20 lu­nas de miel don­de amar­se más

EXCELENCIAS SU­GIE­RE FABULOSOS LU­GA­RES DE AMÉ­RI­CA Y EL CA­RI­BE, PER­FEC­TOS PA­RA HA­CER AÚN MÁS IN­TEN­SO ESE LA­ZO QUE ACA­BA DE UNIRLES SE­GU­RA­MEN­TE PA­RA TO­DA LA VI­DA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

CAR­TA­GE­NA DE IN­DIAS / CO­LOM­BIA

Le so­bran en­can­tos a la be­lla Car­ta­ge­na, de Co­lom­bia, Pa­tri­mo­nio de la

Hu­ma­ni­dad: sus an­ti­guas pla­zas y ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial, re­pu­bli­ca­na y mo­der­na, res­tau­ran­tes ro­mán­ti­cos, edi­fi­cios co­lo­ri­dos y her­mo­sas pla­yas, se unen a una in­ten­sa vi­da noc­tur­na. No se ol­vi­da­rá ja­más la sen­sa­ción que se vi­ve cuan­do se pa­sea en bar­co por uno de los puer­tos más im­por­tan­tes de

Amé­ri­ca, sur­can­do el inigua­la­ble Mar del Ca­ri­be.

IS­LA DE PASCUA / CHI­LE

Si quie­ren te­ner­se so­lo el uno pa­ra el otro en un si­tio en el cual sen­ti­rán que na­die los pue­de en­con­trar, en­ton­ces de­be­rán pa­sar su lu­na de miel en la Is­la

de Pascua, con su úni­co pue­blo lla­ma­do Han­ga Roa. Asom­bra es­te pa­raí­so en la tie­rra, con su cli­ma pe­cu­liar, sus ro­cas vol­cá­ni­cas y sus lla­ma­ti­vas cos­tas que ofre­cen vis­tas in­des­crip­ti­bles. Y lue­go, el mis­te­rio de los Moai se­rá otra pro­vo­ca­ción de una cul­tu­ra an­ces­tral, si us­te­des son, ade­más, de los que

gus­tan des­en­tra­ñar enig­mas.

FOZ DE IGUA­ZÚ / BRA­SIL

Las Ca­ta­ra­tas del Igua­zú, en el Es­ta­do de Pa­ra­ná, son un re­ga­lo pa­ra los sen­ti­dos. Es es­ta la me­jor sor­pre­sa que le pue­des dar a la per­so­na que te ha ro­ba­do el co­ra­zón, per­mi­tién­do­le dis­fru­tar a tu la­do de un es­pec­tácu­lo úni­co de la na­tu­ra­le­za. Allí to­do asom­bra: los gran­des ríos y la sel­va vir­gen, la flo­ra y la fau­na ex­tra­or­di­na­rias. Tam­bién los mar­ca­rá pa­ra siem­pre des­cu­brir jun­tos las otras be­lle­zas que con­ver­gen en ese pun­to que tie­ne fron­te­ras con Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay.

IS­LA MAR­GA­RI­TA / VENEZUELA

Con un cli­ma pri­vi­le­gia­do, pla­yas de pre­mio, y ex­ce­len­te y di­ver­sa ofer­ta ho­te­le­ra, a la Is­la Mar­ga­ri­ta, en Venezuela, se le lla­ma la Per­la del Ca­ri­be y no es por ca­sua­li­dad. Lo­ca­li­za­da a 40 km del con­ti­nen­te, siem­pre se si­túa en­tre los des­ti­nos pre­fe­ri­dos de re­cién ca­sa­dos que arri­ban a ella a tra­vés de avión o en ferry. Es un lu­gar fa­bu­lo­so pa­ra prac­ti­car wind­surf, golf, ca­bal­ga­tas y bu­ceo, pe­ro, so­bre to­do, pa­ra amar­se in­ten­sa­men­te.

IS­LAS VÍR­GE­NES DE EE.UU. / CA­RI­BE

Pa­ra esas pa­re­jas que ado­ran las pla­yas de are­na su­per­blan­ca y aguas tur­que­sa, y rea­li­zar ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, las Is­las Vír­ge­nes de Es­ta­dos

Uni­dos, en el Ca­ri­be, no tie­nen com­pe­ten­cia. Hay ex­pe­rien­cias que per­ma­ne­cen en la me­mo­ria pa­ra siem­pre: pes­car en al­ta mar, prac­ti­car ka­yak, re­mo y el pa­ra­ve­lis­mo pa­ra re­mon­tar­se al cie­lo, ex­plo­rar el mun­do sub­ma­rino, dis­fru­tar de la cocina lo­cal… Cuan­do es­tén allí, en me­dio de pai­sa­jes de en­sue­ño, en­ten­de­rán por qué se les lla­ma el «pa­raí­so de Nor­tea­mé­ri­ca».

TORTUGUERO / COSTA RI­CA

Lle­gar a Tortuguero, pue­blo de la pro­vin­cia de Li­món, sig­ni­fi­ca en­trar en con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za; des­an­dar­lo re­pre­sen­ta te­ner la po­si­bi­li­dad de re­ve­lar una va­rie­dad bio­ló­gi­ca po­co co­mún. Con­si­de­ra­da una de las re­gio­nes más ri­cas en flo­ra y fau­na de Costa Ri­ca, per­mi­ti­rá pa­sar de emo­ción a emo­ción al po­der via­jar por una lla­ma­ti­va red de ma­ra­vi­llo­sos y es­cé­ni­cos ca­na­les na­ve­ga­bles. Es­pec­ta­cu­lar pa­ra enamo­ra­dos eco­lo­gis­tas.

VA­LLE SABRADO / PE­RÚ

Mu­chos de los me­jo­res si­tios in­cas del Pe­rú se ha­llan en el Va­lle Sa­gra­do, uno de los más fie­les re­fle­jos de pue­blos que han per­ma­ne­ci­do inal­te­ra­dos du­ran­te si­glos. Los enamo­ra­dos apa­sio­na­dos de la ar­queo­lo­gía aquí en­con­tra­rán nu­me­ro­sos y lla­ma­ti­vos mo­nu­men­tos. Sor­pren­de ver có­mo los lu­ga­re­ños se con­fec­cio­nan sus pro­pias ves­ti­men­tas y con­si­guen dis­tin­tos co­lo­res en los te­ji­dos a tra­vés de di­fe­ren­tes plan­tas y se­mi­llas.

LAS VE­GAS / EE.UU.

No hay que ser un adic­to a los ca­si­nos pa­ra ele­gir a Las Ve­gas, en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo el destino so­ña­do pa­ra una lu­na de miel. Y es que es­te si­tio de pe­re­gri­na­ción pa­ra mi­llo­nes de tu­ris­tas ja­más duerme, co­mo lo in­di­can las lu­ces que no se apa­gan y esa pi­ro­tec­nia des­me­su­ra­da que tan­to lla­ma la aten­ción. Lo me­jor de es­ta ciu­dad si­tua­da en el gran de­sier­to Mo­ja­ve del Es­ta­do de Ne­va­da es que no exis­ten sue­ños que allí no pue­dan ha­cer­se reali­dad.

CIU­DAD PA­NA­MÁ / PA­NA­MÁ

Via­jar has­ta Ciu­dad Pa­na­má pue­de ser el más com­ple­to ob­se­quio que le pue­des brin­dar a tu pa­re­ja des­pués de la bo­da. Pien­sa en la fe­li­ci­dad que los ro­dea­rá pa­sean­do jun­tos por la ciu­dad co­lo­nial, en­con­tran­do a ca­da pa­so las ra­zo­nes por la cua­les de­cla­ra­ron Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co Mun­dial al «Cas­co Vie­jo». Se­rá es­pec­ta­cu­lar re­co­rrer, por ejem­plo, el Cen­tro de Vi­si­tan­tes de las Es­clu­sas de Mi­ra­flo­res pa­ra ob­ser­var el fun­cio­na­mien­to del Ca­nal de Pa­na­má, y lue­go

re­ga­lar­le a tu amor una sa­li­da de com­pras que le en­can­ta­rá.

PUN­TA CANA / RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA

Destino muy po­pu­lar en el mun­do gra­cias a sus pla­yas in­ter­mi­na­bles y atar­de­ce­res de pe­lí­cu­la, don­de tú y tu pa­re­ja cree­rán que han lle­ga­do a un mun­do pa­ra­le­lo a la reali­dad. Lu­gar pa­ra­di­sia­co pa­ra en­con­trar, ade­más de

pla­ya y sol, ba­cha­ta y me­ren­gue pa­ra bai­lar pe­ga­di­tos, una gas­tro­no­mía re­co­no­ci­da en los cinco con­ti­nen­tes, ho­te­les de lu­jo y gen­te lin­da que ha­rá

has­ta lo im­po­si­ble por pro­cu­rar­les días de to­tal ro­man­ce.

LA HA­BA­NA / CU­BA

La Ha­ba­na es una ciu­dad ar­dien­te, ex­cep­cio­nal por su con­no­ta­da be­lle­za,

su ex­cep­cio­nal ar­qui­tec­tu­ra, por su his­to­ria real­men­te fas­ci­nan­te. Po­der apre­ciar có­mo trans­cu­rre la vi­da co­ti­dia­na es uno de sus ma­yo­res en­can­tos:

la gen­te vi­ve ca­da se­gun­do con asom­bro­sa pa­sión. Y, lue­go, su po­de­ro­sa pro­pues­ta cul­tu­ral. Si quie­ren bai­lar con ga­nas al rit­mo de or­ques­tas que son un es­pec­tácu­lo en sí mis­mas, en­ton­ces de­be­rán ele­gir a la ca­pi­tal de Cu­ba pa­ra con­ti­nuar ce­le­bran­do por lo al­to ese gran amor que los ha uni­do pa­ra siem­pre.

NASSAU / BAHA­MAS

Es más que re­co­no­ci­da la hos­pi­ta­li­dad de los baha­me­ños, ex­per­tos en crear ar­te­sa­nías he­chas de ho­jas de pal­ma, con las que tam­bién con­fec­cio­nan som­bre­ros y bol­sas que los no­vios eter­nos pue­den lle­var­se a ca­sa co­mo re­cuer­do de una lu­na de miel muy es­pe­cial. Con una cul­tu­ra in­su­lar úni­ca y un cli­ma es­tu­pen­do du­ran­te to­do el año, Baha­mas pa­re­ce que exis­te pa­ra el que la vi­si­te lue­go no quie­ra mar­char­se, atra­pa­do por sus pla­yas ma­ra­vi­llo­sas y pai­sa­jes pre­cio­sos.

SAN JUAN / PUER­TO RI­CO

Pa­sear por el Castillo San Fe­li­pe del Mo­rro, la ca­lle For­ta­le­za y el Par­que Na­cio­nal El Yun­que es te­ner la opor­tu­ni­dad de que los in­va­da esa ma­gia que ha lle­na­do de fa­ma al vie­jo San Juan. A tu pa­re­ja le en­can­ta­rá que pien­ses en Puer­to Ri­co a la ho­ra de de­ter­mi­nar cuál se­rá tu me­jor destino de lu­na de miel. Si gus­tan ir­se de co­pa, no de­ben per­der­se el bar La Fac­to­ría, uno de los dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos ubi­ca­dos en la lis­ta de los 50 me­jo­res del mun­do, en­tre otras ra­zo­nes por­que allí se gra­bó el vi­deo mu­si­cal del exi­ta­zo Des­pa­ci­to.

IDAHO / EE.UU.

Lu­ga­res his­tó­ri­cos, mu­seos, géi­se­res y fuen­tes ter­ma­les, par­ques acuá­ti­cos y de atrac­cio­nes, pa­ra­jes na­tu­ra­les… de to­do pro­po­ne Idaho, en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro pa­ra los re­cién ca­sa­dos que sien­tan un gus­to es­pe­cial por la cul­tu­ra pop y quie­ran vi­vir una fan­ta­sía úni­ca allí exis­te un si­tio sin­gu­lar: Farms­tead, el me­jor la­be­rin­to en el que se pue­den «per­der» los enamo­ra­dos. Se ha con­for­ma­do apro­ve­chan­do gi­gan­tes­cas ex­ten­sio­nes de cul­ti­vos de maíz con los cua­les se ha crea­do un di­se­ño in­creí­ble.

PUN­TA DEL ES­TE / URU­GUAY

Pun­ta del Es­te es un bal­nea­rio de fa­ma in­ter­na­cio­nal en­cla­va­do en la costa

uru­gua­ya. Lu­ce con­di­cio­nes na­tu­ra­les de sin­gu­lar be­lle­za que de­ja­rán en­can­ta­da a tu pa­re­ja si la sor­pren­des con es­ta pro­pues­ta de lu­na de miel

en que des­cu­bri­rán to­das las po­si­bles ma­ne­ras de va­ca­cio­nar. Po­see una ex­ce­len­te ofer­ta de alo­ja­mien­to e in­fi­ni­dad de res­tau­ran­tes que com­pi­ten en ca­li­dad, ori­gi­na­li­dad y buen gus­to, ade­más de po­ner a tu dis­po­si­ción los

me­jo­res ca­si­nos de Su­da­mé­ri­ca.

CUEN­CA / ECUA­DOR

Ideal pa­ra vi­vir días de pu­ro pla­cer, Cuen­ca es la ter­ce­ra ciu­dad más gran­de

de Ecua­dor; una ciu­dad que aún con­ser­va la ma­gia y dul­zu­ra de una po­bla­ción de la co­lo­nia. Sus ca­lles ado­qui­na­das al­ber­gan ca­fés, ga­le­rías y edi­fi­cios de gran va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co que ha­blan de tra­di­ción y a la vez ofre­cen di­ver­si­dad de ar­te­sa­nías y op­cio­nes cul­tu­ra­les pa­ra un via­je de bo­das

lleno de des­cu­bri­mien­tos.

MEN­DO­ZA / AR­GEN­TI­NA

Pa­ra enamo­ra­dos que bus­quen una lu­na de miel di­fe­ren­te y cla­si­fi­quen en­tre aque­llos que sa­ben re­co­no­cer un buen vino, Men­do­za, en Ar­gen­ti­na, es la re­gión per­fec­ta. Se­rá ge­nial pa­sear en­tre in­ter­mi­na­bles ex­ten­sio­nes de

vi­ñe­dos, po­der re­co­rrer las múltiples ofer­tas de ru­tas del vino que exis­ten, así co­mo lle­gar­se has­ta las in­creí­bles bo­de­gas y ha­cer de­gus­ta­cio­nes. Co­mo si fue­ra po­co, Men­do­za pro­po­ne asi­mis­mo una am­plia ofer­ta cul­tu­ral y

co­mer­cial, ade­más de una muy ani­ma­da vi­da noc­tur­na.

TAZUMAL / EL SAL­VA­DOR

Si us­te­des cons­ti­tu­yen una pa­re­ja con es­pí­ri­tu de In­dia­na Jo­nes, de­be­rán ele­gir a Tazumal, un asen­ta­mien­to ma­ya ha­bi­ta­do en­tre los años 100 y 1200 d.C., re­co­no­ci­do por­que allí se en­cuen­tra la pi­rá­mi­de más al­ta de El Sal­va­dor (24 m de al­tu­ra). Se tra­ta de un es­ce­na­rio ar­queo­ló­gi­co fas­ci­nan­te que re­ve­la el so­fis­ti­ca­do desa­rro­llo cons­truc­ti­vo que lle­gó al­can­zar la cul­tu­ra ma­ya. En­tre paseos ro­mán­ti­cos, val­drá la pe­na aden­trar­se en los mis­te­rios que ofre­ce su mu­seo que ex­hi­be pie­zas y ob­je­tos de una cul­tu­ra mí­ti­ca.

PLA­YA DEL CARMEN / MÉ­XI­CO

Po­cas per­so­nas sa­ben que el se­gun­do arre­ci­fe de co­ra­les más gran­de del mun­do se en­cuen­tra en la Ri­vie­ra Ma­ya, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, Mé­xi­co. Un gran lu­gar pa­ra ex­plo­rar en pa­re­ja y des­cu­brir esa gran di­ver­si­dad de vi­da ma­ri­na, bu­cean­do acom­pa­ña­do del ser ama­do. Ubi­ca­do a 68 km de Can­cún y ba­ña­do por el Mar Ca­ri­be, in­vi­ta to­do el tiem­po a per­ma­ne­cer en unas aguas que avi­va­rán pa­sio­nes, co­mo tam­bién esa Quinta Ave­ni­da, per­fec­ta pa­ra ha­cer com­pras y co­mer un pla­to tí­pi­co muy es­pe­cial.

ASUN­CIÓN / PA­RA­GUAY

Pa­ra­guay re­sul­ta uno de los paí­ses más ro­mán­ti­cos de La­ti­noa­mé­ri­ca. La be­lla Asun­ción, su ca­pi­tal, es una ciu­dad lle­na de en­can­to y de lu­ga­res má­gi­cos pa­ra pa­re­jas enamo­ra­das que gus­ten co­no­cer nue­vos si­tios ro­dea­dos de pa­sión, co­mo la Igle­sia de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad, la Es­ta­ción Cen­tral del Fe­rro­ca­rril Car­los An­to­nio López, la Pla­za Uru­gua­ya, la Ca­lle Pal­ma, la Bahía… To­do en esa ur­be in­vi­ta a an­dar to­ma­dos de la mano dan­do paseos ba­jo la lu­na.

TEX­TO / JOSÉ LUIS ESTRADA BETANCOURT FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.