ES­TÉ­TI­CA VS. AU­TO­ES­TI­MA

LA CI­RU­GÍA BA­RIÁ­TRI­CA Y LA ES­TÉ­TI­CA RE­CONS­TRUC­TI­VA PER­MI­TEN DE­VOL­VER­LE AL PA­CIEN­TE, EN GRAN ME­DI­DA, EL BIE­NES­TAR Y LA AU­TO­ES­TI­MA QUE LA OBESIDAD LE HA­BÍA QUI­TA­DO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud -

¿Yaho­ra? Es la pre­gun­ta que mu­chas per­so­nas han he­cho a la doc­to­ra Ali­na Rosales Agui­rreu­rre­ta, lue­go de ha­ber­se so­me­ti­do a una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca co­mo la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca.

El ex­ce­so de piel que aparece des­pués de una pér­di­da de pe­so ex­tre­ma es en­ton­ces el mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra los pa­cien­tes que han da­do el pri­mer pa­so pa­ra re­cu­pe­rar su ca­li­dad de vi­da, co­men­ta la ci­ru­ja­na plás­ti­ca del Cen­tro Na­cio­nal de Ci­ru­gía de Mí­ni­mo Ac­ce­so (CNCMA).

En es­ta ins­ti­tu­ción –con una ex­pe­rien­cia de más de 25 años en la ci­ru­gía eso­fa­go­gás­tri­ca, y su­pe­rior a 15 años en la ba­riá­tri­ca, uno de sus pro­gra­mas lí­de­res que ha be­ne­fi­cia­do a pa­cien­tes cu­ba­nos y de Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos, Venezuela, An­go­la y Ma­li– han en­con­tra­do la sa­tis­fac­ción con­si­go mis­mos cien­tos de pa­cien­tes, lue­go del re­en­cuen­tro con una nue­va ima­gen cor­po­ral.

La ba­riá­tri­ca –un con­jun­to de téc­ni­cas pa­ra re­du­cir la ca­pa­ci­dad del es­tó­ma­go y al­te­rar el re­co­rri­do in­tes­ti­nal, con el pro­pó­si­to de evi­tar la ab­sor­ción de gra­sas y nu­trien­tes du­ran­te el pro­ce­so di­ges­ti­vo– ha pa­sa­do de ser una ci­ru­gía com­ple­ja y arries­ga­da a ser un pro­ce­der con al­tos ín­di­ces de se­gu­ri­dad y ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos en de­vol­ver­le a un pa­cien­te, en gran me­di­da, el bie­nes­tar que la obesidad le ha­bía qui­ta­do, apun­ta el doc­tor en Cien­cias y ci­ru­jano ge­ne­ral Mi­guel Án­gel Mar­tí­nez Al­fon­so, quien tie­ne una ex­pe­rien­cia de dos dé­ca­das en el desa­rro­llo de es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes.

«Con­ta­mos con equi­pa­mien­to y tec­no­lo­gía de pri­mer ni­vel pa­ra el desa­rro­llo de es­tas téc­ni­cas, y con su­tu­ra­do­res me­cá­ni­cos, que hu­ma­ni­zan ex­tra­or­di­na­ria­men­te la ci­ru­gía y nos han per­mi­ti­do al­can­zar exi­to­sos re­sul­ta­dos», pre­ci­só.

Am­bos es­pe­cia­lis­tas for­man par­te, jun­to a otros ex­per­tos, de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio in­te­gra­do por pro­fe­sio­na­les de es­te y otros cen­tros lí­de­res en el país co­mo el Ins­ti­tu­to de En­do­cri­no­lo­gía, de es­pe­cia­li­da­des co­mo nu­tri­ción, psi­co­lo­gía, ci­ru­gía, anes­te­sio­lo­gía y car­dio­lo­gía, en­tre otras.

«De acuer­do con las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da pa­cien­te, es­te equi­po eva­lúa al en­fer­mo de mo­do in­te­gral an­tes de ser so­me­ti­do a la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, dí­ga­se a la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca, co­mo a la re­cons­truc­ción plás­ti­ca des­pués», en­fa­ti­zó el tam­bién je­fe del ser­vi­cio de aten­ción mé­di­ca in­ter­na­cio­nal del CNCMA.

«No se tra­ta de ma­gia, por­que lle­va de­trás una fuer­te vo­lun­tad de ca­da per­so­na por se­guir las in­di­ca­cio­nes mé­di­cas, fun­da­men­tal­men­te en el cam­bio de es­ti­lo de vi­da y en una die­ta sa­lu­da­ble, pe­ro con la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca mí­ni­ma­men­te in­va­si­va se con­si­guen pér­di­das de has­ta 40 o más ki­los, y las per­so­nas pue­den pa­sar de ser obe­sos a nor­mo­pe­so o con un dis­cre­to so­bre­pe­so», ex­pli­có Rosales Agui­rreu­rre­ta.

Pe­ro cuan­do la obesidad –en­fer­me­dad cró­ni­ca que au­men­ta ver­ti­gi­no­sa­men­te– des­apa­re­ce, a me­nu­do aparece otro pro­ble­ma que in­ter­fie­re en la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal de las per­so­nas y que no pue­de re­du­cir­se a la de­fi­ni­ción de es­té­ti­co, por­que es fun­cio­nal, di­jo la es­pe­cia­lis­ta.

Su­ce­de que adel­ga­za­mien­tos tan sig­ni­fi­ca­ti­vos, traen co­mo se­cue­la ex­ce­sos de piel y te­ji­do adi­po­so que cuel­gan des­pro­por­cio­na­da­men­te del ab­do­men, los mus­los, los bra­zos, el pe­cho, e in­clu­so la es­pal­da, lo cual im­po­si­bi­li­ta ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria co­mo la mar­cha o el ves­tir­se, ex­pli­có la doc­to­ra Rosales Agui­rreu­rre­ta.

Al res­pec­to se­ña­ló que «en mu­chos de ellos apa­re­cen ade­más al­te­ra­cio­nes cu­tá­neas ero­si­vas en­tre los plie­gues de ex­ce­si­va piel que pue­den in­fec­tar­se y que re­quie­ren cu­ra­cio­nes cons­tan­tes y pre­ven­ción dia­ria. Jus­ta­men­te la ci­ru­gía post­ba­riá­tri­ca es­tá des­ti­na­da a co­rre­gir el cuer­po a tra­vés de “plas­tias” qui­rúr­gi­cas, cu­yo pro­pó­si­to es de­vol­ver­le al pa­cien­te los as­pec­tos anató­mi­cos que se han vis­to al­te­ra­dos lue­go de la dis­mi­nu­ción en el pe­so cor­po­ral».

El mo­men­to ideal pa­ra afron­tar cual­quie­ra de es­tas ci­ru­gías –ya sea la ab­do­mi­no­plas­tia, la cru­ro­plas­tia de los mus­los y la bra­quio­plas­tia de los bra­zos, así co­mo la co­rrec­ción de la fla­ci­dez y atro­fia del te­ji­do ma­ma­rio, al­ta­men­te de­man­da­das por es­tos pa­cien­tes– es cuan­do la per­so­na ya al­can­zó un pe­so es­ta­ble, lue­go de la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca, lo cual ge­ne­ral­men­te ocu­rre des­pués del año de operado, sos­tu­vo la ex­per­ta.

No obs­tan­te, con fre­cuen­cia es ne­ce­sa­ria al­gu­na in­ter­ven­ción que ayu­de a la eli­mi­na­ción del ex­ce­so de piel, pa­ra que el pe­so con­ti­núe es­ta­bi­li­zán­do­se y po­der re­in­ter­ve­nir en el fu­tu­ro. Ge­ne­ral­men­te son va­rias las zo­nas a tra­tar, y de­pen­dien­do de ello es el nú­me­ro de ci­ru­gías a rea­li­zar. «Tra­ta­mos de com­bi­nar los tiem­pos qui­rúr­gi­cos y pro­ce­di­mien­tos en be­ne­fi­cio del pa­cien­te, y co­men­za­mos por el área con que es­té más in­con­for­me, siem­pre y cuan­do ten­ga el ac­ta nu­tri­cio­nal y se de­ter­mi­ne por el equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que es­tá lis­to», co­men­tó.

Pa­ra el doc­tor Mar­tí­nez Al­fon­so «aun­que to­das las téc­ni­cas ga­ran­ti­zan que el pa­cien­te ba­je de pe­so, nin­gu­na es to­tal­men­te efec­ti­va si lue­go de la ope­ra­ción no cam­bia su es­ti­lo de vi­da, fun­da­men­tal­men­te los há­bi­tos ali­men­ta­rios, y no se rea­li­za ac­ti­vi­dad fí­si­ca», aler­tó.

El CNCMA dis­po­ne de pro­fe­sio­na­les con ex­pe­rien­cia, tan­to en la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca co­mo en la re­cons­truc­ti­va, una enor­me for­ta­le­za pa­ra lo que cons­ti­tu­ye el cie­rre al tra­ta­mien­to in­te­gral y efi­caz de una pa­to­lo­gía con ele­va­da mor­bi­li­dad aña­di­da y un cos­to psi­co­ló­gi­co y de adap­ta­ción so­cial muy sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.