Cu­ra­ti­va na­tu­ra­le­za

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud - TEX­TO / RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIAS FO­TO / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

EL TU­RIS­MO QUE APROVECHA LOS BE­NE­FI­CIOS DE LA MA­DRE TIE­RRA HA DE­VE­NI­DO TEN­DEN­CIA PO­PU­LAR EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS DE­BI­DO A LOS MÚL­TI­PLES PROVECHOS QUE TRAE PA­RA LA SA­LUD

Ama­ne­ce. Des­pun­ta el día. Us­ted co­mien­za la pro­ba­ble ru­ti­na de ca­da jor­na­da: desa­yu­na de pri­sa –qui­zá so­lo to­ma un po­co de ca­fé– por­que se le ha­ce tar­de pa­ra el tra­ba­jo, la tra­ve­sía ha­cia el cen­tro la­bo­ral no es plá­ci­da, es­tá tam­bién car­ga­do de las ur­gen­cias co­ti­dia­nas; lle­ga y sin di­la­cio­nes se apres­ta a cum­plir con sus de­be­res. Au­men­ta el es­trés. Se con­cen­tra en sus ta­reas, pe­ro apa­re­ce la fa­ti­ga y con ella el mal hu­mor. El ca­mino de re­torno se pro­nos­ti­ca ago­bian­te. El am­bien­te do­més­ti­co po­dría ser la so­lu­ción. So­lo que una vez allí hay otras fae­nas que de­man­dan de us­ted. Y de esa ma­ne­ra, el sue­ño se con­vier­te en una bre­ve pau­sa en­tre un día y otro.

No hay que ser un pro­fe­sio­nal de la medicina pa­ra ad­ver­tir que ne­ce­si­ta un des­can­so. Pe­ro no ha­blo de esa tre­gua pa­sa­je­ra, sino de una ex­pe­rien­cia real de ali­vio pa­ra el cuer­po y la men­te.

Si des­de an­ta­ño los mé­di­cos re­co­men­da­ban ba­ños de mar y te­ra­pias ba­sa­das en los be­ne­fi­cios del ter­ma­lis­mo, hoy no son po­cos los fa­cul­ta­ti­vos que, ade­más de esos pro­ce­di­mien­tos, re­ce­tan

«ba­ños de bos­que». En­ton­ces, no es cues­tión de puro azar que el sec­tor tu­rís­ti­co de­di­que in­gen­tes es­fuer­zos pa­ra ha­cer de la mo­da­li­dad de tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za una for­ma especial de co­nec­tar a las per­so­nas con el en­torno que le ro­dea, de re­co­brar la paz. Tan­ta acep­ta­ción ha ga­na­do, que ca­da vez son más los que de­ci­den va­ca­cio­nar en si­tios don­de las ac­ti­vi­da­des al ai­re libre, es­tre­cha­men­te cer­ca­nas a la aven­tu­ra de lo na­tu­ral, sean el or­den del día.

Ha­ble­mos pues, de sus be­ne­fi­cios. En pri­mer lu­gar es una ex­pe­rien­cia que tri­bu­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al buen es­ta­do fí­si­co. Re­du­ce el es­trés y la fa­ti­ga men­tal, dis­mi­nu­ye la irri­ta­bi­li­dad, au­men­ta la au­to­es­ti­ma, me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción, ayu­da a com­ba­tir la de­pre­sión y for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

Es­pe­cia­lis­tas en el te­ma re­fie­ren que los ár­bo­les no so­lo re­du­cen la con­ta­mi­na­ción ur­ba­na, sino que ayu­dan a ali­viar ca­sos de as­ma y aler­gias. Los en­tor­nos na­tu­ra­les son reha­bi­li­ta­do­res, per­mi­ten re­co­brar la ener­gía a tra­vés de aten­ción in­vo­lun­ta­ria que no re­quie­re un es­fuer­zo, co­mo con­tem­plar un río.

Ase­gu­ra un in­for­me rea­li­za­do en la Uni­ver­si­dad de Es­sex (Reino Uni­do) que an­dar, tro­tar o co­rrer por ca­mi­nos na­tu­ra­les es me­jor ejer­ci­cio pa­ra las ex­tre­mi­da­des, que ha­cer­lo so­bre una cin­ta en el gim­na­sio. Asi­mis­mo, pa­sar el tiem­po libre co­bi­ja­do por la ma­dre na­tu­ra tie­ne be­ne­fi­cios pa­ra ac­ti­vi­da­des in­te­lec­tua­les y am­plía los re­cur­sos psi­co­ló­gi­cos y so­cia­les. Se di­ce que lue­go de un pa­seo de un par de ho­ras se re­du­ce la pre­sión san­guí­nea, de­cre­ce la con­cen­tra­ción de cor­ti­sol (bio­mar­ca­dor del es­trés) y se es­ta­bi­li­za la ac­ti­vi­dad ner­vio­sa.

Si us­ted es de los que ya es­tá con­ven­ci­do, de­be sa­ber que Cu­ba es un pa­raí­so pa­ra el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za, no so­lo por su re­co­no­ci­da ca­te­go­ría de sol y pla­ya, sino por una am­plia ga­ma de ini­cia­ti­vas que pri­vi­le­gian la aven­tu­ra. Son mu­chas las for­mas de vi­vir la ex­pe­rien­cia y to­das van de la mano de pro­ce­sos de apren­di­za­je del en­torno, del cui­da­do me­dioam­bien­tal, apro­xi­ma­ción a la his­to­ria y el patrimonio; así co­mo in­ter­ac­ción con la gen­te, sus cos­tum­bres y tra­di­cio­nes. So­bran en nues­tra Isla las ru­tas pa­ra ali­viar cuer­po y es­pí­ri­tu.

Me­di­te un po­co res­pec­to a to­do lo que ga­na al abra­zar am­bien­tes des­po­ja­dos del caos ur­bano. To­me su de­ci­sión y ma­ña­na, cuan­do el al­ba anun­cie la lle­ga­da de un nue­vo día, re­gá­le­se unos ama­ne­ce­res di­fe­ren­tes. Dé­je­se co­bi­jar por la cu­ra­ti­va na­tu­ra­le­za. To­do eso se tra­du­ce en ca­li­dad de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.