COM­PRO­MI­SO CON LA VI­DA

ABIER­TA AL MUN­DO CON CA­PA­CI­DAD DE FOR­MAR CO­NO­CI­MIEN­TOS Y BRIN­DAR ATEN­CIÓN MÉ­DI­CA DE EX­CE­LEN­CIA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Turismo Y Salud -

La Su­cur­sal de Ser­vi­cios Mé­di­cos Cu­ba­nos S.A., de Ca­ma­güey, se abre al mun­do en una ciu­dad cu­yo cen­tro his­tó­ri­co es Patrimonio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad. Ofre­ce una asis­ten­cia con ca­li­dad, gran di­ver­si­dad, al­ta tec­no­lo­gía en los me­dios pa­ra diag­nos­ti­car, y un per­so­nal que se dis­tin­gue por su pres­ti­gio, di­men­sión hu­ma­na y va­lo­res éti­cos.

Los ser­vi­cios aca­dé­mi­cos se lle­van a ca­bo en la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Mé­di­cas de Ca­ma­güey, Car­los J. Fin­lay, con más de 36 años en la for­ma­ción de pre­gra­do y post­gra­dos. Es­te cen­tro de al­tos es­tu­dios ofer­ta cur­sos, ta­lle­res, en­tre­na­mien­tos y di­plo­ma­dos en di­fe­ren­tes es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas, es­to­ma­to­ló­gi­cas, de en­fer­me­ría y en otras áreas re­la­cio­na­das con la for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les de las Cien­cias Mé­di­cas. Es­ta ins­ti­tu­ción tie­ne cer­ti­fi­ca­da y acre­di­ta­da las ca­rre­ras de Medicina y Es­to­ma­to­lo­gía, y ha for­ma­do ya más de 2 000 pro­fe­sio­na­les de más de 40 na­cio­nes de Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na.

Es no­ve­dad que los ser­vi­cios mé­di­cos se ex­ten­de­rán al fu­tu­ro po­lo tu­rís­ti­co que se eri­ge en Ca­yo Cruz, al nor­te de la pro­vin­cia de Ca­ma­güey, el cual ofre­ce­rá la po­si­bi­li­dad de in­cluir che­queos mé­di­cos bá­si­cos e in­te­gra­les, la rea­li­za­ción de me­dios diag­nós­ti­cos, ser­vi­cios es­to­ma­to­ló­gi­cos e in­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res, en fun­ción de diag­nós­ti­cos y pos­te­rio­res tra­ta­mien­tos con re­sul­ta­dos y su­ge­ren­cias es­ta­ble­ci­das en me­nos de 72 h, ser­vi­cios que se en­cuen­tran in­clui­dos en la ac­tua­li­dad en la ca­de­na ho­te­le­ra de San­ta Lucía. Si los tu­ris­tas re­quie­ren de otros es­tu­dios pue­den ser aten­di­dos en ins­ti­tu­cio­nes es­pe­cia­li­za­das en la ciu­dad de Ca­ma­güey. Tam­bién exis­te un sis­te­ma que agi­li­za los trá­mi­tes y pro­ce­sos, don­de se fa­ci­li­ta la in­ter­ac­ción di­rec­ta con el Equi­po Mé­di­co de nues­tra Su­cur­sal Ca­ma­güey.

En las cin­co far­ma­cias ins­tau­ra­das en la pro­vin­cia y en el pun­to de ven­ta es­tán pre­sen­tes pro­duc­tos nu­tri­ti­vos, cos­mé­ti­cos,

die­té­ti­cos y de la lí­nea pa­ra far­ma­cias y ser­vi­cios de óp­ti­cas y otros, que me­jo­ran la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes.

Pe­ro la tam­bién lla­ma­da Ciu­dad de los Ti­na­jo­nes se enor­gu­lle­ce de su Cen­tro Pro­vin­cial de Equi­no­te­ra­pia «Jar­dín de sue­ños», si­tua­do en el po­pu­lar Ca­sino Cam­pes­tre, que for­ma par­te del cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad. Su ubi­ca­ción y su en­torno lo con­vier­ten en un lu­gar úni­co, don­de los ni­ños con discapacidad re­ci­ben tra­ta­mien­to es­pe­cia­li­za­do y mu­cho amor.

JAR­DÍN DE AMOR, DEDICACIÓN Y ALE­GRÍAS

Los ser­vi­cios que ofre­ce el Cen­tro de Equi­no­te­ra­pia de Ca­ma­güey ra­di­can en la aten­ción in­te­gral de ni­ños y ado­les­cen­tes con discapacidad men­tal, le­sio­nes neu­ro­ló­gi­cas, cur­sos atí­pi­cos del desa­rro­llo, tras­tor­nos de la co­mu­ni­ca­ción, así co­mo del es­pec­tro au­tis­ta, implante co­clear y sín­dro­mes ge­né­ti­cos. Es de­cir, to­dos aque­llos que no pue­den in­cor­po­rar ha­bi­li­da­des mo­to­ras, co­no­ci­mien­tos y apren­di­za­jes sin un en­cua­dre te­ra­péu­ti­co, con pre­via va­lo­ra­ción de un equi­po multidisciplinario in­te­gra­do por: es­pe­cia­lis­tas de medicina fí­si­ca y reha­bi­li­ta­ción, neu­ró­lo­gos, or­to­pé­di­cos y es­pe­cia­lis­tas en lo­go­fo­nia­tría, en­tre otros.

Las te­ra­pias se im­ple­men­tan en un am­bien­te na­tu­ral me­dian­te mé­to­dos tra­di­cio­na­les de la reha­bi­li­ta­ción pe­diá­tri­ca co­mo: la ki­ne­seo­lo­gía, pis­ci­na te­ra­péu­ti­ca, te­ra­pia ocu­pa­cio­nal, cog­ni­ti­va­sen­so­rial, psi­co­ló­gi­ca, lo­go­pe­dia y cul­tu­ra fí­si­ca adap­ta­da, los cua­les se com­bi­nan con el ar­te te­ra­pia y la equi­no­te­ra­pia co­mo en­te pro­ta­gó­ni­co y dis­tin­ti­vo del Cen­tro.

To­do ello ac­túa co­mo ca­ta­li­za­dor de la ma­du­ra­ción del desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co y psi­co­mo­tor de es­tos ni­ños des­de eda­des tem­pra­nas, ele­va su ca­li­dad de vi­da y la de sus fa­mi­lias, al tiem­po que po­si­bi­li­ta el in­cre­men­to de las ca­pa­ci­da­des adap­ta­ti­vas, re­la­cio­na­les y de in­de­pen­den­cia.

Los es­pe­cia­lis­tas le se­ña­lan a la equi­no­te­ra­pia más de una do­ce­na de be­ne­fi­cios. En­tre es­tos: el re­fle­jo del mo­vi­mien­to de mar­cha en la cor­te­za ce­re­bral, el equi­li­brio, la orien­ta­ción es­pa­cial y el for­ta­le­ci­mien­to de va­rios múscu­los si­tua­dos en zo­nas tan di­ver­sas co­mo el ab­do­men, las pier­nas, el cue­llo, la pel­vis y el tron­co.

En es­ta her­mo­sa ins­ti­tu­ción los ni­ños aten­di­dos apren­den a ha­blar, a dar sus pri­me­ros pa­sos y a re­la­cio­nar­se con sus igua­les gra­cias al amor y a la aten­ción es­pe­cia­li­za­da de to­dos sus tra­ba­ja­do­res. De ello da fe una ma­dre que, agra­de­ci­da, ex­pre­sa:

«Gra­cias al tra­ta­mien­to con los ca­ba­llos hoy mi hi­jo es otro. An­tes ni po­día abrir las ma­nos; ya se sube y se ba­ja so­lo de la ca­ma; an­tes son­reía me­nos, pe­ro ca­da vez que vi­si­ta­mos el Cen­tro es co­mo una in­yec­ción de ale­gría».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.