La es­pe­leo­lo­gía su­ba­cuá­ti­ca crio­lla

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Simposub 2018 - TEX­TO / DRC. NICASIO VIÑA BAYÉS FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

LA EX­PLO­RA­CIÓN DE CA­VER­NAS INUN­DA­DAS CONS­TI­TU­YE UNA AC­TI­VI­DAD DESAFIAN­TE QUE PER­MI­TE DES­CU­BRIR AL­GU­NAS DE LAS BE­LLE­ZAS ME­JOR GUARDADAS DE LA NA­TU­RA­LE­ZA

La pri­me­ra in­mer­sión con es­ca­fan­dra au­tó­no­ma en Cu­ba, en un ac­ci­den­te cár­si­co, se lle­vó ade­lan­te en la La­gu­na del Va­lle San Juan, en la Pe­nín­su­la de Gua­naha­ca­bi­bes, ex­tre­mo oc­ci­den­tal del país, el 6 de oc­tu­bre de 1962, a po­cos me­ses de crea­da la Aca­de­mia de Cien­cias de Cu­ba. La rea­li­za­mos con­jun­ta­men­te con su pre­si­den­te, el doc­tor An­to­nio Nú­ñez Ji­mé­nez. Re­sul­tó ser una do­li­na inun­da­da has­ta ca­si el ni­vel del te­rreno, de pa­re­des re­ce­si­vas y de aguas muy cla­ras en la su­per­fi­cie, que van per­dien­do su trans­pa­ren­cia y a los 15 m de pro­fun­di­dad ya no hay vi­si­bi­li­dad, pues su den­si­dad au­men­ta por las par­tí­cu­las en sus­pen­sión. A los 20 m es co­mo un co­loi­de y a los 25 m en­con­tra­mos al tac­to el fon­do fan­go­so.

Hu­bo que es­pe­rar has­ta 1965 pa­ra re­ini­ciar los tra­ba­jos de es­pe­leo­lo­gía su­ba­cuá­ti­ca en la Cue­va del Tú­nel, en Ca­gua­nes; un año des­pués se con­ti­nuó en otras dos si­tua­das en Ma­tan­zas. Tam­bién se co­men­zó la ex­plo­ra­ción en la de Jua­ne­lo Pie­dra, en la ac­tual pro­vin­cia de Ma­ya­be­que, así co­mo de ca­vi­da­des inun­da­das en el nor­te de La Ha­ba­na y en Gua­naha­ca­bi­bes, ac­ción que se man­tu­vo has­ta 1969, fe­cha en que se es­tu­dia­ron diez gru­tas de la re­gión de As­tón, en Ma­ya­be­que; Cue­va Co­lo­ra­da del Ma­so, en San­tia­go de Cu­ba; y Cue­va Plu­ma, en Ma­tan­zas.

Es así que, con un to­tal de 30 cue­vas ex­plo­ra­das sub­acuá­ti­ca­men­te (diez ma­ri­nas y el res­to par­cial­men­te inun­da­das de agua dul­ce), Cu­ba con­vo­ca el Pri­mer Sim­po­sio del Co­mi­té Cien­tí­fi­co de la Con­fe­de­ra­ción Mun­dial de Ac­ti­vi­da­des Su­ba­cuá­ti­cas (CMAS), or­ga­ni­za­do por la Aca­de­mia de Cien­cias de Cu­ba, en sep­tiem­bre de 1970.

OTRAS ACCIONES

A la Cue­va Co­lo­ra­da del Ma­so, de ori­gen ma­rino, se pue­de ac­ce­der des­de el mar o des­de tie­rra por una do­li­na que con­du­ce has­ta una pla­yi­ta sub­te­rrá­nea. Tie­ne, ade­más, ga­le­rías to­tal­men­te inun­da­das.

En 1970 se ex­plo­ró la ga­le­ría de los Cris­ta­les de la Cue­va Jua­ne­lo Pie­dra, que con sus 175 m de lon­gi­tud era el pa­sa­je to­tal­men­te lleno de agua más lar­go de Cu­ba; la ma­yor pro­fun­di­dad al­can­za­da has­ta en­ton­ces era de 30 m y co­rres­pon­día a la Cue­va de los Pérez.

Los es­tu­dios desa­rro­lla­dos en los pri­me­ros años de la dé­ca­da de los años 70, en Gi­ba­ra, al nor­te de la Sie­rra de Cu­pey­ci­llo, per­mi­tie­ron se­ña­lar esa uni­dad cár­si­ca co­mo un lu­gar ideal pa­ra fu­tu­ras in­ves­ti­ga­cio­nes de es­pe­leo­lo­gía su­ba­cuá­ti­ca, por la abun­dan­cia de ga­le­rías inun­da­das y la cla­ri­dad de sus aguas.

En ese mis­mo quin­que­nio se des­cu­brie­ron, ex­plo­ra­ron y car­to­gra­fía­ron en Ma­tan­zas, cer­ca de Pla­ya Gi­rón, la Ca­sim­ba del Brin­co y la Cue­va XXXV Aniver­sa­rio, con 46 m y 75 m de pro­fun­di­dad, res­pec­ti­va­men­te, con­vir­tién­do­se es­ta úl­ti­ma en la gru­ta inun­da­da más pro­fun­da de la Is­la.

Tam­bién en la pla­ta­for­ma in­su­lar se ana­li­za­ron va­rios ac­ci­den­tes cár­si­cos, en­tre ellos El Ojo del Mé­gano, una do­li­na cir­cu­lar de 48 m de diá­me­tro, abier­ta a 10 m por de­ba­jo del ni­vel ma­rino, ex­plo­ra­da ini­cial­men­te con eco­son- da y pos­te­rior­men­te con es­ca­fan­dra au­tó­no­ma, y que tie­ne 70 m de pro­fun­di­dad.

En 1980 cu­ba­nos y che­cos con­du­je­ron la Ex­pe­di­ción Cu­ba 80 de es­pe­leo­lo­gía su­ba­cuá­ti­ca, que in­ves­ti­gó y car­to­gra­fió 14 ca­sim­bas, 12 de ellas nue­vas en la re­gión de Za­pa­ta; 6 cue­vas con ga­le­rías to­tal­men­te inun­da­das en Ma­tan­zas; una ca­sim­ba sub­ma­ri­na en la costa nor­te de Vi­lla Cla­ra; y 3 ca­ver­nas en la ac­tual pro­vin­cia de Ma­ya­be­que. En es­te úl­ti­mo gru­po, los es­tu­dios de la cue­va Jua­ne­lo Pie­dra, que lle­gó a 375 m de ga­le­rías inun­da­das, la ra­ti­fi­ca­ron co­mo la más lar­ga de Cu­ba.

En 1982 la Ex­pe­di­ción Cu­ba 82 car­to­gra­fió 8 ca­vi­da­des más en las pro­xi­mi­da­des de Ba­ta­ba­nó, pe­ro la ma­yor par­te del tra­ba­jo se de­di­có a es­tu­diar va­rias en el mu­ni­ci­pio de Gi­ba­ra, Hol­guín, don­de al ma­pear­se más de 1000 m en la Cue­va Cris­ta­li­to de Pa­pa­ya, la mis­ma pa­só a ser, de las inun­da­das, la más lar­ga. El es­tu­dio de otras 11 de es­tas bó­ve­das en Gi­ba­ra com­ple­tó las in­ves­ti­ga­cio­nes.

En 1989 cu­ba­nos y che­cos lle­van a ca­bo la III Ex­pe­di­ción de es­pe­leo­lo­gía su­ba­cuá­ti­ca que, du­ran­te al­go más de dos me­ses, se aden­tró en 19 cue­vas en el mu­ni­ci­pio de Gi­ba­ra y en 12 de Ba­nes, am­bos de la pro­vin­cia de Hol­guín. Es­ta ex­cur­sión car­to­gra­fió en el pri­me­ro un to­tal de 3087 m, de los cua­les 2000 m co­rres­pon­die­ron al Tan­que Azul de Ca­le­to­nes; y la ma­yor pro­fun­di­dad, 52 m, se al­can­zó en la Cue­va El Ma­cío. Las 12 gru­tas in­da­ga­das en el se­gun­do te­rri­to­rio to­ta­li­za­ron 838 m de ga­le­rías.

En 1995 se desa­rro­lla una tra­ve­sía cu­bano-es­pa­ño­la que am­plió los es­tu­dios de Tan­que Azul, en el mu­ni­ci­pio de Gi­ba­ra, y es­tu­dió otras dos cue­vas de Hol­guín. Des­de en­ton­ces y has­ta el pre­sen­te ha dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te la ac­ti­vi­dad de es­pe­leo­bu­ceo por par­te de los miem­bros de la So­cie­dad Es­pe­leo­ló­gi­ca de Cu­ba, al tiem­po que au­men­tó la pre­pa­ra­ción de ac­ci­den­tes cár­si­cos inun­da­dos pa­ra ser usa­dos con fi­nes tu­rís­ti­cos, fun­da­men­tal­men­te en Za­pa­ta y Gi­ba­ra.

La cue­va inun­da­da más uti­li­za­da ac­tual­men­te con fi­nes tu­rís­ti­cos es la co­no­ci­da co­mo Cue­va de los Pe­ces, en Za­pa­ta, Ma­tan­zas, des­cu­bier­ta du­ran­te la Ex­pe­di­ción Cu­ba 80 y bau­ti­za­da co­mo Ca­sim­ba Ilo­na. Es­ta ca­vi­dad, con más de 40 m de pro­fun­di­dad, sus aguas real­men­te cris­ta­li­nas, la abun­dan­cia de pe­ces ma­ri­nos de nu­me­ro­sas es­pe­cies y más de 300 m de ga­le­rías, cons­ti­tu­ye una ver­da­de­ra jo­ya pa­ra es­te ti­po de ac­ti­vi­dad re­crea­ti­va.

Nicasio Viña Bayés y An­to­nio Nu­ñez Ji­mé­nezen Fur­nia sub­ma­ri­na de Dean, en 1988.

Fo­to­gra­fía su­bama­ri­na de un ce­no­te en la Cién­ga de Za­pa­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.