TU­RIS­MO AL­TER­NA­TI­VO / TOURISM ALTERNATIVE

LA ISLA CARIBEÑA NO QUIE­RE QUE­DAR­SE ATRÁS EN ES­TA NUE­VA MO­DA­LI­DAD TU­RÍS­TI­CA, EN LA QUE EL VIA­JE­RO TIE­NE LA OPOR­TU­NI­DAD DE DES­CU­BRIR LO MÁS GENUINO DEL DES­TINO A PAR­TIR DE LA EX­PE­RIEN­CIA PRO­PIA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario Sumary - TEX­TO / BY RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIAS FO­TOS / PHOTOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na se vis­te de na­ran­ja / The Do­mi­ni­can Re­pu­blic Dres­ses in Orange

En las úl­ti­mas dé­ca­das, el tu­ris­mo ha ex­pe­ri­men­ta­do una ex­plo­sión de mo­da­li­da­des, mu­chas ve­ces vin­cu­la­das a un co­lor. Así han sur­gi­do, en­tre otros, el tu­ris­mo ver­de o eco­ló­gi­co, y el tu­ris­mo blanco, aso­cia­do a los de­por­tes de in­vierno y mon­ta­ña. Co­mo ten­den­cia, los viajeros bus­can ca­da vez más nue­vas ex­pe­rien­cias y sen­sa­cio­nes, y los in­tere­ses al mo­men­to de pla­ni­fi­car un via­je ya no son los mis­mos: a mu­chos les es­pan­ta la idea de ser siem­pre un tu­ris­ta du­ran­te sus pe­ri­plos por el mun­do.

Aca­so por eso ha sur­gi­do el tu­ris­mo na­ran­ja, la nue­va mo­da­li­dad que bus­ca fu­sio­nar los sec­to­res cul­tu­ral y tu­rís­ti­co pa­ra ofre­cer al via­je­ro la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir lo más genuino del des­tino a par­tir de la ex­pe­rien­cia pro­pia. Se tra­ta de una fi­lo­so­fía de via­jes que ha se­du­ci­do a mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el or­be. De ma­ne­ra que la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na no ha que­ri­do que­dar­se atrás, y se ha pro­pues­to con­ver­tir­se tam­bién en uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be pa­ra es­te seg­men­to.

Ro­dea­da por el océano Atlán­ti­co al nor­te y el mar Ca­ri­be al sur, la na­ción an­ti­lla­na es un pa­ra­di­sia­co país tro­pi­cal que cuen­ta con unos 1 600 km de cos­ta, 400 km de las me­jo­res pla­yas del mun­do, lu­jo­sos ho­te­les y una va­rie­dad de op­cio­nes de­por­ti­vas, re­crea­ti­vas y de en­tre­te­ni­mien­to. Allí se bai­la el apa­sio­nan­te rit­mo

del me­ren­gue; se pue­den ex­plo­rar las an­ti­guas re­li­quias de los si­glos pa­sa­dos; o sa­bo­rear la de­li­cio­sa gas­tro­no­mía do­mi­ni­ca­na.

En es­te mag­ní­fi­co des­tino, que aho­ra se vis­te de na­ran­ja, re­sul­ta in­tere­san­te ex­pe­ri­men­tar la vi­da co­mo si fué­se­mos un ciu­da­dano lo­cal. Es muy fac­ti­ble ex­plo­rar el país por ca­rre­te­ra, pues las prin­ci­pa­les ciu­da­des se en­cuen­tran a no más de 4h de dis­tan­cia y exis­ten di­ver­sas op­cio­nes pa­ra el trans­por­te pú­bli­co y pri­va­do. Si se co­mien­za en la ani­ma­da ca­pi­tal de San­to Domingo, un via­je por tie­rra al es­te, pa­ra re­la­jar­se en Pun­ta Ca­na, to­ma me­nos de 3h. Lue­go, se pue­de con­du­cir unas cua­tro ho­ras al nor­te a la exu­be­ran­te y ver­de Sa­ma­ná. Tam­bién se po­dría to­mar un vue­lo na­cio­nal des­de al­guno de los ocho ae­ro­puer­tos del país.

Sin em­bar­go, via­jar en au­to­mó­vil ofre­ce co­mo plus una gran va­rie­dad de de­li­cias al bor­de de la ca­rre­te­ra, en los va­rio­pin­tos pa­ra­do­res que brin­dan co­mi­da rá­pi­da con el tí­pi­co sa­bor do­mi­ni­cano. En mu­chos de ellos es pro­ba­ble en­con­trar cer­do en púa, una po­pu­lar re­ce­ta lo­cal, jun­to con sa­bro­sos pos­tres ela­bo­ra­dos por los lu­ga­re­ños, co­mo el dul­ce de co­co tierno. La ex­pe­rien­cia de re­co­rrer la par­te sur del país re­ga­la tam­bién al via­je­ro el dis­fru­te de una gran can­ti­dad de ár­bo­les fru­ta­les que se ali­nean en las ca­rre­te­ras, en­tre los que se in­clu­yen man­gos, agua­ca­tes, ma­ra­cu­yá y co­co.

En­tre las pro­mi­so­rias ven­ta­jas del tu­ris­mo na­ran­ja es­tá la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar di­fe­ren­tes segmentos tu­rís­ti­cos. Y en ello Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na tie­ne to­das las de ga­nar, pues su ri­ca di­ver­si­dad eco­ló­gi­ca le per­mi­te al via­je­ro com­bi­nar el tu­ris­mo eco­ló­gi­co (ver­de) con di­ver­sas mo­da­li­da­des.

En la pro­me­te­do­ra re­gión del su­r­oes­te de Ba­raho­na, la ten­den­cia del cam­pa­men­to de lu­jo (o glam­ping, co­mo se le co­no­ce en in­glés), ofre­ce la opor­tu­ni­dad de acam­par en al­gu­nas de las pla­yas más prís­ti­nas del mun­do. Ahí es po­si­ble dor­mir plá­ci­da­men­te ba­jo las es­tre­llas y des­per­tar con el so­ni­do de las olas; o dis­fru­tar de sies­tas en ha­ma­cas ba­jo la som­bra de pal­me­ras tro­pi­ca­les.

Ni si­quie­ra es pre­ci­so em­pa­car bol­sas pa­ra dor­mir, pues las tien­das de cam­ping es­tán equi­pa­das con ca­mas. Ade­más, los cam­pa­men­tos cuen­tan con ba­ños, du­chas y un res­tau­ran­te y bar com­ple­ta­men­te abas­te­ci­do. Mu­chos de ellos pro­po­nen

tours y snor­ke­ling por pla­yas es­con­di­das. Pre­ci­sa­men­te una de las ex­cu­sio­nes más po­pu­la­res es el via­je a la im­pre­sio­nan­te Bahía de las Águi­las, re­co­no­ci­da co­mo uno de los bal­nea­rios más be­llos y vír­ge­nes del país.

En la na­ción caribeña tie­nen lu­gar tam­bién di­ver­sos even­tos im­por­tan­tes, en­tre los que me­re­ce la pe­na des­ta­car el Tas­te of San­to Domingo, que in­vi­ta a dis­fru­tar de los me­jo­res pla­tos do­mi­ni­ca­nos de la mano de la cul­tu­ra, la vi­da noc­tur­na y la his­to­ria de la ciu­dad cos­mo­po­li­ta. El Fes­ti­val Do­mi­ni­cano del Ron es otra de las ce­le­bra­cio­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vas, don­de se pro­mue­ve una de las in­dus­trias prin­ci­pa­les del país y se aga­sa­ja una de sus be­bi­das más que­ri­das.

Por otro la­do, los ho­te­les bou­ti­que son tam­bién muy co­no­ci­dos por su ca­li­dez y hos­pi­ta­li­dad. En los más pe­que­ños se pue­de in­ter­ac­tuar me­jor con la gen­te, al tiem­po que in­cor­po­ran co­ci­na lo­cal con op­cio­nes de pro­duc­tos que van de la gran­ja a la me­sa; ade­más de otras in­mer­sio­nes cul­tu­ra­les que ga­ran­ti­zan una es­tan­cia inol­vi­da­ble.

Pa­ra­le­lo a los par­ti­da­rios de la for­ma tra­di­cio­nal de tu­ris­mo, exis­ten mu­chos que bus­can al­go más: una ex­pe­rien­cia sin­ce­ra, de in­ter­ac­ción no so­lo con el pai­sa­je, sino tam­bién con la cul­tu­ra y las cos­tum­bres lo­ca­les, con la gen­te y su ca­li­dez. La Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na brin­da to­do es­to pa­ra di­bu­jar esa sen­da na­ran­ja por don­de, de se­gu­ro, el via­je­ro que­rrá re­gre­sar una y otra vez.

En­tre las pro­mi­so­rias ven­ta­jas del tu­ris­mo na­ran­ja es­tá la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar di­fe­ren­tes segmentos tu­rís­ti­cos. Y en ello Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na tie­ne to­das las de ga­nar por su ri­ca di­ver­si­dad eco­ló­gi­ca

La ten­den­cia del cam­pa­men­to de lu­jo o glam­ping ofre­ce la opor­tu­ni­dad de acam­par en al­gu­nas de las pla­yas más vír­ge­nes de es­ta isla. The trend­set­ting lu­xury cam­ping or glam­ping of­fers the op­por­tu­nity to camp out in so­me of the is­land’s most pris­ti­ne bea­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.