Pa­ra en­la­zar la tie­rra con el cie­lo

EL PRO­YEC­TO CÁSATE CON UN ÁR­BOL SUR­GIÓ EN 2013, UNA IDEA DE AMOR POR LA NA­TU­RA­LE­ZA QUE CON SUS NUPCIAS SUI GÉNERIS SE HA EXTENDIDO A PAÍ­SES CO­MO CHI­LE, AR­GEN­TI­NA, MÉ­XI­CO, CU­BA, CO­LOM­BIA, BO­LI­VIA, VENEZUELA Y PE­RÚ

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Fotoreportaje - TEX­TO / CLAUDIA EDITH GAR­CÍA FO­TO / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Son mu­chos los mi­tos an­di­nos y ama­zó­ni­cos que ha­blan de la im­por­tan­cia de pro­te­ger los ár­bo­les. Sim­bó­li­ca­men­te cons­ti­tu­yen la se­pa­ra­ción en­tre la tie­rra y el cie­lo (Cas­hi­nahua), por lo que no de­ben ser ta­la­dos.

Cuen­ta una de las le­yen­das del ini­cio de la crea­ción, que un ni­ño, fru­to del en­cuen­tro en­tre una mu­jer y una boa, al cuar­to día de na­ci­do se con­vir­tió en un ár­bol que dio fru­tos de maíz y di­fe­ren­tes ti­pos de yu­ca. Los hom­bres, que has­ta el mo­men­to so­lo co­mían tie­rra, al pre­sen­ciar el su­ce­so lo cor­ta­ron, re­co­gie­ron sus fru­tos y los sem­bra­ron. Así co­men­zó la prác­ti­ca de la agri­cul­tu­ra en la hu­ma­ni­dad, pe­ro los hom­bres fue­ron des­ti­na­dos a te­ner vi­da mor­tal, por de­rri­bar el ár­bol.

Qui­zás es­ta he­ren­cia cul­tu­ral o la si­tua­ción me­dioam­bien­tal ac­tual, o am­bas, sean las ra­zo­nes que han lle­va­do al ar­tis­ta vi­sual pe­ruano Ri­chard To­rres a trans­for­mar­se en uno de los gran­des ac­ti­vis­tas eco­lo­gis­tas de Amé­ri­ca La­ti­na ¿Y de qué mo­do? Pues na­da me­nos que con­tra­yen­do ma­tri­mo­nio con ár­bo­les.

La idea co­men­zó en 2013 con el sur­gi­mien­to del pro­yec­to Cásate con un ár­bol, con­ce­bi­do por es­te crea­ti­vo ac­ti­vis­ta. Des­de en­ton­ces, ha vi­si­ta­do paí­ses co­mo Chi­le, Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co, Cu­ba, Co­lom­bia, Bo­li­via, Venezuela y, por su pues­to su tie­rra na­tal, con sus nupcias sui géneris, trans­mi­tien­do de es­te mo­do, su dis­cur­so de cui­da­do am­bien­tal.

La ac­ción ha te­ni­do po­si­ti­vos re­sul­ta­dos y no son po­cas las per­so­nas que han con­traí­do ma­tri­mo­nios con ár­bo­les en pe­li­gro de ser cor­ta­dos. Al­gu­nas las pre­si­de el mis­mí­si­mo Ri­chard To­rres; ce­re­mo­nias en las que na­da fal­ta: pa­dri­nos, tra­jes nup­cia­les, tes­ti­gos y has­ta ani­llo. To­das tie­nen ca­rác­ter sim­bó­li­co y se lle­van a ca­bo en un ri­tual de co­mu­nión en­tre la na­tu­ra­le­za y el hom­bre he­re­da­do de épo­cas prehis­pá­ni­cas. No se lan­za arroz a los re­cién ca­sa­dos, sino que los asis­ten­tes de­po­si­tan, al­re­de­dor del sin­gu­lar cón­yu­ge, azú­car, sal, gra­nos de maíz, pan, fri­jo­les y agua, ele­men­tos que brin­da la Ma­dre Tie­rra (Pa­cha­ma­ma) y que les son de­vuel­tos en agra­de­ci­mien­to.

«Es­te pro­yec­to de­be ser im­por­tan­te pa­ra to­dos co­mo hu­ma­ni­dad. Es una la­bor por el pla­ne­ta, por la vi­da. Ca­sar­se con un ár­bol re­pre­sen­ta una res­pon­sa­bi­li­dad amo­ro­sa de cui­dar el en­torno, de po­der de­jar un me­jor ca­mino a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes», ha di­cho una y otra vez To­rres.

De ese mo­do, lo que en un ini­cio fue una ac­ción per­for­má­ti­ca ais­la­da, hoy se ha tor­na­do en to­do un fe­nó­meno in­ter­na­cio­nal. Ac­ti­vis­tas ver­des, hom­bres y mu­je­res de to­das las eda­des y di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, aho­ra con­traen y or­ga­ni­zan de for­ma ma­si­va lo que ha pa­sa­do a lla­mar­se bo­das eco­ló­gi­cas.

«Es­te pro­yec­to de­be ser im­por­tan­te pa­ra to­dos co­mo hu­ma­ni­dad. Es una la­bor por el pla­ne­ta, por la vi­da. Ca­sar­se con un ár­bol re­pre­sen­ta una res­pon­sa­bi­li­dad amo­ro­sa de cui­dar el en­torno, de po­der de­jar un me­jor ca­mino a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes», ha di­cho una y otra vez To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.