Mar­ga­ri­ta en un ani­llo

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / EN­RI­QUE MILANÉS LEÓN FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Se­gu­ra­men­te Venezuela subía a un al­tar cuan­do se le des­pren­dió una jo­ya. El te­so­ro «es­con­di­do» en el Ca­ri­be, a 40 km del li­to­ral con­ti­nen­tal su­r­ame­ri­cano, su­gie­re des­de su nom­bre cuán­to tie­ne que ofre­cer: en 1498 Cris­tó­bal Co­lón la lla­mó La Asun­ción, pe­ro muy pron­to fue re­bau­ti­za­da, se­gún di­cen, por la can­ti­dad de perlas mar­ga­ri­tas que abri­llan­ta­ban sus aguas. Esa her­mo­su­ra es la que bus­ca un cre­cien­te nú­me­ro de pa­re­jas pa­ra co­men­zar, con su­bli­mes au­gu­rios, el pri­mer día de to­da su eter­ni­dad.

Mar­ga­ri­ta: así, co­mo ra­mo de no­via, co­men­zó a lla­mar­se el tro­zo de ma­ra­vi­lla que an­tes de la lle­ga­da del Almirante de la Mar Océana los abo­rí­ge­nes de­no­mi­na­ban Pa­ra­gua­choa; es­to es, si­tio de pe­ces en abun­dan­cia. Por­que, co­mo los pre­ten­dien­tes, los pe­ces sa­ben es­co­ger.

Los enamo­ra­dos con sed de be­lle­za pue­den ce­le­brar su bo­da en un ho­tel, en una vi­lla pri­va­da o un ran­cho tí­pi­co, al fi­lo mis­mo de las olas o en una em­bar­ca­ción a su gus­to. ¿Quién ha di­cho que al amor ver­da­de­ro no le se­du­ce la aven­tu­ra?

La me­jor pre­gun­ta del homo sa­piens y el «Sí, quie­ro» que sue­le pre­miar­la en­cuen­tran par­ti­cu­lar ins­pi­ra­ción en es­te se­duc­tor en­torno de más de 50 pla­yas en­tre las que des­ta­can, a pu­ro tur­que­sa, El Agua, Par­gui­to,

EN LA PARADISÍACA IS­LA VENEZOLANA, LAS PERLAS QUE APE­NAS INTUYÓ EL ALMIRANTE DE LA MAR OCÉANA PUE­DEN JUNTARSE EN EL RA­MO DE INOLVIDABLES CE­RE­MO­NIAS DE BO­DAS

El Ya­que, Man­za­ni­llo y La Ca­ra­co­la; idea­les, an­tes, du­ran­te y des­pués de la lu­na de miel, pa­ra que­mar ca­lo­rías ha­cien­do body­board, wind­surf, surf, snor­kel, golf, bu­ceo y ca­bal­ga­tas. Has­ta los in­co­rre­gi­bles de la sol­te­ría tie­nen que en­vi­diar a quie­nes te­jen allí el pri­mer nu­do del la­zo más tierno.

Flo­res na­tu­ra­les, fue­gos de ar­ti­fi­cio, lu­ces in­te­li­gen­tes, an­tor­chas, atar­de­ce­res irre­pe­ti­bles, ar­cos, al­fom­bras, mo­bi­lia­rio y, so­bre to­do, or­ga­ni­za­do­res que se pren­dan de las bo­das co­mo se enamo­ran los no­vios in­vo­lu­cra­dos, in­te­gran el guión de una ce­re­mo­nia que cuen­ta, ade­más, con me­nús de cocina in­ter­na­cio­nal o pla­tos tí­pi­cos de Mar­ga­ri­ta y Venezuela.

Ya sea que los enamo­ra­dos es­co­jan una ce­na ín­ti­ma a la vis­ta del ho­ri­zon­te o una me­sa pa­ra mu­chos in­vi­ta­dos, Mar­ga­ri­ta es­tá dis­pues­ta a ser­vir­les la ma­ra­vi­lla que guar­da al fon­do de sus aguas: el co­ro­co­ro, su pes­ca­do tí­pi­co; el par­go; el ju­rel; el sa­po de pie­dra; el ca­ri­te; la sar­di­na; la ca­ra­cha­na; el chi­pi­chi­pi y otras ten­ta­cio­nes que, so­lo por la sa­tis­fac­ción que re­ga­lan, se eri­gen en au­tén­ti­cos afro­di­sía­cos que los re­cién ca­sa­dos pue­den sa­bo­rear jus­to an­tes de un pos­tre de dul­ces na­tu­ra­les he­chos con co­co, le­cho­sa o pi­ña.

Co­mo no­vios de la mano es­tán co­nec­ta­das las dos par­tes de la is­la por el Par­que Na­cio­nal La­gu­na de La Res­tin­ga, es­pe­jo de agua de mar, a me­nu­do te­ñi­do por el ro­sa­do de los fla­men­cos, que reúne to­dos los mé­ri­tos pa­ra fi­gu­rar en el dia­rio de bo­das que un día re­pa­sa­rán los hi­jos.

En la ca­pi­tal La Asun­ción y en la ciu­dad co­lo­nial Pam­pa­tar, en­tre cas­ti­llos, for­ti­nes e igle­sias sin­gu­la­res, las ca­mi­na­tas ro­mán­ti­cas pro­pi­cia­rán pla­nes de fa­mi­lia.

Es­ta is­la co­lo­ca to­do al al­can­ce de un de­seo: ya sea por mo­der­nas ca­rre­te­ras o sen­de­ros sin­gu­la­res, a pleno sol o ba­jo tú­ne­les fron­do­sos, los no­vios en­cuen­tran dón­de com­prar ar­te­sa­nías y or­fe­bre­rías que les re­cuer­den pa­ra siem­pre, en ca­sa y has­ta en sus cuer­pos, una fe­cha ya inol­vi­da­ble.

El fi­nal de una ce­re­mo­nia pue­de ser en Mar­ga­ri­ta el co­mien­zo de otra, por­que des­pués del «Acep­to» y an­tes de la lu­na de miel, una her­mo­sa mu­jer lan­za­rá la is­la en ra­mo y la ami­ga que lo atra­pe vol­ve­rá allí, muy pron­to, a ca­sar­se.

Mar­ga­ri­ta: así, co­mo ra­mo de no­via, co­men­zó a lla­mar­se el tro­zo de ma­ra­vi­lla que an­tes de la lle­ga­da del Almirante de la Mar Océana los abo­rí­ge­nes de­no­mi­na­ban Pa­ra­gua­choa; es­to es, si­tio de pe­ces en abun­dan­cia. Por­que, co­mo los pre­ten­dien­tes, los pe­ces sa­ben es­co­ger

En 1498 Cris­tó­bal Co­lón nom­bró a la is­la La Asun­ción, pe­ro muy pron­to fue re­bau­ti­za­da, se­gún di­cen, por la can­ti­dad de perlas mar­ga­ri­tas que abri­llan­ta­ban sus aguas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.