Igua­zú, ma­ra­vi­lla del mun­do

EL EX­CEP­CIO­NAL CON­JUN­TO NA­TU­RAL QUE COM­PAR­TEN TRES PAÍ­SES VE­CI­NOS CONS­TI­TU­YE UNO DE LOS MA­YO­RES PUN­TOS DE ATRAC­CIÓN TU­RÍS­TI­CA DEL PLA­NE­TA, CON SUS 275 SAL­TOS DE LOS CUA­LES AR­GEN­TI­NA PO­SEE EL 80%

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS / EN­RI­QUE MOLINA

Co­rría enero de 1542 cuan­do el gran des­cu­bri­dor es­pa­ñol Al­var Nú­ñez Ca­be­za de Va­ca se to­pó con las Ca­ta­ra­tas de Igua­zú mien­tras rea­li­za­ba la tra­ve­sía des­de la costa sur del ac­tual Bra­sil has­ta Asun­ción del Pa­ra­guay, don­de ha­bía si­do nom­bra­do go­ber­na­dor por el rey Car­los I. Asom­bra­do, es­cri­bió en su cró­ni­ca: «El río da un sal­to por las pe­ñas aba­jo muy al­tas, y da el agua en la ba­jo de la tie­rra tan gran­de gol­pe que de muy le­jos se oye; y la es­pu­ma del agua, co­mo cae con tan­ta fuer­za, sube en al­to dos lan­zas y más».

En 1934 el go­bierno ar­gen­tino crea por ley el Par­que Na­cio­nal Igua­zú. Y lle­ga­do 1984, el con­jun­to de ca­ta­ra­tas, jun­to con su sel­va cir­cun­dan­te re­ple­ta de bio­di­ver­si­dad es de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por su va­lor ex­cep­cio­nal pa­ra la he­ren­cia co­mún de es­ta hu­ma­ni­dad a ve­ces tan des­truc­to­ra.

El 11 de no­viem­bre de 2011 (11/11/11) las Ca­ta­ra­tas de Igua­zú, pre­mio Excelencias 2011 (https://www.ca­rib­bean­news­di­gi­tal.com/ no­de/53821), fue­ron ele­gi­das co­mo una de las 7 Ma­ra­vi­llas de la Na­tu­ra­le­za en vo­ta­ción mun­dial en la que par­ti­ci­pa­ron más de mil mi­llo­nes de per­so­nas, des­ta­can­do de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria en­tre las otras 454 no­mi­na­cio­nes. De las 7 Ma­ra­vi­llas de la Hu­ma­ni­dad del mun­do an­ti­guo so­lo las Pi­rá­mi­des de Egip­to si­guen pre­sen­tes (las de­más fue­ron des­trui­das), sin em­bar­go, es­tas «nue­vas» so­bre­vi­ven al tiem­po co­mo ex­cep­cio­na­les lu­ga­res que la na­tu­ra­le­za ha ido crean­do du­ran­te mi­llo­nes de años. Es­ta elec­ción tan pe­cu­liar hi­zo que las vi­si­tas se dis­pa­ra­ran. Hoy cons­ti­tu­yen uno de los ma­yo­res pun­tos de atrac­ción tu­rís­ti­ca del pla­ne­ta. No co­noz­co una so­la per­so­na que, al ha­blar de Ca­ta­ra­tas de Igua­zú, las des­co­noz­ca.

¿CÓ­MO SON?

Aque­llas «pe­ñas al­tas» a las que se re­fe­ría el des­cu­bri­dor mi­den 82 m en la Gar­gan­ta del Dia­blo, que es el sal­to más al­to de los 275 dis­tri­bui­dos en dis­tin­tos ni­ve­les a lo lar­go de los 3 km de es­ta im­pre­sio­nan­te fa­lla geo­ló­gi­ca con for­ma de gan­cho.

Si tra­za­mos una lí­nea cen­tral lon­gi­tu­di­nal que di­vi­da en par­tes igua­les ese gan­cho, que­da­ría de una par­te la zo­na co­rres­pon­dien­te a de los sal­tos; y de otra Bra­sil, con el res­to. To­do for­ma un con­jun­to úni­co por­que la na­tu­ra­le­za no tie­ne fron­te­ras. ¡Pe­ro aten­ción, que las na­cio­nes sí!, y aun­que es muy fá­cil pa­sar de un la­do a otro, no se de­be ol­vi­dar el pa­sa­por­te si que­re­mos ir al país ve­cino por­que hay trá­mi­tes fron­te­ri­zos (mí­ni­mos y rá­pi­dos pe­ro obli­ga­to­rios).

La par­te bra­si­le­ña es po­see­do­ra de ex­ce­len­tes mi­ra­do­res pa­ra con­tem­plar fron­tal­men­te el ex­cep­cio­nal con­jun­to na­tu­ral que se abre a nues­tra vis­ta en to­da su mag­ni­tud. La par­te ar­gen­ti­na per­mi­te vi­vir las ca­ta­ra­tas, ex­pe­ri­men­tar los efec­tos so­no­ros, lu­mi­no­sos y me­dioam­bien­ta­les pro­du­ci­dos por la vio­len­ta caí­da de mi­llo­nes de li­tros de agua por se­gun­do a lo lar­go de más de 200 sal­tos, que po­de­mos re­co­rrer por arri­ba y por aba­jo. Con el so­ni­do cons­tan­te del in­ten­so fra­gor pro­du­ci­do por las bes­tia­les caí­das de agua va­mos pa­san­do de uno a otro sal­to me­dian­te pla­ta­for­mas, es­ca­le­ras y sen­de­ros bien se­ña­li­za­dos,

im­pre­sio­na­dos por la su­til ar­qui­tec­tu­ra de ar­coí­ris eri­gi­dos por las in­nu­me­ra­bles go­tas en sus­pen­sión que se ele­van co­mo nie­bla per­ma­nen­te, más allá de las dos lan­zas que de­cía Ca­be­za de Va­ca, bi­llo­nes de go­ti­tas, que co­mo dia­man­tes efí­me­ros, des­com­pon­drán la luz so­lar dan­do lu­gar al mul­ti­co­lor es­pec­tácu­lo. Sin du­da, en aque­llos mo­men­tos uno tie­ne la ín­ti­ma sen­sa­ción de sen­tir­se pri­vi­le­gia­do por dis­fru­tar de al­go úni­co en el es­pa­cio y el tiem­po.

A ve­ces an­dan­do, y otras me­dian­te un tren eléc­tri­co, nos aden­tra­mos por el Par­que Na­tu­ral de Igua­zú has­ta lle­gar a la caí­da prin­ci­pal que lla­man la Gar­gan­ta del Dia­blo (más bien la lla­ma­ría por su mag­ni­fi­cen­cia: el Om­bli­go de Dios). Una pa­sa­re­la vo­la­da so­bre el cau­ce per­mi­te acer­car­se más y más, has­ta ca­si el mis­mo bor­de del pre­ci­pi­cio don­de caen gran par­te del mi­llón no­ve­cien­tos mil li­tros por se­gun­do que es la can­ti­dad ¡nor­mal!, aun­que cuan­do hay lluvias se pue­de mul­ti­pli­car por 2, 3, 4... Un da­to: el 10 de ju­nio de 2014 se re­gis­tra­ron 45 700 000 L/s, el má­xi­mo del que se tie­ne no­ti­cia, lo cual su­po­ne mul­ti­pli­car la caí­da nor­mal por 25. ¡Asom­bro­so!

Cuan­do ha llo­vi­do fuer­te, las aguas vie­nen ma­rro­nas por los apor­tes de tie­rra ro­ji­za que ca­rac­te­ri­za a es­ta sel­va. Se pue­de ob­ser­var en las fo­tos que ilus­tran es­te re­por­ta­je: unas de aguas cla­ras con es­pu­mas blan­cas y otras de co­lo­res ma­rro­nes con es­pu­mas do­ra­das, co­rres­pon­dien­tes a dos via­jes con y sin lluvias to­rren­cia­les.

El río Igua­zú dis­cu­rre len­to tra­zan­do los tí­pi­cos mean­dros en la pla­ni­cie sel­vá­ti­ca, abrién­do­se ca­mino pe­re­zo­sa­men­te por en­tre la es­pe­su­ra de ár­bo­les gi­gan­tes­cos y de­más ve­ge­ta­ción, has­ta que de mo­men­to aparece es­ta bre­cha gi­gan­tes­ca pro­pi­cian­do que to­do su gran cau­dal se pre­ci­pi­te de­ce­nas de me­tros for­man­do las ca­ta­ra­tas del Igua­zú, nom­bre que pro­vie­ne del idio­ma gua­ra­ní y que sig­ni­fi­ca «agua gran­de».

Pa­ra co­no­cer tam­bién el en­torno te­rres­tre, exis­te la op­ción de rea­li­zar un mi­ni­sa­fa­ri que nos aden­tra­rá por la sel­va (in­ter­co­nec­ta­da a la Ama­zó­ni­ca que fue vo­ta­da co­mo otra de las 7 Ma­ra­vi­llas de la Na­tu­ra­le­za), bien sea en to­do te­rreno o en bi­ci­cle­ta. Lo re­co­mien­do por­que es muy emo­cio­nan­te lle­gar a sen­tir­se «ex­plo­ra­dor». Du­ran­te el re­co­rri­do el guía nos ayu­da­rá a ob­ser­var en su há­bi­tat na­tu­ral ani­ma­les co­mo tu­ca­nes, mo­nos, coatís, gran va­rie­dad de ma­ri­po­sas, in­clui­da la es­pec­ta­cu­lar Morp­ho (nom­bre epí­te­to de Afro­di­ta y Ve­nus) de re­ful­gen­tes alas de co­lor azul me­tá­li­co, y otros mu­chos ani­ma­les. Es­ta sel­va es­tá si­tua­da más al sur que la del Ama­zo­nas, es me­nos

ca­lu­ro­sa y, por ex­pe­rien­cia te di­go, más agra­da­ble en cuan­to a evi­tar in­có­mo­dos in­sec­tos.

MOJADOS PE­RO CON­TEN­TOS

Des­de las pla­ta­for­mas que se ele­van por en­ci­ma de la su­per­fi­cie del sue­lo a fin de no obs­ta­cu­li­zar ni asus­tar el pa­so de la fau­na, po­de­mos con­tem­plar con se­gu­ri­dad los asom­bro­sos sal­tos, ob­ser­var unas ve­ces la tre­men­da fuer­za del agua que cae bra­man­do co­mo si fue­ra la tri­tu­ra­do­ra uni­ver­sal, mien­tras en otras se trans­for­ma en de­li­ca­do en­ca­je de lí­qui­dos hi­li­llos aca­ri­cian­do las ver­des ho­jas a su pa­so. La fuer­za y la de­li­ca­de­za se con­ju­gan en es­te ta­ble­ro per­fec­to de la na­tu­ra­le­za.

Tam­bién me fas­ci­na ob­ser­var el ra­pi­dí­si­mo vue­lo acro­bá­ti­co de las go­lon­dri­nas de agua, apa­re­cien­do y des­apa­re­cien­do por en­tre la ne­bli­na de los sal­tos en cues­tión de se­gun­dos. Por el pa­seo que vie­ne mar­ca­do co­mo Su­pe­rior po­dre­mos ver las ca­ta­ra­tas a vis­ta de pá­ja­ro, lue­go hay es­ca­le­ras y ram­pas por las que se ac­ce­de a mi­ra­do­res más ba­jos, has­ta ca­si la ba­se de la ca­ta­ra­ta don­de por la fuer­za del agua caí­da pa­re­cie­ra es­tar en ebu­lli­ción.

¿Có­mo se­rá la sen­sa­ción de sen­tir en pro­pia piel esa fuer­za, vo­tar so­bre aque­llas olas y des­li­zar­se por los tor­be­lli­nos? Pa­ra sa­ciar nues­tra cu­rio­si­dad te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de abor­dar una lan­cha que nos pue­de lle­var has­ta de­ba­jo de los sal­tos con to­tal se­gu­ri­dad. Es emo­cio­nan­te aden­trar­se por en­tre las al­tas pa­re­des ver­ti­ca­les de la fa­lla geo­ló­gi­ca, no­tar có­mo la lan­cha neu­má­ti­ca se acer­ca más y más a las aguas tur­bu­len­tas don­de la es­ta­bi­li­dad pa­re­ce des­apa­re­cer, a la vez que ese so­ni­do nuevo pa­ra no­so­tros de la caí­da in­men­sa se in­cre­men­ta. La ne­bli­na del sal­to en­vuel­ve el am­bien­te en­tre olas ca­da vez más al­tas, la du­cha es­tá ase­gu­ra­da y la emo­ción del mo­men­to tam­bién, agua caí­da des­de va­rias de­ce­nas de me­tros em­pa­pa los cuer­pos (pre­via­men­te pro­por­cio­nan un sa­co her­mé­ti­co don­de me­ter aque­llo que no pue­de mo­jar­se, co­mo la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca que uti­li­zo has­ta que veo que pe­li­gra, o los pan­ta­lo­nes pues voy en ba­ña­dor; la ca­mi­se­ta ya se se­ca­rá al sol, la tem­pe­ra­tu­ra del agua es ideal). La ha­bi­li­dad del pi­lo­to jun­to al cer­ti­fi­ca­do de se­gu­ri­dad de las em­bar­ca­cio­nes ha­ce que el dis­fru­te se desa­rro­lle con ga­ran­tía to­tal.

La con­ce­sio­na­ria del Par­que ofre­ce otras mu­chas ac­ti­vi­da­des co­mo des­li­zar­se por ti­ro­li­na en­tre cas­ca­das, ha­cer rap­pel por las pa­re­des de la fa­lla geo­ló­gi­ca, raf­ting en aguas bra­vas, ob­ser­va­ción de aves, vi­si­tas noc­tur­nas, et­cé­te­ra.

GUA­RA­NÍES

Los ar­gen­ti­nos le han pues­to el so­bre­nom­bre de mi­sio­ne­ra a es­ta par­te de sel­va his­tó­ri­ca­men­te. Fue con­ver­ti­da al cris­tia­nis­mo por los

je­sui­tas des­de 1609 has­ta 1768 en que fue­ron ex­pul­sa­dos. La cé­le­bre pe­lí­cu­la La Mi­sión se ba­sa en aque­llos su­ce­sos; de he­cho, fue ro­da­da por aquí y la fo­to del car­tel pro­mo­cio­nal, con un je­sui­ta cla­va­do en la cruz pre­ci­pi­tán­do­se por una ca­ta­ra­ta, tie­ne co­mo fon­do la Gar­gan­ta del Dia­blo.

Efec­ti­va­men­te los je­sui­tas de­ja­ron aquí su im­pron­ta, pues no so­lo evan­ge­li­za­ban sino que tam­bién agru­pa­ban a los gua­ra­níes en nue­vos po­bla­dos o re­duc­cio­nes muy bien or­ga­ni­za­dos con la co­la­bo­ra­ción mu­tua de mi­sio­ne­ros e in­dí­ge­nas, con­si­guien­do un ex­ce­len­te desa­rro­llo del tra­ba­jo co­mu­nal. Fue­ron unos ade­lan­ta­dos del de­re­cho la­bo­ral. Un da­to: la jor­na­da de tra­ba­jo se es­ta­ble­cía en seis ho­ras; el res­to se de­di­ca­ba al apren­di­za­je u otras ac­ti­vi­da­des pri­va­das o re­gu­la­das por los con­se­jos don­de for­ma­ban par­te esen­cial car­gos ele­gi­dos por los po­bla­do­res.

Se­gu­ra­men­te im­bui­do por el tó­pi­co de la pe­lí­cu­la La Mi­sión, aga­rré un mi­ni­bús ur­bano y me fui ha­cia don­de es­tán las al­deas gua­ra­níes. Lo bueno de es­ta par­te ar­gen­ti­na es que a so­lo 7 km de las ca­ta­ra­tas es­tá Puer­to Igua­zú, con vi­da tí­pi­ca de pue­blo don­de se mez­clan in­dí­ge­nas, crio­llos y tu­ris­tas, pues aquí es­tán los ho­te­les, res­tau­ran­tes, co­mer­cios, ca­fe­te­rías y al­gu­na dis­co­te­ca.

Me ba­jé en un lu­gar es­pec­ta­cu­lar lla­ma­do La Ari­pu­ca. Es­te es el nom­bre que los gua­ra­níes dan a una tram­pa en for­ma de pi­rá­mi­de he­cha de pa­los, don­de el ani­mal que­da atra­pa­do al pi­sar una de las ra­mi­tas. La di­fe­ren­cia es que es­ta tram­pa pa­ra hu­ma­nos mi­de 17 m de al­to y es­tá cons­trui­da con tron­cos gi­gan­tes­cos de ár­bo­les de es­pe­cies na­ti­vas, que han si­do res­ca­ta­dos de ase­rra­de­ros o apro­ve­cha­dos por­que es­ta­ban muer­tos por caí­da de ra­yo. El ob­je­ti­vo es en­se­ñar la más sor­pren­den­te bio­di­ver­si­dad, con­cien­cian­do de lo que es­ta­mos per­dien­do por la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de la sel­va. Una vi­si­ta guia­da ex­pli­ca los ob­je­ti­vos con­ser­va­cio­nis­tas de es­ta fundación, lue­go ca­da cual a su ai­re pue­de ir des­de lu­ga­res don­de es­cu­char mú­si­ca fol­cló­ri­ca en di­rec­to a pa­sear por en­tre plan­tas sel­vá­ti­cas y es­tan­ques.

Cer­ca hay al­deas gua­ra­níes, me fui an­dan­do con to­da con­fian­za por­que ese ha­lo de pue­blo pa­cí­fi­co y ama­ble es real­men­te ver­da­de­ro. El in­dí­ge­na gua­ra­ní es de tra­to afa­ble, muy tran­qui­lo y son­rien­te, si se mues­tra re­ser­va­do lo es más por ti­mi­dez que por­que quie­ra im­po­ner un dis­tan­cia­mien­to. Aho­ra se es­tán abrien­do al vi­si­tan­te, han vis­to que el tu­ris­mo pue­de ser una ex­ce­len­te fuen­te de re­cur­sos y lo quie­ren apro­ve­char, de mo­do que ofre­cen su ar­te­sa­nía, ex­pli­can sus ri­tos y cos­tum­bres an­ces­tra­les acom­pa­ña­das del en­can­to de sus cán­ti­cos co­ra­les.

ASA­DOS

Es­ta­mos en Ar­gen­ti­na y si di­go: ¡co­mi­da!, ¿qué vie­ne a la ca­be­za? ¡Asa­do!... a la es­ta­ca o a la bra­sa, siem­pre una de­li­cia. Y si no co­mes car­ne, pa­ra va­riar te­ne­mos pes­ca­do del mis­mo río Pa­ra­ná. ¡Pes­ca­do de las ca­ta­ra­tas! In­clu­so vi res­tau­ran­tes ve­ge­ta­ria­nos que brin­da­ban co­mi­da ela­bo­ra­da con pro­duc­tos na­tu­ra­les de la zo­na.

Si ade­más bus­ca­mos un lu­gar ame­ni­za­do con fol­clor ar­gen­tino, la jor­na­da pue­de ter­mi­nar sien­do una ve­la­da inol­vi­da­ble. Lo bueno, co­mo di­je an­tes, es que en Puer­to Igua­zú nos mez­cla­mos na­ti­vos y vi­si­tan­tes, lo que da un to­que de au­ten­ti­ci­dad muy in­te­gra­dor.

La ven­ta­ja de te­ner la po­bla­ción re­la­ti­va­men­te cer­ca­na a las ca­ta­ra­tas es que po­de­mos dis­po­ner de alo­ja­mien­to en to­das las ca­te­go­rías, de trans­por­te pú­bli­co (el bus pa­sa ca­da 20 min) y de to­da cla­se de ser­vi­cios. Pa­sear por el pue­ble­ci­to, ha­blar con la gen­te, te­ner su­per­mer­ca­dos... To­do ello su­pu­so pa­ra mí una gran y agra­da­ble ven­ta­ja.

In­te­rior de La Ari­pu­ca, cons­trui­da con ár­bo­les mi­le­na­rios de la sel­va.

Asom­bra el me­teó­ri­co vue­lo de las go­lon­dri­nas de agua por en­tre lane­bli­na que le­van­ta el cho­que de las aguas con­tra el sue­lo.

Des­de la par­te se­ca bra­si­le­ña te­ne­mos mag­ní­fi­cos mi­ra­do­res pa­ra el fron­tal ar­gen­tino, re­ple­to de is­lo­tes y sal­tos a di­fe­ren­tes ni­ve­les.

Con­for­me te acer­cas, las aguas pa­re­cen en­trar en ebu­lli­ción y su fra­gor se va in­cre­men­tan­do jun­to con la emo­ción de vi­vir un mo­men­to úni­co.

Tu­cán, de la fa­mi­lia Ramp­has­to, en pe­li­gro de ex­tin­ción por la des­truc­ción de su há­bi­tat fo­res­tal de sel­va. Gra­cias a par­ques na­tu­ra­les co­mo es­te en­cuen­tran pro­tec­ción.

Las ar­te­sa­nas ofre­cen lo que ellas mis­mas ela­bo­ran, el vi­si­tan­te pue­de ob­ser­var có­mo lo ha­cen.

El au­tor del re­por­ta­je ro­dea­do de ma­ri­po­sas en una ori­lla del río Igua­zú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.