Bo­da en el ai­re

NO SE TIE­NEN NO­TI­CIAS, AL ME­NOS EN CU­BA, DE QUE SE HA­YA REA­LI­ZA­DO UN AC­TO MA­TRI­MO­NIAL DES­DE UN AVIÓN Y CON UN SAL­TO AL VA­CÍO. LA HIS­TO­RIA DE QUIE­NES SE ATREVIERON A TAL HAZAÑA SE LA OFRE­CE­MOS AHO­RA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Vuelo Indirecto - TEX­TO / JOR­GE OSMANI MO­RENO PÉREZ FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

No fue la bo­da a la cual es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a pre­sen­ciar, no hu­bo da­mas de ho­nor ni autos lu­jo­sos en­ga­la­na­dos que se en­car­ga­ron de tras­la­dar a los no­vios. Fue una bo­da don­de el es­ce­na­rio fue un avión y un sal­to al va­cío.

Abel Cis­ne­ros y Du­nia Pe­rei­ra con­tra­je­ron nupcias de esa tan sin­gu­lar for­ma. Subie­ron a los cie­los en un AN-2 de Ae­ro­ta­xi y des­cen­die­ron en pa­ra­caí­das so­bre el Par­que Le­nin, a mi­tad del día 13 de fe­bre­ro de 2003.

Así lo or­ga­ni­zó Ge­la­sio Mo­reno, miem­bro del Club Pro­vin­cial de Pa­ra­cai­dis­mo de la Ciu­dad de La Ha­ba­na, quien en unión de otros miem­bros y pa­ra­cai­dis­tas del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Pa­ra­cai­dis­mo de Va­ra­de­ro hi­cie­ron po­si­ble es­te acon­te­ci­mien­to.

Fue una ta­rea muy cui­da­do­sa ajus­tar to­do el equi­pa­mien­to pa­ra el sal­to, tra­tan­do de no afec­tar el be­llo ves­ti­do de no­via de Du­nia y pre­pa­rar pa­ra el sal­to a Car­los, No­ta­rio del bu­fe­te de Pra­do y en­car­ga­do de dar fe en las al­tu­ras del ac­to ma­tri­mo­nial. Un po­co más fá­cil fue pa­ra el no­vio, pa­ra­cai­dis­ta del club, ajus­tar­se el equi­po so­bre su tra­je.

To­do un co­lec­ti­vo de pa­ra­cai­dis­tas y tan­dis­tas par­ti­ci­pa­ron pa­ra traer a la no­via y al no­ta­rio a tie­rra mien­tras que otros se en­car­ga­ron de to­mar cons­tan­cia grá­fi­ca y au­dio­vi­sual de la sui ge­ne­ris bo­da.

Una bo­da des­de el ai­re re­sul­ta ser una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos.

Una com­bi­na­ción úni­ca de aven­tu­ra, adre­na­li­na y amor

Vo­lan­do a unos 2 000 m so­bre las áreas del Par­que Le­nin, en la pe­ri­fe­ria de La Ha­ba­na, dos AN-2 de Ae­ro­ta­xi, con las 18 per­so­nas que con­for­ma­ban el equi­po, se po­si­cio­na­ron en el lu­gar exac­to des­de don­de se eje­cu­ta­ría el lan­za­mien­to, es­to per­mi­ti­ría que el lu­gar de des­cen­so fue­ra el pro­gra­ma­do de an­te­mano. Los en­car­ga­dos de ello fue­ron los tan­dis­tas Billy Ama­dor y Ju­lio Or­tiz que des­cen­de­rían a la no­via y al no­ta­rio, mien­tras que Yai­kel Quin­te­ro, Ta­to Mo­reno y Ge­la­sio Mo­reno se en­car­ga­rían de la fil­ma­ción y de to­mar las fo­tos du­ran­te la caí­da, otros se­rían los en­car­ga­dos del re­ci­bi­mien­to en el lu­gar del des­cen­so, pre­via­men­te en­ga­la­na­do y con la pre­sen­cia de los in­vi­ta­dos a tan inusual bo­da.

To­do trans­cu­rrió co­mo es­ta­ba pre­vis­to, en el lu­gar in­di­ca­do pa­ra to­mar tie­rra, los pre­sen­tes es­pe­ra­ban pa­ra con­ti­nuar aga­sa­jan­do a los re­cién ca­sa­dos.

No se tie­nen no­ti­cias, al me­nos en Cu­ba, de que se ha­ya rea­li­za­do un ac­to ma­tri­mo­nial con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, 15 años des­pués, gra­cias a la la­bor de Ge­la­sio Mo­reno, pu­di­mos re­cu­pe­rar la me­mo­ria grá­fi­ca de es­te even­to. Hoy, tie­nen la his­to­ria de los que subie­ron sol­te­ros y ba­ja­ron ca­sa­dos.

Abel Cis­ne­ros y Du­nia Pe­rei­ra ce­le­bra­ron sus nupcias con un sal­to en pa­ra­caí­das. Subie­ron a los cie­los en un AN-2 de Ae­ro­ta­xi y des­cen­die­ron so­bre el Par­que Le­nin, a mi­tad del día 13 de fe­bre­ro del 2003

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.