El pe­cio fan­tas­ma de Si­bo­ney

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Simposub 2018 - TEX­TO / DR. C JESÚS VI­CEN­TE GONZÁLEZ DÍAZ, DI­REC­TOR DEL CEN­TRO RE­GIO­NAL DE GES­TIÓN Y MA­NE­JO DEL PA­TRI­MO­NIO NA­TU­RAL Y CUL­TU­RAL SU­BA­CUÁ­TI­CO CUBASUB FO­TOS / JESÚS VI­CEN­TE GONZÁLEZ DÍAZ

MÁS DE UN SI­GLO DES­PUÉS DE QUE TU­VIE­RA LU­GAR UNO DE LOS HE­CHOS MÁS TRAS­CEN­DEN­TA­LES EN LA HIS­TO­RIA DE LA HU­MA­NI­DAD, RE­APA­RE­CE EL HU­MIL­DE Y ÚTIL PUEN­TE DE SHAF­TER PA­RA OFRE­CER SU PRO­PIA VER­SIÓN SO­BRE LA GUE­RRA HIS­PANO-CU­BANO-NOR­TEA­ME­RI­CA­NA

En el fra­gor de las la­bo­res res­ca­tis­tas, a unos 3 m o 4 m de pro­fun­di­dad, muy cer­cano a la ori­lla y de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, se ha­llan los res­tos de un bar­co des­co­no­ci­do que nun­ca an­tes se ha­bía ob­ser­va­do en la zo­na. In­me­dia­ta­men­te se no­ti­fi­ca el des­cu­bri­mien­to a la De­le­ga­ción Pro­vin­cial del Mi­nis­te­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Me­dio Am­bien­te, don­de al ins­tan­te se con­for­ma un equi­po de tra­ba­jo con es­pe­cia­lis­tas en Ar­queo­lo­gía, de con­jun­to con el Cen­tro de Es­tu­dios de Bio­di­ver­si­dad. De for­ma pa­ra­le­la, y coor­di­na­da con él, un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de es­pe­cia­lis­tas del Pro­yec­to de Ges­tión y Ma­ne­jo del Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral y Cul­tu­ral Su­ba­cuá­ti­co co­mien­za tam­bién a in­ves­ti­gar so­bre la iden­ti­dad y cau­sas del nau­fra­gio.

A me­di­da que la no­ti­cia se ex­pan­de, em­pie­zan a lle­gar a las ori­llas de la pla­ya una mul­ti­tud de cu­rio­sos, la te­le­vi­sión y al­gu­nos me­dios de pren­sa que pu­bli­can el ha­llaz­go con el su­ge­ren­te tí­tu­lo de: «Bar­co Fan­tas­ma de Si­bo­ney». Ni con los pe­rio­dis­tas, ni con el pes­qui­sa­je en­tre los po­bla­do­res de más edad se ob­tie­nen res­pues­tas: ni si­quie­ra los más vie­jos pes­ca­do­res de la zo­na lo ha­bían vis­to an­tes. Re­sul­ta­ba evi­den­te que la ex­cep­cio­nal e im­pre­vis­ta apa­ri­ción es­ta­ba de­ter­mi­na­da por la can­ti­dad de se­di­men­tos de are­na de alu­vión y pie­dras que, du­ran­te el hu­ra­cán, ex­tra­jo la fuer­za del mar de la zo­na ba­ja de la pla­ya, de­po­si­tán­do­los en la mar­gen cos­te­ra y con­vir­tién­do­los en una du­na de sig­ni­fi­ca­ti­vas pro­por­cio­nes, la cual des­apa­re­ce­ría po­cos me­ses des­pués tras el in­flu­jo de la di­ná­mi­ca es­ta­bi­li­za­do­ra del si­tio.

El mo­vi­mien­to de los se­di­men­tos ha­bía des­en­te­rra­do y de­ja­do se­mi­des­cu­bier­ta la es­truc­tu­ra per­fec­ta de una em­bar­ca­ción que apa­re­cía «cer­ce­na­da» por la ac­ción del tiem­po y del me­dio ex­tre­ma­da­men­te hos­til en el que re­po­sa­ba. La fuer­za de la tor­men­ta ha­bía con­se­gui­do des­ves­tir, en po­co me­nos de 1 m, un pe­cio ig­no­to al que no so­lo ha­bía que iden­ti­fi­car y ca­ta­lo­gar, sino que, por en­ci­ma de to­do, ha­bía que pro­te­ger de la ac­ción de los ele­men­tos na­tu­ra­les y an­tró­pi­cos.

Tras me­ses de bús­que­da in­gen­te, que in­clu­ye tra­ba­jos de ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y de mar­ca­ción, ca­las de pros­pec­ción, aná­li­sis del pa­trón de cons­truc­ción del bar­co, es­tu­dios geo­fí­si­cos del en­torno y de su bio­di­ver­si­dad, la­bo­res de fo­to­gra­fía y fo­to­gra­me­tría del si­tio ar­queo­ló­gi­co y, so­bre to­do, un pro­fun­do aná­li­sis his­tó­ri­co de fuen­tes do­cu­men­ta­les, tra­di­cio­nes y le­yen­das, ade­más de una con­sul­ta co­la­bo­ra­ti­va con ar­chi­vos y es­pe­cia­lis­tas ex­tran­je­ros, se pu­die­ron aco­piar las su­fi­cien­tes evi­den­cias pa­ra de­vol­ver­le al bar­co fan­tas­ma al­gu­nos nom­bres y, más que eso, su lu­gar en la his­to­ria.

Ba­sa­do en las pre­sun­cio­nes y teo­rías a prio­ri de los equi­pos de es­pe­cia­lis­tas se lo­gró con­fir­mar y do­cu­men­tar por las fuen­tes de la épo­ca el he­cho real y la exis­ten­cia en el tiem­po de un bar­co de­no­mi­na­do The scow (la bar­ca­za), que arri­ba­ra con los gran­des trans­por­tes nor­te­ame­ri­ca­nos en 1898 en me­dio de la Gue­rra His­pano-Cu­bano-Nor­tea­me­ri­ca­na. Al da­ñár­se­le las má­qui­nas de va­por, el Ge­ne­ral del V Cuer­po del Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos Wi­lliam Shaf­ter, al fren­te de las tro­pas del des­em­bar­co, de­ci­dió ubi­car­lo en for­ma tan­gen­cial al ex­tre­mo del te­rra­plén y del mue­lle flo­tan­te, im­pro­vi­sa­do por la ingeniería nor­tea­me­ri­ca­na, pa­ra fa­ci­li­tar el des­em­bar­co de tro­pas, ar­ma­men­tos y otros me­dios en la ci­ta­da pla­ya de Si­bo­ney, uno de los pun­tos de des­em­bar­co es­co­gi­dos pa­ra rea­li­zar su plan de to­mar la ciu­dad de San­tia­go de Cu­ba, se­gun­da en im­por­tan­cia en la Is­la.

En­ton­ces, The scow es re­bau­ti­za­do por la sol­da­des­ca co­mo Puen­te de Shaf­ter y con­sig­na­do así, in­clu­so, en la pa­pe­le­ría del Ge­ne­ral co­rres­pon­dien­te a la Gue­rra His­pano-Cu­ba­noNor­tea­me­ri­ca­na. Con­tri­bu­ye de ese mo­do a fa­ci­li­tar un des­em­bar­co que no de­jó de ser des­or­de­na­do, con ca­ba­llos aho­ga­dos y pér­di­da de otras va­li­jas, pe­se a la po­ca re­sis­ten­cia de fuer­zas es­pa­ño­las y el apo­yo de pro­tec­ción de fuer­zas cu­ba­nas que si­tia­ban a la ciu­dad de San­tia­go de Cu­ba. Es tam­bién el ini­cio de una aven­tu­ra bé­li­ca del Ge­ne­ral nor­te­ame­ri­cano, quien tu­vo el desafío pro­pio de trans­por­tar una anato­mía per­so­nal de más de 300 li­bras de pe­so, en un cli­ma es­pe­cial­men­te ca­lu­ro­so.

To­do pa­re­cía in­di­car que aquel pe­cio fan­tas­ma guar­da­ba pun­tos de coin­ci­den­cia geo­grá­fi­ca con la bar­ca­za em­plea­da co­mo pa­sa­re­la, de la que, ade­más, no se te­nían no­ti­cias do­cu­men­ta­das de que hu­bie­se so­bre­vi­vi­do a la con­tien­da bé­li­ca, pues no se le vuel­ve a men­cio­nar co­mo in­te­gran­te de la flo­ta es­ta­dou­ni­den­se.

Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción se en­cuen­tran fo­tos his­tó­ri­cas del si­tio du­ran­te el fa­mo­so des­em­bar­co de las fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas en 1898, al­gu­nas de ellas muy elo­cuen­tes: evi­den­cia­ban un trans­por­te de las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses (Rom­peo­las) en­ca­lla­do y de pan­to­que, ca­si en la mis­ma ubi­ca­ción del ha­llaz­go.

Uno de los mo­men­tos más des­con­cer­tan­tes es cuan­do al fe­char los res­tos del pe­cio, se evi­den­ció que la cons­truc­ción da­ta­ba de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX, lo que en apa­rien­cia con­tra­de­cía el es­ce­na­rio his­tó­ri­co don­de su­pues­ta­men­te ha­bía cul­mi­na­do su vi­da útil el Puen­te de Shaf­ter. Sin em­bar­go, se en­con­tra­ron re­fe­ren­cias do­cu­men­ta­les y grá­fi­cas de que la bar­ca­za-pa­sa­re­la era ya una em­bar­ca­ción con mu­chos años de cons­truc­ción y ser­vi­cio en el mo­men­to en que arri­ba­ra a Si­bo­ney.

El es­tu­dio de las evi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas, res­tos del pon­tón, rue­das de fe­rro­ca­rril, he­rra­jes de la ar­bo­la­du­ra del bar­co, par­tes de las má­qui­nas y otras mu­chas in­creí­ble­men­te con­ser­va­das, y, fi­nal­men­te, la apa­ri­ción de unas fo­to­gra­fías apor­ta­das por Pa­trick McSherry, edi­tor del Spa­nish Ame­ri­can War Cen­ten­nial Web­si­te, con­fir­man los es­tu­dios rea­li­za­dos por los in­ves­ti­ga­do­res cu­ba­nos. Exis­tía ple­na coin­ci­den­cia con la des­crip­ción he­cha por Shaf­ter en su pa­pe­le­ría acer­ca de la bar­ca­za em­plea­da pa­ra el des­em­bar­co y el bar­co fan­tas­ma de Si­bo­ney: el hu­mil­de y útil Puen­te de Shaf­ter, que re­apa­re­cía más de un si­glo des­pués pa­ra ofre­cer su pro­pia ver­sión so­bre uno de los he­chos más tras­cen­den­ta­les en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad: la Gue­rra His­pano-Cu­bano-Nor­tea­me­ri­ca­na.

Me­ses des­pués del pa­so de la tor­men­ta y a cau­sa de la pro­pia di­ná­mi­ca del si­tio cos­te­ro, el pe­cio vol­vió a ser cu­bier­to por los se­di­men­tos del fon­do ma­rino, ca­si en su to­ta­li­dad, crean­do una pro­tec­ción na­tu­ral fren­te al es­po­lio y las agre­sio­nes an­tró­pi­cas y na­tu­ra­les. Sin em­bar­go, en oc­tu­bre de 2012 un nuevo fe­nó­meno hi­dro-

Las pla­yas Juan González, Buey­ca­bón, Ran­cho Cruz, Mar Ver­de y La Mu­la, cons­ti­tu­yen

si­tios ar­queo­ló­gi­cos en los que ya­cen los res­tos de lo que fue­ra la te­mi­da Es­cua­dra de Ope­ra­cio­nes de las An­ti­llas.

Ellos han con­quis­ta­do el pro­ta­go­nis­mo de una his­to­ria a la que le ha na­ci­do un nuevo tes­ti­go ex­cep­cio­nal: el Bar­co

Fan­tas­ma de Si­bo­ney me­teo­ro­ló­gi­co ex­tre­mo to­có tie­rra en la costa su­ro­rien­tal cubana, a es­ca­sas mi­llas de la pla­ya Si­bo­ney: el hu­ra­cán Sandy des­pla­zó las to­ne­la­das de se­di­men­tos y des­cu­brió otra vez la es­truc­tu­ra del bar­co, pro­vo­can­do da­ños im­por­tan­tes a al­gu­nos de sus ele­men­tos es­truc­tu­ra­les.

UNA VEN­TA­NA A LA HIS­TO­RIA UNI­VER­SAL

El 25 de enero de 1898, con la ex­cu­sa de ase­gu­rar los in­tere­ses de los es­ta­dou­ni­den­ses en la Is­la, ame­na­za­dos por la gue­rra en­tre es­pa­ño­les y cu­ba­nos, lle­gó a La Ha­ba­na el aco­ra­za­do Mai­ne, en­via­do por el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en una su­pues­ta vi­si­ta de cor­te­sía que se­ría de­vuel­ta por el cru­ce­ro aco­ra­za­do es­pa­ñol Viz­cay a la ciu­dad de Nue­va York. El 15 de fe­bre­ro, una ex­plo­sión –que si­gue ge­ne­ran­do in­ves­ti­ga­cio­nes e hi­pó­te­sis– ilu­mi­na el puer­to de La Ha­ba­na: el Mai­ne ha sal­ta­do por los ai­res y con ello se ge­ne­ran las con­di­cio­nes pa­ra que Es­ta­dos Uni­dos se in­vo­lu­cre en el con­flic­to y le de­cla­re la gue­rra a Es­pa­ña, que ya ha­bía gas­ta­do has­ta el úl­ti­mo hom­bre y la úl­ti­ma pe­se­ta por pre­ser­var su do­mi­nio en la Is­la, fren­te a las an­sias in­de­pen­den­tis­tas de los cu­ba­nos. El hun­di­mien­to del Cris­tó­bal Co­lón mar­ca el fin del im­pe­rio es­pa­ñol, el na­ci­mien­to del im­pe­rio es­ta­dou­ni­den­se y un cam­bio de épo­ca.

Los ves­ti­gios de aque­lla cru­za­da na­val con­for­man lo que hoy co­no­ce­mos co­mo el Par­que Ar­queo­ló­gi­co Su­ba­cuá­ti­co Ba­ta­lla Na­val de 1898. Es­tá con­for­ma­do por seis si­tios ar­queo­ló­gi­cos, don­de ya­cen los pe­cios vin­cu­la­dos al des­em­bar­co y el con­flic­to na­val, así co­mo por to­das aque­llas evi­den­cias ma­te­ria­les per­te­ne­cien­tes a los bu­ques, o que guar­dan re­la­ción de una for­ma u otra con los he­chos, co­mo por ejem­plo: más­ti­les, mas­te­le­tes, res­tos de las jar­cias de las ar­bo­la­du­ras, he­rra­jes, par­tes de los em­pla­za­mien­tos y la ar­ti­lle­ría, en­tre ellas pro­yec­ti­les de grue­so y me­diano ca­li­bre; otros ele­men­tos co­mo flu­se­rías, ba­laus­tres y me­ca­nis­mos del sis­te­ma de pro­pul­sión. Por las ca­rac­te­rís­ti­cas del en­torno don­de se en­cuen­tran es­tos pe­cios, así co­mo por la na­tu­ra­le­za de los he­chos his­tó­ri­cos, es co­mún que las pie­zas ar­queo­ló­gi­cas se en­cuen­tren di­se­mi­na­das en un ra­dio que pue­de va­riar, des­de es­ca­sos me­tros has­ta un ki­ló­me­tro, en los pe­rí­me­tros del pe­cio.

Las pla­yas Juan González, Buey­ca­bón, Ran­cho Cruz, Mar Ver­de, La Mu­la –en Ocu­jal del Tur­quino– y la mis­ma ra­da san­tia­gue­ra, cons­ti­tu­yen si­tios ar­queo­ló­gi­cos en los que ya­cen con di­fe­ren­tes gra­dos de con­ser­va­ción y co­lap­sa­dos por el tiem­po y la his­to­ria, los res­tos de lo que fue­ra la te­mi­da Es­cua­dra de Ope­ra­cio­nes de las An­ti­llas: los cru­ce­ros aco­ra­za­dos Cris­tó­bal Co­lón, Almirante Oquen­do y Viz­ca­ya; los des­truc­to­res Fu­ror y Plu­tón; y el nor­te­ame­ri­cano Me­rri­mac. Ellos han con­quis­ta­do el pro­ta­go­nis­mo de una his­to­ria a la que le ha na­ci­do un nuevo tes­ti­go ex­cep­cio­nal: el Bar­co Fan­tas­ma de Si­bo­ney.

A di­fe­ren­cia de los otros, él fue par­te de un dra­ma que tu­vo su epi­cen­tro en tie­rra: so­bre él des­em­bar­ca­ron cuan­tio­sas tro­pas que par­ti­ci­pa­rían en la to­ma de San­tia­go de Cu­ba, en en­car­ni­za­dos com­ba­tes con­tra un ague­rri­do ejér­ci­to es­pa­ñol, que aho­ra se en­fren­ta­ba a los cu­ba­nos y a los nor­te­ame­ri­ca­nos, es­tos úl­ti­mos sin la pre­pa­ra­ción ade­cua­da, con un uni­for­me na­da apro­pia­do pa­ra el in­ten­so ca­lor del orien­te cu­bano, con pól­vo­ra ne­gra que de­la­ta­ba sus po­si­cio­nes, ex­pues­tos a en­fer­me­da­des que diez­ma­ban sus tro­pas, y con los con­flic­tos ra­cia­les, ideo­ló­gi­cos y cul­tu­ra­les de una jo­ven na­ción que in­ten­ta­ba irrum­pir en los des­ti­nos del mun­do, es­tre­nán­do­se co­mo un nuevo im­pe­rio.

To­dos es­tos pe­cios son tes­ti­gos ex­tra­or­di­na­rios de acon­te­ci­mien­tos que cam­bia­ron el es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal de fi­na­les del si­glo XIX, y son una in­vi­ta­ción a des­ci­frar el len­gua­je del te­so­ro del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y na­tu­ral su­ba­cuá­ti­co, co­mo una ven­ta­na a la his­to­ria uni­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.