El pla­cer de sa­bo­rear la vi­da

EN EL SAL­VA­DOR LA VA­RIE­DAD, EL CO­LO­RI­DO Y EL DE­LI­CIO­SO SA­BOR DE LAS FRU­TAS SE CON­JU­GAN PA­RA OB­SE­QUIAR­LE UN SA­LU­DA­BLE FES­TÍN AL PA­LA­DAR

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Especial - TEX­TO / LOUR­DES M. BENÍTEZ CEREIJO FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Re­sul­ta sa­tis­fac­to­rio sa­ber que ca­da día son más las per­so­nas que co­mul­gan con un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, so­bre to­do cuan­do el in­cre­men­to de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y la dia­be­tes cons­ti­tu­yen una reali­dad alar­man­te. La preo­cu­pa­ción por man­te­ner el bie­nes­tar, la vi­ta­li­dad y ha­cer fren­te al im­pla­ca­ble pa­so del tiem­po ha he­cho que se con­so­li­den nue­vas ma­ne­ras de con­ce­bir el cuer­po; y en con­se­cuen­cia han va­ria­do tam­bién los pa­tro­nes de con­duc­ta ali­men­ta­ria.

No hay que vol­ver­se lo­cos ni tam­po­co de­jar­nos do­mi­nar por die­tas que, le­jos de ayu­dar, pue­den con­ver­tir­se en un pe­li­gro. La so­lu­ción pa­ra man­te­ner un pe­so ade­cua­do, co­mien­do sano y de­li­cio­so, nos la re­ga­la la ma­dre na­tu­ra­le­za por me­dio de las fru­tas, las ver­du­ras y los ve­ge­ta­les.

De es­ta ma­ne­ra es­tá ga­ran­ti­za­do que po­da­mos: au­men­tar nues­tra pro­duc­ti­vi­dad, con­su­mien­do fi­bras, nu­trien­tes y an­ti­oxi­dan­tes; con­tro­lar el pe­so cor­po­ral, me­jo­rar la di­ges­tión, pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de las cé­lu­las, cui­dar nues­tra piel, ga­nar en ca­li­dad de vi­da e in­cre­men­tar el bie­nes­tar.

Y si de fru­tas se tra­ta, un si­tio ideal pa­ra de­jar­se se­du­cir por sus múltiples beneficios es­tá en El Sal­va­dor, don­de va­rie­dad, co­lo­ri­do y de­li­cio­so sa­bor se con­ju­gan en una mez­cla exó­ti­ca pa­ra ob­se­quiar­le un sa­lu­da­ble fes­tín al pa­la­dar. Le in­vi­ta­mos a co­no­cer al­gu­nas de ellas pa­ra que es­co­ja su fa­vo­ri­ta y sien­ta en bo­ca pro­pia el pla­cer de sa­bo­rear la vi­da.

LAS ANONAS

De agra­da­ble sa­bor dul­ce, cre­cen en ár­bo­les que no al­can­zan de­ma­sia­da al­tu­ra. Tie­nen mu­chas se­mi­llas que es­tán cu­bier­tas por una grue­sa ca­pa de piel que es la que se co­me. Se da en­tre los me­ses de ju­nio y agos­to. Im­por­tan­te fuen­te de mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas, co­mo la B, que me­jo­ra la trans­mi­sión ner­vio­sa y la ac­ti­vi­dad mus­cu­lar; la C, que ayu­da en la ab­sor­ción del hie­rro y es un po­ten­te agen­te an­ti­in­fla­ma­to­rio y an­ti­oxi­dan­te; y la A que pro­te­ge la re­ti­na y la cór­nea y ayu­da a man­te­ner un ca­be­llo lu­jo­so y una piel de as­pec­to ju­ve­nil. Por to­do lo an­te­rior es usa­da des­de la an­ti­güe­dad.

JOCOTES (NO.6)

Se pue­den en­con­trar en abun­dan­cia en­tre los me­ses de fe­bre­ro y abril. Cre­ce en ár­bo­les que mi­den en­tre 3 m y 6 m. Pue­de ser de co­lor ver­de, ro­jo y ama­ri­llo. Cuan­do la fru­ta es­tá muy ma­du­ra es blan­da y dul­ce, de lo con­tra­rio pue­de ser un po­co áci­da y con una con­sis­ten­cia más só­li­da. Es una fru­ta ba­ja en gra­sas y pro­teí­nas, y des­ta­ca por su al­to con­te­ni­do en agua, mi­ne­ra­les (cal­cio, hie­rro y fós­fo­ro) y vi­ta­mi­nas (so­bre to­do C).

MANGOS (NO.4)

Se dan en abun­dan­cia du­ran­te fe­bre­ro a ma­yo. Del man­go son muy re­co­no­ci­das sus pro­pie­da­des di­ges­ti­vas, pues pro­por­cio­na un gru­po de en­zi­mas que apo­yan al cuer­po y a su ca­pa­ci­dad de des­com­po­ner ali­men­tos. Con­su­mir­lo o to­mar­lo en ju­go dia­ria­men­te pue­de ayu­dar a pre­ve­nir se­ve­ros ti­pos de cán­cer co­mo el de seno, el de la san­gre (leu­ce­mia), de prós­ta­ta y de co­lon. Tam­bién in­ter­vie­nen en el for­ta­le­ci­mien­to de los hue­sos, por­que es­tán lle­nos de vi­ta­mi­na K.

SANDÍA (NO.1)

Idea­les pa­ra con­su­mir en los días de ca­lor, por po­seer gran can­ti­dad de agua y ser muy re­fres­can­te. Apor­ta vi­ta­mi­nas A, B,C, E, mag­ne­sio, sa­les mi­ne­ra­les y po­ta­sio. Es una fru­ta muy fá­cil de di­ge­rir, de­pu­ra­ti­va y an­ti­oxi­dan­te. Una do­sis dia­ria de ju­go po­dría ser su­fi­cien­te pa­ra ba­jar la pre­sión ar­te­rial.

Si de fru­tas se tra­ta, un si­tio ideal pa­ra de­jar­se se­du­cir por sus múltiples beneficios es­tá en El Sal­va­dor, don­de va­rie­dad, co­lo­ri­do y de­li­cio­so sa­bor se con­ju­gan en una mez­cla exó­ti­ca pa­ra ob­se­quiar­le un sa­lu­da­ble fes­tín al pa­la­dar

PATERNA (NO.5)

Cre­ce en vai­nas que pue­den lle­gar a me­dir has­ta 30 cm o más. Su co­lor es ver­de y en su in­te­rior se en­cuen­tran va­rias se­mi­llas cu­bier­tas por una ca­pa car­no­sa co­lor blan­co. Su sa­bor es dul­ce y que es la que se con­su­me. Es una fuen­te de cal­cio, fós­fo­ro y áci­do as­cór­bi­co. Ayu­da a des­in­fla­mar las ve­nas, ali­via los ma­les­ta­res en las vías res­pi­ra­to­rias. Equi­li­bra el azú­car en la san­gre.

PEPETO

Cre­ce en ár­bo­les que por lo ge­ne­ral se en­cuen­tran en me­dio de ca­fe­ta­les. La fru­ta es­tá en me­dio de vai­nas co­lor ver­de y cuan­do se ma­du­ra es de co­lor ama­ri­llo. Son se­mi­llas cu­bier­tas por una pul­pa blan­ca con sa­bor dul­ce, que es la par­te co­mes­ti­ble, y se uti­li­zan con fi­nes me­di­ci­na­les: an­ti­dia­rrei­co y an­ti­rreu­má­ti­co.

NANCE (NO.3)

Es car­no­sa y en su cen­tro tie­ne una se­mi­lla. Su ta­ma­ño es po­co me­nos que el de una acei­tu­na. Se re­co­mien­da por su al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­na C; ayu­da a pro­te­ger al cuer­po con­tra las in­fec­cio­nes pro­pias en los hue­sos y dien­tes sa­nos. Tam­bién me­jo­ra la ca­pa­ci­dad del or­ga­nis­mo pa­ra re­pa­rar las he­ri­das y man­tie­ne li­bres de bac­te­rias, vi­rus e in­fec­cio­nes.

ICACO (NO.2)

Es un fru­to muy exó­ti­co. Tie­ne for­ma de ci­rue­la y pue­de me­dir 2,5 cm. El in­te­rior es de co­lor blan­co con una se­mi­lla en el cen­tro. Por lo ge­ne­ral se pre­pa­ra en al­mí­bar, ya que al con­su­mir­los fres­cos no brin­da mu­cho sa­bor al pa­la­dar. La me­di­ci­na tra­di­cio­nal ha apro­ve­cha­do sus pro­pie­da­des as­trin­gen­tes.

MAMÓN

En el país se co­no­cen dos va­rie­da­des, el áci­do y el de azu­ca­rón. Es una fru­ta ri­ca en vi­ta­mi­nas, so­bre to­do A. Por su efec­to as­trin­gen­te com­ba­te la dia­rrea. For­ta­le­ce los te­ji­dos y ayu­da a au­men­tar las de­fen­sas, por lo que pre­vie­ne la gri­pe y los res­fria­dos.

MARAÑONES (NO.8)

Ade­más de su car­ne co­mes­ti­ble, su se­mi­lla es muy co­di­cia­da y de­man­da­da en el mer­ca­do, ya que se cocina y de su in­te­rior se ex­trae una nuez muy de­li­cio­sa. Con­tie­ne al­tas can­ti­da­des de hie­rro y cal­cio, por lo que ayu­da a for­ta­le­cer los hue­sos y ace­le­ra la for­ma­ción de los gló­bu­los rojos de la san­gre. Al­ma­ce­na vi­ta­mi­na B3, cu­ya fun­ción es de des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo. Es ri­co en tia­mi­na y vi­ta­mi­na C. Po­see po­ta­sio y pro­teí­nas su­ma­men­te im­por­tan­tes pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del cuer­po hu­mano.

MAMEY

Es una de­li­cio­sa fru­ta de co­lor anaran­ja­do. Ri­ca en vi­ta­mi­nas A y C, ade­más de en mi­ne­ra­les co­mo po­ta­sio, fós­fo­ro, hie­rro y cal­cio, nu­trien­tes vi­ta­les pa­ra el or­ga­nis­mo. Se le atri­bu­yen pro­pie­da­des ener­gé­ti­cas. Sus se­mi­llas ac­túan co­mo an­ti­pa­ra­si­tan­te; en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal se em­plea pa­ra eli­mi­nar la dia­rrea y tra­tar pro­ble­mas di­ges­ti­vos. Gran alia­do de be­lle­za: su pul­pa y acei­te for­ta­le­cen el ca­be­llo.

GUAYABA

Tie­ne un de­li­cio­so sa­bor dul­ce y pe­que­ñas se­mi­llas re­don­das en su in­te­rior. Cuen­ta con pro­pie­da­des muy be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud (an­ti­oxi­dan­te, vi­ta­mi­na C y A). Pre­vie­ne en­fer­me­da­des del co­ra­zón y ayu­da a con­tro­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol.

CO­CO

Se pue­de be­ber el agua que se en­cuen­tra en su in­te­rior y co­mer la de­li­cio­sa car­ne que es­tá ad­he­ri­da a la cás­ca­ra. Cuan­do al­can­za su ma­du­rez, apor­ta mu­chas vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos.

ZAPOTE (NO.7)

Cuan­do se en­cuen­tra en su pun­to de ma­du­ra­ción, tie­ne un sa­bor muy dul­ce. Po­see mu­chos va­lo­res nu­tri­cio­na­les. Brin­da gran­des beneficios pa­ra la sa­lud, pues en él se ha­llan vi­ta­mi­nas A, B1, B2, B3 y C, así co­mo cal­cio, hie­rro y fós­fo­ro.

La so­lu­ción pa­ra man­te­ner un pe­so ade­cua­do, co­mien­do sano y de­li­cio­so, nos la re­ga­la la ma­dre na­tu­ra­le­za por me­dio de las fru­tas, las ver­du­ras y los ve­ge­ta­les

1. SANDÍA. / 2. ICACOS. / 3. NANCES. / 4. MANGOS. / 5. PATERNAS. / 6. JOCOTES. / 7. ZAPOTES. / 8. MARAÑONES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.