De vino en vino

VA­RIAS SON LAS VÍAS QUE CONDUCEN A LA PLA­ZA DE OBRADOIRO Y MU­CHAS DE ELLAS ES­TÁN MARCADAS POR EL AROMA Y EL SA­BOR DE ES­TA BEBIDA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Historia / History - TEX­TO / BY RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIAS

Se sa­be que re­co­rrer cual­quie­ra de las ru­tas que conducen al se­pul­cro del Após­tol San­tia­go es una in­fi­ni­ta ex­pe­rien­cia en to­dos los sen­ti­dos. Lo que pa­ra mu­chos re­pre­sen­ta un via­je mar­ca­do por la es­pi­ri­tua­li­dad, pa­ra otros su­po­ne un enor­me re­to fí­si­co, mas a to­dos brin­da una in­me­jo­ra­ble opor­tu­ni­dad de car­gar, jun­to a las im­pres­cin­di­bles vi­tua­llas, con la be­lle­za de los pai­sa­jes, la his­to­ria y las vas­tas tra­di­cio­nes de te­rri­to­rios don­de el buen co­mer y be­ber es ca­si una obli­ga­ción.

Des­de el mis­mo pun­to de par­ti­da ele­gi­do, quie­nes se aven­tu­ren a re­co­rrer el tra­za­do has­ta la mí­ti­ca Ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la que­da­rán ex­pues­tos a la ten­ta­ción que su­po­ne atra­ve­sar ex­ten­sos vi­ñe­dos, cu­na des­de ha­ce va­rios si­glos de al­gu­nos de los vi­nos más ex­qui­si­tos del mun­do.

A par­tir del des­cu­bri­mien­to de las re­li­quias del Após­tol, fue­ron pre­ci­sa­men­te los pri­me­ros pe­re­gri­nos res­pon­sa­bles, en cier­ta me­di­da, de se­me­jan­te ri­que­za eno­ló­gi­ca. Des­de di­fe­ren­tes rin­co­nes del mun­do, mu­chos traían con­si­go ce­pas de uvas que, a lo lar­go del tiem­po, han pro­pi­cia­do la gran va­rie­dad de vi­nos en­con­tra­dos en el tra­yec­to, ya sea ha­cien­do el ca­mino del Nor­te, el Pri­mi­ti­vo, el de In­vierno, el del Mar o la Vía de la Plata.

Sin em­bar­go, nin­gu­na de es­tas vías apor­ta­ría tan­to go­zo a los aman­tes del buen vino co­mo el Ca­mino Fran­cés. El pa­so por te­rri­to­rios con di­fe­ren­cias cli­ma­to­ló­gi­cas muy marcadas co­mo Ara­gón, Na­va­rra, La Rio­ja, Cas­ti­lla y León o Ga­li­cia, conducen a la opor­tu­ni­dad de pro­bar va­rios vi­nos me­re­ce­do­res de una De­no­mi­na­ción de Ori­gen (DO), ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer los más exi­gen­tes pa­la­da­res.

Ya en Ja­ca, fi­nal del tra­yec­to ini­cia­do en St. PIed de Port, Ron­ces­va­lles o Som­port, el pe­re­grino po­drá de­gus­tar del de­li­cio­so So­mon­tano, que sig­ni­fi­ca «al pie del mon­te». Na­ce en pri­vi­le­gia­dos vi­ñe­dos si­tua­dos

en­tre el va­lle del río Ebro y los Pi­ri­neos, y cons­ti­tu­ye una de las más de 70 DO que exis­ten ac­tual­men­te en Es­pa­ña.

En Na­va­rra re­sul­ta ca­si im­po­si­ble ob­viar el pa­so por la lo­ca­li­dad de Aye­gui, don­de en uno de los mu­ros de Bo­de­gas Ira­che es­tá ins­ta­la­da la fa­mo­sa fuen­te en la que el pe­re­grino pue­de sa­ciar­se con el vino que ema­na de uno de sus gri­fos.

El pró­xi­mo des­tino se­ría Lo­gro­ño, la ca­pi­tal de La Rio­ja y ho­gar de nu­me­ro­sos vi­ñe­dos y em­ble­má­ti­cas bo­de­gas que, jun­to a las de Prio­rat, en Ca­ta­lu­ña, con­for­man las dos úni­cas DO Ca­li­fi­ca­das –de­be cum­plir nor­mas más es­tric­tas– que se en­cuen­tran en Es­pa­ña.

Na­da me­jor pa­ra con­ti­nuar la ex­tra­or­di­na­ria ex­pe­rien­cia que cu­brir las eta­pas que atra­vie­san Cas­ti­lla y León. Des­de ha­ce más de tres dé­ca­das allí se asien­ta Ri­be­ra del Due­ro, una DO que cu­bre las zo­nas de So­ria, Burgos, Se­go­via y Va­lla­do­lid, y cu­yo nú­me­ro de bo­de­gas y pres­ti­gio mun­dial no ha de­ja­do de cre­cer. No muy le­jos de esa re­gión se pue­den ha­llar otras co­mo Rue­da y To­ro, mien­tras que en la ri­be­ra del río Sil des­ta­ca la cé­le­bre Bier­zo, con sus vi­ñas de Men­cía, la va­rie­dad prin­ci­pal jun­to a las uvas de Go­de­llo.

En Ga­li­cia, ca­da jor­na­da has­ta lle­gar a la Pla­za de Obradoiro es una in­vi­ta­ción a ce­le­brar los úl­ti­mos tra­mos del ca­mino con los vi­nos ga­lle­gos, prin­ci­pal­men­te los blan­cos con­se­gui­dos a par­tir de la uva Al­ba­ri­ño.

Des­de O Ce­brei­ro has­ta la ciu­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la, pa­san­do por Pa­las de Rei y Ar­zúa, exis­ten cin­co DO, y se­ría un ver­da­de­ro pe­ca­do no pres­tar­le aten­ción a al­gu­na de ellas co­mo los Ri­bei­ro, que se lo­ca­li­zan en la unión de los va­lles ba­ña­dos por los ríos Mi­ño, Avia, Ar­naia y Ber­ban­ti­ño; Rías Bai­xas o Ri­bei­ra Sa­cra… Se­ría un cie­rre de lu­jo pa­ra el es­pí­ri­tu, el cuer­po… y el pa­la­dar.

El pa­so por te­rri­to­rios con di­fe­ren­cias cli­ma­to­ló­gi­cas muy marcadas co­mo Ara­gón, Na­va­rra, La Rio­ja, Cas­ti­lla y León o Ga­li­cia, per­mi­te pro­bar va­rios vi­nos ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer los más exi­gen­tes pa­la­da­res

The pas­sa­ge th­rough te­rri­to­ries with mar­ked cli­ma­tic dif­fe­ren­ces, such as Ara­gon, Na­va­rra, La Rio­ja, Cas­ti­le and Leon

or Ga­li­cia, gi­ves the op­por­tu­nity to tas­te se­ve­ral wi­nes ca­pa­ble of sa­tisf­ying the most

de­man­ding pa­trons

FO­TOS / PHOTOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

En es­ta fuen­te de Na­va­rra el pe­re­grino pue­de sa­ciar­se con el vino que ema­na de uno de sus gri­fos.In this foun­tain of Na­va­rre, pil­grims can quench their thirst with the wi­ne that oo­zes out of one of his fau­cets.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.