La geo­gra­fía poé­ti­ca de Chi­le

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / AMA­BLE MI­RAN­DA FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

En 20 años de es­plen­do­ro­sa crea­ción poé­ti­ca, Gra­bie­la Mis­tral reali­zó un pa­seo ex­qui­si­to, del que tal vez no se per­ca­tó ni ella mis­ma, aun­que en 1929 ha­bía pro­cla­ma­do que la obli­ga­ción pri­mo­gé­ni­ta de los es­cri­to­res de su país era en­tre­gar a los ex­tra­ños el pai­sa­je na­ti­vo.

Lo cier­to es que, cons­cien­te­men­te, o por ins­tin­ti­vo enamo­ra­mien­to pa­trio, fue es­to úl­ti­mo lo que hi­zo. Así lo des­cu­brió Do­ris Da­na, es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se de­ve­ni­da en pro­tec­to­ra, al­ba­cea y com­pi­la­do­ra de la crea­ción lí­ri­ca de la Mis­tral, cuan­do tras re­pa­sar ca­si un cen­te­nar de sus com­po­si­cio­nes en­ten­dió que no ha­bía me­jor for­ma de unir­las en un li­bro que ba­jo el tí­tu­lo de Poe­ma Chi­le.

Da­na con­tó que al or­de­nar la su­ce­sión de poe­mas de Gra­bie­la des­cu­brió que se tra­ta­ba de un via­je por es­ta na­ción, de nor­te a sur: aves, plan­tas y ti­pos hu­ma­nos da­ban vi­da a sus obras, en una ex­tra­or­di­na­ria or­de­na­ción geo­grá­fi­ca. Se com­ple­ta­ba así un via­je poético por el Chi­le mes­ti­zo, sus pai­sa­jes, su gen­te, flo­ra y fau­na; los mis­mos atri­bu­tos con los que se en­con­tra­rá el vi­si­tan­te que se de­ci­da a ex­plo­rar es­te país por los lu­ga­res a los que no siem­pre in­vi­tan las pro­mo­cio­nes co­rrien­tes.

Si en una en­tre­ga an­te­rior de es­ta re­vis­ta le pro­po­nía­mos des­an­dar las is­las, las cos­tas y pla­yas ca­si ig­no­ra­das de Chi­le, aho­ra le in­vi­ta­mos a ca­mi­nar tie­rra aden­tro, al en­cuen­tro con otras vis­tas es­plen­den­tes, es­pe­cial­men­te las ma­ra­vi­llas de las aguas in­te­rio­res:

» CAS­CA­DA DEL AR­CO IRIS (TALCA)

Es­te pro­di­gio na­tu­ral se re­be­la con­tra la ley de la gra­ve­dad y flu­ye ha­cia el cie­lo, di­bu­jan­do el fe­nó­meno na­tu­ral que le da nom­bre. Las fuer­tes co­rrien­tes de ai­re as­cen­den­tes ori­gi­nan un efec­to que sor­pren­de. El es­pec­tácu­lo pue­de ver­se cer­ca del Pa­so In­ter­na­cio­nal Pehuen­che, en el lí­mi­te con Ar­gen­ti­na. Pa­ra di­vi­sar­lo hay que rea­li­zar cer­ca de dos ho­ras de ca­mi­na­ta por un man­so en­torno na­tu­ral. Si la so­fo­ca­ción es mu­cha pue­de apla­car­se con un ba­ño en las mag­ní­fi­cas po­zas cer­ca­nas.

» PAR­QUE NA­CIO­NAL SIE­TE TA­ZAS (RE­GIÓN DE CURICÓ)

De­be su de­no­mi­na­ción a sie­te caí­das de agua con­se­cu­ti­vas en un en­torno don­de el pro­ta­go­nis­mo lo tie­nen las po­zas y las cas­ca­das en­tre ro­cas vol­cá­ni­cas. En 2008 se con­vir­tió en el pri­mer Par­que Na­cio­nal en la re­gión de Mau­le. Se lo­ca­li­za en la pre­cor­di­lle­ra an­di­na y pre­sen­ta un re­lie­ve muy ac­ci­den­ta­do con nu­me­ro­sos ris­cos pro­vo­ca­dos por la ero­sión del río Cla­ro, lo que ha for­ja­do cas­ca­das im­pre­sio­nan­tes co­mo el Ve­lo de la No­via, de 50 m de al­tu­ra. En­tre sus ven­ta­jas se cuen­ta la cer­ca­nía a San­tia­go de Chi­le, a unos 230 km.

» SAL­TOS DEL ITA­TA (RE­GIÓN DE BIOBIO)

A prin­ci­pios de 2015 co­men­za­ron a cons­truir en sus al­re­de­do­res la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra atraer tu­ris­tas. El es­pec­ta­cu­lar sal­to tie­ne una cas­ca­da des­de la que el río Ita­ta cae de 75 m de al­tu­ra por sus acan­ti­la­dos, na­ci­dos de la ero­sión de la ro­ca pro­vo­ca­da por la co­rrien­te. Por el cur­so del to­rren­te se en­cuen­tra tam­bién el Sal­ti­llo del Ita­ta en un her­mo­so pa­ra­je con una laguna na­tu­ral y en un en­torno de mu­chos ár­bo­les, co­mo sau­ces y ála­mos. En es­tas aguas, so­bre to­do en los sal­tos, hay abun­dan­te pes­ca de tru­chas, sal­món y pe­je­rrey.

» PUYUHUAPI (RE­GIÓN DE AY­SÉN)

Lu­gar mag­ní­fi­co pa­ra res­pi­rar pro­fun­do y re­po­ner ener­gías. Ideal pa­ra la re­la­ja­ción son las pró­xi­mas ter­mas con aguas me­di­ci­na­les o pa­sear por el pe­que­ño pue­blo de es­ti­lo ale­mán, don­de se ex­pen­den pe­cu­lia­res ar­te­sa­nías y tex­ti­les. Los más tra­vie­sos y aven­tu­re­ros tie­nen la op­ción de las ru­tas de ex­cur­sio­nis­mo o apos­tar por ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas co­mo la pes­ca o el remo. La pre­cio­sa vis­ta ver­de-azul se com­ple­ta con las ci­mas ne­va­das del Par­que Na­cio­nal Queu­lat, uno de los más por­ten­to­sos de la na­ción.

» LA­GO CHUN­GA­RÁ Y TER­MAS PO­LLO­QUE­RE

(RE­GIÓN DE ARI­CA Y PA­RI­NA­CO­TA)

Quie­nes vi­si­tan Ari­ca y des­an­dan sus al­re­de­do­res no se pier­den lle­gar has­ta el la­go Chun­ga­rá. Es­te cen­tra un en­torno idó­neo pa­ra la ob­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za. Aquí las pla­ni­cies y las cum­bres con­tras­tan con la pro­fun­di­dad de 33 m que po­see el acua­to­rio. Es­pe­cies de ani­ma­les co­mo al­pa­cas, trau­cas, viz­ca­chas, gua­na­cos, vi­cu­ñas, pu­mas, lla­mas y zo­rros, dis­tin­guen en es­te es­pa­cio, así co­mo di­ver­sos ti­pos de aves, en­tre es­tas el fla­men­co chi­leno, el ye­co, la gua­lla­ta, el ñan­dú, la per­diz de pu­na, el cón­dor, la ta­gua gi­gan­te y el pa­to jer­gón chi­co. Ca­mino al sur es­tán las ter­mas de Po­llo­que­re, en el Sa­lar de Su­ri­re, con sus aguas que bro­tan a una tem­pe­ra­tu­ra de 66 °C y con­for­man una laguna cos­te­ra sa­li­na, razón por la que des­ta­ca su co­lor ca­lip­so. Ba­ñar­se allí es muy re­co­men­da­ble pa­ra quie­nes pa­de­cen de reu­ma­tis­mo y do­lo­res lum­ba­res, en­tre otros pa­de­ci­mien­tos.

» LAGUNA RO­JA (RE­GIÓN DE TA­RA­PA­CÁ)

La pri­me­ra y so­bre­co­ge­do­ra im­pre­sión que cau­san sus aguas es que se tra­ta de san­gre. El mis­te­rio la ha­ce más su­ge­ren­te, por­que su ori­gen no es­tá com­ple­ta­men­te de­ter­mi­na­do. Pe­se a que per­te­ne­ce a la co­mu­na de Ca­ma­ro­nes, en la Re­gión de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta, so­lo es po­si­ble lle­gar des­de Ca­mi­ña, en Ta­ra­pa­cá. Los ha­bi­tan­tes lo­ca­les le han bau­ti­za­do co­mo su «Mar Ro­jo». En­tre los atri­bu­tos enig­má­ti­cos de sus aguas es­tán los 40 °C y 50 °C de tem­pe­ra­tu­ra que siem­pre tie­nen. El gran atrac­ti­vo no im­pi­dió que los lu­ga­re­ños sien­tan te­mor por es­te cuer­po de agua que se ubi­ca a al­re­de­dor de 3 700 m.s.n.m. y al que le atri­bu­yen cua­li­da­des so­bre­na­tu­ra­les y has­ta su­pues­tas des­apa­ri­cio­nes. En­tre sus le­yen­das es­tá la que cuen­ta que mi­les de ay­ma­ras mu­rie­ron por be­ber de sus aguas. Las la­gu­nas en es­ta por­ción chi­le­na quie­ren lla­mar la aten­ción por la di­ver­si­dad de sus co­lo­res. Muy cer­ca hay otras dos igual­men­te ape­te­ci­bles por sus to­nos ama­ri­llo y ver­de.

PA­RA EL EX­PLO­RA­DOR DE MUN­DOS NUE­VOS ES FAS­CI­NAN­TE LLE­GAR­SE HAS­TA ES­TAS TIE­RRAS DES­CRI­TAS CON EX­QUI­SI­TA EXUBERANCIA LÍ­RI­CA POR GRA­BIE­LA MIS­TRAL. ES­TA GRAN­DE DE AMÉ­RI­CA PREVINO, EN 1929, QUE LA OBLI­GA­CIÓN PRI­MO­GÉ­NI­TA DE LOS ES­CRI­TO­RES DE SU PAÍS ERA EN­TRE­GAR A LOS EX­TRA­ÑOS EL PAI­SA­JE NA­TI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.