El pe­cio fan­tas­ma de Si­bo­ney

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / RENÉ TAMAYO FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

EXCELENCIAS CON­CLU­YE EL EX­TEN­SO VIA­JE REA­LI­ZA­DO EN LOS ÚL­TI­MOS ME­SES POR EL CIR­CUI­TO NOR­TE, UN VIAL DE MÁS DE MIL KI­LÓ­ME­TROS QUE RE­CO­RRE CON­TI­NUA­MEN­TE LA FRAN­JA SEP­TEN­TRIO­NAL DE LA IS­LA DE CU­BA, DEL CA­BO DE SAN AN­TO­NIO A LA PUN­TA DE MAI­SÍ

Pa­ra suer­te de quie­nes que­re­mos co­no­cer la cul­tu­ra cubana en su más am­plia acep­ción y dis­fru­tar de sus di­ver­sos pai­sa­jes, la fran­ja sep­ten­trio­nal de la Is­la es­tá ser­pen­tea­da por una vía úni­ca, con dis­tin­tos nom­bres, que per­mi­te re­co­rrer­la des­de su ex­tre­mo oc­ci­den­tal –el Ca­bo de San An­to­nio– has­ta su fi­lo oriental –la Pun­ta de Mai­sí. O vi­ce­ver­sa.

Es el Cir­cui­to Nor­te. No siem­pre re­sul­ta am­plio y ex­pe­di­to ni dis­po­ne en gran par­te del tra­yec­to de las me­jo­res con­di­cio­nes téc­ni­cas, con­du­cir por es­ta vía de más de mil ki­ló­me­tros exi­ge má­xi­mo cui­da­do, pe­ro pue­de tran­si­tar­se a ve­lo­ci­dad mo­de­ra­da, muy con­ve­nien­te pa­ra con­tem­plar lu­ga­res úni­cos y aden­trar­nos des­de ella ha­cia el sur, al en­cuen­tro de au­tén­ti­cos pue­blos y de la idio­sin­cra­sia crio­lla a ple­ni­tud.

En el «lo­mo del Cai­mán» en­con­tra­re­mos con­tun­den­tes ejem­plos de una cer­te­za que se re­pi­te por do­quier: Cu­ba es un gran mu­seo a cie­lo abier­to. Ade­más de abun­dar ves­ti­gios de las cul­tu­ras ori­gi­na­rias, la costa nor­te, tras la lle­ga­da de los eu­ro­peos, ha da­do asien­to a bue­na par­te de las ciu­da­des y pue­blos más prós­pe­ros del Ar­chi­pié­la­go.

Tam­bién aco­ge a la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes del país y a flo­re­cien­tes zo­nas agrí­co­las, in­dus­tria­les, mi­ne­ras y de los ser­vi­cios, in­clui­do el tu­ris­mo. Ca­si to­dos los me­jo­res ho­te­les y bal­nea­rios lo­ca­les es­tán en la costa atlán­ti­ca, una ra­zón más pa­ra que los vi­si­tan­tes fo­rá­neos se aven­tu­ren por es­ta ca­rre­te­ra «in­fi­ni­ta» sin mu­cho desa­so­sie­go.

Excelencias con­clu­ye la ex­ten­sa gi­ra que ini­ció ha­ce me­ses por el Cir­cui­to Nor­te y por ca­rre­te­ras y pue­blos ale­da­ños, des­de el Po­nien­te al Le­van­te. Con es­ta, la sexta eta­pa, fi­na­li­za­mos una ex­pe­di­ción que us­ted pue­de or­ga­ni­zar por cuen­ta pro­pia si de­ci­de «deam­bu­lar» du­ran­te va­rios días por la Is­la Gran­de.

Pue­de con­su­mar to­do el tra­yec­to en va­rias tem­po­ra­das o en vi­si­tas al país a lo lar­go de los años. Eso sí, co­mo he­mos di­cho, es una pe­re­gri­na­ción a cum­plir por lo me­nos una vez en la vi­da.

PRE­LI­MI­NA­RES DE LA RU­TA

La úl­ti­ma eta­pa de la tra­ve­sía co­mien­za don­de la de­ja­mos an­te­rior­men­te, la ciu­dad de Gi­ba­ra, la Vi­lla Blan­ca de los Can­gre­jos, en la pro­vin­cia de Hol­guín. Con­clui­rá tres días des­pués en el Fa­ro de Mai­sí, don­de ire­mos a sa­lu­dar a Eu­fra­sia Man­za­net y a su es­po­so, Hi­dal­go Ma­tos, el fa­re­ro que des­de ha­ce más de 30 años vi­gi­la que no se apa­gue la luz del na­cien­te de Cu­ba.

De un pun­to a otro, ro­da­re­mos unos 400 km por los si­tios más her­mo­sos de Cu­ba. A un la­do, el mar; al otro, lla­nos o enor­mes mon­ta­ñas. El ex­tre­mo más oriental del cir­cui­to (Moa-Ba­ra­coa-Mai­sí) per­ma­ne­ce ca­si vir­gen. Po­cas per­so­nas «aje­nas» fre­cuen­tan es­te ca­mino, muy aza­ro­so aún.

Tras el pa­so des­truc­tor del hu­ra­cán Matt­hews en oc­tu­bre de 2016 por la re­gión, la ca­rre­te­ra, sin em­bar­go, es­tá sien­do so­me­ti­da a una re­cons­truc­ción ca­pi­tal que al ca­bo de po­cos años ha­rá de es­te uno de los es­ce­na­rios más de­man­da­dos por ca­de­nas ho­te­le­ras, ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos y va­ca­cio­nis­tas.

El pri­mer día de la ex­pe­di­ción via­ja­re­mos des­de Gi­ba­ra a la pla­ya de Guar­da­la­va­ca, con bre­ve es­tan­cia en la ciu­dad de Hol­guín. La se­gun­da jor­na­da avan­za­re­mos has­ta Sa­gua de Tá­na­mo, con in­ter­regno en Ra­món de An­ti­lla. Lle­ga­re­mos a Ba­ra­coa en la ter­ce­ra fe­cha, con es­ca­la en el Par­que Na­cio­nal Ale­jan­dro de Hum­boldt. Y el cuar­to día se­rá pa­ra Mai­sí, con re­gre­so en la tar­de a Ba­ra­coa, don­de ini­cia­re­mos el re­torno a ca­sa.

1ER. DÍA

CO­MIEN­ZA LA A VENTURA De­cla­ra­da co­mo destino de via­jes de cir­cui­to du­ran­te la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo de ha­ce dos años (FITCu­ba 2016), ca­da día que ama­ne­ce Gi­ba­ra lu­ce más atrac­ti­va. En la edi­ción an­te­rior, Excelencias des­cri­bía al­gu­nas de las ra­zo­nes que lle­va­ron a los ex­per­tos del sec­tor y a los tu­ris­tas a «exi­gir» que se le de­di­ca­ra ma­yor aten­ción a es­ta ur­be.

Y agre­ga­mos otras. El tra­mo de mar y tie­rra que va de Gi­ba­ra a Ba­ra­coa es má­gi­co. Uno de los re­li­ca­rios de la Cu­ba mo­der­na. «Por aquí co­men­zó to­do», se afir­ma con ab­so­lu­ta con­vic­ción. A unos po­cos ki­ló­me­tros de Gi­ba­ra, por el 27 o 28 de oc­tu­bre de 1492, el Gran Almirante desem­bo­có con sus ca­ra­be­las a la bahía de Ba­riay. Era el «des­cu­bri­mien­to» de la jo­ya del Ca­ri­be.

Co­lón con­tem­pló con de­lei­te la lla­ma­da Si­lla de Gi­ba­ra, el ac­ci­den­te oro­grá­fi­co que com­pa­ró en su dia­rio de na­ve­ga­ción con la Pe­ña de los Enamo­ra­dos de Se­vi­lla, ciu­dad be­lla que ha­bía de­ja­do me­ses atrás y que du­ran­te los días acia­gos del via­je has­ta Gua­naha­ni (is­la de la hoy Baha­mas), a ve­ces de­bió pen­sar que nun­ca vol­ve­ría a ver.

«Ríos de Ma­res», así nom­bró los pre­dios por don­de hoy es­tá Gi­ba­ra, en cu­yas cer­ca­nías na­ve­gó du­ran­te unas 12 jor­na­das, in­ter­cam­bian­do con los na­ti­vos.

Tam­bién, al­go le­jos de aquí, en la bahía de Ni­pe, el 8 de sep­tiem­bre de 1612, en me­dio de una acia­ga tor­men­ta, tres pes­ca­do­res que res­pon­dían al nom­bre de Juan –uno blan­co, uno ne­gro y otro in­dio– en­con­tra­ron una ima­gen de la Vir­gen Ma­ría. Flo­ta­ba so­bre las aguas en una ta­bla don­de se leía «Yo soy la Vir­gen de la Ca­ri­dad». Ha­bía apa­re­ci­do la Pa­tro­na de Cu­ba.

De Gi­ba­ra a la ciu­dad de Hol­guín el ca­mino co­rre por lla­nos y lo­mas ba­jas; al­gún que otro pe­que­ño pue­blo ru­ral, co­mo Flo­ro Pérez y Aguas Cla­ras, ade­más de ca­se­ríos cam­pe­si­nos. To­dos pa­re­cen de­te­ni­dos en el tiem­po, co­mo postali­tas del si­glo XIX.

La ciu­dad de Hol­guín re­mon­ta sus orí­ge­nes a 1515, cuan­do Bar­to­lo­mé de Fas­ti­dia, ave­cin­da­do en Ba­ya­mo, tras­pa­só el ha­to co­no­ci­do co­mo del Nor­te de Ba­ya­mo al ex­tre­me­ño Die­go de Hol­guín el Vie­jo, tam­bién nom­bra­do Gar­cía de Hol­guín, en la con­di­ción de en­co­mien­da o na­bo­ría de in­dios.

La fundación de la vi­lla se reali­zó ofi­cial­men­te el 4 de abril de 1720, con la pri­me­ra mi­sa de una igle­sia le­van­ta­da en ca­yo Llano, don­de con­fluían los ríos Ji­güe y Ma­ra­ñón, así co­mo ele­va­cio­nes de po­ca al­tu­ra co­mo el ce­rro de Ba­ya­do, re­bau­ti­za­do en 1970 co­mo Lo­ma de la Cruz. Por real cé­du­la, en 1751 se le otor­gó al asen­ta­mien­to el tí­tu­lo de ur­be.

Hol­guín es una de las más im­por­tan­tes pro­vin­cias de la Is­la: la cuarta en po­bla­ción, des­pués de La Ha­ba­na, San­tia­go de Cu­ba y Ca­ma­güey. Tam­bién se ha­lla en­tre las más desa­rro­lla­das y de más al­ta pro­duc­ción mer­can­til. Cons­ti­tu­ye el cuar­to destino tu­rís­ti­co del país, con una for­mi­da­ble plan­ta ho­te­le­ra en el nor­te, fun­da­men­tal­men­te en el po­lo de Guar­da­la­va­ca, a don­de aho­ra nos di­ri­gi­mos y don­de hoy pa­sa­re­mos la no­che.

De la ca­pi­tal pro­vin­cial a Guar­da­la­va­ca hay que pa­sar pri­me­ro por el po­bla­do de Sao Arri­ba y la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal de Ra­fael Frey­re, en­tre otros asen­ta­mien­tos me­no­res. A lo lar­go del vial nor­te de Hol­guín y Guan­tá­na­mo, ob­ser­va­re­mos ex­po­nen­tes de ar­qui­tec­tu­ra ver­ná­cu­la, co­lo­nial, ecléc­ti­ca y del pe­río­do re­vo­lu­cio­na­rio, aun­que sin al­can­zar los pa­ra­dig­má­ti­cos pa­tro­nes de La Ha­ba­na, Ca­ma­güey, San­tia­go de Cu­ba, Tri­ni­dad y otras pla­zas pa­tri­mo­nia­les.

Las cons­truc­cio­nes ru­ra­les son es­ta vez las que abun­dan. La ex­pe­di­ción fi­nal es esen­cial­men­te cam­pes­tre. Par­te de la ar­qui­tec­tu­ra crio­lla tie­ne en sus ba­ses el ha­cer de las co­mu­ni­da­des abo­rí­ge­nes, co­mo la de los «in­dios» taí­nos, quie­nes vi­vían en cho­zas

de plan­ta rec­tan­gu­lar («bohíos») y cir­cu­la­res («ca­ne­yes», es­tos re­ser­va­dos pa­ra el ca­ci­que). Am­bos dis­po­nían de pa­re­des de ya­gua y ar­bus­tos, y te­chos de ho­jas de pal­ma (guano), mien­tras que en las zo­nas pan­ta­no­sas se ha­cían «bar­ba­coas», la mis­ma prác­ti­ca pe­ro so­bre pi­lo­tes.

El con­jun­to de cho­zas for­ma­ban a su vez los «ba­te­yes». To­das es­tas pa­la­bras ame­rin­dias se man­tie­nen hoy, y no so­lo co­mo vo­ca­blos, sino tam­bién co­mo ac­to edi­fi­ca­to­rio, aun­que le­jos de la pri­mi­ti­va for­mu­la­ción «ur­ba­na» in­dí­ge­na.

El bohío con­ti­núa sien­do la cons­truc­ción au­tóc­to­na del cam­pe­sino, aun­que trans­for­ma­da, pri­me­ro en la eta­pa co­lo­nial, des­pués en la re­pu­bli­ca­na, y lue­go en la re­vo­lu­cio­na­ria, un pro­ce­so en el que las nue­vas téc­ni­cas y el bie­nes­tar, so­bre to­do des­pués de 1959, los han he­cho más con­for­ta­bles y du­ra­de­ros.

SOL, PLA­YA Y MON­TE

Guar­da­la­va­ca, con una fran­ja de are­na de unos 40 m de an­cho y más de 1 300 m de lar­go, re­pre­sen­ta una de las zo­nas tu­rís­ti­cas más re­le­van­tes de Hol­guín, pro­vin­cia con­si­de­ra­da co­mo el ter­cer destino de sol y pla­ya de Cu­ba, des­pués de Va­ra­de­ro y los Jar­di­nes del Rey.

Dis­fru­ta­mos de ella en la tar­de-no­che del pri­mer día del tra­yec­to. Ade­más de es­ta, la más em­ble­má­ti­ca del te­rri­to­rio, es­tán las

pla­yas Pes­que­ro y Es­me­ral­da, en­tre otras, y el na­cien­te po­lo tu­rís­ti­co Ra­món de An­ti­lla, al que vi­si­ta­re­mos: es un lu­gar vir­gen don­de en los pró­xi­mos años se pre­vén cons­truir más de 19 000 ha­bi­ta­cio­nes ho­te­le­ras.

2DO. DÍA

MÁS A LO SIL­VES­TRE La pri­me­ra es­ca­la de la se­gun­da jor­na­da, sin em­bar­go, es el Ce­rro de Ya­gua­jay, una es­pe­cie de bal­cón na­tu­ral des­de don­de se avis­ta a ple­ni­tud la na­tu­ra­le­za cir­cun­dan­te y un Atlán­ti­co que se pier­de en el ho­ri­zon­te. El «pla­to fuer­te» del lu­gar es el mu­seo ar­queo­ló­gi­co Cho­rro de Maí­ta, el tes­ti­mo­nio ca­ri­be­ño más im­por­tan­te de la épo­ca pre­co­lom­bi­na. Tam­bién se re­pro­du­cen una al­dea taí­na y una co­man­dan­cia gue­rri­lle­ra.

En­tre Ya­gua­jay y Ra­món de An­ti­lla atra­ve­sa­mos asen­ta­mien­tos ru­ra­les y urbanos co­mo Re­tre­te, Ba­nes, Ma­ca­bí y An­ti­lla, ubi­ca­dos en la ex­ten­sa pla­ni­cie del Va­lle de Ni­pe, lla­nu­ra abra­si­vo-de­nu­da­ti­va tí­pi­ca don­de flu­yen co­rrien­tes de agua su­per­fi­cial y sub­te­rrá­nea que desem­bo­can en la bahía de Ni­pe.

La en­se­na­da es una de las ma­yo­res bahías de bol­sa del mun­do y la más gran­de de Cu­ba. Con un lar­go de 25,9 km, un an­cho de 16,8 km y una su­per­fi­cie de 220 km2, tie­ne una pro­fun­di­dad me­di­da de en­tre 9 m y 25 m.

El destino fi­nal del se­gun­do día de la gi­ra es Sa­gua de Tá­na­mo. An­tes nos de­ten­dre­mos en la ciu­da­de­la de Ma­ya­rí, pa­ra de allí par­tir ha­cia Ca­yo Sae­tía, un par­que na­tu­ral don­de la flo­ra y la fau­na en­dé­mi­ca han en­con­tra­do un re­fu­gio sin par, y es­pe­cies aje­nas co­mo los ve­na­dos de co­la blan­ca, ce­bras y an­tí­lo­pes se re­pro­du­cen a tu­ti­plén.

Con 42 km2 de ex­ten­sión, Sae­tía es el ma­yor co­to de ca­za del país. La ac­ti­vi­dad es­tá a su vez muy re­gu­la­da a fin de pro­veer la ma­yor ar­mo­nía en­tre el so­laz hu­mano y la vi­da sil­ves­tre.

La es­tan­cia en el ca­yo in­clu­ye re­co­rri­dos en vehícu­los es­pe­cia­li­za­dos que per­mi­ten ob­ser­var exó­ti­cos ja­ba­líes, bú­fa­los, to­ros sal­va­jes, aves­tru­ces y pa­vos reales, y fau­na au­tóc­to­na co­mo los to­co­ro­ros y las ju­tías, en­tre una gran va­rie­dad de aves y ani­ma­les te­rres­tres pro­pios de Cu­ba.

Al re­to­mar el ca­mino ha­cia el es­te, nos aguar­dan im­por­tan­tes cen­tros urbanos e in­dus­tria­les, co­mo Le­vi­sa y Ni­ca­ro –cu­na del ní­quel cu­bano, la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra más im­por­tan­te del país– y a con­ti­nua­ción apa­re­cen Ba­rre­de­ras, Ca­yo Mam­bí y el Ran­cho. Y lle­ga­mos a Sa­gua de Tá­na­mo, don­de dor­mi­re­mos.

3ER. DÍA

CIU­DAD PRI­MA­DA Ter­ce­ra jor­na­da de la gi­ra. Nos di­ri­gi­mos a Ba­ra­coa, Ciu­dad Pri­ma­da. No obs­tan­te, la pri­me­ra vi­si­ta obli­ga­da es Moa, em­po­rio cu­bano de la mi­ne­ría y la in­dus­tria ni­que­lí­fe­ra.

Se­gún se cuen­ta en li­bros y en­ci­clo­pe­dias, co­mo la di­gi­tal Ecu­red, los pri­me­ros po­bla­do­res de la zo­na se asen­ta­ron a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX. Las vi­vien­das de en­ton­ces eran si­mi­la­res a la de los in­do­cu­ba­nos. En la ac­tua­li­dad la ar­qui­tec­tu­ra pre­do­mi­nan­te es la del pe­río­do re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra los ba­rrios obre­ros, ins­pi­ra­da en la co­rrien­te in­ter­na­cio­nal y la apro­pia­ción de es­ta en los paí­ses ex­so­cia­lis­tas, aun­que aquí es­tá muy po­co lo­gra­da.

No es una ciu­dad bo­ni­ta. Con su ca­rre­te­ra de 62 km has­ta Ba­ra­coa, es el pór­ti­co, sin em­bar­go, ha­cia uno de los pai­sa­jes mon­ta­ño­sos más des­lum­bran­tes del Ar­chi­pié­la­go, ce­lo­sa­men­te cui­da­dos por los téc­ni­cos y es­pe­cia­lis­tas del Par­que Na­cio­nal Ale­jan­dro de Hum­boldt, Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad y Re­ser­va de la Bios­fe­ra. «Ca­te­dral» de la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca de Cu­ba y el Ca­ri­be, así se le de­fi­ne.

Dis­tri­bui­do en­tre Hol­guín y Guan­tá­na­mo, tie­ne una su­per­fi­cie de 70 680 ha (2 250 de ellas en el área ma­ri­na). De las 28 for­ma­cio­nes ve­ge­ta­les de­fi­ni­das pa­ra Cu­ba en­con­tra­mos allí 16. La di­ver­si­dad flo­rís­ti­ca su­ma unas 1 500 es­pe­cies y se es­ti­man en más de 1 200 las de ani­ma­les. Cons­ti­tu­ye el más gran­de re­ma­nen­te de los eco­sis­te­mas mon­ta­ño­sos con­ser­va­dos del país.

Lle­ga­mos a Ba­ra­coa. Ha­ce cinco si­glos sur­gió a la his­to­ria, pe­ro ya exis­tía, de­cía Eu­se­bio Leal Spen­gler, his­to­ria­dor de La Ha­ba­na, en uno de sus ar­tícu­los so­bre la Ciu­dad Pri­ma­da: «era tie­rra de in­dios, y tie­rra de des­em­bar­co –en pri­mer tér­mino, por la costa oriental– de

los pue­blos que pro­ce­den­tes de los al­tos An­des, co­mo se ha de­mos­tra­do, des­cen­die­ron to­dos esos es­ca­lo­nes de mon­ta­ñas has­ta lle­gar a la costa de la ac­tual Venezuela, y lue­go sal­tan­do por el co­llar de is­las, se apro­xi­ma­ron por las que fue­ron lla­ma­das An­ti­llas Me­no­res y Ma­yo­res, con­for­me con la de­fi­ni­ción que el sa­bio tos­cano Pao­lo del Po­zo ha­bía da­do al pro­pio Cris­tó­bal Co­lón, se­gún el con­cep­to an­ti­guo de que, más allá de las co­lum­nas del mun­do co­no­ci­do, exis­tía una “An­ti­lia” ma­ra­vi­llo­sa, una An­ti­lla que dio el nom­bre a las nues­tras».

4TO. DÍA

DON­DE NA­CE CU­BA En la cuarta fe­cha arri­ba­mos a nues­tro destino fi­nal, el Fa­ro de Mai­sí. La ca­rre­te­ra has­ta allá trans­cu­rre por pe­que­ñas bahías, rui­do­sos ríos, abrup­tos des­fi­la­de­ros y hu­mil­des o pin­to­res­cos ca­se­ríos don­de los lu­ga­re­ños to­da­vía usan bo­tes lla­ma­dos ca­yu­cos pa­ra na­ve­gar por los cau­ces.

Al tras­pa­sar el ca­ñón del río Yu­mu­rí, atrac­ción tu­rís­ti­ca pa­ra lu­ga­re­ños y vi­si­tan­tes, los vehícu­los ya no tie­nen que «es­ca­lar» la la­be­rín­ti­ca y en ex­tre­mo pe­li­gro­sa lo­ma de la Bo­ru­ga, con sus ele­va­das pen­dien­tes y cur­vas muy ce­rra­das.

Un nuevo via­duc­to de 4,5 km des­de allí has­ta el asen­ta­mien­to de Jo­bo Cla­ro fa­ci­li­ta en­con­trar la co­mu­ni­dad La Má­qui­na, ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal de Mai­sí, y lue­go al pue­blo ho­mó­ni­mo, pa­ra se­guir rum­bo al Fa­ro. El ini­cio de Cu­ba.

En el ar­chi­pié­la­go hay 457 fa­ros so­bre la costa. Bau­ti­za­do ini­cial­men­te co­mo La Con­cha, el de Pun­ta de Mai­sí tie­ne 121,9 pies de al­tu­ra, una po­ten­cia de 3 790 bu­jías y un al­can­ce de 27 mi­llas. Su luz es blan­ca y po­see ocul­ta­cio­nes en gru­po de tres, al­ter­na­da con una ocul­ta­ción sim­ple ca­da 20 se­gun­dos.

El dis­po­si­ti­vo pa­ra guiar los na­víos por el Pa­so de los Vien­tos es aten­di­do por el ma­tri­mo­nio de Hi­dal­go Ma­tos y Euf ra­sia Man za­net, ca­sa­dos des­de ha­ce más de 25 años. Sus cua­tro hi­jas y seis nie­tos vi­ven fue­ra de Mai­sí.

Pa­ra Hi­dal­go y Eu­fra­sia el fa­ro es el quin­to hi­jo, «el va­rón». Y es­te nun­ca se va a ir de allí.

VIS­TA HA­CE FE

Po­cas ve­ces su­per­pues­tos, sino a con­ti­nua­ción, en mu­chos lu­ga­res de Cu­ba us­ted pue­de en­con­trar uno tras otro tes­ti­mo­nios tan­gi­bles de más de 500 años de ci­vi­li­za­ción. Eu­ro­pea y afri­ca­na, asiá­ti­ca y mo­ris­ca, y tam­bién abo­ri­gen.

La his­to­ria de la Ma­yor de las An­ti­llas es por «agre­ga­ción», nun­ca por adi­ción –una ca­pa en­ci­ma de la otra. No ha si­do por ve­ne­ra­ción de lo pa­sa­do; más bien, por ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de él. Mien­tras hi­zo fal­ta, lo que ha­bía se man­tu­vo; cuan­do de­jó de ser útil, se aban­do­nó. Has­ta ha­ce muy po­co, la pe­que­ña Is­la pa­re­cía an­cha y cer­ca­na. Que ha­bía es­pa­cio pa­ra más.

Su pro­li­jo pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, in­dus­trial, agrí­co­la, co­mer­cial y so­cial en oca­sio­nes pa­re­ce in­to­ca­do, aun­que mu­chas ve­ces es­tá en rui­nas de­bi­do al pa­so del tiem­po, el ri­gor de los ele­men­tos y unas po­lí­ti­cas desa­rro­llis­tas que co­mo en el res­to del Ter­cer Mun­do mi­ra­ron más a las gran­des ciu­da­des que a lo lo­cal; a los ba­rrios nue­vos que a los cen­tros his­tó­ri­cos, los que ape­nas han si­do trans­for­ma­dos a tra­vés de los años.

Tam­bién pe­só la con­ve­nien­cia. Has­ta ha­ce po­co, su plan­tel in­dus­trial y agro­pe­cua­rio (ca­si na­da re­no­va­do) le per­mi­tía ser uno de los paí­ses con más al­to Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) per cá­pi­ta en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, se­gún la es­ca­la de la eco­no­mía y el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes, ade­más de te­ner uno de los me­jo­res ín­di­ces en Pa­ri­dad del Po­der Ad­qui­si­ti­vo (PPA) en­tre las me­dia­nas y pe­que­ñas eco­no­mías del sub­con­ti­nen­te.

Ha in­flui­do mu­cho, asi­mis­mo, la bi­za­rría de la Re­vo­lu­ción cubana des­de el triun­fo de Fi­del Cas­tro en el año 1959, lo que la ha obli­ga­do a adop­tar es­tra­te­gias de su­per­vi­ven­cia y desa­rro­llo sui géneris, in­clui­da man­te­ner fun­cio­nan­do, a ve­ces de for­ma mal­tre­cha, sus añe­jas in­fra­es­truc­tu­ras y tec­no­lo­gías.

Pa­ra bien o pa­ra mal, des­de ha­ce ca­si 60 años el blo­queo de Es­ta­dos Uni­dos ha ex­clui­do a la Is­la de la ór­bi­ta eco­nó­mi­ca, co­mer­cial y fi­nan­cie­ra de los cen­tros de po­der que dic­tan las ten­den­cias del pro­gre­so. Pe­se a ello, se ha es­for­za­do por avan­zar a cuen­ta y ries­go, y con el in­ge­nio de sus hom­bres y mu­je­res.

Aca­ba nues­tra le­gen­da­ria pe­re­gri­na­ción. De Mai­sí re­tor­na­mos a Ba­ra­coa. Es no­che de fies­ta. ¡Pa­ra dor­mir, es­tá el avión!

A lo le­jos se di­vi­sa la lla­ma­da Si­lla de Gi­ba­ra que Co­lón con­tem­pló con de­lei­te.El Fa­ro de Mai­sí es nues­tro destino fi­nal.

Par­que Na­cio­nal Ale­jan­dro de Hum­boldt, Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad y Re­ser­va de la Bios­fe­ra.

Más allá de sus be­lle­zas na­tu­ra­les, el ma­yor te­so­ro de Cu­ba es, sin du­das, su gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.