Tes­ti­mo­nio de amor im­po­si­ble de ol­vi­dar

PRO­PO­NER UN EN­LA­CE PA­RA TO­DA LA VI­DA, A BOR­DO DE UN GLOBO AEROSTÁTICO, CONS­TI­TU­YE UN AC­TO ORI­GI­NAL, VALIENTE Y RO­MÁN­TI­CO CON EL QUE TU PA­RE­JA QUE­DA­RÁ FE­LIZ­MEN­TE SORPRENDIDA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / PACO MONTOYA FO­TO / JOSÉ CAR­LOS DE SAN­TIA­GO

La ver­dad que, co­mo ca­pi­tán al man­do de una ae­ro­na­ve, nun­ca he te­ni­do muy cla­ro la va­li­dez que tie­ne ofi­ciar una ce­re­mo­nia de tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad co­mo la de unir a dos per­so­nas por el res­to de sus vi­das, pe­ro sí pue­do afir­mar que re­sul­ta un gran ho­nor po­der ser cóm­pli­ce de una de­mos­tra­ción de amor de se­me­jan­te mag­ni­tud.

En prin­ci­pio los có­di­gos ci­vi­les de di­fe­ren­tes paí­ses sue­len com­par­tir un mis­mo cri­te­rio: «…si la unión se ce­le­bra a bor­do de una na­ve, el ca­pi­tán o co­man­dan­te tie­ne la po­tes­tad de ce­le­brar di­cho en­la­ce…», sin em­bar­go, hay ca­sos en los cua­les se in­di­ca que es­ta so­lo se­rá efec­ti­va cuan­do la ce­le­bra­ción con­lle­ve cier­to gra­do de ne­ce­si­dad por par­te de los con­tra­yen­tes, co­mo en­con­trar­se gra­ve­men­te en­fer­mos o en ries­go de muer­te.

De cual­quier mo­do, na­die po­ne en du­da que es­te ti­po de en­la­ce, sea ofi­cial o no, cons­ti­tu­ye un ac­to ori­gi­nal, valiente y ro­mán­ti­co con el que sor­pren­der a tu pa­re­ja, quien de se­gu­ro ni si­quie­ra pu­do ima­gi­nar lo que se le ve­nía en­ci­ma cuan­do se le­van­tó de ma­dru­ga­da, se vis­tió có­mo­da­men­te co­mo re­quie­re una oca­sión tan aven­tu­re­ra, se subió al globo y des­pe­gó, dán­do­te la mano en el mo­men­to en que co­men­zó a sen­tir un sin­fín de ma­ra­vi­llo­sas sen­sa­cio­nes y cuan­do, apun­tan­do el al­ba con los pri­me­ros ra­yos del ama­ne­cer, el ca­pi­tán le pi­dió su aten­ción por­que ha­bía una ce­le­bra­ción in­mi­nen­te de la que era pro­ta­go­nis­ta.

Pre­fie­ro pen­sar que se­me­jan­te tes­ti­mo­nio de amor es im­po­si­ble de ol­vi­dar. Y más va­le que te di­gan: «sí quie­ro», por­que, de lo con­tra­rio, me­nu­da sen­sa­ción in­co­mo­da en la que se en­con­tra­rán to­dos me­ti­dos en el as­cen­sor, sin po­der­se ba­jar.

Bro­mas apar­te, me han ofre­ci­do la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir una se­rie de ar­tícu­los en re­fe­ren­cia con el uni­ver­so de los glo­bos en es­ta ex­clu­si­va pu­bli­ca­ción y, aun­que mue­ro de mie­do, he acep­ta­do. Por ello, per­mí­tan­me unas lí­neas so­bre quien es­cri­be pa­ra que co­noz­cáis mi vin­cu­la­ción con es­te apa­sio­nan­te mun­do que es la ae­ros­ta­ción, al que en­tré, co­mo sue­le ser ha­bi­tual, de pu­ra ca­sua­li­dad.

Em­pe­za­ban los años 90 del pa­sa­do si­glo y en una reunión in­ter­na­cio­nal de dis­tri­bui­do­res de una mar­ca ame­ri­ca­na de cal­za­do de­por­ti­vo –creo que se desa­rro­lló en Ale­ma­nia–, coin­ci­dí con mi ho­mó­lo­go sui­zo, quien nos en­se­ñó or­gu­llo­so unas fo­to­gra­fías de un im­pre­sio­nan­te globo aerostático con for­ma de za­pa­ti­lla de ba­lon­ces­to que uti­li­za­ba pa­ra pro­mo­cio­nar la mar­ca que re­pre­sen­tá­ba­mos en su país. Me pa­re­ció tan bue­na idea, que a la vuel­ta del via­je, y tras pro­po­nér­se­lo a mi pa­dre, due­ño de la com­pa­ñía y más lo­co que yo, nos com­pra­mos un globo y am­bos nos sa­ca­mos el tí­tu­lo de pi­lo­to. Sin du­das, re­sul­tó una ac­ti­vi­dad tan apa­sio­nan­te que al fi­nal se con­vir­tió en mi mo­dus vi­ven­di.

En to­do es­te tiem­po que ha trans­cu­rri­do he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pi­lo­tar do­ce­nas de glo­bos por mul­ti­tud de paí­ses de di­fe­ren­tes con­ti­nen­tes, acu­mu­lan­do mi­les de ho­ras de vue­lo, en los que la tó­ni­ca ge­ne­ral ha si­do, afor­tu­na­da­men­te, siem­pre la mis­ma: «des­pe­gas con clien­tes y ate­rri­zas con ami­gos», y con un mon­tón de vi­ven­cias y anéc­do­tas de las que otro día com­par­ti­re­mos al­gu­na.

Aho­ra que ha­bla­mos de bo­das a bor­do, os co­men­to có­mo las or­ga­ni­za­mos e in­ten­ta­ré des­cri­bir có­mo se­ría es­te día tan es­pe­cial. Ha­bi­tual­men­te en es­ta pro­fe­sión hay dos pa­la­bras que por lo ge­ne­ral for­man par­te de la mis­ma fra­se: «via­je en globo» y «ma­dru­gar». Al ama­ne­cer, que­da­mos con la per­so­na que ofi­cia la ce­re­mo­nia, los in­vi­ta­dos y los pa­dri­nos.

En la ac­tua­li­dad nues­tra com­pa­ñía Wind­trot­ter Ba­lloons, de la mano del Club de la Avia­ción de Cu­ba y con el fan­tás­ti­co tou­ro­pe­ra­dor Eco­tur, co­no­ce­dor de to­dos los rin­co­nes y ofer­tas que la Is­la nos pue­de ofre­cer, es­tá abrien­do en dos lu­ga­res má­gi­cos unas zo­nas de vue­lo sin pre­ce­den­tes: el Va­lle de Yu­mu­rí, en Ma­tan­zas, y el de Vi­ña­les, en Pi­nar del Río, es­ce­na­rios mar­ca­dos por la im­pre­sio­nan­te be­lle­za de sus pai­sa­jes que se pue­den ad­mi­rar des­de la al­tu­ras; y una vez en tie­rra nos po­nen en con­tac­to con una ri­que­za cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­ca ex­tra­or­di­na­rias

A los po­cos mi­nu­tos re­ci­bi­mos a los no­vios en una car­pa de­co­ra­da pa­ra la oca­sión, en la cual, mien­tras desa­yu­na­mos al­go li­ge­ro, co­men­ta­mos la ac­ti­vi­dad. Lue­go fren­te al pho­to­call in­mor­ta­li­za­mos el mo­men­to con los asis­ten­tes.

A con­ti­nua­ción, nos acer­ca­mos a la zo­na de des­pe­gue, don­de to­do es­tá a pun­to pa­ra que los no­vios con­tem­plen el hin­cha­do del que se­rá su an­fi­trión, el globo. Las imá­ge­nes que re­sul­tan en el ins­tan­te pre­vio al vue­lo son es­pec­ta­cu­la­res. Des­pués se les in­vi­ta a su­bir a bor­do, se suel­tan ama­rras y arran­ca la aven­tu­ra, con la emo­ción que su­po­ne el na­ve­gar, ir to­man­do al­tu­ra y lo im­pac­tan­te de ver apa­re­cer en el ho­ri­zon­te los in­ci­pien­tes ra­yos de sol del nuevo día, co­mo si la na­tu­ra­le­za qui­sie­ra ser la pri­me­ra en ha­cer­les un re­ga­lo a la nue­va pa­re­ja. Así ini­cia la ce­re­mo­nia.

Ló­gi­ca­men­te, si­guien­do la doc­tri­na de las creen­cias de ca­da cual, la unión con­clu­ye con un brin­dis a bor­do y con do­ce­nas de be­sos y abra­zos. Pue­do afir­mar que el am­bien­te rei­nan­te en la bar­qui­lla es emo­cio­nan­te y muy aco­ge­dor.

Lue­go no que­da más re­me­dio que des­per­tar y vol­ver al mun­do real pa­ra to­mar tie­rra sua­ve­men­te en don­de nos es­ta­rán es­pe­ran­do nues­tros vehícu­los que lle­va­rán a la fe­liz pa­re­ja y a los in­vi­ta­dos al lu­gar ele­gi­do pa­ra pro­se­guir con la fies­ta. En es­te pun­to, al equi­po de vue­lo ya so­lo nos que­da agra­de­cer a la pa­re­ja el ha­ber­nos he­chos par­tí­ci­pes de su en­la­ce.

Ami­gos, pa­ra ele­gir una bo­da de al­tu­ra tan ori­gi­nal es im­pres­cin­di­ble con­tar con que los no­vios son per­so­nas cu­yo ca­rác­ter tie­nen un pun­ti­to aven­tu­re­ro y quie­ren se­llar su re­la­ción de pa­re­ja de una for­ma es­pe­cial, que mar­que una di­fe­ren­cia con el mun­do de allí aba­jo.

A es­te ti­po de ce­le­bra­cio­nes en el que po­nes el lis­tón tan al­to, so­lo le en­cuen­tro un in­con­ve­nien­te: ¿con qué se­rás ca­paz de sor­pren­der a tu pa­re­ja en el pri­mer aniver­sa­rio? Des­de lue­go, no lo tie­nes fá­cil. Pe­ro ese re­to es mo­ti­vo más que su­fi­cien­te pa­ra bus­car una nue­va aven­tu­ra que man­ten­ga en­cen­di­da la lla­ma del amor.

En la ac­tua­li­dad nues­tra com­pa­ñía Wind­trot­ter Ba­lloons, de la mano del Club de la Avia­ción de Cu­ba y con el fan­tás­ti­co tou­ro­pe­ra­dor Eco­tur, co­no­ce­dor de to­dos los rin­co­nes y ofer­tas que la Is­la nos pue­de ofre­cer, es­tá abrien­do en dos lu­ga­res má­gi­cos unas zo­nas de vue­lo sin pre­ce­den­tes: el Va­lle de Yu­mu­rí, en Ma­tan­zas, y el de Vi­ña­les, en Pi­nar del Río, es­ce­na­rios mar­ca­dos por la im­pre­sio­nan­te be­lle­za de sus pai­sa­jes que se pue­den ad­mi­rar des­de las al­tu­ras; y una vez en tie­rra nos po­nen en con­tac­to con una ri­que­za cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­ca ex­tra­or­di­na­rias, con lo cual se le pon­dría bro­che de oro a un día que de se­gu­ro se­ría to­tal­men­te di­fe­ren­te. Quie­nes con­for­ma­mos Wind­trot­ter Ba­lloons es­ta­mos desean­do com­par­tir con­ti­go, tro­tan­do por las nu­bes, una ex­pe­rien­cia que te mar­que pa­ra siem­pre.

El Va­lle de Vi­ña­les es un lu­gar per­fec­to pa­ra vo­lar en globo aerostático en nom­bre del amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.