Al­ta­res de amor en Cu­ba

LA MA­YOR DE LAS AN­TI­LLAS SE HA CON­VER­TI­DO EN UN DESTINO MUY DE­MAN­DA­DO EN­TRE QUIE­NES DESEAN CON­SA­GRAR SU UNIÓN MA­TRI­MO­NIAL Y TE­NER UNA LU­NA DE MIEL DE EN­CAN­TO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / LEONEL NODAL FO­TOS / JU­LIO ALVITE

Una amo­ro­sa pa­re­ja ca­mi­na ha­cia una es­pa­cio­sa tien­da blan­ca le­van­ta­da en una ado­ra­ble pla­ya en Cu­ba, la is­la de en­sue­ños ele­gi­da pa­ra con­sa­grar un com­pro­mi­so de amor eterno, en una bo­da úni­ca e irre­pe­ti­ble.

Fa­mi­lia­res y ami­gos se agru­pan al­re­de­dor, en un es­ce­na­rio de are­nas per­la­das a ori­llas de un mar azul tur­que­sa. El no­ta­rio ex­tien­de los do­cu­men­tos le­ga­les del ma­tri­mo­nio, que re­ci­ben la fir­ma de los con­tra­yen­tes.

El sol se ocul­ta en­tre co­co­te­ros y plan­tas de uva ca­le­ta, ilu­mi­na la es­ce­na con sus re­fle­jos do­ra­dos, en­vuel­ve a los no­vios y ma­ti­za el año­ra­do be­so en es­ta mí­ti­ca is­la ca­ri­be­ña, tes­ti­go de sus pro­me­sas de amor.

Cen­te­na­res de enamo­ra­dos pro­ce­den­tes de los más ale­ja­dos con­fi­nes del pla­ne­ta acu­den a la Ma­yor de las An­ti­llas en to­das las es­ta­cio­nes del año, en el ar­dien­te ve­rano tro­pi­cal o en el ti­bio in­vierno, pa­ra se­llar pa­sio­nes con mie­les de flo­res exó­ti­cas.

Des­de co­mien­zos de la dé­ca­da de los 90 del pa­sa­do si­glo, cuan­do Cu­ba in­gre­sa al club de na­cio­nes ca­ri­be­ñas que apues­tan al tu­ris­mo co­mo una fuen­te esen­cial de re­cur­sos pa­ra el desa­rro­llo, de in­me­dia­to tu­ro­pe­ra­do­res in­ter­na­cio­na­les vie­ron el fi­lón de un nuevo destino de bo­das y lu­nas de miel, inigua­la­ble por sus pla­yas ca­si vír­ge­nes y mu­cho más.

Si­tios de mon­ta­ña y aven­tu­ras, así co­mo ciu­da­des de al­tos va­lo­res pa­tri­mo­nia­les, a em­pe­zar por La Ha­ba­na –que ya en los años 50 del si­glo pa­sa­do res­plan­de­cía en el Ca­ri­be por sus es­plén­di­dos ho­te­les, su ri­que­za cul­tu­ral y una ani­ma­da vi­da noc­tur­na– com­ple­ta­rían la ofer­ta.

Sin em­bar­go, es en la úl­ti­ma dé­ca­da cuan­do es­ta­lla el ver­da­de­ro boom de ma­tri­mo­nios de tu­ris­tas y ex­tran­je­ros que es­co­gen a Cu­ba pa­ra sus bo­das.

En 2008 el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia re­gis­tra un cen­te­nar de ma­tri­mo­nios de tu­ris­tas. La ci­fra se tri­pli­ca en 2009 y des­de en­ton­ces cre­ce co­mo la es­pu­ma de las lím­pi­das pla­yas cu­ba­nas.

Los no­vios vie­nen a tra­vés de tu­ro­pe­ra­do­res con pa­que­tes tu­rís­ti­cos pa­ra via­jar por la is­la o di­rec­ta­men­te se po­nen en con­tac­to con la no­ta­ría. Y aun­que los aran­ce­les no­ta­ria­les son re­la­ti­va­men­te ba­jos (en­tre 800 y 1 000 dó­la­res) los hay que ti­ran la ca­sa por la ven­ta­na en fas­tuo­sas bo­das con nu­me­ro­sos in­vi­ta­dos en pres­ti­gio­sos ho­te­les, ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos de pri­me­ra lí­nea, fo­to­gra­fías y fil­ma­cio­nes de al­to ni­vel ci­ne­ma­to­grá­fi­co, en­tre otras pri­mi­cias.

Tal vez los des­ti­nos de bo­das más de­man­da­dos sean los lu­jo­sos re­sorts en Va­ra­de­ro y La Ha­ba­na, pe­ro hay quie­nes cum­plen ín­ti­mos de­seos co­mo el de una ar­gen­ti­na –tal vez la pri­me­ra– que con­tra­jo ma­tri­mo­nio con su no­vio fran­cés en ple­na Pla­za de la Re­vo­lu­ción, de pie an­te la ima­gen de Er­nes­to «Che» Gue­va­ra, por de­seo ex­pre­so de la no­via.

Cu­ba se ha con­ver­ti­do en «EL» destino chic y de mo­da pa­ra ce­le­brar la bo­da y pa­sar la lu­na de miel. No pa­sa día sin que uno vea pa­sar por el Ma­le­cón ha­ba­ne­ro, la Ave­ni­da del Puer­to o ca­mino de la Pla­za de la Re­vo­lu­ción, a una pa­re­ja de no­vios fo­rá­neos, ra­dian­tes de fe­li­ci­dad, a bor­do de uno de esos fas­ci­nan­tes des­ca­po­ta­bles es­ta­dou­ni­den­ses de la dé­ca­da del 50, que

Cu­ba se ha con­ver­ti­do en «EL» destino chic y de mo­da pa­ra ce­le­brar la bo­da y pa­sar la lu­na de miel. No pa­sa día sin que uno vea pa­sar por el Ma­le­cón ha­ba­ne­ro o la Ave­ni­da del Puer­to, a una pa­re­ja de no­vios fo­rá­neos, ra­dian­tes de fe­li­ci­dad

for­man le­gión en las cer­ca­nías del Ca­pi­to­lio, otro si­tio to­tal­men­te res­tau­ra­do, que atrae a con­tra­yen­tes de ma­tri­mo­nio.

Y hay que re­co­no­cer el em­pu­jón que le han da­do a es­te afán de ca­sar­se en Cu­ba ce­le­bri­da­des del ci­ne, la te­le­vi­sión o los es­ce­na­rios mu­si­ca­les de Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos.

En­tre los pri­me­ros que die­ron el fan­tás­ti­co sal­to de amor se des­ta­can Be­yon­cé y Jay Z, quie­nes via­ja­ron a la ca­pi­tal cubana pa­ra ce­le­brar sus 5 años de ma­tri­mo­nio en 2013, cuan­do to­da­vía pa­re­cía im­pen­sa­ble la reanu­da­ción de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Was­hing­ton y La Ha­ba­na.

El fa­mo­so Us­her y su en­ton­ces no­via, Gra­ce Mi­guel, se ca­sa­ron en sep­tiem­bre de 2015, en la te­rra­za del res­tau­ran­te-pa­la­dar ha­ba­ne­ro La Gua­ri­da, ins­ta­la­do en la vie­ja ca­so­na ha­ba­ne­ra don­de se fil­mó Fre­sa y Cho­co­la­te, con­sa­gra­do en­tre los más fa­mo­sos tras re­ci­bir al rey Juan Car­los y la rei­na So­fía de Es­pa­ña.

Cu­ba es la is­la de la fan­ta­sía en la que to­da lu­na de miel so­ña­da se ha­rá reali­dad, afir­man es­pe­cia­lis­tas de tu­ro­pe­ra­do­res, agen­cias de via­jes y, des­de fe­cha re­cien­te, las ma­yo­res lí­neas de cru­ce­ros in­ter­na­cio­na­les, que mul­ti­pli­can sus lle­ga­das a La Ha­ba­na, Cien­fue­gos-Tri­ni­dad, San­tia­go de Cu­ba y has­ta la re­mo­ta pla­ya de Ma­ría la Gor­da, fren­te al ca­bo de San An­to­nio.

In­con­ta­bles pu­bli­ca­cio­nes en re­des so­cia­les y re­vis­tas de to­do el mun­do re­mar­can las cua­li­da­des úni­cas en un so­lo destino que reúne la Ma­yor de las An­ti­llas: re­lax, pla­ya, sol y mar, que des­pués de los dul­ces y agi­ta­dos me­ses de la or­ga­ni­za­ción del ma­tri­mo­nio, caen co­mo ani­llo al de­do a los re­cién ca­sa­dos.

Pa­tri­mo­nio vi­vo y ar­qui­tec­tó­ni­co, cul­tu­ra, ar­te, eco­tu­ris­mo, mon­ta­ña y aven­tu­ra so­bre­sa­len en­tre las múltiples ex­pe­rien­cias que vi­vi­rán los no­vios du­ran­te su es­ta­día en la que al­gu­nos lla­man «el al­ma de Amé­ri­ca», don­de des­de ha­ce seis dé­ca­das se desa­rro­lla uno de los más ge­nui­nos pro­ce­sos de trans­for­ma­ción so­cial del con­ti­nen­te.

Des­per­tar con un ca­fé ex­pre­so cu­bano an­tes de lan­zar­se a la Ha­ba­na Vie­ja y ter­mi­nar el día con un re­fres­can­te mo­ji­to en la ba­rra del Flo­ri­di­ta, pri­vi­le­gia­da por Er­nest He­ming­way, no tie­nen pre­cio, le es­cu­ché de­cir a una es­cri­to­ra pe­rua­na.

Otra pa­re­ja de ami­gos bra­si­le­ños de­ci­dió –pa­ra re­unir a to­da la fa­mi­lia– ca­sar­se re­cien­te­men­te en Río de Ja­nei­ro, pe­ro esa mis­ma no­che am­bos lle­na­ron las va­li­jas con sus res­pec­ti­vos tra­jes de no­vios y em­bar­ca­ron

Pa­tri­mo­nio vi­vo y ar­qui­tec­tó­ni­co, cul­tu­ra, ar­te, eco­tu­ris­mo, mon­ta­ña y aven­tu­ra so­bre­sa­len en­tre las múltiples ex­pe­rien­cias que vi­vi­rán los no­vios du­ran­te su es­ta­día en la que al­gu­nos lla­man «el al­ma de Amé­ri­ca»

ha­cia La Ha­ba­na, don­de ya te­nían con­tra­ta­do el sa­lón de be­lle­za y el fo­tó­gra­fo que los acom­pa­ña­ría por los im­pres­cin­di­bles es­ce­na­rios del co­lo­nial Cen­tro His­tó­ri­co en la Ha­ba­na Vie­ja, en­tre ellos la Pla­za de San Fran­cis­co, el Par­que Cen­tral con el fla­man­te Kem­pinsky Man­za­na de Gó­mez de tras­fon­do, y pa­ra ce­rrar la ru­ta a la Pla­za por las bu­lli­cio­sas ave­ni­das de Rei­na y Car­los III. Lo te­nían to­do pen­sa­do des­de mu­cho an­tes. Al día si­guien­te via­ja­ron a Va­ra­de­ro. Y sus sue­ños se vol­vie­ron reali­dad.

En 2008 el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia re­gis­tra un cen­te­nar de ma­tri­mo­nios de tu­ris­tas. La ci­fra se tri­pli­ca en 2009 y des­de en­ton­ces cre­ce co­mo la es­pu­ma de las lím­pi­das pla­yas cu­ba­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.