LU­GAR CON EN­CAN­TO / CHARMING PLA­CES Choquequirao, la her­ma­na sa­gra­da de Ma­chu Pi­chu / Choquequirao: Ma­chu Pic­chu’s Sa­cred Sis­ter

La her­ma­na sa­gra­da de Ma­chu Pi­chu

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario Sumary - TEX­TO / BY RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIAS

A UNOS 4 000 M S.N.M., EN ME­DIO DE LA SELVA, EL VI­SI­TAN­TE PUE­DE DIS­FRU­TAR DE LAS HUE­LLAS SOBRECOGEDORAS DE UNO DE LOS ÚL­TI­MOS BASTIONES DE RE­SIS­TEN­CIA INCAICA EN EL PE­RÚ. EL SI­TIO MERECIÓ, EN 2017, EL PRI­MER PUES­TO EN LA CA­TE­GO­RÍA DE RE­GIO­NES, DE LA LIS­TA DE LONELY PLA­NET´S BEST IN TRA­VEL

El gri­sá­ceo de los es­ca­lo­nes se des­di­bu­ja ba­jo los pies del vi­si­tan­te en el ca­mino a la ci­ma. Es­cu­cha caer el agua y, des­de la al­tu­ra, ob­ser­va el pai­sa­je an­dino: acan­ti­la­dos cu­bier­tos de ár­bo­les, la selva del Cus­co y las fal­das de ne­va­dos de Sal­kan­tay y Pa­dra­yoc. La cons­truc­ción in­ca pa­re­ce re­tro­ce­der en el tiem­po, cuan­do los úl­ti­mos de Vil­ca­bam­ba acu­dían a la pla­za del cul­to al sol, y re­co­rrían las ca­lles em­pe­dra­das y las ku­llan­kas rec­tan­gu­la­res. Choquequirao es la be­lle­za abo­ri­gen de un Pe­rú don­de na­tu­ra­le­za e his­to­ria con­ver­gen en un mis­mo es­pa­cio.

Ubi­ca­do a 4 000 m s.n.m., Choquequirao se eri­ge so­bre un es­po­lón ro­co­so en me­dio de la ce­ja de selva del Cus­co y fue me­re­ce­dor, en 2017, del pri­mer pues­to, en la ca­te­go­ría Re- gio­nes, de la lis­ta de Lonely Pla­net´s Best in Tra­vel, pres­ti­gio­so ran­king de des­ti­nos re­co­men­da­dos por ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les.

Lo que aho­ra se con­si­de­ra un par­que arqueológico fue uno de los úl­ti­mos bastiones de re­sis­ten­cia In­ca fren­te a la co­lo­ni­za­ción es­pa­ño­la en 1535. En­ton­ces, Cus­co ha­bía si­do si­tia­da y sus ha­bi­tan­tes se res­guar­da­ron en las ciu­da­des de la re­gión de Vil­ca­bam­ba, don­de Choquequirao se con­vir­tió en ho­gar has­ta la cap­tu­ra y eje­cu­ción del lí­der Tu­pac Ama­ru I.

Con una gran va­rie­dad de pi­sos eco­ló­gi­cos y abun­dan­te flo­ra y fau­na, en la ciu­da­de­la con­tras­tan las edi­fi­ca­cio­nes de pie­dra en per­fec­to equi­li­brio con la ma­jes­tuo­si­dad que ofre­ce el eco­sis­te­ma. Pue­den ob­ser­var­se des­de roe­do­res tí­pi­cos o viz­ca­chas, pu­mas, cón­do­res, zo­rros y osos an­di­nos has­ta el ga­lli­to de las ro­cas, ave na­cio­nal del Pe­rú, en su há­bi­tat

Choquequirao es la be­lle­za abo­ri­gen de un Pe­rú don­de na­tu­ra­le­za e his­to­ria con­ver­gen en un

mis­mo es­pa­cio.

Choquequirao is the abo­ri­gi­nal beauty of a Pe­ru­vian land whe­re and his­tory sha­re the

sa­me spa­ce.

na­tu­ral. Mus­gos, be­go­nias lí­que­nes, he­le­chos gi­gan­tes, el ichu y una gran va­rie­dad de or­quí­deas di­bu­jan el ver­dor del pai­sa­je que ro­dea a la ciu­da­de­la.

Su cén­tri­ca ubi­ca­ción en­tre la selva ama­zó­ni­ca y la ciu­dad im­pe­rial del Cus­co la con­vir­tió en un im­por­tan­te en­cla­ve cul­tu­ral y re­li­gio­so don­de los in­cas pro­te­gie­ron sus ído­los de oro y plata, así co­mo pie­zas de or­fe­bre­ría y ce­rá­mi­ca.

Aun cuan­do el 70 % de la ciu­dad es­tá cu­bier­ta ac­tual­men­te ba­jo un es­pe­so man­to de ve­ge­ta­ción y mu­chas de sus zo­nas se en­cuen­tran en­te­rra­das, Choquequirao se ma­ni­fies­ta co­mo una ver­da­de­ra ciu­dad per­di­da

de los in­cas. En los 18 km2 cua­dra­dos re­ve­la­dos por los ar­queó­lo­gos, la ciu­da­de­la per­mi­te la tra­ve­sía por la cul­tu­ra de ese an­ti­guo pue­blo co­mo par­te in­trín­se­ca de la re­gión.

TESOROS OCULTOS

Del Par­que Arqueológico Choquequirao to­da­vía se cuen­tan las le­yen­das de tesoros ocultos. La fas­tuo­sa cons­truc­ción, es­ca­lo­na­da, con re­cin­tos de dos pi­sos, es­ca­li­na­tas de pie­dra, ca­na­les, pla­zas, puentes y altares de gra­ni­to la hi­cie­ron me­re­ce­do­ra del so­bre­nom­bre de «Her­ma­na sa­gra­da de Ma­chu Pi­chu».

En sus an­de­nes, se­me­jan­tes a una gran al­fom­bra re­ver­de­ci­da, pue­den ob­ser­var­se, mi­ran­do ha­cia el ne­va­do Quory Hauy­ra­chi­na, las 22 «Lla­mas del Sol» gra­ba­das en pie­dra, co­mo el ani­mal que sim­bo­li­za la ciu­dad. En aque­llos ce­rros so­lía cul­ti­var­se maíz, ca­cao, co­ca, ca­fé y ár­bo­les fru­ta­les.

Su in­trin­ca­da ubi­ca­ción la man­tu­vo pro­te­gi­da de los co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les du­ran­te dé­ca­das y aún en la ac­tua­li­dad lle­gar has­ta ella se con­vier­te en to­da una aven­tu­ra de dos días de ca­mi­na­ta. Sin más equi­pa­je que una mo­chi­la con las pro­vi­sio­nes ne­ce­sa­rias, los vi­si­tan­tes de­ben re­co­rren 60 km de mon­ta­ña, atra­ve­san­do uno de los ca­ño­nes más pro­fun­dos del mun­do, for­ma­do por el río Apu­ri­mac.

Al par­que arqueológico lle­gan apro­xi­ma­da­men­te 20 tu­ris­tas diarios y en tem­po­ra­da al­ta una ci­fra cer­ca­na a los 30. En años ve­ni­de­ros se as­pi­ra a con­so­li­dar un pro­yec­to pa­ra la cons­truc­ción de un te­le­fé­ri­co, que trans­por­te 400 va­ca­cio­nis­tas por ho­ra des­de Choquequirao al po­bla­do de Kiu­ña­lla, en un via­je de quin­ce mi­nu­tos.

Pe­ro mien­tras lle­ga ese mo­men­to mo­der­ni­za­dor son mu­chos los que se­gui­rán atre­vién­do­se a dis­fru­tar el éx­ta­sis de en­san­char los pul­mo­nes y el al­ma con es­te pa­raí­so de his­to­ria y na­tu­ra­le­za, y a ha­cer la re­ve­ren­cia asom­bra­da a las hue­llas sa­gra­das de una de las cul­tu­ras in­dí­ge­nas más por­ten­to­sas de Amé­ri­ca.

En 2017, Choquequirao fue me­re­ce­dor del pri­mer pues­to, en la ca­te­go­ría Re­gio­nes, de la lis­ta de Lonely Pla­net´s Best in Tra­vel, pres­ti­gio­so ran­king de des­ti­nos re­co­men­da­dos por ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les. In 2017, Choquequirao nab­bed the top po­si­tion in the Re­gions category of the Lonely Pla­net’s Best in Tra­vel list, a pres­ti­gious ran­king of des­ti­na­tions re­com­men­ded by in­ter­na­tio­nal ex­perts

FO­TOS / PHOTOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Lo que aho­ra se con­si­de­ra un par­que arqueológico fue uno de los úl­ti­mos bastiones de re­sis­ten­cia In­ca fren­te a la co­lo­ni­za­ción es­pa­ño­la en 1535. What is now con­si­de­red an ar­chaeo­lo­gi­cal park, was one of the last strong­holds of the In­ca re­sis­tan­ce against the Spa­nish co­lo­ni­za­tion back in 1535.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.