BRE­VE E IN­TEN­SO

ROMEO Y JULIETA Y EL RON PAC­TO DE NAVÍO, DE HAVANA CLUB, CON­FOR­MAN UN MARIDAJE TAN SUI GÉNERIS CO­MO ES­PE­CIAL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Tendecias -

Romeo y Julieta, fun­da­da en 1875, cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal ex­po­nen­te de los pu­ros de sa­bor me­dio del por­ta­fo­lio de Ha­ba­nos. Fue la pre­fe­ri­da de Wins­ton Chur­chill y mu­chas otras per­so­na­li­da­des, y hoy mi­llo­nes de per­so­nas le rin­den cul­to, ha­cen ho­nor a su es­té­ti­ca y sus li­ga­das.

El Pe­tit Ro­ya­les, pre­sen­ta­do en el 2017 (ce­po 47 x 95 mm de lar­go), ofre­ce al clien­te una fu­ma­da de cor­to tiem­po, al­go muy per­se­gui­do por los con­su­mi­do­res de es­te si­glo. Su nom­bre de ga­le­ra es Ca­pri­chos, de mu­cha acep­ta­ción en­tre pro­fe­sio­na­les y afi­cio­na­dos.

Al ser un Ha­bano de cor­to re­co­rri­do, nos per­mi­te apre­ciar su evo­lu­ción en po­co tiem­po. El pri­mer ter­cio en­tra en bo­ca cre­mo­sa­men­te con no­tas a nue­ces, que van acen­tuan­do su sa­bor a me­di­da que avan­za la fu­ma­da. Apa­re­cen no­tas de ce­dro en el se­gun­do ter­cio, mien­tras se apre­cian agra­da­bles atis­bos, li­ge­ra­men­te amar­gos, en su úl­ti­mo ter­cio.

En tér­mi­nos de ar­mo­nía no exis­te una be­bi­da obli­ga­da pa­ra un Ha­bano. Pa­ra es­te Romeo y Julieta Pe­tit Ro­ya­les va­rios son los des­ti­la­dos que ar­mo­ni­zan. Los es­pe­cia­lis­tas ge­ne­ral­men­te se ci­ñen a un con­cep­to cuan­do ha­bla­mos de maridaje o ar­mo­nía: los pro­duc­tos re­gio­na­les se com­ple­men­tan per­fec­ta­men­te. Por eso re­sul­ta acer­ta­do pro­po­ner el em­pas­te con un ron de es­ta tie­rra. El Pac­to de Navío, de Havana Club, de re­cien­te apa­ri­ción en el mer­ca­do, pue­de ser la pro­pues­ta. Se ins­pi­ró en la alian­za de 1815 que per­mi­tió res­ta­ble­cer el co­mer­cio en­tre Eu­ro­pa y Cu­ba a tra­vés de los na­víos o bu­ques mer­can­tes.

En pa­la­dar, Pac­to de Navío des­ta­ca por su cre­mo­si­dad y en aro­mas se per­ci­ben no­tas a fru­tos se­cos, ca­ne­la, vai­ni­lla, miel, ca­ra­me­lo y cí­tri­cos, que ha­cen una per­fec­ta ar­mo­nía con los ma­ti­ces del Romeo y Julieta Pe­tit Ro­ya­les. Ca­da bo­ca­na­da es un com­ple­men­to del ron, por la ma­ra­vi­llo­sa per­sis­ten­cia en bo­ca del Pac­to de Navío.

Por ello es un ver­da­de­ro re­ga­lo po­der dis­fru­tar de es­ta mez­cla su­bli­me en­tre el sa­bor a ce­dro y nue­ces del Pe­tit Ro­ya­les y la fru­to­si­dad y per­sis­ten­cia de las mie­les cu­ba­nas. ¡Qué me­jor pa­ra un Ha­bano pa­sio­nal que un ron lleno de ro­man­ti­cis­mo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.