DELEITE DE SON Y RON

CON UN IN­MEN­SO PO­TEN­CIAL DE DESA­RRO­LLO, LA IN­DUS­TRIA DEL TU­RIS­MO CUL­TU­RAL CU­BANO EN­CUEN­TRA EN SAN­TIA­GO DE CU­BA UN RESERVORIO PA­RA LAS DE­LI­CIAS DEL PA­LA­DAR Y EL OÍ­DO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / ARQ. OMAR LÓ­PEZ RODRÍGUEZ, CON­SER­VA­DOR DE LA CIU­DAD DE SAN­TIA­GO DE CU­BA FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

El tu­ris­mo cul­tu­ral tie­ne en Cu­ba un in­men­so po­ten­cial de desa­rro­llo, aso­cia­do al rico le­ga­do que ge­ne­ra­cio­nes tras ge­ne­ra­cio­nes han con­so­li­da­do con su la­bor crea­ti­va, pro­duc­ti­va y una vi­da co­ti­dia­na ma­ti­za­da de in­fluen­cias di­sí­mi­les, pro­duc­to de im­por­tan­tes olea­das mi­gra­to­rias don­de lo es­pa­ñol, afri­cano, fran­cés y chino, hi­cie­ron po­si­ble el «ajia­co» que hoy ca­rac­te­ri­za a nues­tro ar­chi­pié­la­go.

Lo­ca­li­za­da en el orien­te sur de la isla gran­de, de fren­te al Ca­ri­be in­su­lar y con­ti­nen­tal, la ciu­dad de San­tia­go de Cu­ba se dis­tin­gue por ser por­ta­do­ra de una ri­ca y va­ria­da cul­tu­ra que, nu­trién­do­se de to­das las in­fluen­cias, su­po ge­ne­rar los apor­tes su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ga­nar la con­si­de­ra­ción de ciu­dad mu­si­cal, cu­na y reservorio má­gi­co del bo­le­ro, la tro­va y el son. Tie­rra de can­ta­do­res, pre­go­ne­ros, com­po­si­to­res e ins­tru­men­tis­tas, con un enor­me dia­pa­són de rit­mos y es­ti­los.

Por otra par­te, San­tia­go es tam­bién am­plia­men­te re­co­no­ci­da por su ri­ca tra­di­ción si de fa­bri­car ron se tra­ta. Una prác­ti­ca fun­da­men­ta­da en la ca­li­dad de la ca­ña de azú­car de la re­gión y los mu­chos sa­be­res pro­duc­ti­vos trans­mi­ti­dos por «maes­tros ro­ne­ros», que han de­lei­ta­do el pa­la­dar de to­do el mun­do.

La cul­tu­ra del ron se sus­ten­ta en la ca­li­dad de un Dai­qui­rí re­bel­de, un mo­ji­to re­fres­can­te o un Cu­ba Libre in­creí­ble por su ca­pa­ci­dad pa­ra «am­bien­tar el tiem­po libre». Los in­tere­sa­dos en el te­ma pue­den acer­car­se al Mu­seo del Ron; así co­mo a una «Ba­rri­ta» especial, si­tua­da en ple­na zo­na pro­duc­ti­va de esa bebida y fren­te a los co­no­ci­dos Al­ma­ce­nes Don Pan­cho, que a jui­cio de los san­tia­gue­ros, es el lu­gar don­de se añe­ja el me­jor ron del mun­do.

Unien­do es­tos dos pro­ce­sos cul­tu­ra­les po­de­mos ima­gi­nar una ur­be don­de la re­la­ción del son y el ron se ma­ni­fies­ta co­mo un ri­tual. Dis­fru­tar ese víncu­lo de for­ma in­di­vi­dual o co­lec­ti­va se con­vier­te en amal­ga­ma se­duc­to­ra, que ha­lla en el bai­le su com­ple­men­to per­fec­to.

Es­ta ciu­dad, que ha­ce ga­la de su his­to­ria mu­si­cal, po­see ins­ta­la­cio­nes em­ble­má­ti­cas don­de el vi­si­tan­te pue­de acer­car­se e in­ter­cam­biar con los tro­va­do­res y agru­pa­cio­nes mu­si­ca­les, las cua­les pue­den es­tar ha­cien­do las de­li­cias en si­tios co­mo la Ca­sa de la Tro­va, el Sa­lón de los Gran­des, el Rin­cón del Bo­le­ro o el Ca­fé Son de la Lo­ma. Tam­po­co se­ría de ex­tra­ñar que las me­lo­días flu­ye­ran des­de cual­quier pla­za o es­qui­na, pues esos es­pa­cios cons­ti­tu­yen sin­gu­la­res es­ce­na­rios pa­ra aco­ger las in­ter­pre­ta­cio­nes de un trío oca­sio­nal o un pi­que­te so­ne­ro.

Lo me­jor siem­pre se­rá apro­xi­mar­se y com­pro­bar es­tas de­li­cias del pa­la­dar y el oí­do. Se de­be vi­si­tar es­te ám­bi­to ca­ri­be­ño que, se­gún Pa­blo de la To­rrien­te Brau, «no se pa­re­ce a nin­gu­na otra ciu­dad vis­ta ni ima­gi­na­da». Ven­ga y dis­fru­te de sus pai­sa­jes, de su ar­qui­tec­tu­ra, es­pe­cial­men­te de su ri­ca his­to­ria; y, por su­pues­to, dé­je­se lle­var por la bue­na mú­si­ca y aníme­se a bai­lar des­pués de sa­bo­rear el pri­mer mo­ji­to o ele­var el es­pí­ri­tu con un añe­jo San­tia­go en stri­ke.

OFI­CI­NA DEL CON­SER­VA­DORDE LA CIU­DAD SAN­TIA­GO DE CU­BA Gru­po de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas y Di­se­ño. Tlf.: (+53) 22 669249 ciu­dad­cul­tu­ral­san­tia­go@occ.co.cu / in­ter­nos.oc­cnet.cu

Es­ta ciu­dad, que ha­ce ga­la de su his­to­ria mu­si­cal, po­see ins­ta­la­cio­nesem­ble­má­ti­cas don­de el vi­si­tan­te pue­de acer­car­se e in­ter­cam­biar con los tro­va­do­res y agru­pa­cio­nes mu­si­ca­les, las cua­les pue­den es­tar ha­cien­do las de­li­cias en si­tios co­mo la Ca­sa de laTro­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.