Be­lla His­to­ria al des­cu­bier­to

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Patromonio - TEX­TO / CA­MI­LO EIRANOVA FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

POR ESA ANI­MA­CIÓN CON­TI­NUA QUE LO DIS­TIN­GUE ES EL PAR­QUE CO­LÓN DE ESOS LU­GA­RES QUE HA­CEN SEN­TIR AL VI­SI­TAN­TE CO­MO UN DES­CU­BRIR­DOR EN UNA AU­TÉN­TI­CA CIU­DAD CO­LO­NIAL, EL ES­CE­NA­RIO PER­FEC­TO PA­RA COM­PAR­TIR CON LOS DO­MI­NI­CA­NOS, SIEM­PRE GEN­TE LIN­DA

Via­jar a San­to Do­min­go es vi­vir in­ten­sa­men­te la his­to­ria de nues­tros an­te­pa­sa­dos, nues­tra his­to­ria. Es lle­gar al lu­gar don­de se em­pe­zó a con­for­mar el con­ti­nen­te ame­ri­cano a par­tir del arri­bo de Gran Almirante a es­tas tie­rras. Co­mo ciu­dad, fue fun­da­da por Bar­to­lo­mé Co­lón, Go­ber­na­dor de las Tie­rras de Fron­te­ras, en 1496, con lo cual se si­tuó co­mo el pri­mer asen­ta­mien­to europeo em­pla­za­do en es­ta par­te del pla­ne­ta. Así na­ció la ac­tual ca­pi­tal del Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y la que es to­ma­da co­mo la pri­me­ra que tu­vo Es­pa­ña en el Nuevo Mun­do.

Por to­do lo an­te­rior, y mu­cho más, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción y la Cul­tu­ra (UNES­CO) le otor­gó, el 8 de di­ciem­bre de 1990, la con­di­ción de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad a su «Zo­na Co­lo­nial» (co­mo le gus­ta nom­brar los do­mi­ni­ca­nos al Cen­tro His­tó­ri­co), edi­fi­ca­da en una su­per­fi­cie de 3 km2 por Ni­co­lás de Ovan­do, en 1502. Se tra­ta de en­cla­ve real­men­te es­pec­ta­cu­lar, po­bla­do de fa­bu­lo­sas y cen­te­na­rias cons­truc­cio­nes, pin­to­res­cas ca­lles y mag­ní­fi­cas pla­zas.

Sin du­das, re­sul­ta muy pla­cen­te­ro pa­sear al ai­re li­bre por es­ta par­te de la ciu­dad que mar­ca el mis­mí­si­mo co­ra­zón del Ca­ri­be y don­de el ver­de re­ga­la un to­que muy es­pe­cial, co­mo se pue­de ad­mi­rar en el po­pu­lar Par­que Co­lón que des­de tiem­po de la co­lo­nia sir­vió co­mo si­tio de en­cuen­tro de la so­cie­dad, que lo ele­gía in­va­ria­ble­men­te pa­ra rea­li­zar sus fies­tas. Una cos­tum­bre que no se ha per­di­do a pe­sar de ha­ber trans­cu­rri­do más de 500 años, pues es­ta cén­tri­ca pla­za se eri­ge aún en la ac­tua­li­dad co­mo el prin­ci­pal cen­tro de ac­ti­vi­da­des de cor­te cul­tu­ral de San­to Do­min­go.

Na­ci­do en me­dio de las pri­me­ras vi­vien­das co­lo­nia­les que se le­van­ta­ron en el con­ti­nen­te en el si­glo XV, da­ta de 1506 la Pla­za Ma­yor de San­to Do­min­go (hoy Par­que Co­lón), co­mo se le de­no­mi­nó en ho­nor al Co­men­da­dor Ma­yor Ni­co­lás de Ovan­do, a quien se de­be el tras­la­do de la ur­be a la par­te oc­ci­den­tal del río Oza­ma. A es­te es­pa­cio pú­bli­co que so­bre­sa­le allí don­de con­ver­gen las ca­lles El Con­de y Ar­zo­bis­po Me­ri­ño, tam­bién se le co­no­ció co­mo Pla­za de la Ca­te­dral, por la cer­ca­nía la Ca­te­dral Pri­ma­da de Amé­ri­ca, una de las ma­yo­res atrac­cio­nes de la ciu­dad, por man­te­ner­se ex­ce­len­te­men­te con­ser­va­da a pe­sar del pa­so de los si­glos.

Con sus pin­tu­ras al óleo co­rres­pon­dien­tes al pe­río­do co­lo­nial, la im­po­nen­te Ca­te­dral lla­ma la aten­ción por las pie­dras ama­ri­llen­tas que la com­po­nen y con las cua­les se lu­ce al má­xi­mo el es­ti­lo gó­ti­co, pre­sen­te en dos de sus tres en­tra­das y en el ad­mi­ra­ble

te­cho. Se cuen­ta que pa­ra con­ce­bir sus só­li­das ba­ses se to­ma­ron ca­si dos dé­ca­das, cai na­da en com­pa­ra­ción con las otras diez que hu­bo que em­plear pa­ra que es­tu­vie­ran lis­tas las ca­pi­llas.

Es es­ta una de las obras mo­nu­men­ta­les que atraen a dia­rio a cien­tos de tu­ris­tas y vi­si­tan­tes na­cio­na­les ha­cia el Par­que que in­vi­ta a com­par­tir con ami­gos, fa­mi­lia­res o con tu pa­re­ja, por­que no es­ca­sean por los al­re­de­do­res agra­da­bles es­ta­ble­ci­mien­tos don­de se pue­de dis­fru­tar de la ge­nial gas­tro­no­nía do­mi­ni­ca­na y be­ber exó­ti­cos tra­gos.

Tam­bién re­sul­ta un es­pec­tácu­lo apre­ciar el vue­lo de las in­can­sa­bles pa­lo­mas que rePor vo­lo­tean o se po­san so­bre la fa­moa es­ta­tua del Gran Almirante Cris­tó­bal Co­lón, que lo mues­tra con el bra­zo iz­quier­do ten­di­do ha­cia el no­roes­te, in­di­can­do la di­rec­ción por don­de lle­gó des­pués de ha­ber atra­ve­sa­do to­da la is­la que él de­no­mi­nó «La Es­pa­ño­la».

Es­cul­pi­da por el fran­cés E. Gil­bert, el mo­nu­men­to se inau­gu­ró en el año 1887 y la fi­gu­ra del des­cu­bri­dor de es­tas tie­rras se fun­dió en bron­ce. So­bre el pe­des­tal de már­mol se en­cuen­tra re­pre­sen­ta­da Ana­cao­na, rei­na de los taí­nos, pri­me­ra in­dí­ge­na que apren­dió a es­cri­bir, pe­ro que so­bre to­do re­pre­sen­ta el sím­bo­lo del en­cuen­tro en­tre las dos cul­tu­ras.

esa ani­ma­ción con­ti­nua que lo dis­tin­gue es el Par­que Co­lón de esos lu­ga­res que ha­cen sen­tir al vi­si­tan­te co­mo un des­cu­brir­dor en una au­tén­ti­ca ciu­dad co­lo­nial, el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra com­par­tir con los do­mi­ni­ca­nos, siem­pre gen­te lin­da.

Re­sul­ta un es­pec­tácu­lo apre­ciar el vue­lo de las in­can­sa­bles pa­lo­mas que re­vo­lo­tean o se po­san so­bre la fa­moa es­ta­tua del Gran Almirante Cris­tó­bal Co­lón

En la Zo­na Co­lo­nial se ha­lla el po­pu­lar Par­que Co­lón.

La Ca­te­dral Pri­ma­da de Amé­ri­ca, pri­me­ra que se cons­tru­yó en el Nuevo Mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.