Tra­di­ción y bue­nas aguas

LAS DI­FE­REN­TES VA­RIAN­TES DE LA RU­TA JACOBEA CUEN­TAN CON MU­CHÍ­SI­MOS ATRAC­TI­VOS, EN­TRE ELLOS LA PO­SI­BI­LI­DAD DE DIS­FRU­TAR DE LAS AGUAS TER­MA­LES A LO LAR­GO DE TO­DO EL TRA­YEC­TO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Historia - TEX­TO / FA­BIO MAR­TÍN FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Re­co­rrer el Ca­mino de San­tia­go, en cual­quie­ra de sus va­rian­tes, re­sul­ta un re­to en ex­tre­mo ago­ta­dor. Ca­da jor­na­da pre­su­po­ne las an­dan­zas de no po­cos ki­ló­me­tros y un des­gas­te, tan­to fí­si­co co­mo men­tal, que bien va­le la pe­na re­pa­rar an­tes de em­pren­der otra vez la mar­cha ha­cia el se­pul­cro del Após­tol. Y na­da me­jor pa­ra ello que un buen cha­pu­zón en al­gu­nas de las ter­mas dis­per­sas a lo lar­go de las di­fe­ren­tes ru­tas, cu­yas aguas me­di­ci­na­les apor­tan, más allá del re­lax, re­co­no­ci­das pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas pa­ra el cuer­po.

Es­tá pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te que el ter­ma­lis­mo cons­ti­tu­ye una de las me­jo­res te­ra­pias con­tra el es­trés y las ten­sio­nes de la vi­da dia­ria. Des­de tiem­pos an­ces­tra­les, los ro­ma­nos se be­ne­fi­cia­ban de las bon­da­des cu­ra­ti­vas de los ma­nan­tia­les ter­ma­les de Es­pa­ña, mu­chos de los cua­les se en­cuen­tran en la re­gión nor­te de la pe­nín­su­la.

Por allí dis­cu­rren va­rias de las ru­tas que des­de el si­glo X re­co­rren los pe­re­gri­nos ha­cia la ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la, es­pe­cial­men­te el Ca­mino Fran­cés, ya sea to­man­do co­mo pun­to de par­ti­da a Ron­ces­va­lles en Na­va­rra, o des­de Ja­ca, en Ara­gón.

En sus di­fe­ren­tes eta­pas se pue­de atra­ve­sar uno de los nú­cleos de ter­ma­lis­mo más im­por­tan­tes del país, pa­san­do por los Pi­ri­neos al sur de La Rio­ja, en­cla­ve de re­co­no­ci­dos bal­nea­rios co­mo Vi­las de Tur­bón, Pen­ti­co­sa y Be­nas­que, por so­lo ci­tar al­gu­nos.

Más ade­lan­te, ya en Bur­gos, se pue­den dis­fru­tar las bon­da­do­sas aguas de Val­de­la­te­ja y Vi­tus, co­mo tam­bién en la vi­lla Cal­da de Lu­na, en la pro­vin­cia de León, don­de son igual­men­te fa­mo­sas. Y si se cu­bre el Ca­mino del Nor­te des­de el País Vas­co, el pe­re­grino en­con­tra­rá la opor­tu­ni­dad de re­ga­lar­se ba­ños ter­ma­les en Ces­to­na (Gui­púz­coa), en los bal­nea­rios de Puen­te Vies­go o Al­ce­da (Can­ta­bria) o en Las Cal­das (Asturias).

Pe­ro lo me­jor que­da re­ser­va­do pa­ra el fi­nal, por­que es Ga­li­cia un au­tén­ti­co pa­raí­so de tu­ris­mo termal. Pri­me­ro, por la gran can­ti­dad de es­ta­cio­nes dis­tri­bui­das en su geo­gra­fía, que van des­de los bal­nea­rios tra­di­cio­na­les has­ta los más mo­der­nos, equi­pa­dos con las más avan­za­das tec­no­lo­gías apli­ca­das a la sa­lud, el re­lax y la es­té­ti­ca. Y se­gun­do –no me­nos im­por­tan­te–, por la ca­li­dad de sus ma­nan­tia­les.

Sin du­das, la prin­ci­pal ciu­dad termal de la re­gión es Ourense, pun­to de ini­cio pa­ra re­co­rrer los úl­ti­mos ki­ló­me­tros de la Vía de la Pla­ta has­ta San­tia­go. La con­fluen­cia de los ríos Mi­ño, Lo­ña y Bar­ba­ña pro­vo­ca que ma­ne de la tie­rra agua mi­ne­ro-me­di­ci­nal a unos 67°C co­mo en Las Bur­gas, un ma­nan­tial de agua termal si­tua­do en el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad.

Ade­más, a ori­llas del río Mi­ño exis­te la Ru­ta Termal y a lo lar­go de los 5 km de su sen­da pea­to­nal se pue­de ac­ce­der a sie­te es­pa­cios na­tu­ra­les adap­ta­dos pa­ra dar­se un ba­ño re­pa­ra­dor.

Tam­bién den­tro de los lí­mi­tes de la mu­ra­lla de Lu­go se ha­llan las Ter­mas Ro­ma­nas, ba­ños pú­bli­cos que fue­ron cons­trui­dos a la par que la ciu­dad y cons­ti­tu­yen un mo­nu­men­to cul­tu­ral al al­can­ce de aque­llos que se de­ci­dan a rea­li­zar el Ca­mino Pri­mi­ti­vo.

En el ini­cio del Ca­mino Por­tu­gués, en Ga­li­cia, se lo­ca­li­za en el mu­ni­ci­pio de Tui, don­de las ter­mas fue­ron des­cu­bier­tas mu­cho des­pués de las de Cal­das de Reis, en la mis­ma ru­ta co­no­ci­da en tiem­pos ro­ma­nos co­mo Aquis Ce­le­nis, en las que bro­tan aguas sul­fu­ra­das clo­ru­ro-só­di­cas hi­per­ter­ma­les, que por su tem­pe­ra­tu­ra y com­po­si­ción son re­co­men­da­das por los es­pe­cia­lis­tas pa­ra tra­tar afec­cio­nes de vías res­pi­ra­to­rias, reu­má­ti­cas, piel, gi­ne­co­ló­gi­cas y qui­rúr­gi­cas.

Asi­mis­mo, las ru­tas más cer­ca­nas a la costa ga­lle­ga tie­nen atrac­cio­nes si­mi­la­res. co­mo la pe­que­ña lo­ca­li­dad en Oia, o el cen­tro termal A To­xa, a unos 80 km de San­tia­go de Com­pos­te­la y muy pró­xi­mo al pa­so del Ca­mino Por­tu­gués y su ru­ta ma­rí­ti­ma, con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo un lu­gar ideal pa­ra pa­sar unos días de es­par­ci­mien­to una vez con­clui­do el lar­go y ex­te­nuan­te via­je.

Es evi­den­te que abun­dan las pro­pues­tas con ta­les fi­nes. So­lo es cues­tión de em­pren­der la mar­cha sin te­mer al du­ro es­fuer­zo, por­que an­tes o des­pués de lle­gar a la Ca­te­dral del Após­tol San­tia­go el cuer­po pue­de vi­vir ex­pe­rien­cias que siem­pre va a agra­de­cer.

Las Bur­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.