Brin­dis por el gran día

MU­CHAS Y VA­RIA­DAS SON LAS COS­TUM­BRES Y TRA­DI­CIO­NES QUE SE PRAC­TI­CAN EN EL MUN­DO DU­RAN­TE LAS NUPCIAS. LA GAS­TRO­NO­MÍA, CO­MO GRAN EMBAJADORA DE LA HU­MA­NI­DAD, TIE­NE POR LO GE­NE­RAL UN NO­TA­BLE PRO­TA­GO­NIS­MO EN ESAS CE­LE­BRA­CIO­NES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / JOR­GE MÉNDEZ RODRÍGUEZ-ARENCIBIA, PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO. CÁTEDRA CUBANA DE GAS­TRO­NO­MÍA Y TU­RIS­MO FO­TOS / AR­CHI­VO EXCELENCIAS

To­do hom­bre sir­ve pri­me­ro el buen vino, y cuan­do ya han be­bi­do mu­cho, en­ton­ces el in­fe­rior; mas tú has re­ser­va­do el buen vino has­ta aho­ra. Juan 2:1-11 (Bo­das de Ca­ná), San­ta Bi­blia.

El ac­to de con­traer ma­tri­mo­nio trae siem­pre con­si­go el com­po­nen­te de ce­le­bra­ción, ya sea por los pro­ce­di­mien­tos ci­vi­les o con su co­rres­pon­dien­te ce­re­mo­nia re­li­gio­sa. Aun­que a ni­vel mun­dial re­sul­tan sig­ni­fi­ca­ti­vos los in­di­ca­do­res es­ta­dís­ti­cos de di­vor­cios, la ten­den­cia al de­sin­te­rés por la for­ma­li­za­ción del ma­tri­mo­nio –so­bre to­do en la ac­tual ge­ne­ra­ción iden­ti­fi­ca­da co­mo mi­llen­nials– y la pro­cli­vi­dad a la so­le­dad en los adul­tos ma­yo­res; los pac­tos de amor en­tre dos, de­ve­ni­dos com­pro­mi­sos pa­ra cuer­pos y es­pi­ri­tua­li­da­des, no han ro­to sus an­ces­tra­les víncu­los con lo fes­ti­vo. Las bo­das con­ti­núan (con­ti­nua­rán) re­pre­sen­tan­do ele­men­to pri­mor­dial pa­ra los es­tu­dios an­tro­po­ló­gi­cos y et­no­cul­tu­ra­les de cual­quier gru­po hu­mano, to­da vez que ta­les oca­sio­nes sue­len pre­sen­tar­se co­mo ma­ni­fies­to des­plie­gue de tra­di­cio­nes y cos­tum­bres. Mu­chas y va­ria­das son las si­mi­li­tu­des y sin­gu­la­ri­da­des que de es­te ac­to se ob­ser­van en di­fe­ren­tes la­ti­tu­des del or­be.

¿QUÉ SE CO­ME Y BE­BE EN LAS BO­DAS?

La gas­tro­no­mía, co­mo gran embajadora de la hu­ma­ni­dad, tie­ne por lo ge­ne­ral un no­ta­ble pro­ta­go­nis­mo en los fes­te­jos nup­cia­les. Oca­sión im­po­si­ble de des­per­di­ciar pa­ra que co­mi­das y be­bi­das tí­pi­cas del país, re­gión o lo­ca­li­dad sean tan im­por­tan­tes co­mo los des­po­sa­dos, al pun­to de que di­ver­sos ri­tos de ca­sa­mien­to pre­cep­túan sus pro­pias co­sas pa­ra in­ge­rir. Por ejem­plo, en Inglaterra se en­cuen­tra muy arrai­ga­do ser­vir a los in­vi­ta­dos pas­te­les de fru­tas, y has­ta en la reale­za bri­tá­ni­ca se prac­ti­ca es­ta cos­tum­bre. En Ir­lan­da se con­su­men si­mi­la­res pas­te­les pe­ro ba­ña­dos en whisky, mien­tras que los no­vios usual­men­te guar­dan una por­ción pa­ra el na­ci­mien­to del pri­mer hi­jo. En los ca­sa­mien­tos hin­dúes, el pa­dre de la no­via ofre­ce al no­vio un po­co de yo­gur y miel, en tan­to en las bo­das de Chi­na se dis­fru­ta el pa­to pe­ki­nés, cu­ya car­ne de co­lor ro­jo sim­bo­li­za la fe­li­ci­dad, a la vez que se re­sal­ta una pe­cu­lia­ri­dad de di­cha ave, la cual so­lo tie­ne una pa­re­ja pa­ra to­da su vi­da.

Por su par­te, en Bra­sil, al fi­na­li­zar las bo­das, los no­vios ob­se­quian a los in­vi­ta­dos dul­ces pa­ra lle­var­los a ca­sa, por lo que son lla­ma­dos bem ca­sa­do y se les atri­bu­ye la virtud de atraer la bue­na suer­te a la nue­va pa­re­ja.

Muy ge­ne­ra­li­za­do en el mun­do se en­cuen­tra el pas­tel de bo­das. Da­ta de la épo­ca Me­die­val, en que se ela­bo­ra­ban de pe­que­ño ta­ma­ño. En el si­glo XVII, ya se con­vier­te en pla­to ri­tual, ela­bo­ra­do a ba­se de car­ne pi­ca­da, ge­ne­ral­men­te de cor­de­ro, y mi­gas de pan dul­ce. Pe­ro es a par­tir del si­glo XIX que se po­pu­la­ri­za, so­bre to­do por sus mag­ni­tu­des ca­da vez ma­yo­res, al igual que las com­ple­ji­da­des de sus for­mas y or­na­men­tos. Coin­ci­de con la épo­ca, por cier­to, del no­ta­ble gas­tró­no­mo y co­ci­ne­ro fran­cés Ma­rie-An­toi­ne Ca­rê­me (1784-1833), quien ade­más de ha­cer apor­tes aún vi­gen­tes a las ar­tes culinarias, es­tu­dió con em­pe­ño los es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos clá­si­cos que apli­có en la de­pu­ra­da re­pos­te­ría de su tiem­po. No en bal­de nues­tro Ale­jo Car­pen­tier com­pa­ró el es­ti­lo ba­rro­co de cier­ta edi­fi­ca­ción ha­ba­ne­ra con un pas­tel de bo­das…

So­bre es­tos dul­ces y ar­tís­ti­cos man­ja­res, mu­chas ve­ces mar­ca­dos por una sor­pren­den­te crea­ti­vi­dad y ele­va­da con­di­ción es­té­ti­ca, han de­ri­va­do va­rias ri­tua­li­da­des: el pri­mer cor­te de­be ser he­cho por los no­vios, jun­tan­do sus ma­nos so­bre el sa­ble, cu­chi­llo o pa­le­ta des­ti­na­da a es­te fin; am­bos de­ben dár­se­lo a pro­bar uno al otro en se­ñal de mu­tuo com­pro­mi­so, des­pués re­par­tir­lo a los in­vi­ta­dos y en­viar una por­ción pa­ra los que no pu­die­ron asis­tir a la ce­re­mo­nia.

Aun­que a ni­vel mun­dial re­sul­tan sig­ni­fi­ca­ti­vos los in­di­ca­do­res es­ta­dís­ti­cos de di­vor­cios, los pac­tos de amor en­tre dos, de­ve­ni­dos com­pro­mi­sos pa­ra cuer­pos y es­pi­ri­tua­li­da­des, no han ro­to sus an­ces­tra­les víncu­los con lo

fes­ti­vo

Tam­bién exis­tió el mi­to de que si las da­mas de ho­nor de la bo­da co­lo­ca­ban un pe­da­zo de pas­tel de­ba­jo de su al­moha­da, so­ña­rían con el fu­tu­ro es­po­so. En la ma­yor par­te de las na­cio­nes oc­ci­den­ta­les se en­cuen­tran co­mo be­bi­das más ha­bi­tua­les los pon­ches pa­ra con­su­mir a vo­lun­tad de los asis­ten­tes, en tan­to los vi­nos es­pu­mo­sos y si­dras se re­ser­van pa­ra el brin­dis por la fe­li­ci­dad, oca­sión en que es éti­ca­men­te per­mi­ti­do –o po­co me­nos que obli­ga­to­rio– pro­vo­car es­truen­dos al des­cor­char las bo­te­llas.

ATRIBUTOS DEL CA­SA­MIEN­TO

Aun cuan­do la unión es­pi­ri­tual y car­nal exis­ta en­tre los no­vios an­tes de con­su­mar­se el ma­tri­mo­nio ofi­cial, con­ti­núa usán­do­se ma­yo­ri­ta­ria­men­te el co­lor blan­co pa­ra el tra­je de la no­via, sim­bo­li­zan­do pu­re­za. Si­mi­la­res pre­ten­sio­nes lle­gan al co­lor de las tar­tas o pas­te­les. No re­sul­ta ocio­so aco­tar que en épo­cas an­ti­guas, la blan­cu­ra en las cu­bier­tas con me­ren­gue u otros adi­ti­vos dul­ces fue si­nó­ni­mo de sol­ven­cia eco­nó­mi­ca, ya que el azú­car re­fino re­sul­ta­ba bas­tan­te más ca­ro de ad­qui­rir.

Na­da exen­ta de ri­tua­li­da­des, mi­tos y has­ta su­pers­ti­cio­nes es­tá la ves­ti­men­ta de la no­via, co­mo aque­llo de que no de­be ser vis­ta por el no­vio an­tes de lle­gar al si­tio del ca­sa­mien­to. In­dis­tin­ta­men­te, son usa­dos los ve­los pa­ra cu­brir el pe­lo o flo­res in­ser­ta­das co­mo par­te del pei­na­do fe­me­nino, al igual que man­ti­llas, al es­ti­lo «de an­tes». El ra­mo de flo­res que ella por­ta en las ma­nos man­tie­ne su con­no­ta­ción tra­di­cio­nal de ser lan­za­do de es­pal­das y la Las bo­das son mo­men­tos per­fec­tos pa­ra que co­mi­das y be­bi­das tí­pi­cas del país,

re­gión o lo­ca­li­dad, sean tan im­por­tan­tes co­mo los des­po­sa­dos, al pun­to que di­ver­sos ri­tos de ca­sa­mien­to pre­cep­túan sus pro­pias co­sas

pa­ra in­ge­rir da­ma que lo aga­rre, se su­po­ne sea la pró­xi­ma en des­po­sar­se. En las ce­re­mo­nias ca­tó­li­cas con­ti­núa la cos­tum­bre de que el no­vio des­li­ce, con sus ma­nos en­ci­ma de las ma­nos de la no­via, tre­ce mo­ne­das que sim­bo­li­zan a Jesús y los do­ce Após­to­les, las cua­les son do­na­das a la igle­sia pa­ra obras de ca­ri­dad.

Con al­go más de li­ge­re­za, tam­bién se ha re­to­ma­do la cos­tum­bre de que el no­vio, con sus dien­tes, le qui­te a la no­via la li­ga que le sos­tie­ne sus fi­nas me­dias, es­cu­dri­ñan­do sim­pá­ti­ca­men­te y an­te el pú­bli­co, por de­ba­jo de sus fal­das. Una prác­ti­ca que ha­ce un gui­ño a la du­ra­de­ra sen­sua­li­dad en la pa­re­ja. El no­vio, por su par­te, tam­bién tie­ne su pro­ta­go­nis­mo. Muy cu­rio­sa re­sul­ta la cos­tum­bre en las bo­das ju­días, en la cual es­te rom­pe con el pie una co­pa de cris­tal pa­ra­da so­bre el pi­so, co­mo opor­tu­na ad­ver­ten­cia de la vul­ne­ra­bi­li­dad que pue­de te­ner la fe­li­ci­dad de la pa­re­ja.

¿Y EN CU­BA? En Cu­ba las ce­le­bra­cio­nes pue­den ser lo mis­mo un sen­ci­llo acuer­do de con­vi­ven­cia en­tre quie­nes po­co tie­nen y jun­tos com­par­ti­rán mu­cho, que un gran «ti­rar la ca­sa por la ven­ta­na» en fies­ta y fo­tos. Pe­ro lo más im­por­tan­te siem­pre se­rá con­vo­car a gri­tos la fa­mi­lia­ri­dad, lo li­cen­cio­so y al amor. Se dan ci­ta, en­ton­ces, los ma­yo­res pa­ra em­pi­nar el co­do con fre­cuen­cia, bai­lar al com­pás de la mú­si­ca que más gus­ta y evo­car mo­men­tos.

En las fies­tas no es ra­ro es­cu­char al­gu­na mar­cha nup­cial, ya sea de Wag­ner, Men­dels­sohn o Haen­del, se­gui­das de te­mas de la Dé­ca­da Pro­di­gio­sa, rue­das de ca­sino, bo­le­ros y re­gue­to­nes. Se­gún per­mi­tan las eco­no­mías per­so­na­les, la gas­tro­no­mía es­ta­rá re­pre­sen­ta­da por la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de cer­ve­zas, re­fres­cos y des­ti­la­dos de apa­ri­ción inusi­ta­da, pa­ra acom­pa­ñar la crio­lla «ca­ji­ta», car­ga­da del so­co­rri­do buf­fet pa­ri­sién (suer­te de con­fa­bu­la­ción en­tre ali­men­tos ca­si nun­ca ca­lien­tes, ni téc­ni­ca­men­te fríos, tan­to sa­la­dos co­mo dul­ces, cu­yo amal­ga­ma­do gus­to for­ma par­te de la sen­so­ria­li­dad afec­ti­va de los cu­ba­nos); por lo ge­ne­ral, apor­ta­do por fa­mi­lia­res y ami­gos. Tam­po­co se pue­den ol­vi­dar a quie­nes op­tan por un ban­que­te con de­rro­che de cu­ba­nía. Tam­bién los cu­ba­nos son da­dos a guar­dar «co­si­tas» con mo­ti­va­cio­nes afec­ti­vas, co­mo en la re­gión oriental, don­de se ate­so­ra par­te del ali­ñáo1 pa­ra pos­te­rio­res acon­te­ci­mien­tos en la vi­da de las fé­mi­nas. ¿Bai­lar? ¡In­fal­ta­ble! ¿Un jue­go de do­mi­nó? Pues que no se du­de. ¿Ni­ños co­rre­tean­do, gri­tan­do y en­su­cian­do sus me­jo­res ro­pi­tas? Y a qué van a las bo­das, si no. Pa­ra to­dos: ¡Fe­liz unión exis­ten­cial!

Be­bi­da ela­bo­ra­da por ma­ce­ra­ción en aguar­dien­tes y li­co­res de fru­tas di­ver­sas, fres­cas, se­cas o pre­via­men­te co­ci­na­das en al­mí­bar, ta­les co­mo gro­se­llas, ca­ram­bo­las o ci­rue­las chi­nas, ci­rue­las y uvas pa­sas, así co­mo tro­ci­tos de pi­ña, fru­ta bom­ba y al­gún que otro fru­to fo­rá­neo. Re­pre­sen­ta una sa­lu­ta­ción gas­tro­nó­mi­ca a la vi­da, ya que co­mien­za su pre­pa­ra­ción en los ho­ga­res al con­fir­mar­se el em­ba­ra­zo de una fu­tu­ra ma­dre. Se al­ma­ce­na du­ran­te to­do el pe­río­do de ges­ta­ción –pre­fe­ri­ble­men­te so­te­rra­do o en lu­gar os­cu­ro– y se brin­da a quie­nes vi­si­tan al re­cién na­ci­do. Sue­le pro­lo­gar­se su sim­bo­lis­mo afec­ti­vo cuan­do una par­te se se­pa­ra pa­ra con­ti­nuar añe­ján­do­lo has­ta las fies­tas quin­cea­ñe­ras de las hem­bras y pos­te­rior­men­te pa­ra las bo­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.