura de San­ta Cruz del Nor­te. Fue cons­trui­do por el mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se Mil­ton S. Hers­hey (1857-1945), quien com­pró mi­les de hec­tá­reas de tie­rra pa­ra usar el azú­car cu­ba­na en su fá­bri­ca de Pen­sil­va­nia de­di­ca­da a la pro­duc­ción de cho­co­la­te.

Inau­gu­ra­do en 1916, el com­ple­jo in­dus­trial tie­ne cua­tro hitos, el in­ge­nio en sí (una par­te fue des­mon­ta­da y otra re­con­ver­ti­da –en­tre los mi­tos que lo ro­dean, se di­ce que Hers­hey usa­ba pa­ra re­fi­nar el dul­ce, car­bón ac­ti­va­do a par­tir de hue­sos de ti­gres), el ba­tey, el jar­dín, y el tren.

So­bre una me­se­ta a cien me­tros de al­tu­ra con res­pec­to al ni­vel del mar, el pue­blo de Hers­hey, de ca­sas con te­chos ver­des, chi­me­neas y pe­cu­lia­res ven­ta­nas, y con una tra­ma ur­ba­nís­ti­ca don­de pre­do­mi­na­ba la ve­ge­ta­ción, era muy si­mi­lar al Hers­hey Cho­co­la­te Town, en el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Pen­sil­va­nia.

El pro­pie­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se qui­so fa­vo­re­cer así a sus em­plea­dos, so­bre to­do a sus co­te­rrá­neos, con el con­cep­to de em­pre­sa-co­mu­ni­dad, que in­cluía es­cue­la, cen­tro mé­di­co, far­ma­cia, áreas de­por­ti­vas y de­más ser­vi­cios ur­ba­nos, ade­más de plan­ta eléc­tri­ca pro­pia, agua po­ta­ble y al­can­ta­ri­lla­do.

Los jar­di­nes de Hers­hey, ubi­ca­dos an­tes de su­bir al pue­blo, tie­nen co­mo cen­tro al río. Bor­dea­do por una tu­pi­da ve­ge­ta­ción tro­pi­cal, tan­to na­ti­va co­mo exó­ti­ca, se con­ci­bió co­mo es­pa­cio de so­laz pa­ra los tra­ba­ja­do­res de la fá­bri­ca y sus fa­mi­lia­res.

El tren de Hers­hey fue inau­gu­ra­do en 1921. Cir­cu­la des­de el pue­blo de Ca­sa Blan­ca, en la Bahía de La Ha­ba­na, has­ta Ma­tan­zas, unos 98 km. Es el úni­co tren eléc­tri­co de Cu­ba.

Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el gru­po Hers­hey ofer­tó su pa­tri­mo­nio en la Is­la a la Cu­ban Atlan­tic Su­gar Com­pany, la que lo ven­dió en 1957 al mag­na­te azu­ca­re­ro Ju­lio Lo­bo, el hom­bre más acau­da­la­do de Cu­ba, no­to­rio por su co­lec­ción de ar­te e his­to­ria

de la épo­ca na­po­leó­ni­ca, par­te de la cual se con­ser­va en el Mu­seo Na­po­leó­ni­co de La Ha­ba­na.

Al triun­far la Re­vo­lu­ción, las pro­pie­da­des fue­ron na­cio­na­li­za­das y al com­ple­jo agroin­dus­trial se le re­bau­ti­zó con el nom­bre del co­man­dan­te del Ejér­ci­to Re­bel­de Ca­mi­lo Cien­fue­gos, fa­lle­ci­do en 1959 en un ac­ci­den­te de avia­ción.

Los cam­pe­si­nos de la zo­na es­ta­rían en­tre los pri­me­ros del país que fun­da­ron coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción agro­pe­cua­ria (CPA), una for­ma de or­ga­ni­za­ción so­cia­lis­ta que con­fron­tó en­ton­ces a las vie­jas y a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Los pa­dres es­ta­ban em­pe­ña­dos en se­guir co­mo agri­cul­to­res ais­la­dos, pe­ro los jó­ve­nes desea­ban vi­vir en pe­que­ños asen­ta­mien­tos, dis­fru­tar las co­mo­di­da­des ur­ba­nas y par­ti­ci­par de una ma­ne­ra más co­lec­ti­va en la cons­truc­ción de la nue­va so­cie­dad.

La co­mu­ni­dad Pe­ña del León, al bor­de del va­lle de Pi­ca­du­ra, al es­te de Hers­hey, fue uno de los lu­ga­res don­de aflo­ra­ron es­tas «con­tra­dic­cio­nes», y sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra una no­ve­la te­le­vi­si­va que dé­ca­das atrás al­can­zó gran po­pu­la­ri­dad en­tre to­das las cu­ba­nas y los cu­ba­nos, sin ex­cep­ción.

DE ME­DIA MA­ÑA­NA A ME­DIA TAR­DE

Del puen­te de Ji­ba­coa al de Ba­cu­na­ya­gua hay ca­si 19 km. En las cer­ca­nías del pri­me­ro exis­ten pla­yas, ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras, ex­tra­ho­te­le­ras y ba­ses de cam­pis­mo, pe­ro en el ca­mino en­tre uno y otro se pier­de de vis­ta el mar. Aho­ra se in­cur­sio­na en­tre mon­ta­ñas ba­jas, des­de las que se ob­ser­va la vas­te­dad de la cam­pi­ña y una pa­le­ta de co­lo­res úni­ca.

A unos cien me­tros so­bre la cres­ta del río ho­mó­ni­mo, el puen­te de Ba­cu­na­ya­gua, con­si­de­ra­do co­mo una de las sie­te ma­ra­vi­llas de la in­ge­nie­ría ci­vil y la ar­qui­tec­tu­ra cu­ba­na, es el más largo y el más al­to del país. Mar­ca la fron­te­ra en­tre Ma­ya­be­que y Ma­tan­zas por el Cir­cui­to Nor­te.

Buen lu­gar pa­ra al­mor­zar, des­de su mi­ra­dor se di­vi­san los más va­rio­pin­tos pai­sa­jes. Al nor­te, el gran abra del río y el Atlán­ti­co; al sur, el Va­lle del Yu­mu­rí, y el Pan de Ma­tan­zas y la Lo­ma del Pa­len­que, pun­tos más al­tos de las pro­vin­cias de Ma­tan­zas y Ma­ya­be­que, res­pec­ti­va­men­te, son par­te de las Al­tu­ras de La Ha­ba­na-Ma­tan­zas, con­jun­to oro­grá­fi­co que de Oes­te a Es­te na­ce en la Bahía de La Ha­ba­na y cul­mi­na en las es­tri­ba­cio­nes de la Bahía de Ma­tan­zas; es de­cir, por don­de has­ta aho­ra he­mos deam­bu­la­do des­de que des­pun­tó el día.

Re­ba­sa­do el puen­te, la Vía Blan­ca nos lle­va más ade­lan­te al en­tron­que de la ca­rre­te­ra ve­ci­nal que atra­vie­sa el Va­lle del Yu­mu­rí, don­de aho­ra nos aden­tra­re­mos. El Va­lle de Vi­ña­les, en Pi­nar del Río, y el del Yu­mu­rí son pa­ra mu­chos los pai­sa­jes na­tu­ra­les más atrac­ti­vos del oc­ci­den­te de Cu­ba.

Al que vi­si­ta­mos aho­ra lo ro­dean el río ho­mó­ni­mo y el Ba­cu­na­ya­gua. Zo­na cul­ti­va­da des­de si­glos, ofre­ce, ade­más, la más le­gen­da­ria ima­gen de la cam­pi­ña cu­ba­na: los pal­ma­res.

DE ME­DIA TAR­DE EN ADE­LAN­TE

La an­gos­ta vía que atra­vie­sa el va­lle nos con­du­ce fi­nal­men­te a la ciu­dad de Ma­tan­zas, en cu­yas puer­tas nos es­pe­ra una ima­gen de pos­tal, el abra del río Yu­mu­rí, zo­na don­de em­pie­za a me­ta­mor­fo­sear­se de «arro­yo» de la sie­rra, en an­chu­ra de mar.

En­ci­ma de una de las la­de­ras del abra, se avis­ta la Er­mi­ta de Mon­se­rrat. De es­ti­lo neo­clá­si­co, fue con­clui­da en 1874, al in­flu­jo de la pro­li­ja in­mi­gra­ción ca­ta­la­na a la lo­ca­li­dad, que co­mo ho­me­na­je a sus as­cen­den­cias in­clu­yó cua­tro es­cul­tu­ras en re­pre­sen­ta­ción de las pro­vin­cias del te­rru­ño.

Vi­si­tar la er­mi­ta nos per­mi­ti­rá re­pa­sar, des­de los mi­ra­do­res, el ca­mino re­co­rri­do y por des­an­dar. Son in­su­pe­ra­bles los per­fi­les que ofre­ce del río Yu­mu­rí, del va­lle, del fe­rro­ca­rril de Hers­hey atra­ve­san­do a es­te úl­ti­mo, de la ca­pi­tal pro­vin­cial, de la bahía, de los puen­tes...

Las Al­tu­ras de Sim­pson, al nor­te de la ciu­dad, que es así co­mo se de­no­mi­na el re­lie­ve so­bre el que re­po­sa la er­mi­ta, tam­bién nos re­mi­te a la gran tra­di­ción cul­tu­ral de la ur­be, la que le va­lió –157 años atrás– el tí­tu­lo de la Ate­nas de Cu­ba.

En el enor­me acer­vo in­te­lec­tual que acu­mu­la Ma­tan­zas, mu­cho pe­so tu­vo el Li­ceo ar­tís­ti­co y li­te­ra­rio –hoy Sa­la de con­cier­tos Jo­sé Whi­te–, don­de en­tre otros hitos se es­tre­nó, en 1879, el dan­zón Las al­tu­ras de Sim­pson.

El dan­zón, mez­cla de rit­mos eu­ro­peos –con cen­tro en la con­tra­dan­za fran­ce­sa– y crio­llos, cons­ti­tu­ye el baile na­cio­nal de Cu­ba, y Las al­tu­ras..., au­to­ría de Mi­guel Faíl­de, fue la obra inau­gu­ral del gé­ne­ro, ca­rac­te­rís­ti­co por la re­pe­ti­ción del es­tri­bi­llo y el ale­gre mon­tuno fi­nal, y por­que en los in­ter­me­dios los bai­la­do­res re­po­san, dia­lo­gan o ca­mi­nan al aba­ni­car sen­sual de las da­mas, mo­men­tos idea­les pa­ra ena­mo­rar.

Ma­tan­zas tam­bién es co­no­ci­da co­mo la Ciu­dad de los Puen­tes. Es­tá atra­ve­sa­da, ade­más de por el Yu­mu­rí, por el río San Juan, lo que ha con­fi­gu­ra­do una tra­ma de pa­sos ele­va­dos de los más di­ver­sos es­ti­los. Vis­tos des­de arri­ba, pa­re­cen co­mo si fue­ran pi­la­res que sos­tie­nen a to­da la vi­lla.

En el cen­tro de la ur­be nos en­con­tra­re­mos con dos em­ble­má­ti­cos es­pa­cios, las pla­zas de ar­mas La Li­ber­tad y La Vi­gía. Al­re­de­dor de la úl­ti­ma es­tá el nú­cleo fun­da­cio­nal de la me­tró­po­lis (1693). Los edi­fi­cios más re­le­van­tes que aún se con­ser­van da­tan de ini­cios del si­glo XIX, cen­tu­ria que mar­có

el des­pe­gue de la zo­na con el im­pe­tuo­so desa­rro­llo azu­ca­re­ro de en­ton­ces.

Unas más cer­cas de la ciu­dad, otras, tie­rra aden­tro, las plan­ta­cio­nes azu­ca­re­ras de la re­gión es­tu­vie­ron en­tre las más tec­ni­fi­ca­das y prós­pe­ras del si­glo XIX, pe­ro su ba­se fue la ex­plo­ta­ción in­mi­se­ri­cor­de de mano de obra es­cla­va.

La pro­vin­cia de Ma tan­zas tie­ne hoy una de las po­bla­cio­nes de des­cen­den­cia afri­ca­na di­rec­ta más gran­des de Cu­ba, y es –en cri­te­rio de mu­chos de­vo­tos– la fuen­te pri­me­ra de las re­li­gio­nes afro­cu­ba­nas, don­de su prác­ti­ca es más cer­ca­na a la «se­mi­lla» traí­da del le­jano con­ti­nen­te, la que lue­go se trans­cul­tu­ra­li­za­ría con la tra­di­ción ca­tó­li­ca es­pa­ño­la.

2DO. DÍA

DE LA MA­ÑA­NA AL ME­DIO­DÍA

Tam­po­co de­be­ría­mos de­jar de vi­si­tar en la ciu­dad la ca­te­dral de San Car­los (1730) y el tea­tro Sau­to, que ate­so­ra fres­cos de Da­niel D’Alla­glio. Hoy, sin em­bar­go, el «pla­to fuer­te» del día y la no­che se­rá la playa de Va­ra­de­ro y sus cen­tros noc­tur­nos.

Tem­prano en la ma­ña­na re­to­ma­re­mos el Cir­cui­to Nor­te. En­tre la ca­pi­tal pro­vin­cial y la Pe­nín­su­la hay unos 30 km.

La ex­pe­di­ción ma­tu­ti­na, sin em­bar­go, tie­ne a la Pa­leo­ca­ver­na de Be­lla­mar co­mo nues­tro pri­mer des­tino. La geo­lo­gía en el nor­te de Ma­tan­zas es pri­mor­dial­men­te cárs­ti­ca, por lo que pue­den en­con­trar­se in­nu­me­ra­bles gru­tas, al­gu­nas de las cua­les to­da­vía no han si­do des­cu­bier­tas por el hom­bre.

Con una ex­ten­sión de al­re­de­dor de 2 km, las Cuevas de Be­lla­mar dis­po­ne de tres ca­ver­nas, la Be­lla­mar en sí, El Ja­rri­to y So­to Jí­ba­ro. La pro­fu­sión de es­ta­lag­mi­tas y es­ta­lac­ti­tas en ellas son ador­na­das por la­gui­llos y fuen­tes, co­mo el muy fa­mo­so Ba­ño de la Ame­ri­ca­na. La re­gión dis­po­ne de otras «obras» de es­te ti­po. No de­be­mos des­pre­ciar la opor­tu­ni­dad de ba­jar a al­gu­na de ellas y mi­rar a Cu­ba «des­de den­tro».

Ca­mino a Va­ra­de­ro, aho­ra nos aguar­da el puen­te de Ca­ní­mar so­bre la Vía Blan­ca (río arri­ba tie­ne dos más, uno fe­rro­via­rio y otro en la Ca­rre­te­ra Cen­tral). Fue en su tiem­po una in­no­va­do­ra es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do, que ade­más de su uti­li­dad prác­ti­ca en­ri­que­ció el pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co lo­cal.

El río Ca­ní­mar, que se ha man­te­ni­do na­ve­ga­ble a lo largo del tiem­po, dis­po­ne de playa, abra y una in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca cau­ce aden­tro, ocul­ta des­de la vía, pe­ro ac­ce­si­ble, don­de pue­de prac­ti­car­se la pes­ca a mos­ca y na­ve­gar en bo­tes a re­mos.

Si­guien­do ca­mino ha­cia la Playa Azul, tam­bién po­dre­mos echar una ojea­da –o de­te­ner­nos– a otros si­tios de in­te­rés, co­mo la Laguna de Ma­ya, cé­le­bre por el bu­ceo a pul­món o a snor­kel. En sus cer­ca­nías, ade­más, se le­van­ta el com­ple­jo con cam­po de golf Car­bo­ne­ra, de ca­pi­tal bri­tá­ni­co y cu­bano.

EL RES­TO DEL DÍA (Y LA NO­CHE)

Y lle­ga­mos al puen­te don­de na­ce la Pe­nín­su­la de Hi­ca­cos. Por de­lan­te nos es­pe­ran al­re­de­dor de 20 km de pla­yas. El ist­mo es tran­si­ta­ble de una pun­ta a la otra por la Au­to­pis­ta Sur. Co­mo de­ci­mos en la Is­la so­bre al­go cuan­do to­do res­pec­to a él es­tá di­cho: «Va­ra­de­ro es Va­ra­de­ro». Y na­da más: a mi­mar­nos.

Co­mo de­ci­mos en la Is­la so­bre al­go cuan­do to­do res­pec­to a él es­tá di­cho: «Va­ra­de­ro es Va­ra­de­ro»

3ER. DÍA

DE LA MA­ÑA­NA AL ME­DIO­DÍA

Tem­prano en la ma­ña­na re­tor­na­mos al co­mien­zo de la Pe­nín­su­la de Hi­ca­cos y em­pe­za­mos a ro­dar nue­va­men­te por la Vía Blan­ca, es­ta vez ha­cia la ciu­dad de Cárdenas, don­de aban­do­na­re­mos fi­nal­men­te el Cir­cui­to Nor­te pa­ra ir ha­cia la Cié­na­ga de Za­pa­ta, en el Cir­cui­to Sur, des­de don­de re­tor­na­re­mos a La Ha­ba­na.

En la Ciu­dad Ban­de­ra, co­mo se co­no­ce a Cárdenas (aquí se le­van­tó por pri­me­ra vez el es­tan­dar­te pa­trio por el in­sig­ne Nar­ci­so Ló­pez), to­ma­re­mos por el en­tron­que que lle­va a Co­li­seo, en la Ca­rre­te­ra Cen­tral, des­de don­de nos di­ri­gi­re­mos ha­cia la vía ter­cia­ria que lle­va a San Mi­guel de los Ba­ños, pró­xi­mo des­tino.

En es­ta ba­rria­da con­tem­pla­re­mos in si­tu uno de los lu­ga­res que en la pri­me­ra par­te del si­glo XX se con­vir­tió en vi­si­ta co­mún pa­ra las fa­mi­lias más acau­da­la­das del país: el bal­nea­rio de aguas me­di­ci­na­les, te­ni­do en­ton­ces co­mo el Pa­raí­so de Cu­ba.

Al­gu­nos van aho­ra a ver su es­ta­do ca­la­mi­to­so; otros as­pi­ran a que se le de­vuel­va su ma­jes­tad. To­dos, em­pe­ro, car­gan con po­co o mu­cho de su agua. Bro­ta por grie­tas vol­cá­ni­cas y se re­co­mien­da pa­ra pa­de­ci­mien­tos de la piel y gás­tri­cos. Con­tie­ne hie­rro, cal­cio, mag­ne­sio y azu­fre, en­tre otras sus­tan­cias con efec­to te­ra­péu­ti­co y con de­ter­mi­na­do gra­do de ra­dio­ac­ti­vi­dad.

Tras vi­si­tar San Mi­guel de los Ba­ños, se­gui­re­mos ha­cia el en­la­ce que con­du­ce a Pedro Betancourt –siem­pre rum­bo sur–, has­ta al­can­zar la Au­to­pis­ta Na­cio­nal, la que cru­za­re­mos por la in­ter­sec­ción de Ja­güey Gran­de ca­mino a la Cié­na­ga de Za­pa­ta.

De Cárdenas a Ja­güey Gran­de tran­si­ta­mos por el ex­tre­mo orien­tal de la Lla­nu­ra Ha­ba­na-Ma­tan­zas, zo­na de fér­ti­les sue­los y una acen­dra­da cultura cam­pe­si­na. El pun­to cu­bano, gé­ne­ro mu­si­cal ca­te­go­ri­za­do re­cien­te­men­te por la UNESCO co­mo Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad, con­si­gue aquí un li­ris­mo muy pe­cu­liar, bas­tan­te di­fe­ren­te al que oía­mos en Pi­nar del Río y Ar­te­mi­sa. Tam­bién son an­ci­la­res las ex­pre­sio­nes afro­cu­ba­nas, con su ma­gia, sus ri­tos y sus bai­les. Hay que ex­pe­ri­men­tar­las.

DE ME­DIO­DÍA A ME­DIA TAR­DE

Ma­yor hu­me­dal del Ca­ri­be in­su­lar, Re­ser­va de la Bios­fe­ra y Si­tio Ram­sar, la Cié­na­ga de Za­pa­ta es el mu­ni­ci­pio más ex­ten­so de la Is­la. Su flo­ra y fau­na, con un gran nú­me­ro de es­pe­cies en­dé­mi­cas, en­dé­mi­cas lo­ca­les e in­clu­so fó­si­les, la con­vier­te en un lu­gar úni­co en la re­gión an­ti­lla­na y me­soa­me­ri­ca­na.

Re­co­rrer sus es­plén­di­dos si­tios exi­ge va­rios días. Los de­ta­lles que nos re­ser­va los des­cri­bi­re­mos más ade­lan­te, en el via­je por el Cir­cui­to Sur de Cu­ba. Es­ta vez so­lo le da­re­mos «una pro­ba­di­ta», pe­ro ha­bía que ir. Co­no­cer el oc­ci­den­te del Ar­chi­pié­la­go sin es­tar en la Cié­na­ga se­ría mi­sión in­com­ple­ta.

De la Au­to­pis­ta Na­cio­nal ha­cia el sur, sur­ca­mos por la ca­rre­te­ra a Playa Lar­ga, vía que atra­vie­sa los prin­ci­pa­les po­bla­dos del mu­ni­ci­pio. Lue­go bor­dea­mos el ex­tre­mo oes­te de la Bahía de Co­chi­nos has­ta lle­gar a las Sa­li­nas de Bri­to.

Las Sa­li­nas de Bri­to, en la en­tra­da oc­ci­den­tal de Bahía de Co­chi­nos, fren­te al mar Ca­ri­be, es san­tua­rio de las aves cu­ba­nas en­dé­mi­cas y mi­gra­to­rias. La ca­rre­te­ra de Playa Lar­ga a las Sa­li­nas es­tá bor­dea­da en sus pri­me­ros ki­ló­me­tros por bos­ques se­mi­ca­du­ci­fo­lios, de cié­na­ga y man­gla­res; des­pués apa­re­cen las ma­ris­mas y ese to­que rosado que le im­pri­men los fla­men­cos.

Ade­más de prac­ti­car la ob­ser­va­ción de aves, en la zo­na us­ted pue­de ha­cer sen­de­ris­mo, pes­car y has­ta na­ve­gar un ka­yak.

DE ME­DIA TAR­DE EN ADE­LAN­TE

De re­gre­so a la Au­to­pis­ta Na­cio­nal, la úl­ti­ma es­ta­día de la ex­pe­di­ción la ha­re­mos a la en­tra­da de La Ha­ba­na, en San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio, una de las po­cas ciu­da­des con­da­les de Cu­ba. Por Real Cé­du­la, la fun­dó en 1732 Jo­sé Ba­yo­na Cha­cón Fer­nán­dez de Cór­do­ba y Cas­te­llón, Pri­mer Con­de de Ca­sa Ba­yo­na.

Ade­más de sus va­lo­res ar­qui­tec­tó­ni­cos y de que su igle­sia pa­rro­quial con­ser­va im­por­tan­tes obras pa­tri­mo­nia­les (al bau­ti­zar­la el 12 de fe­bre­ro de 1812, el Obis­po Es­pa­da le otor­gó la hi­dal­guía de «Ca­te­dral de los Cam­pos de Cu­ba»), el des­ta­que de San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio fue –y es– su bal­nea­rio.

Se­gún la le­yen­da, sus aguas y fan­gos mi­ne­ro-me­di­ci­na­les cu­ra­ron in­clu­so al mis­mí­si­mo Jo­sé Ba­yo­na Cha­cón, que en­fer­mo de go­ta se so­me­tió al cuidado de uno de sus es­cla­vos, quien la­va­ba los pies del con­de con los efluen­tes traí­dos del lu­gar.

Es­tu­dios re­cien­tes in­di­can que las de San­ta Ma­ría del Ro­sa­rio son aguas clo­ru­ra­das, bi­car­bo­na­ta­das, sulf­hí­dri­cas y/o sul­fu­ra­das, efi­ca­ces pa­ra el tra­ta­mien­to de pa­de­ci­mien­tos del sis­te­ma múscu­lo-es­que­lé­ti­co, en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas, car­dio­vas­cu­la­res y del apa­ra­to ge­ni­tou­ri­na­rio, en­tre otras.

Y se aca­bó la ex­pe­di­ción. Es no­che de rum­ba, has­ta la ma­dru­ga­da. ¡Ya ha­brá tiem­po de dor­mir en el avión!

Las Cuevas de Be­lla­mar dis­po­ne de tres ca­ver­nas.

El río Ca­ní­mar dis­po­ne de playa, abra y una in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca cau­ce aden­tro.

Puen­te de Tirry (Ca­lix­to Gar­cía) so­bre el río San Juan, en Ma­tan­zas.

El tren de Hers­hey fue inau­gu­ra­do en 1921. Cir­cu­la en­tre La Ha­ba­na y Ma­tan­zas.

El puen­te de Ba­cu­na­ya­gua, con­si­de­ra­do co­mo una de las sie­te ma­ra­vi­llas de la in­ge­nie­ría ci­vil y la ar­qui­tec­tu­ra cu­ba­na.

San­ta Ma­ría del Mar, al Es­te de La Ha­ba­na. Tras la sa­li­da del Tú­nel de La Ha­ba­na apa­re­ce el Mi­ra­dor de Be­llo­mon­te, an­tes de lle­gar a la pro­vin­cia de Ma­ya­be­que.

TEX­TO / RE­NÉ TA­MA­YO FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Las Sa­li­nas de Bri­to es san­tua­rio de las aves cu­ba­nas en­dé­mi­cas y mi­gra­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.