De ri­tos es­tá he­cho el ca­mino

SI­GLOS DE PEREGRINAJE HAN DE­JA­DO NU­ME­RO­SOS RI­TUA­LES A LO LAR­GO DEL TRA­YEC­TO QUE CON­DU­CE A LA CA­TE­DRAL DE SAN­TIA­GO DE COM­POS­TE­LA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Historia -

Cu­brir el Ca­mino de San­tia­go re­pre­sen­ta más que su­pe­rar a pie, en bi­ci­cle­ta o a caballo, cien­tos de ago­ta­do­res ki­ló­me­tros. Sig­ni­fi­ca, en­tre tan­tas mo­ti­va­cio­nes, es­pi­ri­tua­li­dad, re­fle­xión, de­seo de su­pera­ción, es­fuer­zo. El tra­yec­to ha­cia la Ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la se mues­tra tam­bién co­mo la opor­tu­ni­dad de cre­cer, de for­jar nue­vas amis­ta­des y de com­par­tir pro­fun­das vi­ven­cias. So­lo, o co­mo par­te de un gru­po, es ade­más la po­si­bi­li­dad de pro­ta­go­ni­zar, a la vez que dis­fru­tar, de mu­chí­si­mas tra­di­cio­nes.

Qui­zá por es­to, y a fuer­za de reite­ra­ción, las ru­tas xa­co­beas han que­da­do mar­ca­da por al­gu­nos ri­tua­les. Po­co se sa­be de sus orí­ge­nes y mu­chos de ellos tie­nen di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes. Unos sur­gie­ron ha­ce cien­tos de años y otros son más re­cien­tes, pe­ro lo cier­to es que han tras­cen­di­do co­mo si fue­sen «man­da­mien­tos» pa­ra quie­nes cu­bren la ru­ta, ya sea por ins­pi­ra­cio­nes re­li­gio­sas o pa­ra sa­tis­fa­cer el es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro.

Se di­ce que la her­man­dad y el com­pa­ñe­ris­mo pue­den ha­ber mo­ti­va­do una de las cos­tum­bres más ex­ten­di­das, co­mo la de co­lo­car pie­dras en el ca­mino, o de de­jar en cier­tos lu­ga­res cru­ces he­chas a mano con ra­mas re­co­gi­das en el via­je.

El pri­me­ro pu­do ser­vir en al­gún mo­men­to co­mo guía a otros ca­mi­nan­tes, aun­que una ex­pli­ca­ción más sim­bó­li­ca apun­ta a que esos gui­ja­rros, pre­sun­ta­men­te aban­do­na­dos, ex­pre­san que el pe­re­grino ha de­ja­do atrás sus erro­res y do­lo­res del pa­sa­do pa­ra lle­gar al fi­nal con el al­ma li­ge­ra y pu­ra. Las cru­ces, en cam­bio, ren­di­rían tri­bu­to a al­gún ser que­ri­do fa­lle­ci­do. Sin em­bar­go, al ri­to le han apa­re­ci­do va­rian­tes, y en vez de cru­ces o pie­dras, aho­ra no po­cos se des­po­jan tam­bién de al­gu­na pren­da o per­te­nen­cia per­so­nal co­mo mues­tra de que es­tán dis­pues­tos a li­be­rar­se de sus car­gas.

Exis­ten ri­tos en si­tios pun­tua­les, co­mo el de usar en tie­rras de Na­va­rra una con­cha de viei­ra pa­ra be­ber vino en la fuen­te que la Bo­de­ga de Ira­che ha co­lo­ca­do en uno de sus mu­ros, y así po­der arri­bar con ma­yor vi­ta­li­dad al des­tino. Y aque­llos que pa­ran en León pue­den lan­zar ha­cia la Cruz de Fie­rro una pie­dra traí­da des­de el pun­to de par­ti­da, co­mo for­ma de li­be­ra­ción de pe­ca­dos y pe­nas su­fri­das.

Con pro­pó­si­tos pu­ri­fi­ca­do­res bas­tan­te si­mi­la­res apa­re­cie­ron los ri­tua­les re­ser­va­dos pa­ra los pe­re­gri­nos que ex­tien­den su tra­ve­sía has­ta al ca­bo de Fi­nis­te­rre, en­tre ellos el de que­mar la ro­pa em­plea­da y ba­ñar­se des­nu­do en las frías aguas de aque­llas cos­tas. Tam­bién otro que des­apa­re­ció en la Edad Me­dia y es con­si­de­ra­do co­mo el más an­ti­guo, con­sis­ten­te en asear­se, an­tes de en­trar a la Ca­te­dral de San­tia­go, en la Fuen­te del Pa­raí­so o Fons Mi­ra­bi­lis, que an­tes de ser re­ti­ra­da en el si­glo XV es­tu­vo en al­gún lu­gar de la aho­ra co­no­ci­da co­mo Pla­za de la Aza­ba­che­ría.

En la ac­tua­li­dad, mu­chos de los que lle­gan a la em­ble­má­ti­ca Pla­za de Obradoiro van es­ta­ble­cien­do una nue­va cos­tum­bre: to­mar­se una fo­to jun­to a la pla­ca que des­de 1987 re­co­no­ce al Ca­mino de San­tia­go co­mo Iti­ne­ra­rio Cul­tu­ral Eu­ro­peo. Las for­mas de in­mor­ta­li­zar el mo­men­to van des­de arro­di­llar­se an­te la lo­sa mi­ran­do ha­cia la Ca­te­dral, de­po­si­tan­do en ella el bas­tón que los acom­pa­ñó a lo lar­go del tra­yec­to, po­nien­do una mano o un pie so­bre la con­cha la­bra­da en la pie­dra, o sim­ple­men­te be­sán­do­la.

Qui­zá es­ta se ha­ya adop­ta­do pa­ra sus­ti­tuir al­gu­nas que –por mo­ti­vos de con­ser­va­ción– fue­ron prohi­bi­das den­tro de la mis­ma Ca­te­dral, co­mo las cos­tum­bres de dar­se ca­be­za­zos con­tra el San­to dos Cro­ques o la de in­tro­du­cir los de­dos de la mano de­re­cha en los cin­co hue­cos en un pi­lar de már­mol del par­te­luz del fa­mo­so Pór­ti­co de la Glo­ria, di­se­ña­do y edi­fi­ca­do por el Maes­tre Ma­teo.

Cuen­tan que la fi­gu­ra del re­fe­ri­do san­to, co­lo­ca­da dis­cre­ta­men­te en la ba­se de una de las co­lum­nas, re­pre­sen­ta al cé­le­bre ar­qui­tec­to. Y que an­tes de con­ver­tir­se en una tra­di­ción ge­ne­ra­li­za­da, los tes­ta­ra­zos eran par­te de un ri­tual de los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go pa­ra pro­cu­rar­se la trans­mi­sión de su sa­bi­du­ría y co­no­ci­mien­tos.

La teo­ría más acep­ta­da so­bre los agu­je­ros en la Co­lum­na de Jes­sé, que sim­bo­li­za el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de Je­su­cris­to, apun­ta a que na­cie­ron del des­gas­te oca­sio­na­do por los pe­re­gri­nos a tra­vés de los años, quie­nes ago­ta­dos des­pués de la lar­ga tra­ve­sía apo­ya­ban su mano en ese si­tio na­da más en­trar en la Ca­te­dral pa­ra des­can­sar mien­tras con­tem­pla­ban ex­ta­sia­dos la ima­gen de San­tia­go. No obs­tan­te, la te­sis con­vi­ve con la le­yen­da de que las mar­cas per­te­ne­cen al mis­mo Je­sús y que una vez pues­ta en ellas la ye­ma de los de­dos, el pe­re­grino ex­pe­ri­men­ta la ener­gía que as­cien­de ha­cia el mun­do ce­les­tial.

Otras cos­tum­bres que­da­ron en desuso, en­tre ellas ve­lar al Após­tol cuan­do las puer­tas de la Ca­te­dral nun­ca se ce­rra­ban, pe­ro has­ta nues­tros días tras­cien­den va­rias cua­si obli­ga­to­rias: as­cen­der al ca­ma­rín pa­ra abra­zar su fi­gu­ra co­lo­ca­da so­bre el Al­tar Ma­yor, vi­si­tar la crip­ta don­de ya­ce la ur­na de plata que con­tie­ne sus res­tos y los de dos de sus dis­cí­pu­los, o par­ti­ci­par en la Mi­sa del Pe­re­grino que se ofi­cia to­dos los me­dio­días.

En­trar por la Puer­ta San­ta o del Perdón, ubi­ca­da en la Pla­za de la Quin­ta­na, sue­le ser tam­bién una de las prác­ti­cas in­elu­di­bles pa­ra quie­nes ha­cen coin­ci­dir su pe­re­gri­na­ción con un Ju­bi­leo Ex­tra­or­di­na­rio, pues so­lo se abren du­ran­te el Año San­to (el 25 de julio de­be ser domingo). Pre­sen­ciar las im­pre­sio­nan­tes os­ci­la­cio­nes del enor­me bo­ta­fu­mei­ro du­ran­te la ce­re­mo­nia de pu­ri­fi­ca­ción den­tro de la Ca­te­dral –re­ser­va­da pa­ra una do­ce­na de días al año– es otra de las tra­di­cio­nes más es­pe­ra­da por los vi­si­tan­tes.

Sin du­da, cu­brir el Ca­mino de San­tia­go re­sul­ta más que es­te pu­ña­do de ri­tua­les, pe­ro na­die pue­de ne­gar que es­tos ha­cen mu­cho más es­pi­ri­tual y emo­cio­nan­te una tra­ve­sía que per­du­ra­rá por siem­pre en la men­te y el co­ra­zón de ca­da pe­re­grino.

Exis­ten ri­tos en si­tios pun­tua­les, co­mo el de usar en tie­rras de Na­va­rra una con­cha de viei­ra pa­ra be­ber vino en la fuen­te que la Bo­de­ga de Ira­che ha co­lo­ca­do en uno de sus mu­ros, y así po­der arri­bar con ma­yor vi­ta­li­dad al des­tino

TEX­TO / RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIASFO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.