Agua, vi­da y sa­lud

NA­DA MÁS RECONFORTANTE PA­RA EL CUER­PO Y EL ES­PÍ­RI­TU QUE UN BUEN BA­ÑO. ES­TE ES UN MO­MEN­TO PRI­VI­LE­GIA­DO DE RE­GE­NE­RA­CIÓN Y BIE­NES­TAR

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud - TEX­TO / DR. MSC. JU­LIO CÉ­SAR GINARTE SUÁ­REZ FO­TO / FERVAL

Pa­ra mu­chas per­so­nas el mo­men­to del ba­ño re­sul­ta una ru­ti­na de su há­bi­to hi­gié­ni­co, sin em­bar­go, pa­ra los más en­ten­di­dos en el te­ma, es­te es un mo­men­to de pla­cer que nos apor­ta di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes y beneficios pa­ra la sa­lud.

Un buen ba­ño nos per­mi­te man­te­ner un ade­cua­do equi­li­brio en­tre be­lle­za y bie­nes­tar; apor­ta ener­gía y fres­cu­ra en sen­ti­do ge­ne­ral, que lo ha­ce muy efi­cien­te pa­ra com­ba­tir el es­trés y el can­san­cio.

Otra de sus ven­ta­jas más im­por­tan­tes es la de ayu­dar­nos a re­no­var las cé­lu­las muer­tas de la piel, ac­ti­var la cir­cu­la­ción del cuer­po y au­men­tar la can­ti­dad de lin­fo­ci­tos en san­gre, que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co en­car­ga­do de com­ba­tir los gér­me­nes que nos ata­can.

Son va­rias las op­cio­nes con las que po­de­mos con­tar pa­ra sa­car­le el ma­yor pro­ve­cho a nues­tro ba­ño, den­tro de las cua­les se en­cuen­tran: tem­pe­ra­tu­ra del agua, ti­po de agua, pro­duc­tos aña­di­dos, si es­tás so­lo o acom­pa­ña­do, en­tre otras.

En cuan­to a la tem­pe­ra­tu­ra, se re­co­mien­dan co­mo más be­ne­fi­cio­sas las que os­ci­lan en­tre 35°C y 40°C, ya que el va­por abre los po­ros de la piel, lo que nos per­mi­te su­dar y li­be­rar to­xi­nas. Es­to a su vez nos re­la­ja y des­in­to­xi­ca, es­ti­mu­la nues­tro me­ta­bo­lis­mo des­ba­ra­tan­do las gra­sas del or­ga­nis­mo, por lo que son muy úti­les pa­ra com­ba­tir la ce­lu­li­tis, el pe­lo no se en­gra­sa tan­to y se tor­na más bri­llan­te. Por otra par­te es bueno co­no­cer que es­te ti­po de ba­ño no de­be ser muy pro­lon­ga­do, má­xi­mo de 15 min a 20 min, pa­ra evi­tar la hi­po­ten­sión ar­te­rial, el ma­reo y la des­hi­dra­ta­ción.

Tam­bién el ba­ño con agua fría es una bue­na op­ción pa­ra ce­rrar los po­ros, ac­ti­var y me­jo­rar el flu­jo san­guí­neo y la irri­ga­ción san­guí­nea, lo cual pue­de be­ne­fi­ciar la ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das, así co­mo una ma­yor oxi­ge­na­ción y nu­tri­ción de nues­tras cé­lu­las; ade­más de re­du­cir la in­fla­ma­ción, ac­ti­var los me­ca­nis­mos de de­fen­sa y ten­sar la piel.

El ti­po de agua es otro ele­men­to muy im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta. El ba­ño en aguas ter­ma­les au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po, ma­tan­do gér­me­nes, en­tre ellos vi­rus, ade­más au­men­ta la pre­sión hi­dros­tá­ti­ca del cuer­po, por lo que au­men­ta la cir­cu­la­ción san­guí­nea y la oxi­ge­na­ción. Tam­bién exis­te un me­jo­ra­mien­to y es­tí­mu­lo del sis­te­ma in­mu­ne, re­la­ja­ción men­tal, pro­duc­ción de en­dor­fi­nas y re­gu­la­ción de las fun­cio­nes glan­du­la­res. Mu­chos de es­tos efec­tos se de­ben al con­su­mo cor­po­ral de mi­ne­ra­les co­mo dió­xi­do de car­bono, azu­fre, cal­cio y mag­ne­sio.

Hay en­fer­me­da­des de la piel que pue­den te­ner cam­bios no­ta­bles de­bi­do a los ba­ños en aguas ter­ma­les (en es­pe­cial si es­tas con­tie­nen azu­fre); en­tre ellas es­tán la pso­ria­sis, la der­ma­ti­tis y las pro­du­ci­das por hon­gos. En al­gu­nas oca­sio­nes tam­bién ayu­dan en la cu­ra de he­ri­das y de otras le­sio­nes de la piel. Al au­men­tar la oxi­ge­na­ción, el ba­ño po­si­bi­li­ta la ali­men­ta­ción de los te­ji­dos del cuer­po en ge­ne­ral, mo­ti­vo por el cual au­men­ta el me­ta­bo­lis­mo, es­ti­mu­lan­do al mis­mo tiem­po las se­cre­cio­nes del trac­to di­ges­ti­vo y del hí­ga­do, así co­mo a la di­ges­tión.

Una bue­na op­ción es que te con­sien­tas con un ri­co ba­ño de agua de mar, ya que al ser ri­co en mi­ne­ra­les co­mo el po­ta­sio, mag­ne­sio, cal­cio y azu­fre, re­vi­ta­li­zan la tex­tu­ra de la piel. El agua de mar tam­bién con­tie­ne el le­cho ma­rino, por lo que es ideal pa­ra con­tra­rres­tar o co­rre­gir al­gu­nas afec­ta­cio­nes fí­si­cas y es­té­ti­cas de nues­tro cuer­po, su con­te­ni­do en cal­cio y fós­fo­ro for­ta­le­ce los hue­sos y fa­vo­re­ce la mo­vi­li­dad de múscu­los y ar­ti­cu­la­cio­nes. Sus pro­pie­da­des tam­bién ayu­dan a re­gu­lar la glán­du­la ti­roi­des que nos per­mi­te ba­jar de pe­so y su con­te­ni­do en yo­do tie­ne un efec­to de­sin­fec­tan­te y me­jo­ra­dor del es­ta­do de las he­ri­das.

Una ten­den­cia muy de mo­da es la de aña­dir di­fe­ren­tes pro­duc­tos al agua de ba­ño, por ejem­plo: ge­les, ja­bo­nes, es­pu­mas, ex­fo­lian­tes y esen­cias na­tu­ra­les, los cua­les apor­tan a la piel sus­tan­cias que la nu­tren y la hi­dra­tan, le brin­dan sua­vi­dad y re­nue­van sus cé­lu­las muer­tas, con­tri­bu­yen­do a la re­la­ja­cion y al lo­gro de un sue­ño tran­qui­lo.

Es­tos ba­ños, de­no­mi­na­dos aro­ma­te­ra­pia, son re­co­men­da­dos dos ve­ces a la se­ma­na du­ran­te 25 min. Es muy im­por­tan­te que to­dos los pro­duc­tos uti­li­za­dos sean na­tu­ra­les, sin quí­mi­cos ni pre­ser­van­tes, pa­ra evi­tar aler­gias e irri­ta­cio­nes en la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.