Los pi­ro­pos que pro­vo­ca una ciu­dad

TO­DA UNA CO­LEC­CIÓN DE «GALANTERÍAS» ES­TI­MU­LA A CUEN­CA EN EL ECUA­DOR: JO­YA DEL PAÍS, CIU­DAD MÁ­GI­CA, UR­BE CO­LO­NIAL PER­FEC­TA, ATE­NAS DE LA NA­CIÓN, SON AL­GU­NOS EN­TRE LA CO­LEC­CIÓN DE EXCITANTES DE­CLA­RA­CIO­NES AMATORIAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / AMA­BLE MI­RAN­DA FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

San­ta Ana de los Ríos de Cuen­ca –que así se le bau­ti­zó en ho­nor a su si­mi­lar de Es­pa­ña, los cua­tro ríos que la atra­vie­san y a la San­ta Ca­tó­li­ca– de­be sen­tir­se ru­bo­ri­za­da co­mo mu­chas bel­da­des en es­ta Amé­ri­ca es­ten­tó­rea. No es pa­ra me­nos cuan­do se des­pier­tan tan­tos lan­ces ama­to­rios en quie­nes se le acer­can.

No le faltan pi­ro­pos a es­ta ur­be ecua­to­ria­na, des­de Ate­nas de la na­ción, pa­san­do por jo­ya del país, ciu­dad má­gi­ca, has­ta cuen­ca de Los An­des, y quién sa­be cuán­tos otros me­nos pu­bli­ci­ta­dos. Vo­lup­tuo­si­da­des ar­qui­tec­tó­ni­cas, cul­tu­ra­les, pai­sa­jís­ti­cas, ar­queo­ló­gi­cas e his­tó­ri­cas pa­re­cen enar­de­cer los ins­tin­ti­vos ape­ti­tos tan co­mu­nes en es­ta re­gión del mun­do.

Re­cos­ta­da so­bre lo que en len­gua Ca­ña­ri se de­no­mi­na­ba Gua­pon­de­lig y hoy se tra­du­ce co­mo una «lla­nu­ra an­cha co­mo el cie­lo», pa­re­ce vi­vir ci­clos de eter­nas con­gra­tu­la­cio­nes, que co­rren co­mo las aguas del Tar­quino, el Ya­nun­cay, el To­me­bam­ba y el Ma­chán­ga­ra.

LA EN­TRA­DA DEL PU­MA

En apa­sio­nan­te via­je a la se­mi­lla se con­vier­te la vi­si­ta a es­ta ciu­dad, sur­gi­da de las rui­nas de las gue­rras in­tes­ti­nas en­tre los ha­bi­tan­tes pri­mi­ge­nios de Amé­ri­ca y el pos­te­rior en­fren­ta­mien­to y con­quis­ta de los co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les. Uno de los es­pa­cios don­de pue­de

res­pi­rar­se ese la­be­rín­ti­co pa­sa­do es el Mi­ra­dor e igle­sia del Tu­ri, pri­vi­le­gia­das al­tu­ras que mar­can la des­apa­ri­ción de la cul­tu­ra Ca­ña­ri y de la lla­ma­da zo­na de Gua­pon­de­lig, a con­se­cuen­cia de la con­quis­ta de los In­cas, ba­jo el man­da­to de Tú­pac Yu­pan­qui, los que so­bre las ce­ni­zas de la an­te­rior ciu­dad le­van­ta­ron pri­me­ro To­me­bam­ba y lue­go Pu­ma­pun­go, que en Que­chua sig­ni­fi­ca La en­tra­da del pu­ma.

En ese úl­ti­mo lu­gar na­ce­ría Huay­na Ca­pác, quien li­de­ró a las In­cas y fue pa­dre de Hua­sar y Atahual­pa, los prín­ci­pes que con­du­ci­rían a su fin ese im­po­nen­te im­pe­rio fren­te a la con­quis­ta es­pa­ño­la.

Des­de las rui­nas de Pu­ma­pun­go, con­ver­ti­das en par­que ar­queo­ló­gi­co y et­no­bo­tá­ni­co, pue­den to­car­se los ci­mien­tos de las cons­truc­cio­nes in­cai­cas, sus sis­te­mas de rie­go, un tú­nel que ser­vía de mau­so­leo, plan­tas de va­ria­das es­pe­cies, aves res­ca­ta­das y ani­ma­les to­té­mi­cos re­fe­ren­tes de las cul­tu­ras an­ces­tra­les. En las sa­las del mu­seo ale­da­ño pue­de pal­par­se a su vez to­da la he­ren­cia de la cul­tu­ra prehis­pá­ni­ca en otra di­men­sión.

A PIE Y CON CAL­MA

El con­se­jo de quie­nes han vi­si­ta­do el cen­tro his­tó­ri­co de es­ta ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Azuay, ter­ce­ra ciu­dad en im­por­tan­cia del país, ubi­ca­da al sur de la sie­rra ecua­to­ria­na a más de 400 km de Qui­to y a una al­ti­tud de 2 535 m.s.n.m., es ha­cer­lo a pie y con cal­ma.

Su de­cla­ra­to­ria co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad ya real­za los va­lo­res de ese en­torno, del que se in­ten­tó sal­var su tra­zo co­lo­nial, aun­que mu­chos de sus edi­fi­cios se le­van­tan con un es­ti­lo re­pu­bli­cano fran­cés de un cor­te ver­nácu­lo o tra­di­cio­nal.

La edi­fi­ca­ción em­ble­ma es la ca­te­dral de es­ti­lo europeo de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, tam­bién ca­ta­lo­ga­da co­mo la Nue­va Ca­te­dral de Cuen­ca. Con sus enor­mes cú­pu­las de te­ja azul do­mi­na el par­que Cal­de­rón, que cen­tra la ur­be y es­tá ador­na­do de pal­me­ras, es­ta­tuas y he­la­de­rías.

En­ten­di­dos afir­man que los edi­fi­cios de Cuen­ca son inusua­les en­tre los que se eri­gen en las ciu­da­des de Su­ra­mé­ri­ca, por su es­ti­lo re­na­cen­tis­ta del si­glo XVI en com­bi­na­ción con el ba­rro­quis­mo, de lo que es una ex­pre­sión sin­gu­lar la ca­te­dral El Sa­gra­rio, con­clui­da en 1557 so­bre las rui­nas in­cas. Tam­bién des­ta­can la di­ver­si­dad de cru­ces so­bre los te­cha­dos, en co­rres­pon­den­cia con cla­ses so­cia­les y creen­cias.

Los ca­fés y ga­le­rías a los que se lle­ga so­bre ca­lles ado­qui­na­das com­ple­tan el cua­dro de be­lle­za y tran­qui­li­dad, que de­vie­ne am­bien­te ideal pa­ra que es­cri­to­res y poe­tas desa­rro­llen su ar­te en la que me­re­ció el so­bre­nom­bre de ca­pi­tal cul­tu­ral de Ecua­dor, en­tre otras ra­zo­nes, por ser cu­na de re­co­no­ci­das fi­gu­ras en es­te ám­bi­to.

La pro­mi­nen­cia cul­tu­ral la po­ten­cian ade­más, jun­to a las ar­te­sa­nías, la rea­li­za­ción de nu­me­ro­sos fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les, co­mo el de ar­tes es­cé­ni­cas, así co­mo una bie­nal de la plás­ti­ca úni­ca en el país. Se su­ma una ex­ten­sa lis­ta de fies­tas tra­di­cio­na­les, en­tre es­tas la Can­to­ni­za­ción, el 12 de abril; las Cru­ces, el 2 de ma­yo; el Sep­te­na­rio, que co­mien­za con las ce­le­bra­cio­nes del Cor­pus Cris­ti y se ex­tien­de por ocho días en el mes de ju­nio; los Fie­les Di­fun­tos, el 2 de no­viem­bre; y el Pa­se del Ni­ño Via­je­ro, que se rea­li­za en las ca­lles del Cen­tro His­tó­ri­co y sor­pren­de por su des­fi­le de ni­ños dis­fra­za­dos de per­so­na­jes bí­bli­cos, en una com­bi­na­ción del fol­clor y las tra­di­cio­nes con la fe re­li­gio­sa.

CIU­DAD PA­RA SA­BO­REAR

El desa­rro­llo tu­rís­ti­co de la re­gión aus­tral del Ecua­dor pue­de pre­su­mir de con­tar con el te­so­ro que sig­ni­fi­ca Cuen­ca. A los va­lo­res men­cio­na­dos pue­den aña­dir­se otros, co­mo el Mu­seo de las Cul­tu­ras Abo­rí­ge­nes y el de las Con­cep­tas. El pri­me­ro ex­po­ne unas 5 000 pie­zas, mien­tras el se­gun­do, que ocu­pa las ins­ta­la­cio­nes que ser­vían de en­fer­me­ría a un an­ti­guo mo­nas­te­rio des­cue­lla, ade­más de por la ar­qui­tec­tu­ra, los pa­tios y ga­le­rías, por las co­lec­cio­nes de ar­te re­li­gio­so.

En­tre los es­pa­cios abier­tos des­ta­can Ba­rran­co, en los al­re­de­do­res del río To­me­bam­ba, con el es­pe­sor de sus sau­ces y ar­bo­le­das, los an­ti­guos puen­tes y la pin­to­res­ca ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial que ba­jan ha­cia el río en for­ma de es­ca­li­na­ta. Un to­tal de 120 es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas son pro­te­gi­das allí, en­tre las que re­sal­tan el es­pa­cio ar­queo­ló­gi­co To­dos los San­tos; la pla­za Cruz del Va­do, con su es­pec­ta­cu­lar

En­ten­di­dos afir­man que los edi­fi­cios de Cuen­ca son inusua­les en­tre los que se le­van­tan en las ciu­da­des de Su­ra­mé­ri­ca, por su es­ti­lo re­na­cen­tis­ta del si­glo XVI en com­bi­na­ción con el ba­rro­quis­mo, de lo que es una ex­pre­sión sin­gu­lar la ca­te­dral El Sa­gra­rio, con­clui­da en 1557 so­bre las rui­nas in­cas

vis­ta de las par­tes ba­ja y mo­der­na de la ciu­dad; el Puen­te Ro­to, arras­tra­do por la co­rrien­te; y las ba­ja­das del Pa­drón y del Cen­te­na­rio.

Cu­le­brean­do el mis­mo río se pue­de re­co­rrer la Ca­lle Lar­ga, ave­ni­da afa­ma­da por su vi­da tre­pi­dan­te, su ofer­ta cul­tu­ral y por con­cen­trar la ma­yo­ría de los ba­res y res­tau­ran­tes ci­ta­di­nos.

Un es­pa­cio es­pec­tral­men­te lla­ma­ti­vo den­tro del con­torno ur­bano lo cons­ti­tu­ye el Prohi­bi­do Cen­tro Cul­tu­ral. Se tra­ta de un bar cu­ya de­co­ra­ción es­tá con­ce­bi­da de imá­ge- nes pro­vo­ca­ti­vas de de­mo­nios, re­li­gión, se­xo y vio­len­cia.

EN­TRE PASEOS Y BA­ÑOS

Con una pin­to­res­ca igle­sia cons­trui­da a me­dia­dos del si­glo XX, que cons­ti­tu­ye una ré­pli­ca en mi­nia­tu­ra de la su­per­co­no­ci­da ca­te­dral de la In­ma­cu­la­da, la pa­rro­quia de Ba­ños, a unos 8 km de Cuen­ca, com­bi­na la en­vi­dia­ble gas­tro­no­mía tí­pi­ca (son fa­mo­sas las em­pa­na­das de vien­to) con bal­nea­rios ter­ma­les, cu­yas aguas flu­yen des­de ver­tien­tes sub­te­rrá­neas ubi­ca­das a lo lar­go de una fa­lla vol­cá­ni­ca de más de 10 km de lon­gi­tud, y hos­te­rías que cuen­tan con ba­ños tur­cos y sau­nas.

Por ser del ti­po «hi­po­ter­mal», el agua en es­ta­do na­tu­ral emer­ge a la su­per­fi­cie a una tem­pe­ra­tu­ra de 78°C, por lo que se so­me­te a un pro­ce­so de en­fria­mien­to y ca­na­li­za­ción (se lle­va a unos 40°C) pa­ra que pue­da ser dis­fru­ta­da.

Se­gún es­tu­dios cien­tí­fi­cos, las aguas ter­ma­les de Ba­ños son idea­les pa­ra el tra­ta­mien­to de do­len­cias co­mo reu­ma­tis­mo, afec­cio­nes de las vías res­pi­ra­to­rias, anemia, ner­vio­sis­mo, es­trés, afec­cio­nes cu­tá­neas co­mo ac­né y pso­ria­sis; gas­tri­tis, cálcu­los bi­lia­res, an­sie­dad, et­cé­te­ra.

La exis­ten­cia de Ba­ños co­mo asen­ta­mien­to hu­mano se re­mon­ta a la épo­ca pre­co­lo­nial e in­clu­so prein­cai­ca, por­que la pre­sen­cia de re­cur­sos na­tu­ra­les co­mo las aguas ter­ma­les y ve­tas au­rí­fe­ras, más su lo­ca­li­za­ción geo­grá­fi­ca, la con­vir­tie­ron siem­pre en un lu­gar es­tra­té­gi­co,

Vo­lup­tuo­si­da­des ar­qui­tec­tó­ni­cas, cul­tu­ra­les, pai­sa­jís­ti­cas, ar­queo­ló­gi­cas e his­tó­ri­cas pa­re­cen enar­de­cer los ins­tin­ti­vos ape­ti­tos tan co­mu­nes en es­ta re­gión del

mun­do

por lo que de­bió ser co­no­ci­do y po­bla­do por los ca­ña­ris ori­gi­na­rios de es­ta par­te de los An­des ecua­to­ria­nos.

A dis­tan­cias su­pe­rio­res de don­de se en­cuen­tra la pa­rro­quia de Ba­ños, se ha­llan el Par­que Na­cio­nal Ca­jas (más de 30 km) y las Rui­nas de In­ga­pir­ca (80 km). Con sus 28 500 ha, en el pri­me­ro se unen el pai­sa­je de los pá­ra­mos y las cum­bres an­di­nas. Las se­gun­das, por su par­te, son va­lo­ra­das co­mo el complejo ar­queo­ló­gi­co más re­le­van­te del país y fue­ron un si­tio de ado­ra­ción y ve­ne­ra­ción. Su es­truc­tu­ra más ma­jes­tuo­sa es el im­po­nen­te Tem­plo del Sol.

Y en­tre tan­ta ado­ra­ción ca­be pre­gun­tar­se si no es­ta­ría­mos ten­ta­dos de lle­gar­nos has­ta Cuen­ca y has­ta re­ga­lar­le otro ex­ci­ta­do pi­ro­po o atre­vi­da ga­lan­te­ría.

La pa­rro­quia de Ba­ños, a unos 8 km de Cuen­ca, com­bi­na la en­vi­dia­ble gas­tro­no­mía tí­pi­ca con bal­nea­rios ter­ma­les, cu­yas aguas flu­yen de ver­tien­tes sub­te­rrá­neas ubi­ca­das a lo lar­go de una fa­lla vol­cá­ni­ca de más de 10 km de lon­gi­tud y son idea­les pa­ra el tra­ta­mien­to de dis­tin­tas do­len­cias

Un es­pa­cio lla­ma­ti­vo lo cons­ti­tu­ye el Prohi­bi­do Cen­tro Cul­tu­ral.

El im­po­nen­te Tem­plo del Sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.