ACUE­DUC­TO DE LA HA­BA­NA EL RE­GA­LO DE AL­BEAR

DES­DE EL SUR­GI­MIEN­TO DE LA ZAN­JA REAL, MU­CHO TU­VO QUE CO­RRER EL TIEM­PO PA­RA PO­DER ABAS­TE­CER DE AGUA A LA CIU­DAD QUE NA­CIÓ EN EL PUER­TO DE CA­RE­NAS, ALEJADA DE LAS PRIN­CI­PA­LES FUEN­TES DE ABAS­TO DEL PRE­CIA­DO LÍ­QUI­DO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Historia -

No por azar el puer­to de Ca­re­nas fue es­co­gi­do por los es­pa­ño­les pa­ra es­ta­ble­cer un asen­ta­mien­to; pe­ro des­de la fundación de la vi­lla de San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na su­frie­ron la es­ca­cez de agua po­ta­ble, por lo que fue prio­ri­dad la ins­ta­la­ción de un sis­te­ma efec­ti­vo de abas­to.

Du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das, los ha­bi­tan­tes de San Cris­tó­bal em­plea­ron los po­zos ubi­ca­dos en su en­torno, fa­vo­re­ci­dos por las ca­rac­te­rís­ti­cas del sub­sue­lo, al es­ti­lo del de La Ano­ria, uno de los más nom­bra­dos de la épo­ca y cu­ya ex­plo­ta­ción co­men­zó en 1559. Otras fuen­tes em­plea­das du­ran­te el si­glo XVI se en­con­tra­ron en los ríos Lu­ya­nó y La Cho­rre­ra, ac­tual Al­men­da­res, que sur­tía a la po­bla­ción a tra­vés del po­zo de la Ma­da­ma, des­de don­de el lí­qui­do se tras­la­da­ba en to­ne­les uti­li­zan­do pe­que­ñas em­bar­ca­cio­nes o en ti­na­jas y bo­ti­jas a lo­mo de mu­los y as­nos.

De la ne­ce­si­dad de sur­tir agua a la vi­lla sur­gió lo que se co­no­ce co­mo el Sis­te­ma de Acue­duc­tos His­tó­ri­cos de la Ha­ba­na Co­lo­nial, Con­jun­to Pa­tri­mo­nial Hi­dráu­li­co Ur­bano, de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal en enero de 2009. For­ma­do por la Zan­ja Real des­de fi­na­les del si­glo XVI has­ta la ter­mi­na­ción del Acue­duc­to de Fer­nan­do VII en 1835, y pos­te­rior­men­te, en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, por el Acue­duc­to de Al­bear, el mis­mo na­rra la his­to­ria de la am­plia­ción de la ciu­dad.

La au­to­ri­za­ción pa­ra la cons­truc­ción de la Zan­ja Real fue otor­ga­da por el rey en 1544, pe­ro de­bi­do a la fal­ta de fon­dos se di­la­tó el co­mien­zo de las obras, por lo que en 1548 se acor­dó el im­pues­to de­no­mi­na­do «si­sa de la zan­ja» a los na­víos que arri­ba­sen al puer­to. No fue has­ta 1566 que ini­cia­ron los tra­ba­jos ba­jo la di­rec­ción del Maes­tro Ma­yor de la For­ta­le­za, Fran­cis­co de Ca­lo­na. Las obras fue­ron con­clui­das has­ta la bahía en 1575, pe­ro la ines­ta­bi­li­dad de las ex­pla­na­cio­nes inu­ti­li­za­ba al­gu­nos de sus tra­mos, así se de­ci­dió man­te­ner la si­sa has­ta cul­mi­nar co­rrec­ta­men­te el en­car­go. En 1589 el In­ge­nie­ro Con­sul­tor y Di­rec­tor de las Obras de la Zan­ja Real, don Juan Bau­tis­ta An­to­ne­lli, se res­pon­sa­bi­li­zó con la em­pre­sa.

An­to­ne­lli pro­yec­tó una re­pre­sa en el río Al­men­da­res en El Hu­si­llo: una ca­sa de com­puer­tas des­de la cual se re­gu­la­ba el pa­so del agua y un ca­nal de to­ma de la pre­sa cons­trui­do en si­lle­ría en la ri­be­ra de­re­cha. Con una lon­gi­tud to­tal de 11,1 km, la Zan­ja Real abas­te­cía la vi­lla y sus al­re­de­do­res por me­dio de un complejo sis­te­ma de ca­na­les, ra­ma­les e hi­los de agua que a lo lar­go de su re­co­rri­do sur­tía a las for­ta­le­zas, con­ven­tos, cuar­te­les, hos­pi­ta­les, edi­fi­cios pú­bli­cos, así co­mo los egi­dos y a los ve­ci­nos a tra­vés de las fuen­tes pú­bli­cas, y a quie­nes po­dían pa­gar­los, por me­dio de las pa­jas de agua y los al­ji­bes.

En 1592 La Ha­ba­na re­ci­bió el tí­tu­lo de ciu­dad, año en el que cul­mi­nó la cons­truc­ción del pri­mer acue­duc­to que con­du­cía las aguas

a una ve­lo­ci­dad de 0,20 m/seg, ver­tien­do dia­ria­men­te 70 000 m3. Por su du­do­sa ca­li­dad, de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción de las cre­ci­das de los ríos y el ver­ti­mien­to de desechos, así co­mo por su em­pleo co­mo ba­ño pú­bli­co y pa­ra los ani­ma­les, se pro­mo­vió el en­ca­ña­mien­to y co­ber­tu­ra de los ra­ma­les. Du­ran­te 243 años en la ur­be so­lo exis­tió la Zan­ja Real que, an­te su ex­pan­sión, fue que­dan­do ob­so­le­ta, has­ta que en 1895, a raiz de la Gue­rra de In­de­pen­den­cia, se reha­bi­li­ta­ra.

Co­mo re­sul­ta­do del ace­le­ra­do cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal ha­cia 1831, por De­cre­to Real fue apro­ba­da la edi­fi­ca­ción del Acue­duc­to de Fer­nan­do VII, ne­ce­sa­rio pa­ra abas­te­cer a los más de 100 000 ha­bi­tan­tes de la vi­lla. Par­tien­do de la pre­sa del Hu­si­llo se pre­vió el em­pleo de tu­be­rías de hie­rro fundido de 42 cm de diá­me­tro pa­ra la con­duc­ción del agua, la cual se­ría trans­por­ta­da a lo lar­go de 7,5 km des­de el río Al­men­da­res has­ta la Puer­ta de Tie­rra. Es­te acue­duc­to, inau­gu­ra­do en 1835, te­nía co­mo ob­je­ti­vo me­jo­rar las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas, pe­ro de­bi­do a erro­res de cálcu­los pa­ra lo­grar la con­duc­ción por gra­ve­dad has­ta las ca­sas y edi­fi­cios pú­bli­cos, re­sul­tó ser un

Du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das, los ha­bi­tan­tes de San Cris­tó­bal em­plea­ron los po­zos ubi­ca­dos en su

en­torno. Otras fuen­tes em­plea­das du­ran­te el si­glo XVI se en­con­tra­ron en los ríos Lu­ya­nó y La Cho­rre­ra,

ac­tual Al­men­da­res

fra­ca­so. No obs­tan­te, fue el an­te­ce­den­te de la ma­yor obra de ingeniería hi­dráu­li­ca co­lo­nial de Cu­ba, el Acue­duc­to de Al­bear, con­si­de­ra­do una de las 7 Ma­ra­vi­llas de la Ingeniería Ci­vil Cubana.

Tres si­glos des­pués de la cul­mi­na­ción de la Zan­ja Real, se pu­so en fun­cio­na­mien­to el ter­cer acue­duc­to de la vi­lla. Es­te pro­yec­to re­ci­bió me­da­lla de oro en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís de 1878, pues con­ju­ga­ba en su ge­nial di­se­ño los más avan­za­dos ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos, eco­ló­gi­cos, es­té­ti­cos y eco­nó­mi­cos con los fun­da­men­tos sa­ni­ta­rios, éti­cos y le­ga­les de la épo­ca. Con la ga­ran­tía del abas­te­ci­mien­to de agua sa­na y la se­gu­ri­dad de su fun­cio­na­mien­to por el efec­to de la gra­ve­dad y un sis­te­ma de de­sin­fec­ción por clo­ra­ción, el Acue­duc­to de Al­bear fue la cons­truc­ción de su ti­po más avan­za­da de su tiem­po, que so­bre­sa­lía por la be­lle­za y uti­li­dad de to­dos sus com­po­nen­tes.

En­tre sus prin­ci­pa­les ele­men­tos, el de Al­bear po­see un mu­ro-pre­sa y es­tan­que de re­co­lec­ción de los ma­nan­tia­les de Ven­to, con­jun­to que se co­no­ce co­mo la Ta­za de Ven­to, que a su vez cuen­ta con un ca­nal de de­ri­va­ción y un tu­nel ba­jo el río Al­men­da­res con dos to­rres y si­fo­nes. Otra de sus es­truc­tu­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas es el ca­nal de con­duc­ción del agua en­tre Ven­to y Pa­la­tino, que in­clu­ye 24 to­rres ci­lín­dri­cas pa­ra el re­gis­tro e ins­pec­ción, ade­más pa­ra la ade­cua­da cir­cu­la­ción del ai­re en el ca­nal, a lo cual se su­man otras cinco to­rres cua­dra­das de com­puer­tas de desagüe e ins­pec­ción. Im­pre­sio­nan­te­men­te be­llos re­sul­tan los tan­ques de Pa­la­tino que cons­ti­tu­yen es­pe­jos de agua ca­pa­ces de al­ma­ce­nar el lí­qui­do ne­ce­sa­rio pa­ra el con­su­mo de la ciu­dad en un día, ador­na­dos con sur­ti­do­res de­co­ra­ti­vos. Con una al­tu­ra de 34 m.s.n.m, a par­tir de es­tos de­pó­si­tos se dis­tri­buía el agua a tra­ves de una com­ple­ja red de con­duc­to­ras sub­te­rrá­neas, has­ta los lin­des de la bahía, im­pul­sa­da por la fuer­za de gra­ve­dad.

A 125 años de su pues­ta en mar­cha, el Acue­duc­to de Al­bear su­mi­nis­tra agua dia­ria­men­te al 15 % de la po­bla­ción de la ca­pi­tal, fun­da­men­tal­men­te de los mu­ni­ci­pios de la Ha­ba­na Vie­ja, Cen­tro Ha­ba­na y sus zo­nas ale­da­ñas. De­cla­ra­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal el 11 de enero de 2009, con­ti­núa bom­bean­do, cual co­ra­zón pu­ro de la ciu­dad, el lí­qui­do vi­tal a tra­vés del complejo en­tra­ma­do de ar­te­rias in­vi­si­bles que ya­cen, des­de ha­ce más de un si­glo, ba­jo las ca­lles de La Ha­ba­na, y hoy for­ma par­te de es­ta ciu­dad real y ma­ra­vi­llo­sa a la cual don Fran­cis­co de Al­bear re­ga­ló el mi­la­gro de las aguas.

Los tan­ques de Pa­la­tino pue­den al­ma­ce­nar el 15% del agua con­su­mi­da en LaHa­ba­na en un día.

Caí­da del Hu­si­llo, re­pre­sa del Río Al­men­da­res don­de co­men­za­ba la Zan­ja Real.

Pla­nos del tú­nel con tu­be­rías y si­fo­nes ubi­ca­do de­ba­jo del río Al­men­da­res, di­se­ña­do por Al­bear.

REA­LI­ZA­DO CON LA CO­LA­BO­RA­CIÓNDE LA OFI­CI­NA DEL HIS­TO­RIA­DOR DELA CIU­DAD DE LA HA­BA­NAFO­TOS / JOSÉ M. CORREA / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.