Ca­mino de San­tia­go. Aven­tu­ra ga­lo­pan­te

AUN­QUE ES UNA DE LAS AL­TER­NA­TI­VAS MÁS COM­PLE­JAS, LLE­GAR HAS­TA LA CA­TE­DRAL A CA­BA­LLO SI­GUE SIEN­DO UNA EX­PE­RIEN­CIA ÚNI­CA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / FA­BIO MAR­TÍN FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

La ma­yo­ría de los pe­re­gri­nos que se lan­zan a com­ple­tar la ru­ta ja­co­bea, ya sea a pie o en bi­ci­cle­ta, pre­ten­den ate­so­rar vi­ven­cias inol­vi­da­bles. Pe­ro aque­llos que, por hobby o por su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro, cu­bren ca­da eta­pa de la ru­ta a lo­mo de ca­ba­llo, el re­co­rri­do has­ta la ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la se con­vier­te en una ex­pe­rien­cia cau­ti­van­te, ade­más de una de­mos­tra­ción de fe no so­lo de sus fuer­zas, sino tam­bién de con­fian­za en las de su «com­pa­ñe­ro» de via­je.

Se tra­ta, eso sí, de una de las al­ter­na­ti­vas me­nos ele­gi­das por los pe­re­gri­nos, te­nien­do en cuen­ta lo com­ple­jo de su or­ga­ni­za­ción lo­gís­ti­ca, y por tan­to, los ele­va­dos cos­tos pa­ra asu­mir es­ta aven­tu­ra.

En la ru­ta pe­des­tre, ca­da as­pi­ran­te de­be te­ner en cuen­ta su pre­pa­ra­ción fí­si­ca y es­pi­ri­tual, re­tos que en la va­rian­te so­bre bie­las de­be ir acom­pa­ña­da de la des­tre­za pa­ra afron­tar ca­da in­con­ve­nien­te con el ci­clo.

Sin em­bar­go, pa­ra com­ple­tar el tra­za­do so­bre un ca­ba­llo, bu­rro o mu­la, es im­pres­cin­di­ble, ade­más de las ap­ti­tu­des co­mo ji­ne­te, que el pe­re­grino ten­ga en cuen­ta las con­di­cio­nes del ani­mal –que es­té bien he­rra­do y do­ma­do–, las ca­rac­te­rís­ti­cas del tra­za­do ele­gi­do, y las con­di­cio­nes mí­ni­mas a lo largo del ca­mino pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to de la tra­ve­sía.

Al ser, tal vez en pro­por­ción, la mo­da­li­dad me­nos uti­li­za­da por quie­nes tran­si­tan los ca­mi­nos ha­cia San­tia­go, la in­for­ma­ción de la que dis­po­nen los pe­re­gri­nos a ca­ba­llo es mu­cho me­nor que la ha­bi­li­ta­da pa­ra otras va­rian­tes. No obs­tan­te, quie­nes han vi­vi­do la ex­pe­rien­cia re­co­mien­dan que los cor­ce­les, al igual que las per­so­nas, tie­nen que pre­pa­rar­se an­tes de co­men­zar el re­co­rri­do, y por eso es conveniente em­pe­zar a en­tre­nar con ellos unos tres me­ses an­tes, de ma­ne­ra que se mus­cu­len y me­jo­ren su re­sis­ten­cia.

Así las co­sas, ele­gir el ala­zán se tor­na en ele­men­to cru­cial. ¿Qué re­qui­si­tos de­bie­ra te­ner? Pues más allá de su bue­na sa­lud y fuer­za, el ani­mal se­lec­cio­na­do de­be es­tar acos­tum­bra­do a tro­tar jun­to a co­ches, bi­ci­cle­tas o per­so­nas ca­mi­nan­do, a ve­ces so­las y otras en gru­po, sin que es­to pue­da asus­tar­lo.

¿Y el ji­ne­te? Ade­más de des­tre­za pa­ra la mon­ta, es re­co­men­da­ble que ten­ga co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de pri­me­ros au­xi­lios ve­te­ri­na­rios y he­rra­je, pues nun­ca se sa­be qué ti­po de con­tra­tiem­pos le es­pe­ran du­ran­te el via­je.

Con es­tos as­pec­tos ga­ran­ti­za­dos, lo úni­co que res­ta es pla­ni­fi­car ca­da eta­pa –en de­pen­den­cia de la ex­ten­sión y po­si­bi­li­da­des de al­ber­gue pa­ra el des­can­so del ani­mal– y dis­po­ner­se a dis­fru­tar de no po­cas emo­cio­nes.

Ge­ne­ral­men­te, quie­nes eli­gen es­ta for­ma de com­ple­tar la es­pi­ri­tual ru­ta pre­fie­ren evi­tar el in­vierno por lo frías que pue­den ser las tem­pe­ra­tu­ras a la in­tem­pe­rie, así co­mo el ve­rano por lo ago­ta­dor del ca­lor, so­bre to­do pa­ra el ca­ba­llo, te­nien­do en cuen­ta asi­mis­mo la es­ca­ses de agua.

Por con­di­cio­nes, es el Ca­mino Fran­cés el que me­jo­res con­di­cio­nes pre­sen­ta pa­ra es­te ti­po de tra­yec­to, no so­lo por las fa­ci­li­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra dis­po­ni­bles, sino tam­bién por los in­com­pa­ra­bles pai­sa­jes que sir­ven co­mo te­lón de fon­do a es­te ti­po de ex­pe­rien­cia. Y va­le la pe­na el es­fuer­zo, pues na­da co­mo la apre­cia­ble po­si­bi­li­dad de unir el ejer­ci­cio fí­si­co con la na­tu­ra­le­za, y dis­po­ner­se a vi­vir una ex­ce­len­te op­ción de relax du­ran­te unos días, jun­to a la opor­tu­ni­dad de co­nec­tar con las raí­ces, tan­to re­li­gio­sas co­mo his­tó­ri­cas de to­da Eu­ro­pa.

Se­gún se cuen­ta, en la Edad Me­dia los pe­re­gri­nos más pu­dien­tes rea­li­za­ban el Ca­mino de San­tia­go a lo­mo de ca­ba­llo o de un asno. Hoy, aun­que esa an­ti­gua tra­di­ción se es­tá re­cu­pe­ran­do, to­da­vía pa­re­ce una al­ter­na­ti­va más cer­ca­na a quie­nes, sin im­por­tar cos­tes, es­tán listos pa­ra en­fun­dar la mon­tu­ra y ca­bal­gar ha­cia una aven­tu­ra úni­ca.

El Ca­mino Fran­cés ofre­ce no so­lo fa­ci­li­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra dis­po­ni­bles, sino tam­bién in­com­pa­ra­bles pai­sa­jes que sir­ven co­mo te­lón de fon­do a es­te ti­po de ex­pe­rien­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.