DON­DE SA­BER E IN­TER­CAM­BIO SE DIS­FRU­TAN

RO­DEA­DA DE ES­PLÉN­DI­DA NA­TU­RA­LE­ZA Y CON­FORT, LA INS­TI­TU­CIÓN CUEN­TA CON LAS ME­JO­RES CON­DI­CIO­NES PA­RA LA REA­LI­ZA­CIÓN DE EVEN­TOS DE DI­FE­REN­TES PER­FI­LES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Tendecias -

Pro­ba­ble­men­te, el nom­bre del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Sa­lud La Pra­de­ra es muy co­no­ci­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal por los ser­vi­cios que brin­da en ma­te­ria de reha­bi­li­ta­ción neu­ro­ló­gi­ca, or­to­pé­di­ca y car­dio­vas­cu­lar de pa­cien­tes que han su­fri­do en­fer­me­da­des de esa na­tu­ra­le­za. Sin em­bar­go, en ese her­mo­so y tran­qui­lo es­pa­cio, lo­ca­li­za­do al oes­te de La Ha­ba­na, exis­ten mu­chas otras po­si­bi­li­da­des más allá del tra­ta­mien­to a quie­nes re­quie­ren de aten­ción es­pe­cia­li­za­da.

Cu­ba ha lo­gra­do un pres­ti­gio en cues­tio­nes de sa­lud sus­ten­ta­do por la ca­li­dad de sus pro­fe­sio­na­les, ins­ti­tu­cio­nes y re­sul­ta­dos; y es­te aval se con­vier­te en una puer­ta que se abre a la rea­li­za­ción en la Is­la de even­tos de ca­rác­ter cien­tí­fi­co so­bre es­tos te­mas. Jus­ta­men­te es­ta re­sul­ta una de las lí­neas de tra­ba­jo que bus­ca for­ta­le­cer

la Co­mer­cia­li­za­do­ra de Ser­vi­cios Mé­di­cos.

La Pra­de­ra cons­ti­tu­ye, en­ton­ces, un lu­gar per­fec­to pa­ra el desa­rro­llo de di­ver­sos even­tos, en tan­to reúne en un mis­mo si­tio las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra el desa­rro­llo exi­to­so de cual­quier jor­na­da cien­tí­fi­ca, alo­jar los par­ti­ci­pan­tes y pa­ra pro­pi­ciar la in­ter­ac­ción en­tre ellos, ya sea con los sa­be­res que se con­cen­tran en la ins­ti­tu­ción, co­mo con otros mu­chos que pro­pi­cia la ciu­dad de La Ha­ba­na, de la cual se en­cuen­tra a so­lo unos diez mi­nu­tos.

Do­ta­da con sa­lo­nes de con­fe­ren­cias pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des, que su­man ca­pa­ci­da­des su­pe­rio­res a 300 per­so­nas, La Pra­de­ra no so­lo tie­ne el con­fort pa­ra los even­tos de ca­rác­ter cien­tí­fi­co, sino que es­tá lis­ta pa­ra aco­ger otras pro­pues­tas cul­tu­ra­les o de cual­quier na­tu­ra­le­za. Com­ple­tan la in­fraes­truc­tu­ra del complejo to­das las bon­da­des de un ho­tel: res­tau­ran­tes, ca­fe­te­rías, pis­ci­na, áreas de­por­ti­vas, tien­da, co­rreo, pe­lu­que­ría, far­ma­cia in­ter­na­cio­nal y bu­ró de re­ser­va­cio­nes tu­rís­ti­cas, a lo cual se su­ma la po­si­bi­li­dad de bun­ga­lows VIP con chef pri­va­do pa­ra quie­nes así lo deseen.

Cer­cano a la ac­ti­va vi­da de la ciu­dad ca­pi­tal de Cu­ba, La Pra­de­ra es, sin du­da, un si­tio ideal pa­ra dis­fru­tar el in­ter­cam­bio de ideas y co­no­ci­mien­tos.

Sa­lón ple­na­rio.

Sa­lón azul.

Sa­lón ro­jo.

Sa­lón VIP.

Sa­lón na­ran­ja.

Edi­fi­cio de alo­ja­mien­to.

Bun­ga­low VIP.

Res­tau­ran­te La Pra­de­ra.

Res­tau­ran­te El Ran­chón.

Ha­bi­ta­ción de bun­ga­low VIP.

Sa­la de es­tar en bun­ga­low VIP.

Ci­ber­ca­fé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.